Gasto social
Recortes sociales en los Presupuestos Generales de Extremadura de 2020

Un breve análisis de algunas de las partidas en gastos sociales para el año que viene que han sido reducidas.

No más precariedad vivienda
Los colectivos a favor de una vivienda digna, en la protesta de Barcelona. Álvaro Minguito

Los presupuestos de la Comunidad Autónoma son el mejor indicador de la naturaleza y de las intenciones que tienen los partidos políticos para incidir sustancialmente en la vida de las clases sociales de su territorio.

Detrás de la aparente neutralidad de la función institucional que representan, se oculta el papel de instrumento al servicio de las clases que ocupan los escalones económicos y sociales más altos de la comunidad, y que se benefician del ejercicio de unas prácticas políticas que dejan de lado a quienes sufren la angustia que produce la miseria, aquellos que obligatoriamente tienen que conformarse con las migajas y pequeñas concesiones “puesto que las instituciones no pueden hacer más de lo que hacemos”.

Estos días asistimos a un acervo de declaraciones desde toda clase de medios publicitarios y propagandísticos
En la mayoría de los casos, los comportamientos prácticos de quienes aprueban y aplican las cuentas regionales ponen al descubierto una ideología clasista y reaccionaria, a pesar de que intenten ocultarse detrás de unas siglas que han perdido parte de su historia de lucha y que en la actualidad responden a políticas de pseudoizquierda.

Antes de su aprobación definitiva de los presupuestos por parte de la Asamblea de Extremadura, asistimos a un acervo de declaraciones desde toda clase de medios publicitarios y propagandísticos con las que quieren convencernos de la enorme generosidad, trabajo y preocupación con los que se abordan los problemas de la región y las excelentes bondades que revelan las diferentes partidas presupuestarias.

Sin embargo, para los colectivos sociales, como el Campamento Dignidad estos presupuestos acrecientan la brecha de la desigualdad entre los extremeños, ya que con ellos no se va a modificar mínimamente el estado actual de las cosas. Al contrario, continuarán en su inercia las mismas dinámicas que determinan las causas y consecuencias de la pobreza. La polarización económica y social seguirá creciendo. Por un lado, un porcentaje minoritario de la población seguirá disfrutando de renta y riqueza y de su proximidad al poder, y por otra, la inmensa mayoría de las clases populares, trabajadores y pensionistas, con escasos recursos materiales.

Si nos detenemos en algunas de las partidas que hacen referencia a la vivienda y a ciertas ayudas sociales, apreciamos que el gobierno regional sigue sin adoptar soluciones que ataquen de raíz los visibles problemas que castigan a un sector muy importante de la clase trabajadora, jóvenes y menos jóvenes, desempleados, con empleos temporales o con salarios de miseria.

Persiste el poco interés de la Junta de Extremadura por la promoción pública, se sigue insistiendo en caminar por una trayectoria política que carece de la disposición necesaria para modificar la dinámica del mercado y la del beneficio empresarial
Según nuestra modesta opinión, basada en la experiencia que vivimos día a día, consideramos muy insuficientes las cantidades fijadas en las diferentes propuestas presupuestarias con las que quieren hacer frente a los problemas habitacionales más frecuentes que sufren muchas personas de nuestra Comunidad.

Como hemos repetido hasta la saciedad para atacar la escasez de viviendas sociales es necesario un plan de inversiones públicas suficientemente potente que permita llevar a cabo la adquisición o construcción de cientos de viviendas para alquiler social. La historia se repite y, como en años precedentes, persiste el poco interés de la Junta de Extremadura por la promoción pública, se sigue insistiendo en caminar por una trayectoria política que carece de la disposición necesaria para modificar la dinámica del mercado y la del beneficio empresarial, parece que se quiere seguir con la idea de que lo mejor para todos es que: “las cosas se dejen como están y cada cual resuelva el problema como pueda”.

Consideramos muy corto lo estimado en los Presupuestos para las ayudas de alquiler que posibiliten una solución más o menos temporal hasta lograr un alquiler social definitivo 
Así, consideramos muy corto lo estimado para las ayudas de alquiler que posibiliten una solución más o menos temporal hasta lograr un alquiler social definitivo, puesto que no llega a los 3 millones de euros. Para la construcción de nuevas viviendas en diferentes localidades se presupuesta un montante global de unos 2.400.000 euros, que se asemejan a la suma de las cuantías destinadas a la rehabilitación de viviendas de promoción pública y al acondicionamiento y adecuación de viviendas recuperadas, unos 2.700.000 euros. En la mejora del parque de viviendas públicas se consignan otros 2.000.000 de euros.

Además, para continuar con las 31 viviendas de Villafranca de los Barros, abandonadas por las empresas constructoras y actualmente paralizadas y en un posible estado de desguace, se asignan unos 400.000 euros, muy alejados de los necesarios para finalizar unas obras para las que se estipulaban unos costes superiores a los 1.600.000 euros. No obstante, por la tardanza de los procedimientos necesarios para proceder a la nueva adjudicación de la construcción, se prevé que estas viviendas van a seguir en el estado actual durante mucho tiempo, con el correspondiente y considerable deterioro físico.

La voluntad política, la capacidad y eficacia del aparato administrativo a la hora de la realización material de las diferentes partidas presupuestadas son cuestiones inmateriales que no tienen una notoria visibilidad pero que influyen considerablemente en la consecución de un cierto grado de bienestar de los grupos sociales más desfavorecidos. El retraso repercuten negativamente sobre quienes necesitan de la rapidez y eficacia de los servicios públicos. En casi todos los procesos relacionados con la rehabilitación y adecuación de viviendas, las ayudas de alquiler, las contingencias, etc. suele ser lo más habitual que, hasta conseguir la ayuda social solicitada, todo vaya precedido por la lentitud, los cortes en el proceso y las etapas interminables.

La partida correspondiente al Suministro de mínimos vitales se presenta en 2020 con una disminución de casi 1.200.000 de euros respecto a este año
Por tanto, no es sólo la pobreza en sí sino sus consecuencias las que aparecen y se manifiestan con caras diferentes y en derivaciones inesperadas. Los múltiples inconvenientes burocráticos y administrativos emergen como signos de las estrecheces económicas y sociales, haciendo premiosa la ejecución de las acciones materiales que alargan el sufrimiento y la incertidumbre hasta producir la enfermedad física de difícil diagnóstico médico.

En otro orden de cosas, tenemos que mostrar nuestra preocupación puesto que la partida correspondiente al Suministro de mínimos vitales que se destina para hacer frente al pago de la luz, agua y gas, y especialmente para atender las necesidades de las personas en situación de riesgo de exclusión social o de pobreza, se proyecta para 2020 en una cantidad de 3.500.000 euros con una disminución respecto al año 2019 de casi 1.200.000 de euros.

Nos resultan inquietantes las declaraciones que realizan los responsables políticos de la Junta de Extremadura cuando expresan que la mencionada partida en el presupuesto de 2019 no se ha ejecutado totalmente ya que los Ayuntamientos devuelven buena parte de la cantidad que se les asigna, dando a entender que no necesitan ni mucho menos lo inicialmente previsto. La publicidad en los medios de comunicación de este hecho por responsables de la Junta, de manera repetitiva desde 2016, nos lleva a pensar que hay pocos deseos de mantener esta partida.

Nos da la impresión que el mensaje que se quiere transmitir a la sociedad es que no es necesaria este tipo de ayuda social puesto que pocos extremeños y extremeñas se encuentran en tal estado de vulnerabilidad económica-social.

Los informes y hechos que advierten de la situación real del desempleo, la pobreza y la precariedad laboral en nuestra región no aconsejan ni mucho menos la disminución de esta partida presupuestaria. Los datos estadísticos reveladas por diferentes entidades como la Red Europea de Lucha contra la Pobreza evidencian el avance y el crecimiento del estado de pobreza y deL riesgo de exclusión social en la sociedad extremeña.

Las ayudas a domicilio, que tienen por objeto las prestaciones de servicios asistenciales a las personas de la tercera edad, se rebajan considerablemente desde 5.863.282 euros en el año 2019 hasta 4.039.703 euros en los presupuestos actuales
Desde Campamento Dignidad estimamos que se deberían arbitrar medidas para que las organizaciones sociales participemos en el control y en la gestión de estas partidas en las diferentes administraciones públicas. El conocimiento de los resultados de las ejecuciones presupuestarias nos permitiría valorar si lo que está en duda es la eficacia y la capacidad de la Administración en la respuesta inmediata a estas exigencias o en qué medida las programaciones realizadas por la Administración regional se ajustan a las necesidades reales.

No queremos dejar de denunciar la rebaja considerable de los fondos destinados a las Ayudas a domicilio. Estas cantidades, que tienen por objeto las prestaciones de servicios asistenciales a las personas de la tercera edad, se rebajan considerablemente desde 5.863.282 euros en el año 2019 hasta 4.039.703 euros en los presupuestos actuales. Estos recortes disminuyen las horas de atención a las personas mayores y a su vez, perjudican de modo directo al personal laboral que realiza este tipo de tareas auxiliares incrementando la precariedad laboral.

Con estos comentarios sobre las ayudas sociales y con otros que en artículos posteriores seguiremos realizando, para hablar de la Agricultura, la Educación, las subvenciones a las organizaciones sindicales y patronales agrarias, etc. queremos poner de relieve desde nuestro modesto punto de vista, quiénes son los sectores sociales más interesados por las políticas de la Junta de Extremadura.

Relacionadas

Coronavirus
La Garantía de Atención a Menores en Riesgo y Emergencia en Extremadura no llega

La Junta de Extremadura presentó una estrategia específica con el denominado programa GAMER (Garantía de Atención a Menores en Riesgo y Emergencia), que debería estar prestando la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales a aquellas familias en situación de especial vulnerabilidad, con dificultades económicas, para garantizar la adecuada alimentación de los menores, pero que hasta el momento no está llegando a aquellos que más lo necesitan.


Junta de Extremadura
Presupuestos de Extremadura y violencia de clase (y II)
Los presupuestos son totalmente insuficientes para atacar de raíz el desempleo o para proporcionar una protección a quienes sufren la crítica situación social.
Junta de Extremadura
Presupuestos de Extremadura y violencia de clase
Los presupuestos son totalmente insuficientes para atacar de raíz el desempleo o para proporcionar una protección a quienes sufren la crítica situación social.
2 Comentarios
#44909 14:18 19/12/2019

el PSOE como siempre ocultando recortes bajo la propaganda institucional

Responder
2
0
#44894 8:51 19/12/2019

Totalmente de acuerdo, y es irracional que sobre dinero en partidas como renta básica, mínimos vitales o contingencias. Esto demuestra que se está llegando solo a una pequeña parte de la población que lo necesita porque existen trabas legales y burocráticas

Responder
2
0

Destacadas

Coronavirus
Afrontar el covid19 lejos de las grandes ciudades

La crisis del coronavirus pone en evidencia las carencias en infraestructura y personal sanitario de la España vaciada y muestra la importancia de la función preventiva de la atención primaria. 

Coronavirus
Libera tu wifi: iniciativas para que todo el alumnado pueda ‘ir’ a la escuela online

Las clases no han parado durante la pandemia y entre el 10 y el 12% de los y las estudiantes no acceden a las plataformas. Iniciativas ciudadanas como ‘Liberad a Wifi’ luchan por alcanzar un acceso universal a la red. Mientras, las comunidades ofrecen dispositivos, en algunos casos insuficientes, como denuncian las organizaciones.

Coronavirus
Fuerza mayor, fuerza de ley, fuerza de trabajo

¿Vamos a ser capaces de encarnar el común de las fuerzas de trabajo confinadas? ¿Vamos a ser capaces de señalar la dualidad irreconciliable entre las exigencias de su cuidado y su reproducción y las exigencias de la ganancia y la renta parasitarias?

Coronavirus
El cierre temporal de la producción en época de pandemia

El debate sobre la paralización de la producción sigue abierto. Los intereses empresariales y el mantenimiento de la actividad deben quedar supeditados a evitar el colapso hospitalario y garantizar la salud en el trabajo, a pesar de las patronales y el Gobierno vasco

Coronavirus
La distopía de detrás del espejo (I Parte)

Las distopías plantean escenarios de una sociedad indeseable por tiránica o deshumanizada para que sirva de reflexión. Una vacuna que ponga fin a la crisis sanitaria dependiente de recursos limitados podría ser el principio de una crisis social agónica.  Nuestras aspiraciones individuales y colectivas dirigidas desde el sigilo de una élite codiciosa llevan décadas provocando escenarios similares.

Libertad de información
Eva Joly: “Si Julian Assange es extraditado, es el fin del estado de derecho en Occidente”

La abogada, exmagistrada y europarlamentaria hasta el 2019, Eva Joly, habla de la situación de Assange y denuncia torturas y violanciones de derechos humanos por parte de Estados Unidos.

Movimientos sociales
Instantes de una década de movilizaciones

El periodista audiovisual Juan Zarza lleva desde 2011 retratando las movilizaciones sociales acaecidas en Madrid. Ahora añade la pluma a la imagen y lanza Sombras Blandas, un volumen en el que realiza un recorrido “no idealizado” sobre la eclosión social en la capital del Estado desde el 15M. Recogemos cinco instantes del libro.

Costa de Marfil
La lucha contra la violencia sexual toma fuerza en Costa de Marfil

Cientos de jóvenes marfileñas han unido fuerzas para formar dos movimientos, en sintonía, que erradiquen el abuso y las agresiones sexuales en el país. Time to Act y Let’s fight together educan en el consentimiento, apoyan y asesoran jurídicamente a las víctimas, con la igualdad y la justicia en el horizonte.

Coronavirus
Adaptarse o morir: homo economicus en la orilla el abismo

Un cambio de condiciones en el Orden de la Naturaleza nos sitúa frente al espejo de nuestras contradicciones. ¿Cómo somos y en qué medida lo que somos definirá lo que seremos?, ¿qué significa adaptación en tiempo de pandemia?


Últimas

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.