Francia
El Gobierno francés mantiene en la agenda la reforma laboral tras la huelga general

El ejecutivo de Macron sigue adelante con la desregulación del mercado de trabajo tras una jornada de huelga marcada por la desunión sindical.

Huelga en Francia (sept. 2017)
Manifestación en París el 12 de septiembre contra las ordenanzas del trabajo del Gobierno Macron.

publicado
2017-09-13 07:47

El primer ministro francés, Edouard Philippe, subrayó su voluntad de seguir adelante con la reforma laboral, que deberá estar en vigor "a finales de septiembre", tras la huelga general en su contra organizada ayer por varios sindicatos.

"El mandato que nos ha dado el pueblo francés lo vamos a poner en práctica", afirmó Philippe en una entrevista al canal France 2 en el que recordó que la reforma laboral estaba en el programa del presidente, Emmanuel Macron, cuando fue elegido en mayo. 

En Francia, decenas de sindicatos liderados por la CGT se declararon en huelga ayer y sacaron adelante alrededor de 200 manifestaciones en todo el país para protestar contra los planes del presidente de Francia, Emmanuel Macron, de eliminar mediante un decreto presidencial distintas medidas de protección de los trabajadores. Las huelgas entorpecieron industrias clave, como la del transporte, y más de 100 vuelos y trenes fueron cancelados o suspendidos.

La convocante CGT estimó en 400.000 los manifestantes en toda Francia. En la huelga del 31 de marzo contra la reforma laboral de 2016 contaron 1.200.000. Se trataba entonces de la oposición al proyecto el Khomry, otro proyecto de desregulación del mercado de trabajo impulsado con el actual primer ministro al cargo de la cartera de Economía.

Pese a que Philipe Martínez, secretario general de la CGT, se ha referido drásticamente a la nueva reforma del Código de Trabajo cómo "el fin del contrato laboral", el paquete el Khomry suscitó una mayor indignación social, reflejada también en el movimiento Nuit Debout desarrollado en las principales plazas del país en la primavera de 2016. 

La protesta estuvo marcada desde un principio por la desunión sindical. Aun así, en los últimos días nuevas organizaciones políticas y sindicales confirmaron su asistencia a la protesta del martes 12 de septiembre, incluida la Federación Sindical Unitaria (FSU, de empleados públicos) y el movimiento 1 de julio (M1717), del ex candidato presidencial Benoit Hamon. Pero dos de los principales sindicatos, CFDT (el primero por afiliación desde este mismo año) y FO no apoyaron la convocatoria de paro.

Políticamente, la huelga llegaba también mellada por la disparidad de agendas. Francia Insumisa, el movimiento político del candidato izquierdista en las últimas elecciones presidenciales, Jean Luc Mélenchon, tiene convocada su propia protesta para el 23 de septiembre, apenas dos días después de la segunda jornada de movilizaciones convocada por la propia CGT.

En un comunicado, la FSU llamó a sus afiliados a participar masivamente en la huelga con el fin de oponerse al ‘cuestionamiento de los derechos sociales de los asalariados’. De acuerdo con el texto, la FSU ‘comparte las inquietudes y preocupaciones de las organizaciones que condenan esta reforma, que atenta contra los derechos bajo el pretexto de la flexibilidad y la adaptación del mercado de trabajo’.

La organización criticó a un Gobierno que ‘lleva a cabo una política liberal dura, con consecuencias tanto para los empleados del sector privado como del sector público, y que pone en crisis nuestro modelo social’. La intención del Ejecutivo de aprobar por decreto un nuevo Código del Trabajo despierta una tensa controversia en esta nación europea, donde una parte del empresariado se declara a favor de la iniciativa. Por otro lado, los sindicatos y varios grupos políticos se oponen rotundamente, pues consideran que la reforma solo servirá para fragilizar los derechos de los trabajadores y dejarlos más vulnerables frente a los patrones.

Relacionadas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Francia
La mano dura de Macron, el príncipe progresista

Decenas de manifestantes han sido mutilados o heridos: cinco perdieron una mano, cuatro sufrieron contusiones en las partes genitales. Una represión inédita en Francia desde mayo del 68 que daña la imagen del presidente Macron

0 Comentarios

Destacadas

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo
Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.