Dos días sin aparcar en el centro, ensayo de un Madrid sin coches

Una reciente encuesta señala que el 83% de los españoles apoya las restricciones de tráfico. Según Greenpeace, aumenta la sensibilización frente a los problemas de salud relacionados con la movilidad.

Vistas del sur de Madrid desde Santa Eugenia
Vistas del sur de Madrid desde Santa Eugenia. David Fernández

publicado
2017-10-13 11:31:00
La alerta por contaminación en Madrid continúa. A la limitación de velocidad a 70km en la M-30 y otras vías de acceso, se ha sumado la prohibición para los no residentes de aparcar este viernes 13 de octubre en toda la almendra central. Una previsión meteorológica desfavorable y los altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) registrados ha llevado al Gobierno municipal de Ahora Madrid a ampliar al sábado 14 la restricción de aparcamiento para atajar el impacto de la “boina” en la salud de los más de tres millones de habitantes de la capital.

La alcaldía activó el martes por la noche el protocolo de medidas a adoptar durante los episodios de alta contaminación por NO2 después de que siete estaciones de la red de vigilancia de calidad del aire superaran los 180 microgramos por metro cúbico durante dos horas consecutivas.

La decisión llega poco después de la presentación del Plan A de Calidad del aire y Cambio Climático, donde el Ayuntamiento plantea una batería de medidas que combinan restricciones de tráfico, peatonalización de calles y creación de zonas verdes, que podrían significar la reducción del 23% de los niveles de dióxido de nitrógeno y entre un 8% y un 9% de la emanación de partículas en 2020 respecto a 2012.

El plan aprobado, que tiene un presupuesto de 543 millones de euros, plantea restringir el tráfico para los no residentes en casi todo el distrito centro.

Mariano González, responsable del área de Transporte de Greenpeace, reconoce los avances producidos en la gestión de la calidad del aire con respecto a los tiempos de Ana Botella y el Partido Popular, cuando se diseñaron unos protocolos “para que nunca se pusiera en marcha”. Sin embargo, señala que lo importante es que “el plan se cumpla” y no ocurra como en otras iniciativas en las que la presión de los medios y los partidos de la oposición obligaron a dar marcha atrás.

Este activista ecologista cita como ejemplo el caso de la fallida peatonalización de la calle Galileo, en Chamberí: dos meses después de restringir el tráfico a vehículos de emergencias y servicios urbanos, el Ayuntamiento volvió a abrir el tráfico tras las presiones y críticas recibidas.

“Sabemos que muchas de estas medidas van a levantar reacciones. PP y C’s van a hacer política partidista, los medios de comunicación lo van a utilizar para hacer sangre. Es importante que se tenga un plan claro que no lleve a la inacción”, analiza González.

No solo ha cambiado el color político del ayuntamiento. También parece haber cambiado la percepción de los efectos de la contaminación vinculada con el tráfico en la salud. Según una encuesta publicada el 11 de octubre en Europa Press, el 83% de los españoles está a favor de las restricciones en el tráfico para frenar la contaminación y las emisiones y  el 85% estaría dispuesto a dejar su coche en casa cuando se apliquen los protocolos.

Cómo romper la adicción al coche

Para este activista ecologista este cambio de percepción no se produjo de un día para otro. Al mejor conocimiento de los impactos que genera la contaminación en la salud de la población alentada por nuevos estudios científicos, se sumó el trabajo de sensibilización realizado desde el movimiento ecologista, apunta González. En especial señala la labor de Ecologistas en Acción, que durante años “sacó a relucir los datos de contaminación y tuvo que enfrentarse a comentarios de Ana Botella, que negaba los hechos, y les acusaba de alarmistas”.

Pese a los resultados de la encuesta, González cree que todavía falta mucho para romper con “una inercia cultural de valores vinculados con el automóvil, una ciudad diseñada para necesitar el coche, intereses políticos muy vinculados a esta industria y a este modo de vida”.

Es por eso, sostiene, que cuesta tanto “generar cambios estructurales”, porque significa cambiar rutinas en los desplazamientos de las personas y cambiar el discurso sobre qué significa la libertad de movimiento y el derecho a elegir qué transporte utilizamos en nuestros traslados: “Nos está costando defender que hay otros derechos humanos más importantes, como son el derecho a la salud o el derecho a disponer de una ciudad habitable. Muchos políticos, para evitar estos conflictos, prefieren no enfrentarse este tema”.

Contaminación y cambio climático
Los factores climatológicos, en especial el cambio climático, cumplen un papel preponderante en esta crisis en la calidad del aire en Madrid. “Una de las tendencias que vemos con el calentamiento global es que cada vez se producen más anticiclones que duran más tiempo, y esto está haciendo que picos de contaminación sean más severos y que tengan una mayor incidencia, con una tendencia al alza en comparación con años anteriores”, dice este experto en movilidad.

 



5 Comentarios
#954 13:48 14/10/2017
PD. El formulario para comentar está aún peor que hace unos días, el botón de Enviar queda fuera de la pantalla, tengo que reducir el tamaño de la web para que aparezcan los botones, y quizás haya quien no sepa hacer esto.
Responder
0
1
#953 13:44 14/10/2017
Pues yo hablo con la gente y anda bastante cabreada con estas restricciones. Me parece que ese 83% a favor de la medida os lo habéis sacado de la manga, o el personal miente mucho en las encuestas.
Responder
0
0
Sergio 20:54 13/10/2017
Gracias a "el malvado" Podemos , Madrid se está poniendo a la altura las capitales europeas, en el tema medio ambiental. Espero que Barcelona le siga
Responder
5
1
@Miguelico17 15:46 15/10/2017
hay que tomar medidas para beneficiar a la salud de todos, no a los bolsillos de los de siempre. El sentido común dirá si los vecinos apuestan por un ayuntamiento responsable en tantos temas fiscales, ecológicos, de movilidad o anti corrupción como el de ahora, o les venden la necesidad de volver al pasado corrupto y contamimante. Salud y pedal.
Responder
0
0
#955 13:51 14/10/2017
No te esfuerces, Ahora Madrid va fuera en cuanto haya elecciones, y lo sabes. Baja a la calle y habla con la gente.
Responder
0
1

Destacadas

Terrorismo
La CIA conocía los vínculos del GAL con los “servicios de seguridad españoles”

En un documento secreto elaborado a finales de 1984, la central de inteligencia de Estados Unidos denominó a los miembros de la banda paramilitar “vigilantes antiterroristas” y resaltó que mediante sus asesinatos habían logrado disminuir la “capacidad operativa” de ETA.

Publicidad
La Generalitat Valenciana duplica su gasto en publicidad
La inversión del Gobierno valenciano en medios de comunicación durante el año 2017 asciende a casi cuatro millones de euros, el doble que el ejercicio anterior.

Últimas

Culturas
Los cines de la gente

La movilización vecinal no solo hizo posible que los cines Renoir de Majadahonda se salvaran del cierre sino que ha convertido esta sala en un lugar de encuentro que demuestra que otra manera de vivir la gran pantalla es posible.

Transporte
Transporte de pasajeros por carretera: de un conflicto laboral a una solución política y social

Las plantillas de las empresas líderes del transporte de pasajeros por carretera en la región, LEDA y UNIONBUS EXTREMADURA, han denunciado este año que sus empresas les adeudaban varias nóminas.

Precariedad laboral
Las marchas contra la precariedad llegan a Madrid

Miles de personas han participado en la manifestación en Madrid de apoyo y bienvenida a las marchas que desde el 19 de mayo han recorrido el país para protestar contra la precariedad y por unas pensiones públicas dignas.

España no es (solo) blanca
Fátima Aatar: “El antirracismo será político o no será”

Activista contra el racismo y la islamofobia, Fátima Aatar es una de las voces más solicitadas por los medios para explicar qué es ser mujer y musulmana. Como si eso fuese incompatible.

Opinión
Crisis política y moción de censura: ¿gran caos bajo el cielo o restauración en curso?
3

La opción de Ciudadanos y de las élites económicas es clara: la actual relación de fuerzas parlamentaria no se corresponde con la realidad y son necesarias nuevas elecciones para que Ciudadanos gobierne con el apoyo del PP.