Madrid, paralizada ante el auge de Airbnb en el distrito centro

Cada año se duplican las ofertas de Airbnb en Madrid, que ya alcanzan la cifra de 16.313 en la ciudad. Entre octubre de 2015 y enero de 2018 los anuncios han crecido un 219%, lo que supone 328 ofertas nuevas cada mes.


Lavapiés ¿dónde vas?
Acción de la plataforma Lavapiés ¿dónde vas? para denunciar la expulsión de vecinos de este barrio por el auge del sector turístico. Álvaro Minguito
Es investigador y sociólogo en la UNED

publicado
2018-03-01 11:59:00

Cada año se duplican las ofertas de Airbnb en Madrid, que ya alcanzan la cifra de 16.313 en la ciudad. Entre octubre de 2015 y enero de 2018 los anuncios han crecido un 219%, lo que supone 328 ofertas nuevas cada mes.

Ni las medidas de regulación de pisos turísticos anunciadas por el Ayuntamiento de Madrid, ni el decreto elaborado por la Comunidad de Madrid han detenido el desarrollo del mercado, que por el contrario ha aumentado su ritmo de crecimiento durante los últimos meses.

Airbnb Javi Gil 2
Fuente: elaboración propia con datos de Inside Airbnb

Anfitrionas precarias

En Airbnb existen distintos tipos de anfitriones (personas que alquilan su vivienda o habitación en la plataforma). En un polo se encuentran personas precarias o clases medias que buscan recuperar el poder adquisitivo perdido en el contexto de la crisis, a través del alquiler de su vivienda o habitación de manera puntual en la plataforma.

El perfil de estos usuarios responde al modelo de economía colaborativa. Ofrecen el servicio en su primera residencia, no sustituyen vivienda residencial por vivienda para turistas y su actividad apenas tiene impacto en los precios de los alquileres. Estas personas no realizan la actividad durante todo el año, sino de manera puntual. Según el Ayuntamiento de Madrid, tendrán un tope máximo de 90 días al año.

La actividad de estos anfitriones “precarios” se ha duplicado en apenas dos años, y representa el 13,04% del conjunto de las ofertas de Madrid. Los elevados precios de los alquileres hacen que cada vez más personas hospeden a desconocidos por medio de Airbnb para afrontar los costes de su vivienda o para no tener que mudarse a otro barrio. Incluso, en pisos compartidos, cuando uno de los inquilinos deja el piso, es frecuente que quienes se quedan decidan reemplazar a quien se va con huéspedes de Airbnb en lugar de habitantes estables.

El hecho de que los anfitriones “precarios” representen cada vez un segmento mayor del mercado genera muchas posibilidades para Airbnb. La actividad de estos usuarios es la que menor impacto genera sobre los procesos de turistización y la crisis de vivienda. Además, este tipo de usuarios permite que la oferta de Airbnb pueda crecer potencialmente hasta el infinito, hasta que cada vivienda de la ciudad sea una oferta de hospedaje siempre que sus inquilinos se encuentren de viaje.

El crecimiento de este segmento de usuarios explica los aplausos que desde Airbnb se repiten hacia el Ayuntamiento de Madrid y el concejal de Urbanismo José Manuel Calvo. Otro tipo de regulación, como la del Ayuntamiento de Barcelona, legaliza casi 10.000 pisos profesionales para turistas (principal fuente de negocio de Airbnb), pero limita las posibilidades de expansión de Airbnb, ya que no permite el hospedaje entre particulares.

En definitiva, Airbnb está presionando a ayuntamientos como los de Madrid y Valencia para legalizar el hospedaje entre particulares a 90 días, ya que su modelo de negocio a largo plazo depende de este perfil de usuarios. Pero la empresa está lejos de conseguirlo, ya que la realidad en Madrid es otra.

Multipropietarios

En el polo opuesto se encuentran multipropietarios y empresas que se dedican al negocio del alquiler en Airbnb de manera profesional. Se trata de actores económicos que por lo general extraen vivienda del mercado de alquiler para introducirla en Airbnb.

En ningún caso cumplen con los principios de la economía colaborativa, y tienen un efecto nefasto sobre la ciudad: reducen la vivienda en el mercado de alquiler, tienen un fuerte impacto sobre el vecindario y sobre los precios de alquiler. Además, la gran mayoría incumplen la ley, ya sea porque no cuentan con licencia para realizar la actividad o porque violan la normativa de urbanismo.

En Madrid, un pequeño grupo de usuarios controla un buen porcentaje del mercado de Airbnb. Los usuarios que tienen entre seis y veinte ofertas en la plataforma controlan el 16,67% del total. Los usuarios que tienen más de 20 ofertas en la plataforma (sí, hay usuarios que alquilan más de 20 pisos en Airbnb) controlan el 9,38%. Hay 31 usuarios que tienen, entre todos, 1.312 ofertas en Airbnb.

Tabla datos Airbnb Madrid

Lejos de verse disuadidos por la regulación que han anunciado tanto el Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid, su actividad desde abril de 2017 no ha hecho más que crecer. En concreto han inaugurado 885 ofertas nuevas en tan solo nueve meses, de las que un 93,67% son pisos enteros. Es decir, en los últimos nueve meses han extraído un mínimo de 829 pisos del mercado de alquiler.

El negocio está en distrito Centro

El Distrito Centro es la zona de Madrid que más ofertas de Airbnb acumula, con un total de 8.474 ofertas, el 51,95% del conjunto de la ciudad. Existen pocas ciudades en el mundo con un nivel de concentración tan elevado.

Hay un mito en torno a Airbnb que dice que cuanto mayor sea el crecimiento de Airbnb, mayor será su distribución territorial. En Madrid se observa que no es así. Durante los últimos años la concentración de ofertas en Centro apenas se ha reducido, ya que en 2015 representaban el 55,48% del total. Por lo tanto, las ofertas en Centro crecen a un ritmo muy parecido al del resto de la ciudad.

En Madrid se han extraído un mínimo de 7.503 viviendas del mercado de alquiler, y en Centro un mínimo de 4.554 viviendas

Además, en Centro se repite la misma tendencia que se observa en el resto de Madrid. Los anfitriones que responden al modelo de economía colaborativa han crecido en los últimos años, y representan un 11,22% del total.

Pero también ha crecido la cuota de mercado de los multipropietarios. Aquellos que tienen más de seis ofertas en la plataforma controlan el 32,20% del mercado de Centro.

Lo más interesante es que probablemente el 100% de estas ofertas de multipropietarios sean ilegales, ya que incumplen la normativa de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid y el Ayuntamiento podría, si quisiera, sancionarlas y cerrarlas.

Tabla datos alquiler en Madrid centro

La saturación turística de Centro no ha disuadido a los multipropietarios de Airbnb y por el contrario es su principal fuente de negocio. Si se compara la acumulación de ofertas en Airbnb por usuario en Centro y en el conjunto de Madrid, se observa que en Centro los usuarios del modelo de economía colaborativa tienen un peso menor que en el resto de la ciudad.

Por el contrario, el peso de los multipropietarios es bastante superior, lo que significa que en Centro es donde mayor está siendo el proceso de sustitución de vivienda residencial por vivienda para turistas. Se podría decir que cuanto mayor es el número de ofertas que tiene un usuario en Airbnb, mayor es la probabilidad de que sus ofertas se encuentren en el distrito Centro.

Este hecho apunta indudablemente a que la principal fuente de beneficios en Airbnb consiste en sustituir vivienda residencial por vivienda para turistas. En Madrid la oferta turística se encuentra principalmente en el distrito Centro, por lo que se convierte en el objetivo de los multipropietarios de Airbnb.

Si tenemos en cuenta todos los pisos que se alquilan de manera profesional en Airbnb (más de 90 días al año, si aceptamos el criterio del Ayuntamiento), podemos obtener una estimación de cuántos pisos se han extraído del mercado de alquiler para introducirlos en Airbnb.

Así, en Madrid se habría extraído un mínimo de 7.503 viviendas del mercado de alquiler, y en Centro un mínimo de 4.554 viviendas. Y estos números son mínimos porque en el cálculo solo se tienen en cuenta las ofertas de pisos enteros. En realidad la cantidad es muy superior, ya que consta que hay empresas que alquilan los pisos por habitaciones y no como pisos enteros. Por lo tanto, con una regulación como la de San Francisco, solo en Centro habría que cerrar 4.554 pisos de Airbnb, que en la mayoría de los casos pasarían al mercado de alquiler.

Airbnb Javi Gil 1
Fuente: elaboración propia con datos de Inside Airbnb.

Resulta paradójico que en un contexto en que tanto el Ayuntamiento como la Comunidad de Madrid intentan regular la actividad en estas plataformas, la oferta en Airbnb no haga más que crecer. Esto se debe a que ambas regulaciones son insuficientes para atajar el problema que estas actividades generan.

El decreto presentado por la Comunidad de Madrid es una legalización masiva de la actividad siempre y cuando las viviendas cuenten con “agua caliente, calefacción y extintores”.

Con respecto al Ayuntamiento, el consistorio está perdiendo toda credibilidad, ya que anuncia grandes medidas para el futuro pero no ha intervenido con las herramientas con las que ya cuenta hoy en día, que son muchas.

En un contexto en que el malestar ciudadano cada vez es mayor, no se trata solo de frenar los efectos del negocio de los pisos turísticos sobre la ciudad, sino de revertirlos. Por el contrario, ambas regulaciones dan a entender que en Madrid todo vale y que los beneficios inmobiliarios y del turismo están por delante del interés ciudadano.

Relacionadas

Airbnb
París reclama a Airbnb 12,5 millones de euros

El Ayuntamiento de Anna Hidalgo reclama a la plataforma de alquiler de pisos vacacionales una multa por todos aquellos pisos que no cumplen con la nueva normativa de vivienda.

Desahucios
Expulsan a una familia tras 18 años de alquiler
La plataforma vecinal Cuidem Benimaclet ha criticado la Ley de Arrendamiento Urbano por considerarla “injusta”.
3 Comentarios
#9474 13:47 1/3/2018

Que bien. Después de las hipotecas estafa, y posterior compra carroñera de propiedades cuando el valor de éstas han bajado. Ahora vienen este tipo de empresas a contribuir a la subida del alquiler de propiedades, que seguramente pertenecen a los 4 de siempre. Sería tan sencillo como diferenciar el uso de airbnb por habitaciones o apartamentos enteros (éstos últimos con un mayor control para saber si alguien vive allí normalmente. Con las 3 últimas facturas de luz se sabe). Pero claro, eso evitaría la subida en precios de alquiler y bajaría el numero de usuarios de airbnb, empresa que tiene más restricciones en su país de origen que en otros donde no paga un solo céntimo en impuestos y crea 0 puestos de trabajo. Entre americamos y alemanes no vamos levantar cabeza en la p... vida. 5 años exiliado ya, y haciendome a la idea de no volver hasta dentro de 35 años cuando me retire.

Responder
21
0
#9543 11:09 2/3/2018

Necesitamos una opción de izquierdas con urgencia. Es una guerra de clases y vamos perdiendo.

Responder
15
1
#9472 13:22 1/3/2018

Ahora gentrificando Madrid

Responder
20
0

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.


Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Feminismos
Un año de movilizaciones feministas que no caben en 1.000 páginas

2018 fue un año pleno de movilizaciones feministas. Miles de mujeres salieron a la calle. Desde el 8M a las manifestaciones espontáneas contra la sentencia de La Manada, desde el apoyo a las temporeras a la respuesta contra Vox, los feminismos se revelan como fuerza de choque contra el patriarcado y el fascismo, pero también como energía que invita a pensar otros mundos posibles.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Eventos
[Debate en directo] Cómo hacer, ver y contar una huelga feminista
Desde El Salto Diario proponemos un debate abierto de cómo hacer, ver y contar una huelga feminista.
Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.