Antropología
Homenaje a Graeber

La antropología, y las ciencias sociales en general, han perdido a uno de sus grandes.

David Graeber 1
El antropólogo y activista norteamericano David Graeber durante su visita a Madrid David F. Sabadell

Observatori d'Antropologia del Conflicte Urbà (OACU)

4 sep 2020 10:15

Allá por el año 2013, un pequeño librito con un atractivo título cayó en mis manos, Fragmentos de Antropología Anarquista. El texto, que circulaba libremente por las redes, contaba con un sencillo objetivo: mostrar que las prácticas políticas anarquistas no son un fenómeno moderno sino que, bajo otros nombres y en otros lugares, se han encontrado entre nosotros desde hace miles de años. Pese a provenir de una tradición política y un marco teórico alejado de las propuestas anarquistas, el libro no pudo por menos que atraparme desde la primera página; tanto que escribí y publiqué una reseña al respecto como forma de aprehender lo máximo de él.

Desde mi punto de vista, la grandeza de David Graeber como antropólogo reside en tres elementos fundamentales. El primero, es abundar en aquello que la antropología como ciencia lleva planteando desde hace años: que cualquier acción humana, por sencilla y accesible que nos parezca, se nos aparecería como realmente extraña solo con cambiar la perspectiva a través de la cual la miráramos, es decir, si la enfrentáramos mediante una cierta 'imaginación sociológica', según el término acuñado por C. Wright Mills. Este simple ejercicio comparativista nos serviría, por sí solo, para destronar y relativizar formas de vida que, inicialmente, se nos presentan como mejores a otras en una jerarquía que no deja de ser una construcción social.

A esto dedica Graeber, a modo de ejemplo, parte importante de una de sus obras más interesantes, En deuda. Una historia alternativa de la economía, cuando señala que el comunismo no es ni un mito, ni una realidad soñada, sino algo que se encuentra presente en nuestras vidas; tangible en nuestro día a día, en mayor o menor grado, y que se manifiesta cuando, por ejemplo, un amigo nos ayuda en una mudanza o colaboramos en nuestras oficinas a sacar adelante un proyecto de forma colectiva, y que, precisamente en esto, se basa el sistema capitalista. Si nos colocáramos las gafas antropológicas observaríamos, de este modo, que todo lo exótico es cotidiano, como diría el también antropólogo George Corominas.

Sirva este texto como Homenaje a Graeber pero también como llamada a que alguien, muchos, todos, el 99%, tomen su lugar

El segundo elemento de interés a la hora de acercarnos a Graeber sería que, en un mundo, el de la academia, donde el neoliberalismo impera a sus anchas —hecho que se manifiestan en la forma de gestión de los centros universitarios, en los prohibitivos precios de las matrículas pero, también, en la forma en que es producido el conocimiento, así como su destino, artículos sobre cuestiones muy específicas publicados en revistas internacionales con alto índice de impacto—, él era de los pocos científicos sociales que escribía ensayos. Y no cualquier ensayo, sino profundos y elaborados trabajos que nos ponían sobre la mesa, a veces de la manera más descarnada, el funcionamiento de nuestra propia sociedad. Así, Trabajos de Mierda, The Utopia of Rules o Direct Action: An Ethnography, entre otros, venían a mostrarnos que otra forma de publicar es posible y que, si nos detenemos, ajenos a las desquiciadas dinámicas universitarias actuales, podemos producir más y mejor conocimiento; un conocimiento útil a la hora de transformar la realidad que nos rodea.

Por último, no es posible glosar la figura de David Graeber sin mencionar su activismo político. Como a él mismo le gustaba decir, y así figura aun en su perfil de Twitter, él se consideraba un anarquista, pero no veía el anarquismo como una identidad, como algo excluyente, lo que le llevó, incluso, a colaborar con el Partido Laborista británico en la época en que Jeremy Corbin era su líder. No podía ser de otra manera, proviniendo como provenía, de una familia modesta de clase obrera estadounidense cuyo padre luchó en las Brigadas Lincoln durante la Guerra Civil española. Un activismo político, por otro lado, que no restaba un ápice al valor científico de sus aportaciones, tal y como sus críticos incluso han reconocido.

La antropología, y las ciencias sociales en general, han perdido a uno de sus grandes. Sirva este texto como Homenaje a Graeber pero también como llamada a que alguien, muchos, todos, el 99%, tomen su lugar.

Rojava
David Graeber: “En Rojava saben que no te puedes librar del capitalismo si no te libras antes del patriarcado”

La mutación del capitalismo, la uberización del empleo, el poder del feminismo, la lacra moral de la deuda o el origen de la desigualdad son algunos de los temas que trata en esta entrevista el antropólogo estadounidense David Graeber, que visita Madrid para participar en un evento en apoyo al pueblo Kurdo y la revolución de Rojava.

Relacionadas

AGANTRO
Necropolítica em três atos
Como podemos entender as formas de continuidade que persistiram da ditadura para a dita democracia e se veem exacerbadas nas políticas da morte na pandemia?
AGANTRO
De movementos de rebeldía e fronteiras
A liberdade de movemento dos privilexiados fronte a inmobilidade das 'outras' é unha peza decisiva na xénese e a reprodución da desigualdade no mundo.
7 Comentarios
#71634 13:26 9/10/2020

Conocí bastante tarde los escritos de Graeber, pero tengo que reconocer que me abrieron los ojos a realidades que, estando ahí, se nos ocultan a los ojos en la maraña de desinformación y bombardeo ideológico. Desde entonces lo recomiendo siempre. Se nos ha ido uno de los grandes. Que la tierra le sea leve.

Responder
0
0
#70775 18:30 25/9/2020

Lástima que el link al texto de Graeber lleve a un pdf de imprenta, donde las páginas van ordenadas según los pliegos a imprimir (por ejemplo, página 43 enfrentada a página 3) y no para su lectura fluida.

Responder
0
0
#69471 20:11 8/9/2020

Gracias por este artículo. Para quien lea en inglés, dejo el enlace de un artículo escrito por un amigo del fallecido en donde incluye la introducción que el autor y Grabber escribieron en una de las últimas ediciones en inglés del Apoyo mutuo de Kropotkin. https://truthout.org/articles/david-graeber-left-us-a-parting-gift-his-thoughts-on-kropotkins-mutual-aid/

Responder
2
0
#69239 16:02 5/9/2020

Inteligente homenaje. Gracias :-)

Responder
6
0
#69212 9:37 5/9/2020

Genio y figura! Ahora bien, hizo una carrera académica siguiendo los cauces tradicionales de investigación y publicación, con becas, enseñanza y también con artículos en revistas académicas. Aunque han sido sus libros y otros escritos menos académicos los que nos han facilitado un acceso a su trabajo. Saludos!

Responder
2
0
#69200 21:35 4/9/2020

Y Juanca y Kiko matamoros vivos. Duro, pero real.

Responder
5
0
#69165 14:49 4/9/2020

Una tremenda pérdida. No hay nadie a su altura intelectual en estos decadentes momentos.
Todos mis respetos a su persona y a su obra.
Que la tierra le sea leve.

Responder
22
0

Destacadas

Renta básica
Ingreso mínimo vital: entre el colapso de la administración y el colapso de las familias

A casi seis meses de que se presentaran las primeras solicitudes del Ingreso Mínimo Vital, el ritmo al que se están tramitando las ayudas sigue desesperando a las familias. Al menos ocho de cada diez no han visto aún resuelto su expediente, mientras el Instituto Nacional de la Seguridad Social continúa desbordado. 

Consumismo
Adbusters: “Estamos cooptados por la tecnología, somos como ratas en la caja de Skinner”

El Black Friday es para Adbusters (que podríamos traducir como los revienta publicidad o pincha anuncios)  un “monstruo diabólico” que supone la máxima expresión del mayor experimento social que se ha llevado a cabo con los seres humanos: la publicidad y el consumismo.

Actualidad árabe
Hartazgo saharaui, conspiración saudí, patrimonio iraquí y refugio sudanés

Los independentistas saharauis dan un golpe encima de la mesa ante la inacción internacional, Arabia Saudí acoge reuniones secretas mientras transfiere la detenida al-Hathloul a un tribunal anti-terrorista, Iraq continúa con la recuperación de su patrimonio histórico y Sudán acoge decenas de miles de refugiados etíopes

Crisis climática
El juicio contra Shell que podría suponer un antes y un después en la lucha climática

El 1 de diciembre comienzan las audiencias del proceso judicial contra Royal Dutch Shell por el que Amigos de la Tierra Países Bajos ha demandando a la petrolera holandesa por inacción contra el cambio climático.

Industria armamentística
El Partido Socialista va a seguir defendiendo a dictaduras

De sobra son conocidos los negocios de las grandes corporaciones en EAU o Arabia Saudí, y de sobra se conoce que España juega a repartirse parte del pastel de la industria petrolera. Nada importa que estos países hayan realizado una intervención militar en Yemen que ha originado una crisis humanitaria descomunal.

Últimas

Literatura
El lamentable olvido de la obra de Pérez Galdós en la televisión pública

No se entiende que en el año en que se cumple el centenario de su muerte, no haya habido una sola producción en la programación de TVE basada en alguno de sus novelas u obras teatrales.


Ecología
El síndrome premenstrual y la viscosa

Hoy es el “Viernes Negro”, que en castellano suena peor. En este día de consumo masivo queremos recordar un aspecto de la industria de la moda que está acabando con las personas y la naturaleza de una buena parte del continente asiático. Porque la camiseta de viscosa que nos compramos aquí tiene una repercusión allí, y casi nunca es de color de rosa.

Filosofía
Un Nietzsche para el siglo XXI
¿Nietzsche educa aún en el siglo XXI? ¿Qué dice Nietzsche a nuestro futuro o, más bien, a nuestra imposibilidad de pensar el futuro?
América Latina
América Latina, la protesta que no cesa

América Latina está atravesada por protestas sociales masivas en contra la situación política y económica que allá se vive. Tras el paréntesis de los peores meses de la pandemia, ahora la movilización regresa.

Sáhara Occidental
Justicia para el Sáhara Occidental

Si bien han pasado ya unos días desde que el ejército marroquí penetrase en la zona de Guerguerat por la fuerza, quemando las haimas y expulsando a civiles saharauis allí acampados, para comprender la totalidad del conflicto hay que hacer una reflexión socio-histórica.

Consumismo
Los graves impactos ambientales del comercio electrónico del Black Friday

Los envíos a domicilio del Black Friday requieren tres veces más energía que los habituales y producen un mayor número de desperdicios, según denuncia Greenpeace.

Recomendadas

Fútbol
Maradona, sin autoengañarnos

Huérfanos de jugadores rebeldes como seguimos estando, quienes reconocemos en el fútbol una manifestación fundamental de la cultura popular sujeta a un contexto socioeconómico del que no escapa, acogimos a Maradona como si fuera un revolucionario.

Crisis económica
Nick Buxton: “Hay una industria de la vigilancia que ve la pandemia como una oportunidad para vender y probar nuevas tecnologías”

El activista y experto en comunicación del Transnational Institute, Nick Buxton, dibuja una batalla abierta por esta nueva crisis donde se necesitan soluciones, respuestas y políticas que muestren que un mundo alternativo es posible.

Italia
La represión preventiva del Estado italiano por defender la revolución del Rojava y luchar contra el Daesh

Si en los próximos días el Tribunal de Turín confirma las medidas, la italiana Eddi Marcucci tendrá prohibido salir a la calle después de las nueve de la noche durante los próximos dos años. No ha cometido ningún delito, pero el Estado la somete a “vigilancia especial” por haber recibido entrenamiento en la comuna de Rojava.

Municipalismo
Llamada de atención para la Comisión Europea en su fallido intento de acaparar el poder de los servicios locales

La Comisión sigue presionando para lograr una mayor desregulación en relación con los esfuerzos de la isla española de Formentera por limitar los efectos perjudiciales del turismo masivo.

Violencia machista
25N: un grito desconfinado en las calles contra la violencia machista
Hoy las mujeres han desconfinado un grito unánime contra la violencia machista, en un 25N marcado por acciones menos numerosas pero igualmente simbólicas en una protesta de pandemia.