Italia
Racismo en la UE: los ministros del Interior se hacen con la política exterior

Nacionalismos. Racismo y xenofobia en Europa, contra migrantes y gitanos, alimentados por fuerzas marginales que los utilizan para aumentar el consenso y mantener el poder.

La grada de la zona de prensa del puerto de València abarrotada de medios de comunicación el día del desembarco del Aquarius
600 periodistas de más de 150 medios internacionales cubrieron el desembarco de la flota de salvamento en el Puerto de València Rafel Atez
Traducción: Pedro Castrillo

publicado
2018-06-25 09:26:00

En medio de una sucesión de fenómenos de barbarización, Europa se pone en marcha para la cumbre del 28 de junio [fecha del próximo Consejo Europeo, que se ocupará “de la migración, de la seguridad y la defensa, y de los asuntos económicos y financieros”, N. del T.]. Basta hablar con alguien al azar para hacerse una idea de lo ponzoñoso que se ha vuelto el aire en el Viejo Continente. El ministro de Justicia británico propone enfrentar el éxodo post-Brexit de los trabajadores comunitarios sustituyéndolos con presos nacionales. Dinamarca, que desde hace tiempo está en la vanguardia en cuanto a vejaciones a migrantes se refiere, se dispone a prohibir la práctica de la circuncisión.

Austria transforma la angustiosa atmósfera del Desierto de los Tártaros en una carnavalada: pomposos ejercicios militares en la frontera para rechazar una imaginaria invasión de migrantes. El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer (CSU), durante la campaña electoral en su Baviera natal, impone de facto a Angela Merkel el blindaje de las fronteras alemanas, y de ese “techo” para los solicitantes de asilo que la Cancillería ha considerado siempre incompatible con la naturaleza y los valores de la Bundesrepublik.

Uno de los efectos perversos del nacionalismo creciente en buena parte de Europa es, precisamente, que los ministros del Interior pasen a encargarse de la política exterior

Salvini cierra los puertos y abre la boca para proferir repetidamente amenazas y obscenidades. Todos se esfuerzan en volver lo más nauseabundo posible el ambiente de los migrantes. Uno de los efectos perversos del nacionalismo creciente en buena parte de Europa es, precisamente, que los ministros del Interior pasen a encargarse de la política exterior. Éstos monopolizan el debate sobre los Tratados, negocian con países extraeuropeos (Libia y Turquía en primer lugar), condicionan las relaciones entre países europeos, fragmentándolos en presuntos ejes o alianzas, e imponen sus propias fantasías geopolíticas.

Se trata de una consecuencia directa del “primado” conferido al interés nacional, entendido sobre todo como pantalla o protección ante la comunidad política supranacional, y de los “otros” en general. Tratándose además de ministros que controlan las fuerzas del orden, el tufillo a policía es bastante intenso. La idea nacional es quizás el más clásico de los universalismos a los que se les da la vuelta para transformarlos en su contrario, en este caso, el conflicto latente o declarado entre particularidades poco dispuestas a la mediación.

Además, la coalición ideológica entre nacionalismos encierra siempre la larva de la guerra.

La Unión Europea sucumbe hoy al fuego cruzado entre el nacionalismo estadounidense de Donald Trump y los “primados nacionales” que se alojan en su seno, los cuales, empezando por el Este, no se limitan al rechazo de los migrantes, sino que viajan hacia ideas de sociedad muy distintas a las que hemos conocido en la Europa occidental desde la última posguerra.

Resulta necesario concentrarse en la naturaleza de esa barbarie de efectos imprevisibles, al menos para entender en qué contexto nos encontramos. El discurso xenófobo, y aún más aquel abiertamente racista, tiene algo de indomable e incontrolable. Estos discursos los han puesto en movimiento fuerzas políticas, marginales en la mayor parte de los casos, que han visto, en la desorientación difusa generada por las transformaciones productivas y en el ataque a los salarios y a las condiciones de vida que las acompañaba, la posibilidad de canalizar el descontento en una dirección nacionalista y autoritaria que les permita conquistar una posición central.

Los migrantes han sido clásicamente el blanco más a mano. Así, en una escalada de violencia no solo verbal, se han ido generando y alimentando diversas pulsiones xenófobas
En este tipo de contexto, los migrantes han sido clásicamente el blanco más a mano. Así, en una escalada de violencia no solo verbal, se han ido generando y alimentando diversas pulsiones xenófobas. No porque existiese detrás algún tipo de filosofía racial o alguna concepción cultural identitaria, sino porque se trataba de la vía más sencilla para adquirir consenso y poder. Este principio es aplicable a un político de larga trayectoria, ahora en decadencia, como Horst Seehofer, así como a aventureros del estilo de Salvini o su homólogo austriaco, Herbert Kickl. Tres ministros del Interior que ambicionan el control de los respectivos países, el cual ya ejercen en parte.

Pero una vez despertado el perro rabioso del racismo, hará falta seguir nutriendo su hambre inextinguible, arriesgándose a verse arrastrados con él en una cuesta abajo que incluso la derecha xenófoba preferiría no recorrer. En esa situación, la discriminación-persecución-expulsión de los migrantes se convierte en una condición ineludible del consenso. Cualquier cesión a ese respecto generaría acusaciones de traición. Así, los nuevos “caudillos” se verán obligados a incrementar su cinismo, su brutalidad, a dar soluciones expeditivas y a crear puestas en escena cada vez más grotescas. Y aún en mayor medida cuando las poblaciones nacionales verán como sus propias condiciones materiales no cambian a mejor.

Una vez despertado el perro rabioso del racismo, hará falta seguir nutriéndolo, arriesgándose a verse arrastrados con él en una cuesta abajo que incluso la derecha xenófoba preferiría no recorrer
Por otro lado, también la izquierda ha considerado que era necesario recuperar consensos a través de la intolerancia hacia los migrantes, si bien con tonos más hipócritas y argumentos más farragosos. Con la idea, desmentida por cualquier experiencia histórica, de que bloqueando los flujos migratorios el racismo y la xenofobia desaparecerían de forma natural y de que así, los “italianos”, viéndose de nuevo en el centro de la atención y de los cuidados de su propio gobierno, mostrarían su reconocimiento. Teniendo además que autoconvencerse de que un importante momento histórico no era más que una “emergencia”, que podía resolverse sentándose en una mesa con los “alcaldes del sur de Libia”, como el ex ministro del Interior del Partido democrático, Marco Minniti, definió con involuntario sentido del humor a las bandas de depredadores y contrabandistas que controlan aquellas arenas.

De todo esto solo se puede realizar una amenazadora previsión. Explicándola con una fórmula lógica, se podría decir que Europa es cada vez más rehén de los estados nacionales, de sus vetos, de la demagogia que en ellos impera. Y los estados nacionales son, a su vez, cada vez más rehenes y presos de sus derechas radicalizadas, dedicadas a imponer un “nosotros” en el cual hundir las contradicciones sociales y consolidar ese orden jerárquico que se halla en la naturaleza de cualquier nacionalismo.

Artículo original: Il Manifesto

Relacionadas

Literatura
Alberto Prunetti: “La demonización de la clase obrera sirve solo para glorificar a la clase media”

El escritor Alberto Prunetti quiere contar acerca de la explotación laboral. Por eso, en Amianto escribe sobre Renato, quien empezó a trabajar a los 14 años y murió a los 59 a causa de un tumor, después de una vida soldando entre acerías y refinerías. Prunetti lo conocía bien: Renato era su padre.

Fronteras
Los CPR italianos no son cárceles, son algo peor

CPR significa Centro Permanente para la Repatriación. Se trata del último acrónimo acuñado en Italia para los lugares de detención de migrantes, en los que se entra sin haber cometido ningún delito. La única culpa de las personas encerradas en los CPRs es el mero hecho de existir.

Obituario
Nanni Balestrini ha fallecido, se ha ido: se n'è andato

Ha fallecido el poeta Nanni Balestrini, una figura clave para entender la lucha obrera de la Italia de los años 60 y 70. Autor de algunos libros imprescindibles como Lo queremos todo, Los invisibles y La horda de oro.

2 Comentarios
#19631 17:09 30/6/2018

"
i.aiestaran
‏ @iaiestaran
No necesitamos más "historias humanas", ni más lamentos, sino un ataque frontal al capital que explota y regula la inmigración pobre según las necesidades del capital."

Responder
1
0
José Martínez Carmona 11:58 25/6/2018

La foto que encabeza este interesante artículo es impresionante, ESPECTACULAR. La acción solidaria ha sido magnificada y la realidad, la permanencia de los CIE´s, silenciada o justificada por los grandes medios, impone sus cartas de naturaleza, marcando la diferencia cínica entre el turista bienhechor y el migrante INDESEABLE, vocablo éste, definido en el Manual enciclopédico Sopena (Édición de 1956): "Aplícase a la persona, especialmente extranjera, cuya permanencia en un país es considerada por las autoridades como peligrosa para la tranquilidad pública". Nada ha cambiado: nos persigue la visión franquista del EXTRANJERO (POBRE, CLARO).

Responder
6
1

Destacadas

Educación
Medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Fiscalidad
La tasa Google torpedea el camino hacia el FMI a Nadia Calviño

La reunión de los ministros de finanzas del G7 se salda con un principio de acuerdo para gravar a los cuatro gigantes tecnológicos: Google, Amazon, Facebook y Apple.

Actualidad LGTBIQ+
Indignación por la homofobia del gobernador de Puerto Rico y otros titulares de la actualidad LGTBIQ

La ola de indignación por un chat sexista y homófobo en el que participaba el gobernador Ricardo Rosselló ha prendido la mecha de una protestas en Puerto Rico a las que se ha sumado Ricky Martin o Bad Bunny. La Cámara de los Comunes ha instado al Gobierno de Irlanda de Norte a aprobar el matrimonio igualitario lo que podría ser una vía para que este derecho fuese una realidad en todo el Reino Unido. La actualidad LGBT de las últimas dos semanas pasa también por Botsuana, EE UU, Ecuador y Polonia.

Bebés robados
Ni un paso atrás

Son sorprendentes algunas declaraciones de la prensa que dicen que este hallazgo puede dar un vuelco al relato sobre bebés robados. No debería ser así, ya que si algo se ha demostrado con este reencuentro es que el tráfico de bebés existía.

Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Últimas

Humor
Acuerdos

Octava entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

La Rioja
Segunda investidura fallida en La Rioja

La falta de acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos imposibilita la investidura de la socialista Concha Andreu tras dos reuniones de urgencia en las últimas 24 horas. Por delante dos meses de negociaciones hasta el próximo intento.

Fascismo
La resurrección y el infierno

Las recientes disputas con el Vaticano a propósito de la exhumación de Franco, nos llevan a recordar los estrechos vínculos de la Iglesia con el fascismo y a ponernos de nuevo en guardia ante quienes buscan deshumanizar y exterminar al otro.

Obituario
Un sentido adiós a Paco López Jiménez
Este 16 de julio, de manera tan dolorosa como inesperada, nos abandonó Francisco López Jiménez, "Paquillo", militante ecologista de referencia
Fronteras
Grecia y la cuestión meridional de la Unión Europea

La perspectiva griega nos permite ver con mayor claridad la realidad del “Estado de seguridad”, que está surgiendo dentro de la UE, en la medida en que ese organismo está otorgando a las políticas neoliberales un estatus constitucional mediante un mecanismo liberado de cualquier forma de control democrático.

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno.