Represión
Un guardia urbano de Barcelona, juzgado por agredir a un ciclista al grito de “te reviento”

La fiscalía y la acusación piden penas de hasta cuatro años de prisión por un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones para un agente de la Guardia Urbana de Barcelona que agredió a un ciclista tras una discusión en 2016.

Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona en la Rambla
Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona en la Rambla.
La Directa

publicado
2019-11-19 10:15

El agente de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB) Luis T., con carnet profesional número 71.359, se sienta este martes, 19 de noviembre, en el banquillo de la sección novena de la Audiencia de Barcelona. Y no lo hace por una actuación reglamentaria, sino por una discusión de tráfico cuando el agente estaba fuera de servicio que terminó en una presunta agresión del urbano en la comisaría de la Rambla. La acusación pide hasta cuatro años de prisión por un delito contra la integridad moral y dos años por un delito de lesiones. La fiscalía se ha sumado a la petición por ambos delitos, aunque rebajando las penas: un año y medio de prisión por el delito contra la integridad moral y una pena-multa de 450 euros por el de lesiones.

Los hechos ahora juzgados se remontan al 30 de junio del año 2016. Hacia las 5.20 horas de la madrugada, S.E., vecino de Barcelona, ​​volvía a su casa en bicicleta cuando se vio involucrado en una discusión de tráfico en la calle Unión de la capital catalana. El otro implicado era Luis T., que se dirigía la sede de la Unidad Territorial de la Guardia Urbana del Distrito de Ciutat Vella, situada en el número 43 de la Rambla, para empezar su turno a las 6.00 horas. Según el denunciante, el agente bajó del vehículo y empezó a increpar, terminando E.S. en el suelo. En ese momento llegaron más agentes de la GUB, que condujeron a los dos hombres a la comisaría.

Según la declaración del denunciante, al llegar al interior del edificio vio cómo el conductor del vehículo se movía con mucha naturalidad, lo que le hizo pensar que se trataba de un agente y lo motivó a grabar el sonido de lo que estaba pasando con su móvil. En el audio, que se ha remitido a los juzgados como prueba y al que ha tenido acceso la Directa, se escucha al policía dirigirse a E.S. diciéndole “pagarás por esto” y “te reviento” mientras le pegaba en la cara, en la cabeza y en el costado repetidos golpes, según el escrito de la acusación. De acuerdo con la versión del denunciante, aunque solo le pegaba el agente 71359, en la sala se encontraban más policías que no hicieron nada para evitar la agresión. La parte demandante afirma también que en la grabación se pueden escuchar los golpes que recibía E.S. por parte del urbano en el interior de las instalaciones policiales.


Posteriormente, E.S. fue conducido al centro médico Peracamps, donde se hizo un informe médico de urgencias, y fue devuelto a la comisaría de la Rambla. Desde allí fue trasladado a la comisaría de la Zona Franca, donde se le tomó declaración. No lo hizo, siguiendo el consejo de su su abogada y “porque tenía mucho miedo”. Posteriormente, fue puesto en libertad.

El informe forense del denunciante expresa que, fruto de las agresiones sufridas, este presentaba “eritema frente-parietal derecho y erosión y eritema costal derecho” y “lesiones psíquicas consistentes en un síndrome de estrés agudo”. Según la acusación y la fiscalía, las lesiones duraron unos 60 días, de los que una quincena los pasó “incapacitado para realizar sus ocupaciones habituales”.

Tanto la fiscalía como la acusación piden penas por un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones. Por el delito contra la integridad moral, la fiscalía pide “un año y medio de prisión, con inhabilitación del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y la pena de inhabilitación especial para cargo público por un plazo de tres años”. La acusación solicita penas de cuatro años de prisión, con el mismo tiempo de inhabilitación para el ejercicio de cargo público. Respecto al delito de lesiones, la fiscalía lo califica de “leve” y pide una pena-multa de 450 euros —quince euros al día durante un mes—, mientras que la acusación reclama dos años de prisión con inhabilitación especial durante el tiempo de condena. En el caso de la acusación, además, consideran que se debería aplicar las agravantes de “abuso de autoridad y la prevalencia del acusado de ser funcionario”. Tanto la acusación como la fiscalía solicitan una indemnización para E.S., de 2.550 euros en el caso de la fiscalía y 8.000 en el caso de la acusación.

Andrés García Berrio, abogado del Centro para la Defensa de los Derechos Humanos Iridia y representante del denunciante, cree que este caso “es importante para visibilizar que es necesario que se generen mecanismos a todas las administraciones para prevenir la violencia institucional”. Además, el abogado considera que es necesaria la constitución de una fiscalía especializada en violencia institucional. “Creemos que es imprescindible la generación de un mecanismo independiente para la investigación de los cuerpos policiales donde la ciudadanía pueda acudir a denunciar”, concluye.

Un urbano con medalla pero suspendido

No es la primera vez que el agente de la GUB Luis T. aparece en los medios de comunicación. En el año 2012, cuatro años antes de los hechos ahora juzgados, el alcalde de Barcelona de ese momento, Xavier Trias, galardonaba al urbano Luis T. con la medalla de bronce de la ciudad “por su actuación con motivo de la accidente sufrido por el crucero Costa Concordia al chocar contra unas rocas de la costa italiana, donde él viajaba como pasajero”, según explicaba el Ayuntamiento de Barcelona en una nota de prensa.

Este hecho le hizo merecedor de una entrevista en betevé, donde se explicaba que Luis T. había salvado “hasta 40 personas” del barco. “Trabajar en un cuerpo como la Guardia urbana hace que te vayas preparando poco a poco para vivir este tipo de situaciones: no sólo mantener la cabeza fría, sino utilizar los recursos que tienes”, explicaba el agente. Sin embargo, después del episodio de 2016, fuentes del Consistorio explican que abrieron una investigación interna y ante los indicios de “malas prácticas”, se le suspendió preventivamente a la espera de juicio y se le retiró la defensa legal del Ayuntamiento.


Artículo publicado originalmente en la Directa.

 


Relacionadas

4 Comentarios
#44419 13:11 10/12/2019

Y como empezó la pelea con el ciclista? No será un caso de ir a por lana y salir trasquilado?
Ya me imagino al ciclista a las 5 de la mañana increpando al coche, te peleas y oh! Es policía! Jajaja

Responder
0
0
Antonio 16:07 20/11/2019

Me preocupa el hecho de que ciertos colectivos institucionales o no puedan actuar impunemente, pero, siempre hay un pero, teniendo en cuenta la situación general en las calles de Barcelona desde hace muchos muchos años, no creo que este tipo de artículos sean lo mas adecuado en los tiempos que corren. La gente no es tan tonta como algunos creen y si alguien piensa que Barcelona a partir de la tarde noche es un lugar agradable donde se puede pasear sin miedo, las mujeres pueden ir tranquilas por la calle y etc, etc, etc, si todavía hay gente que piensa así, tienen un serio problema. Repito, la gente no es tonta como algunos creen y artículos como este forman parte de una realidad paralela que solo existe en la mente de algunos. Den ustedes un "salto" en el tiempo y vuelvan al 2019 que es donde estamos. Gracias.

Responder
0
1
#43425 16:53 20/11/2019

Antonio no te creas todo lo que Vox te diga. Estadísticamente, Barcelona es una de las grandes metropolis europeas con menos criminalidad de Europa, al igual que España es uno de los estados con menos criminalidad. Si tienes miedo es porque alguien te ha metido la paranoia en el cuerpo.

Responder
0
1
#43349 11:29 19/11/2019

Una simple pelea de Bar

Responder
0
2

Destacadas

Laboral
El sello kelly para hoteles de Catalunya, estancado
La consellería de Treball reconoce que no se ha hecho nada para crear el sello de calidad para hoteles que el Parlament aprobó en 2018.
Migración
655 personas pierden la vida en su intento de llegar a España en 2019

El colectivo Caminando Fronteras contabiliza 655 víctimas fatales, de las cuales solo se han recuperado 137 cadáveres, el 80 por ciento de los cuerpos están desaparecidos. En comparación con 2018, el monitoreo demuestra que las rutas migratorias son más peligrosas y mortíferas pese a registrarse una disminución casi a la mitad en las llegadas hacia España.

Argentina
Alejandro Grimson: “Ya no hay neoliberales dentro del peronismo”

El peronismo vuelve al poder este 10 de diciembre. Entrevistamos a Alejandro Grimson, autor del ensayo ¿Qué es el peronismo? para desgranar cómo ha cambiado este movimiento social y partidario desde la década de los 40 hasta la actualidad.

COP25
Activistas por el clima protagonizan un intento de acampada en la COP25

La acción, que denunciaba el asesinato de al menos 168 defensores del territorio en 2018, ha tenido lugar de madrugada en la puerta sur del Ifema y se ha saldado con unas 60 personas identificadas.

Economía
Trump juega a ser el Grinch navideño de la economía
El presidente de EEUU coquetea con una vuelta a la retórica de plena guerra comercial con China mientras endurece sus amenazas arancelarias a la Unión Europea.

Últimas

Sanidad
El PP tendrá que responder por su gestión sanitaria en Madrid ante el Tribunal de Cuentas

Audita Sanidad inicia acción pública por presuntas irregularidades en los contratos menores firmados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid durante 2016. 

Filosofía
El pensamiento quechua
El “pensamiento quechua” no se limita al Tawantinsuyu, sino que sigue existiendo durante la Colonia y la vida republicana de los nuevos Estados andinos
Rojava
Lo contrario de la nostalgia
Estábamos rodeados y bailábamos. La ciudad estaba rodeada y la gente bailaba en la calle.
Puerto Rico
[Podcast] Del Odio a tu Rumba
Almadura y En 12 días, dos piezas sonoras de aquello que llamaron "El verano combativo" de Puerto Rico.
Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría.