Opinión
Ciudadanos contra okupas: estrategia 2019

El partido de Albert Rivera despliega de cara a las elecciones de 2019 una campaña contra los okupas basada en extender la sensación de “inseguridad” ciudadana y en mantener cerrado el debate sobre acceso a la vivienda.

Ingobernable
Varias personas en las ventana del patio interior de La Ingobernable. Álvaro Minguito

publicado
2017-03-01 15:50

Ciudadanos no titubea en su estrategia de cara al año electoral 2019 y ha encontrado en la ocupación una veta desde la que golpear a su rivales políticos. El grupo de Albert Rivera ha propuesto una enmienda a la Ley de Seguridad Ciudadana que permitiría a la policía entrar, registrar e identificar a los ocupantes de un edificio “que no revista condición de domicilio”.

Como ha señalado Anna Flotats en Público, el matiz es importante, porque Ciudadanos quiere blindar posibles alegaciones de inconstitucionalidad, ya que el artículo 18 de la Constitución consolida la inviolabilidad del domicilio.Dar rango de legalidad a prácticas que ya se han empleado ilegalmente por parte de distintos cuerpos policiales para evitar la toma de un espacio en las primera horas (incluso días) de ocupación. Y, ante todo, lanzar un mensaje al electorado “de orden” contra los okupas y sus supuestos aliados en los Ayuntamientos del cambio.

Con la conciencia de que el margen de inversiones de los gobiernos locales depende del Gobierno central, vía Ley Montoro, y ante la negativa de Ciudadanos de modificar ese marco, el tema “okupas” es una autopista abierta para explorar las contradicciones de la política municipal de Podemos y sus dispares aliados.

El caso de la Invisible

En las últimas semanas, Ciudadanos ha desplegado dos campañas simultáneas. En Málaga, el empeño de los naranjas por asaltar uno de los bastiones andaluces del PP –el alcalde Francisco de la Torre lleva en el cargo desde el año 2000– ha tomado un objetivo principal: la Casa Invisible, en pie desde 2007.

Se trata de un espacio en el centro de una ciudad turistificada, que el grupo municipal ciudadano defiende desalojar para su rehabilitación y posterior puesta en el mercado.El arraigo de la Invisible ha revertido el impacto de la campaña de Ciudadanos a favor de una campaña de defensa del espacio, que ya resistió los embates del Ayuntamiento del PP. Mediante una rueda de prensa y una contracampaña en Twitter, La Invisible contrarrestó el discurso de la que es cuarta fuerza política en la ciudad, tras el PP, a quien sirve de muleta.

El 10 de marzo, el centro social ha convocado una manifestación para reclamar la cesión de un espacio recuperado hace once años y participado por miles de vecinas de la ciudad y la provincia.

después Madrid

En Madrid, la estrategia de crear un combo entre okupas y narcopisos tomó el 18 de febrero forma de campaña en Twitter, con la etiqueta StopOkupas. Una etiqueta que también han utilizado los portavoces de Valencia o Sevilla. Entre otras ocurrencias, la campaña dice que "España se está convirtiendo en un paraíso de la okupación" o que hay un efecto "llamada" en la capital.

El grupo liderado por Begoña Villacís que, para la ocasión, contó con el apoyo de Albert Rivera, ve en distritos como Villaverde, Tetuán y Vallecas —códigos postales en los que la desigualdad y la pobreza está cronificada desde hace décadas— un filón de cara a las elecciones de 2019.

Según el cálculo más básico, para esa cita Ciudadanos solo tiene que recoger los restos del naufragio de un PP de Madrid destrozado por los casos Púnica y Lezo, por el legado de Esperanza Aguirre, por el perfil gris cenizo de su portavoz municipal José Luis Martínez-Almeida, y por la insostenibilidad de la apuesta de Génova por el incendiario Pablo Casado.

Al contrario que en Málaga, donde los tejidos vivos de la ciudad —incluidos los dos partidos de la oposición Málaga Ahora e Izquierda Unida— han reivindicado el papel que cumple La Invisible, en Madrid el tema “okupa” enfrenta a Ahora Madrid.

La génesis del partido instrumental debe mucho a los centros sociales, en especial al Patio Maravillas, ya desalojado, donde se llevaron a cabo algunas de las reuniones fundacionales de Ganemos para el entonces llamado “asalto municipal”. Sin embargo, la pulsión del sector mayoritario en Ahora Madrid, el que rodea a la alcaldesa Manuela Carmena, ha sido desde el comienzo desmarcarse de este tipo de espacios y aceptar el marco mental impuesto por propietarios del suelo e inversores.

La alcaldesa marcó línea en relación a las ocupaciones con una frase durante un desayuno informativo en el Ritz —“No podemos tener un Madrid tercermundista de okupas”— en marzo de 2017.

Pero no todo el grupo municipal, ni los sectores que conforman Ahora Madrid, comparten la línea de ruptura de amarras con los centros sociales. Tampoco se comparte unánimemente la lectura que se hace del fenómeno de los “narcopisos” en zonas Vallecas y Tetuán y, de hecho, se asocia a prácticas habituales de los fondos de inversión (degradación de enclaves para crear un nuevo mercado).

Esa división se plasma especialmente en el caso de la Ingobernable, que se ocupó en 2017 y que ha sido señalada por Ciudadanos y el PP en varios plenos municipales. Este caso, en el que se evidencia la incompatibilidad de intereses entre supuestos inversores —la extraña Fundación Ambasz— y las necesidades de la ciudad —La Ingobernable acoge todas las semanas actividades de más de 50 colectivos—, es explotado por Ciudadanos y PP como uno de los puntos débiles de Ahora Madrid. La rápida asimilación de la socialdemocracia “a la Carmena” por parte de la base que dieron lugar al partido instrumental corre riesgo de descarrilar si se produce un desalojo por orden municipal del inmueble de la calle Gobernador.

Mercado y seguridad

La gran olvidada de esta campaña electoral sostenida de Ciudadanos es la situación real del mercado de la vivienda en Madrid, que ya ha vuelto a condiciones preburbuja. El precio de los alquileres en Madrid ha aumentado un 6,3% sólo en el último año. En gran medida se trata del efecto AirBnB: es más fácil encontrar un piso en esta plataforma de alquiler esporádico que en Idealista, el principal portal de búsqueda de inmuebles.

Leer: Madrid, paralizada ante el auge de Airbnb en el distrito centro

Olvidado desde tiempos inmemoriales está también el alquiler social, una demanda básica del movimiento por la vivienda que Ciudadanos pudo haber atajado el pasado mes de noviembre en la Asamblea de Madrid y que quedó descartada con el voto en contra del partido naranja en la discusión sobre la ILP de vivienda presentada por la Coordinadora de Vivienda de Madrid, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y la Asociación Libre de Abogados (ALA).

Un apunte. Tal es la importancia que los centros sociales tienen en la organización de la defensa de los derechos de la ciudadanía, que la manifestación del próximo sábado 3 de marzo por el derecho a la vivienda convocada por las PAH, se ha gestado en La Ingobernable, lo que muestra la relación entre los centros sociales con derechos fundamentales.

Pero la campaña de Ciudadanos no persigue transformar las condiciones de acceso a la vivienda —el centro sobre los que gravita la política económica que se practica en Madrid— sino generar un estado de ánimo de pánico ante la invisible amenaza ocupa.

Una política basada en la revalidación del lema “antes propietarios que proletarios” pero sin la política de acceso a la propiedad del desarrollismo franquista y después del tsunami inmobiliario del ciclo 1994-2010. Y, en mayor grado, una campaña basada en la utilización de la “seguridad” como señuelo electoral, a pesar de que la percepción de que Madrid es una ciudad segura no ha dejado de crecer entre la población de la urbe.

Ante una campaña en la que Ciudadanos aspira a hacer realidad su teoría de que la “clase media trabajadora” es un cuerpo social homogéneo y sumiso, las fuerzas “del cambio” tienen tres opciones: aceptar un marco en el que la propiedad y la seguridad (o securitización) sigan siendo los principios bajo los que se tienen que desarrollar las ciudades, ponerse de perfil, o plantear un marco en el que los bienes comunes, el desarrollo de comunidades críticas y la ampliación de libertades generen un nuevo tipo de ciudad que pueda revertir las consecuencias de la desigualdad social.

Relacionadas

Opinión
No hay nada más poderoso que un hombre con un plan

El conflicto en Reino Unido en torno al Brexit es mucho más que europeístas contra euroescépticos. Es el conflicto de un hombre con un plan, contra un movimiento, el del proyecto Corbynista, que busca transformar la sociedad.

Opinión
Racismo y salud mental

Las personas racializadas y migrantes son especialmente vulnerables a los problemas de salud mental. El odio social establecido como racismo crea trauma, debilidad, ansiedad, culpa, lo que resulta en un mayor número de ingresos en hospitales psiquiátricos.

Opinión
Putas: ¿de la prostitución a la proletarización?

Las posiciones prohibicionista, regulacionista y abolicionista de la prostitución aspiran, cada una a su manera, a imponer al conjunto de la sociedad un concepto y una práctica de sexualidad y reservan al trabajo un espacio más amplio que a la libertad.

24 Comentarios
Vixente 12:05 5/7/2019

En el fondo del artículo puedo estar de acuerdo, al final existe un problema de vivienda en Madrid pero no creo que se resuelva apoyando la okupación, por otro lado negar que existen barrios en Madrid que por los motivos que sean, es posible que existan fondos interesados en degradar zonas para comprar barato y vender caro pero es obvio que el señor que vive en puente de vallekas y tiene a su lado una casa okupa donde se vende droga no se le puede decir que se aguante y que no sea facha por quejarse, al igual que a los vecinos de la ingobernable que aguantan fiestas multitudinarias día sí día también que se conformen porque son unos burgueses que al día siguiente tienen que madrugar para ir a trabajar.
Las normas tienen que ser iguales para todos y sino lo que nos espera es la ley de la selva, y al igual que pedimos que para la cleptocracía pepera que ha dirigido la ciudad 30 años pedimos máxima dureza también tenemos que cumplir las normas de convivencia porque todo lo demás nos lleva a la melancolía.

Responder
0
0
apalos 2:00 27/6/2019

a palos con ellos y listo esa debe ser la ley...y listo se acabo el morro y la vagancia

Responder
0
1
claritoyalpie 25:57 26/6/2019

solucion ..hacha o maza...bate de beisbol y a palos sin piedad a todo lo que
pilles dentro..en cuanto salgan en las noticias 200 ,300 heridos en toda España vereis como el gobierno tienen en cuenta a los propietarios y se acabo tasnta pelicula y tanto vago carota..y ahora me suda la polla de los antivolencias y s puta madre ,asi debe ser.

Responder
0
1
#35213 17:21 31/5/2019

A ver si es verdad y se los cargan a todos el que quiera vivir del viento que duerma al raso

Responder
0
0
#34352 16:54 17/5/2019

Conozco una comunidad en Madrid en la que cientos de viviendas ocupadas se organizan para tenerlo todo limpio, hacen un fondo mensual para reparar desperfectos y la gente sonríe, saluda, se sujeta la puerta cuando se encuentra con alguien y ayudan con las bolsas a las personas mayores. Mejor ambiente que en muchas otras comunidades de vecinos. Menos miedo. Ayudémonos. Todos somos personas. El mundo tiene que cambiar a mejor para las personas.

Responder
1
2
Jose 13:42 14/5/2019

Cuando vivas debajo de un piso de okupas los cuales no dejan dormir, no respetan las normas de la Comunidad, tienen destrozada la escalera y se enfrentan a uno con violencia si les llamas la atención y te veas desamparados por las actuales leyes donde no policías ni jueces hacen nada hablamos del tema.
No hablo de okupas como familia con hijos y sin trabajo, hablo de vándalos.

Responder
3
3
#33681 2:28 1/5/2019

No me. Ceo el tema de los okupas lo vivo diario mentira

Responder
0
1
#33680 2:28 1/5/2019

No me. Ceo el tema de los okupas lo vivo diario mentira

Responder
0
0
#33679 2:28 1/5/2019

No me. Ceo el tema de los okupas lo vivo diario mentira

Responder
0
0
#33678 2:24 1/5/2019

Hablo de la línea lo vivo a diario tengo para escribir un libro no he conocido un solo okupa que le icera falta de verdad ni uno

Responder
3
2
#33677 2:24 1/5/2019

Hablo de la línea lo vivo a diario tengo para escribir un libro no he conocido un solo okupa que le icera falta de verdad ni uno

Responder
0
1
#33676 2:24 1/5/2019

Hablo de la línea lo vivo a diario tengo para escribir un libro no he conocido un solo okupa que le icera falta de verdad ni uno

Responder
0
1
#30928 25:34 23/2/2019

Con la ocupación ilegal se ataca el derecho de propiedad, la seguridad de personas y bienes y la convivencia social. Que se lo digan a las personas que tienen una propiedad y no pueden recurrir a la policía porque tardarían un año en desalojarle la casa. Aparte de los destrozos que causan que luego no pagan por declararse insolventes y los problemas que causan a los vecinos.

Responder
5
3
#30772 20:49 19/2/2019

Soy propietario de piso y stoy a la calle llevo tres meses y la justicia tarda que hago

Responder
0
1
#25849 25:25 11/11/2018

Es una vergüenza que si en un bloque hay 30 pisos y dos son de banco, se meta este tipo de gente parasita y encima no se les pueda echar, usando este piso para vivir en condiciones infrahumanas y aprovechar para ganarse algún plus a base de vender droga...recordamos que su salario base son las pagas que les dan por tener hijos...las dietas van por caritas

Responder
3
3
Mick 12:16 25/7/2018

¡Pues menos mal que alguien se ocupa de los okupas!
Además habría que cambiar las leyes para que en ningún caso se pueda considerar domicilio una vivienda sin su legítimo título de posesión (propiedad o alquiler)
Obviamente, habría que considerar como agravante la reincidencia en la participación o estancia en espacios okupados

Responder
6
6
Dosu 23:19 17/4/2018

La sensacion de inseguridad ya la tenemos muchos, no se la inventa ningún partido.

Responder
4
2
#11617 22:18 22/3/2018

Menudo artículo! Y este señor se hace llamar periodista! En fin! Los vecinos de Tetuán Vallecas Carabanchel Villaverde estarán encantados de leerlos cuando viven atemorizados cada vez que pasan por sus calles! Defienda usted a los vecinos amenazados de muerte y no a sus colegas antisistema

Responder
6
6
#9555 14:14 2/3/2018

Pues me parece muy bien que la policia pueda identificar si los ocupantes tienen contrato o son los dueños de la casa, asi no colapsamos los juzgados.

Responder
9
16
#9536 11:14 2/3/2018

Dice algo C's del hogar social Madrid?

Responder
11
4
#9527 9:17 2/3/2018

Análisis completo para desenmascarar la estrategia de la muleta del PP. Desde hace mucho los movimiento sociales son una bocanada de aire fresco en nuestras sociedades ahogadas en consumo.

Responder
13
8
#9525 25:28 1/3/2018

Nosotros vamos a mirar a los okupa y ellos se van a forar.es un estrategia antigua.divide et impera.

Responder
7
3
#9486 18:24 1/3/2018

Se debería empezar a trabajar en estudiar las similitudes que hay entre las políticas que propone ciudadanos, y las que propusieron los partidos de Viktor Orban en Hungría, y Mateusz Morawiecki en Polonia.

Responder
9
2
#9484 18:20 1/3/2018

Excelente análisis, tanto de lo que está detrás de la política de Ciudadanos, como de las alternativas posibles. Gracias!

Responder
15
5

Destacadas

Finanzas éticas
Cómo conseguir que tu banco no invierta en armamento

Diversas entidades financieras éticas han presentado el barómetro de las finanzas éticas e inciden en que aunque es un sector al alza, es imprescindible la educación financiera.

Juicio del 1 de Octubre
¿Quién está quemando Catalunya?
La reacción de la juventud en Catalunya no estaba prevista en ningún guión. La respuesta del consenso, culpar a los incendiarios, sí estaba prevista, pero ha dejado de funcionar.
Represión
Doce detenciones tras las cargas de la policía en la manifestación antirrepresiva de Madrid
La manifestación por la libertad de los presos políticos y la derogación de las leyes represivas se vio marcada por la situación en Catalunya y por las cargas policiales en el centro de Madrid.
Pensamiento
El feminismo que se mira en el espejo del conservadurismo

Hoy el feminismo prohibicionista de la prostitución conecta con el ambiente reaccionario en auge. ¿Puede ser la afirmación identitaria un rasgo de la política emancipatoria?

Juicio del 1 de Octubre
Jóvenes y cabreados
De la resistencia pacífica contra la vulneración de derechos a la protesta más virulenta, hablamos con la generación que más ha hecho notar su frustración en Catalunya.
Medios de comunicación
Nueve formas de detectar ‘fake news’ y un consejo para cuando lo hagas

Se acercan las elecciones y volvemos a enfrentarnos a las fake news. Ante la inacción de partidos políticos y redes sociales, resulta esencial aprender a identificarlas.