Huelga general
La huelga general del 30E ha cambiado la percepción social

El trabajo realizado en estos meses nos marca un camino para el futuro que pasa por presionar a la patronal y los gobiernos para conseguir la satisfacción de nuestra Tabla reivindicativa, interpelar a la izquierda política para que ejerza de alternativa y profundizar la alianza sindical y social

U30 Greba Orokorra
Responsable de Estudios del sindicato ELA.
28 feb 2020 06:40

El parlamentario del PNV, Luis Javier Telleria, al tratar de explicar el adelanto electoral decidido por Iñigo Urkullu, señaló que se debía a motivos externos e internos que podían suponer “un cambio en la percepción social” de la realidad. Y entre los internos situó la Huelga General del 30 de enero.

Esa afirmación es un reconocimiento de que la huelga ha conseguido poner en el centro del debate político cuestiones relativas al empleo, las pensiones públicas o los derechos sociales. En miles de asambleas se ha debatido sobre la necesidad de la huelga. Ello, junto al trabajo realizado a nivel local por los comités de huelga, ha conseguido desmontar la falacia del oasis vasco, lo que ha hecho saltar las alarmas del poder político, económico y mediático. Si para ese poder la huelga ha supuesto un riesgo cierto de conseguir cambiar la percepción social, están reconociendo que lo hemos hecho bien. Muy lejos del supuesto “fracaso”, tesis oficial que caducó el mismo día 30.

La adhesión a la huelga en los centros de trabajo ha sido amplia, y diversa por territorio y sector. Nos gustaría la paralización total de la producción y de la normalidad ciudadana, sin duda, pero hay que poner en valor que una parte significativa de la población asalariada haya confrontado con su empresario, abandonado su puesto de trabajo, con el coste económico que conlleva, para salir a la calle y exigir un cambio radical de las políticas y de las prácticas patronales. No hay otro lugar en la Unión Europea donde haya un nivel de adhesión tan grande en este tipo de convocatorias. El caso del estado francés lo evidencia.

Al nivel de seguimiento en las empresas hay que añadir el fuerte nivel de movilización. Solo en las manifestaciones de la mañana en las 4 capitales (Bilbao, Donostia, Gasteiz e Iruñea) participamos más de 125.000 personas. Y esa mañana hubo manifestaciones en otros municipios. A la tarde se celebraron más de 100 movilizaciones, con participación elevada y muy plural.

“Esta huelga ha conseguido desmontar la falacia del oasis vasco, lo que ha hecho saltar las alarmas del poder político, económico y mediático”

Otra de las grandes noticias de la jornada ha sido la capacidad de articular una respuesta amplia, plural, que ha dado cauce a la confluencia de una parte importante y creciente de la población que no solo sufre la precariedad de sus vidas, sino que que está dispuesta a confrontar con estas políticas y a luchar para defender un cambio de las mismas.

Por tanto, la huelga general ha sido la demostración de la existencia de un movimiento sindical y social en lucha, en un contexto en el que se ha pretendido ocultar o ridiculizar los argumentos de quienes la convocábamos y se ha dado voz de manera reiterada y desequilibrada a los portavoces de los gobiernos y la patronal que, como es sabido, nunca ven que una huelga esté justificada.

La huelga se ha venido trabajando durante casi un año. La iniciativa surgió del movimiento de pensionistas. Las organizaciones sindicales y sociales de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria (compuesta por la mayoría sindical vasca y una parte importante de los movimientos sociales, feministas, jóvenes, ecologistas, contra la exclusión social, etc.) hicimos nuestra esa propuesta, y elaboramos nuestra Tabla Reivindicativa. El movimiento de pensionistas y la Carta ampliaron aún más el espectro social, incorporando a más organizaciones sociales, también de otros espacios, como la lucha LGTB+ o antirracista.

Todo eso se visualizó con claridad en las movilizaciones del día 30, y sienta las bases para el trabajo conjunto futuro. No podemos olvidar a quienes, como las empleadas de hogar o muchas personas migrantes, viven situaciones de grave explotación, por lo que en la práctica tienen vulnerado su derecho a la huelga.

El trabajo realizado en estos meses nos marca el camino para el futuro, en el que surgen cinco vías de trabajo. La primera, la presión a la patronal: salario mínimo de 1.200 euros; jornada máxima de 35 horas y mínima de 20; subrogación del empleo subcontratado y acabar con la brecha salarial. Vamos a exigir estas medidas profundizando la lucha en esa dirección.

Huelga general
Feminista izango da

U30 greba feminista izango zela esaten genuen, baina izan al zen? Emakumeok eta feministok espazio politiko mistoetan subjektu bezala agertzeko zailtasunak ditugu, eta gureak diren aldarrikapenekin lehen lerrora jauzi egin behar dugu.


“Vamos a seguir interpelando y exigiendo que el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra aprueben estas medidas y no traten de eludir su responsabilidad”

La segunda, a las instituciones de la CAPV y de Navarra. Hemos puesto en el centro del debate la eliminación de la temporalidad en el empleo público; los derechos laborales de quienes trabajan en las subcontratas de la administración; la necesidad de atajar la brecha salarial; el complemento de las pensiones a 1.080 euros, como demanda el movimiento de pensionistas; los contenidos de la Iniciativa Legislativa Popular contra la pobreza y la exclusión social; el derecho a un sistema de dependencia universal, público y gratuito. Vamos a seguir interpelando y exigiendo que el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra aprueben estas medidas y no traten de eludir su responsabilidad.

La tercera, al gobierno de Madrid. Vamos a presionar para que se reconozca el derecho a negociar los convenios colectivos en Euskal Herria, para dar marcha atrás en todas las reformas laborales y de pensiones (no solo las de los aspectos más nocivos de las de Rajoy).

“Las organizaciones que convocamos la huelga general necesitamos una izquierda política que confronte las políticas neoliberales y que ponga alternativas encima de la mesa”

La cuarta es una interpelación a los partidos de izquierda. Las organizaciones sindicales y sociales que convocamos la huelga general necesitamos una izquierda política que ejerza como tal, que confronte las políticas neoliberales, sus políticas presupuestarias y fiscales y que ponga encima de la mesa políticas alternativas, haga pedagogía y construya masa social a favor de las mismas. Los acuerdos presupuestarios alcanzados en la CAPV por Podemos, o en Navarra por EH Bildu van justo en sentido contrario, tanto por sus contenidos como por las cosas que se dicen: por ejemplo, que el acuerdo en Navarra recoge los contenidos de la Tabla Reivindicativa de la Huelga, algo que no se corresponde en absoluto con la realidad. Este tipo de afirmaciones propagandísticas y autojustificativas tienen un recorrido muy corto y no hacen sino despistar a las bases militantes.

Y la quinta y última es la profundización de la alianza sindical y social. La Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria tiene abierta una reflexión sobre su futuro. Conseguir que toda la fuerza social que se ha construido en esta huelga se articule en ese proceso. Es un reto ilusionante.

Huelga general
Voces después de la huelga

Dos semanas después de la huelga convocada en Euskal Herria abrimos un espacio para los análisis y el debate desde los movimientos. En lo próximos días publicaremos diversos textos de valoración.

Relacionadas

Huelga general
La libertad está más cerca el día después de la huelga general

Esta huelga se ha gestado desde la reflexión de que en Euskal Herria existen condiciones sociales y políticas para dar un paso más en la confrontación, ya que,  la tensión mostrada por los movimientos feminista, pensionistas y sindical es de subrayar. La única forma que tenemos de avanzar es seguir trabajando en la construcción del contrapoder en los centros de trabajo y en los barrios.

Huelga general
Feminista izango da

U30 greba feminista izango zela esaten genuen, baina izan al zen? Emakumeok eta feministok espazio politiko mistoetan subjektu bezala agertzeko zailtasunak ditugu, eta gureak diren aldarrikapenekin lehen lerrora jauzi egin behar dugu.

Huelga general
La huelga del 30E y los bloques por la ruptura proletaria

La reciente huelga general no consiguió paralizar la producción ni materializar sus reivindicaciones, pero los bloques proletarios han supuesto un avance respecto a las anteriores y han mostrado la existencia de una juventud comunista por la ruptura política.

0 Comentarios

Destacadas

La semana política
Nenúfares

Los datos del paro elevan la campaña contra la gestión del Gobierno. Por medio de la intoxicación en Twitter y WhatsApp se extiende una caza del chivo expiatorio cuyo fin es la caída del Gobierno de coalición. La semana termina con una situación límite en el sistema sanitario, que registra más de 800 muertes cada día.

Coronavirus
“Tuvo que llegar una pandemia para visibilizar a las personas sin hogar”
¿Qué pasa con quien no tiene hogar? El coronavirus puede servir para conocer y cambiar las condiciones en las que viven las personas más empobrecidas.
Coronavirus
El declive de la sanidad venía de lejos

Es necesario tener muy presente que las políticas económicas llevadas a cabo desde la creación de la zona euro y, muy especialmente, desde el estallido del crack financiero han maltratado de manera sistemática a los sistemas de salud pública.

Coronavirus
Menos violencia de género según la Policía, más consultas al 016
Expertas alertan de que estos datos no revelan que la violencia de género haya disminuido y advierten de que habrá que esperar a que termine el estado de alarma.
Memoria histórica
Canción de una pandemia

“Resistiré”, la canción popularizada por el grupo Dúo Dinámico con letra de Carlos Toro Montoro y elementos tomados de la canción de Gloria Gaynor “I will survive”, esconde una historia que conviene recuperar: la de Carlos Toro Gallego, padre del autor de la letra. Él resistió.

Últimas

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.

Coronavirus
¿Prólogo al ecofascismo?

Si aceptamos este momento como un acto fundacional en lugar de crear un clima destituyente e impugnador, seguramente estaremos aceptando participar en un acontecimiento que con toda facilidad va a ser utilizado como analogía positiva para desarrollos autoritarios.