Laboral
El sindicalismo hoy y el modelo de relaciones laborales

La disolución del conflicto conforma los parámetros del sindicalismo hoy: sindicalismo autodenominado sindicalismo de clase; este sindicalismo abandonó su conciencia de clase (crítica, militante, ética, comprometida con la realidad social y la naturaleza); sindicalismo incapaz de representar el conflicto; sindicalismo muy alejado (antes y ahora) de los problemas y los retos que suponen una amenaza para la vida.

capitalismo y trabajo
Gabinete de Estudios Confederal de la CGT

publicado
2019-09-01 22:02

El modelo actual de relaciones laborales (RR.LL.), sufre una drástica ruptura con el modelo de derechos de la época anterior a la última década del siglo XX. Es un modelo enfermo de neoliberalismo y vacío de Derechos Fundamentales (DD.FF.), lo cual es coherente con la lógica del capitalismo terminal, para mantener una cierta tasa de ganancia del capital.

Las crisis económicas, políticas, tanto las del Estado español como las globales, desde 1977 (Pactos de la Moncloa y Transición, que no ruptura con el régimen), son resueltas las salidas de las mismas (crisis), con intervenciones directas del Estado y el legislativo (para nada la mano invisible tiene que ver), en el corazón de las relaciones laborales (Derechos) y en la cartera de las personas asalariadas (rentas salariales, pensiones y prestaciones).

El argumento empleado en estas intervenciones es netamente ideológico: la rigidez de los mercados laborales, tanto privados como públicos, estrangulan, frenan e impiden el crecimiento de la economía y la libre competencia

Estas intervenciones se realizan de forma jurídica (el Estado de derecho ejecuta) desde 1977, Pactos de la Moncloa (moderación salarial –congelación- y políticas de redistribución del gasto público); años 1984/1985, liberalización y desregulación del contrato de trabajo, siendo el temporal y prescindible el “contrato ordinario” que se impone; año 1994, gran Reforma Laboral, donde se produce un repliegue de la intervención estatal tanto a nivel cuantitativo, haciendo desaparecer diferentes formas reglamentarias, como la de no intervención en los ERE y Modificaciones Sustanciales de Trabajo, como cualitativo al eliminar la imperatividad de numerosos aspectos de la regulación salarial, que a partir de ahora podrían ser empeorados según la correlación de fuerzas entre el capital y el trabajo; año 1997, que instaura un nuevo contrato de fomento de empleo, abarata el despido y fija una nueva causa para despidos individuales y colectivos por razones de competitividad; años 2000, 2006, 2010, 2012 y 2013, refuerzan la desregulación en la contratación, los despidos individuales y colectivos y en las condiciones de trabajo, así como se recortan las prestaciones de desempleo y el universo al cual llegan y se reforma "de muerte” el sistema público de pensiones.

Los finales de los años 90 del siglo pasado constitucionalizan y consagran la liberalización del mercado de trabajo, a través de nuevas formas de gestión de la mano de obra, especialmente la denominada descentralización productiva, que externaliza riesgos laborales y sociales a las contratas y subcontratas, cuando no a los cientos de miles de falsos autónomos y es desde ese momento que la libertad absoluta del capital se constituye como único principio de vida.

La gran crisis-estafa aparecida en el 2008 conlleva un pacto de Estado de la clase política y las oligarquías financieras e industriales, para asegurar que quienes han sido la causa de la gran estafa financiera y del ladrillo sean quienes se mantengan impunes y sus beneficios no se vean mermados: se reforma el artículo 135 de la CE y aseguran el pago de la deuda (principal e intereses) a sus tenedores, es decir la Banca y los Fondos, previo endeudamiento del Estado que asume hasta más de 60.000 millones directos en deuda europea y hasta 300.000 millones indirectos para avalar deuda privada.

Empleos, ERE en los mercados privados y en los públicos (Ayuntamientos, Diputaciones, Comunidades, Estado…), el personal laboral también se ve afectado por esta medida extintiva; la sociedad a través del robo directo del gasto público en sanidad, educación, desempleo, dependencia, cultura… se convierte en pagadora de dicha deuda ilegítima e ilegal y se profundiza -aún más- en las privatizaciones de todo lo público.

La flexibilidad ha inspirado todo el modelo de RR.LL. desde hace ya más de 33 años. Este es el modelo actual, el cual tiene vocación de ser estructural, es decir normalizado, donde su arma más poderosa reside en la disolución del carácter colectivo del conflicto, logrando meter en la cabeza y en las prácticas de las personas asalariadas, la lógica individual (buscar cada uno/a, sus máximos beneficios), sin cooperaciones voluntarias (solidaridad), de manera social (colectiva), sino exclusivamente a través de competir.

La cultura y educación (por la práctica) que se inserta en el pensamiento y en la subjetividad de las clases asalariadas nos lleva dar por “normal” el modelo de explotación y sobreexplotación del capitalismo hoy, entre otros factores y/o causas, porque esta clase obrera de país rico renuncia al internacionalismo, preocupándose solo del “cómo vivíamos aquí”, lo cual podría haber tenido arreglo, mientras permanecieron los niveles de subsistencia, pero alcanzado niveles de país rico, dicha renuncia a pensar en los otros y otras, los de fuera, llega a crear una sociedad cerco, con dos situaciones contrapuestas y ligadas: un adentro más que confortable y un afuera inhumanamente inhóspito.

Esto sucede ante la ceguera persistente, o mejor, el no querer fijar la mirada en ese capitalismo productivista, desarrollista y depredador, que arrasa el planeta y a la humanidad, mientras seguíamos (seguimos) con nuestros niveles de consumo

Ahora, se tiene conciencia que si se quiere trabajar (conseguir un empleo, cualquiera), se tiene que aceptar las desigualdades salariales y de derechos que comporta la precariedad; es decir, la persona asalariada ha transmutado del consentimiento en la producción a la complicidad con el proceso de acumulación capitalista, impidiendo de esta manera un planteamiento colectivo de ruptura y, en consecuencia, imposibilitando la solución del problema porque se es causa y parte del mismo.

Esta disolución del conflicto conforma los parámetros del sindicalismo hoy

Sindicalismo autodenominado “sindicalismo de clase”, cuando la clase social, la clase obrera (a la que dice representar), hoy sólo es una realidad histórica, pues ésta renunció al conflicto social, es decir al “alma mater” de su carácter de clase.

Este sindicalismo abandonó su conciencia de clase (crítica, militante, ética, compromiso con la realidad social y la naturaleza…) y la búsqueda del paraíso hoy queda reducida al perímetro estrecho de unas rentas que le permitan sobrevivir.

Sindicalismo incapaz de representar el conflicto, no sólo por la ausencia de conflicto colectivo, sino por no entender que el conflicto se ha desplazado al plano individual (precariado, no-trabajador/a…) y ahí, es el capitalismo quien juega en casa y gana por goleada.

Sindicalismo que, desde la década de los 90 del siglo pasado, admitió las nuevas formas de gestión de la mano de obra (descentralización productiva y externalización de riesgos empresariales), otorgando carta de naturaleza a la normalidad social (estructural) de las nuevas formas de trabajos y no-trabajos salariados, atípicos y fisurados, donde la individualización del conflicto impide el conflicto colectivo y la solidaridad de clase.

Las actuales formas de empleo (plataformas, digitalización, robotización, teletrabajo, etc.) comportan en sí mismas la ausencia de relaciones colectivas, es decir, han perdido una identidad colectiva consustancial al conflicto y, en consecuencia, el sindicato como representador del conflicto ha desaparecido.

El sindicalismo, hoy, ha estado y está muy alejado de los problemas y los retos que supusieron y suponen (aún más agudizados y acuciantes) una amenaza para la Vida (tal como la conocemos), y no digamos ya para una VIDA DIGNA para todos y todas, sin desigualdades, sin miserias, sin horror, sin hambrunas… Sus consentimientos y el abrazar la "modernidad" (crecimiento ilimitado al cual denominan “progreso”), donde el productivismo, el desarrollismo y la libre competencia se ha constituido como el motor de la historia.

Y el deterioro es aún mayor, pues transciende lo laboral para insertarse en el terreno moral y de comportamiento, pues este sindicalismo se preocupa y se sigue preocupando o haciéndose las preguntas de “los cuantos” olvidándose –conscientemente, pienso- de “los qués”, pues productivismo, competitividad, flexibilidad, desigualdades, son parte del mismo paquete y además indisoluble, luego no se puede –no podemos y menos aún, debemos- desear lo uno y lo otro.

Aquí radica un problema fundamental del sindicalismo y demás gentes, pues les (nos) imposibilita el enfrentamiento y el combate contra las consecuencias de esos criterios superiores (desarrollismo, productivismo, etc.) por los cuales se rige esta sociedad, en el plano material, al ser presos de una preocupación exclusiva por lo material.

Cuando hablamos -o definimos- de que nos encontramos en una fase terminal del capitalismo, no podemos dejar de pensar, ver y analizar que detrás se encuentra y nos encontramos en una fase terminal de nuestra civilización, que colapsará con el más que probable colapso del capitalismo.

Desde siempre mantenemos y hemos mantenido el rechazo a que el capitalismo tenga solución o en él se encuentren elementos aún salvables que ayuden a la solución del problema. Lo que nos preocupa y debiera preocupar seriamente es si tenemos o existe solución en el afuera, porque simplemente no existe ese afuera. El capitalismo ha invadido todo.

El relato sindical ha perdido (como diría el clásico: "a pulso se lo han ganado") toda la potencia transformadora, al no haber evolucionado (por convencimiento, pienso yo) de un pensamiento desarrollista y productivista -que les sirvió para la época del pacto social en los países ricos y la época del capitalismo del Estado de bienestar-, a un pensamiento que no sólo cuestione las nuevas formas de gestión de la mano de obra (como mercancía y desnuda de derechos), sino que incorpore un pensamiento radical rupturista (para llevarlo al corazón del sistema capitalista) que sea decrecentista, feminista e internacionalista, a la vez que tendríamos que trabajar en torno a la idea del común y a realizaciones que lo adelanten.

(Nota al pie: Agradecimiento de manera especial a Chema Berro, militante y activista de la CGT de Navarra, el cual dialogó con el artículo y compartimos las “preocupaciones” desde un escepticismo radical, pero que al mismo tiempo no nos inhabilita para seguir pensando y actuando).

Sobre este blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Laboral
Sánchez vuelve a prometer la derogación de la reforma laboral
Nueva semana decisiva para un acuerdo de investidura, nuevas promesas. El presidente Sánchez vuelve a hablar frente a cargos del PSOE de “derogar la reforma laboral”.
Laboral
Reparto del trabajo, renta básica y otras recetas contra la depresión posvacacional
Según informan cada septiembre diversos estudios, a mucha gente no le gusta volver de vacaciones. Advierten de que la mayoría de las personas trabajadoras sufrirán estrés, ansiedad, y problemas de adaptación que pueden devenir en una depresión u otras patologías.
3 Comentarios
nacional-bolchevique ledesmista-duginista-fusarista 18:38 4/9/2019

El problema es cuando, al final del artículo, se pretende un sindicalismo más ''feminista''. La izquierda liberasta no es más que la izquierda capitalista; tiene que titar al traste todos los valores liberales, leer a Alexander Dugin y a Diego Fusaro, que dan las herramientas necesarias para combatir de verdad al capitalismo, abrazar el patriotismo, no en el sentido reaccionario, sino revolucionario, usando el patriotismo como arma revolucionaria (la más eficaz que existe, y así lo demostraron las revoluciones socialistas anticolonialistas) contra el capitalismo. Ahora me llamarán algunos ''facha, nazi, rojipardo, hereje, a la hoguera blablabla'', pero es la realidad, la izquierda liberasta occidental no ha realizado ni una sola revolución, cada vez que ahonda en los valores liberales, cae más bajo en el pozo sin fondo de su fracaso, asustando a sus potenciales votantes, quienes necesitan la patria como protección contra el capitalismo internacional (''los ricos son los únicos que pueden permitirse el lujo de no tener patria'' - Ramiro Ledesma) y confundiendo el internacionalismo proletario con cosmopolitismo (''Es necesario desarrollar la idea que conjuga un sano nacionalismo, correctamente entendido, con el internacionalismo proletario. El internacionalismo proletario debe apoyarse en este nacionalismo de cada país [...]. Entre el nacionalismo correctamente entendido y el internacionalismo proletario no existe y no puede existir contradicción alguna. El cosmopolitismo sin patria, que niega el sentimiento nacional y la idea de patria, no tiene nada en común con el internacionalismo proletario.'' - Georgi Dimitrov).

Responder
0
2
#39068 10:11 5/9/2019

Típico falangista que no sabe ni dónde tiene el brazo derecho.

Responder
1
0
#39039 22:14 3/9/2019

Ya... pero nosotros, sindicalistas fuera de los Sindicatos de Estado, ¿cómo enfrentamos esta realidad? porque todo Esto, la Cosa, la Emancipación, va finalmente de cambiar las cosas, no solo de interpretarlas.

Responder
3
1
Sobre este blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas las entradas

Destacadas

Crisis climática
El Congreso decide este martes si declara la emergencia climática

La propuesta, presentada por Unidas Podemos, supondría llevar la crisis climática a lo más alto de la lista de prioridades de todas las instituciones del Estado

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.
Venezuela
Estados Unidos saca del juego a Europa en Venezuela

¿Obedeció el levantamiento de Guaidó a un plan estratégico a largo plazo para tomar las reservas de petróleo o fue una imprudencia nacida del deseo ideológico de los halcones?

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Últimas

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel. 

Energía nuclear
¿Por qué ha triunfado este año una serie sobre Chernóbil?
El sector pronuclear ha utilizado la conversación alrededor de la serie 'Chernobyl' para relacionar la tragedia de 1986 con el pasado y confundir los hechos.
Crisis climática
Mapa: la huelga mundial por el clima ya suma 1.200 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.