Coronavirus
Ayuso se monta su propio 8M

El 1 de Mayo, día del trabajador y de la trabajadora, del sanitario y de la sanitaria que en precario perderán sus puestos como personal extra para luchar contra el covid-19, la máxima mandataria clausuraba el hospital de campaña del Ifema con un apretado festín en el que no faltaba nada, solo un pequeño detalle: las distancias de seguridad. 

Ayuso Ifema Cierre 1 de Mayo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en el acto de cierre de las instalaciones de Ifema habilitadas para atender a enfermos de covid-19.
2 may 2020 09:34

El #8M fue “el mayor infectódromo de Madrid”. Estas palabras, vacías de datos pero llenas de intencionado rencor, pronunciaba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, horas antes de mostrarle al gran público lo que andaba barruntando. Ella tenía su propia convocatoria multitudinaria, pero aún no quería dar pistas. Prefería seguir cargando las tintas sobre la convocatoria feminista, chivo expiatorio del coronavirus en la región.

El 1 de Mayo, día del trabajador y de la trabajadora, del sanitario y de la sanitaria que en precario perderán sus puestos como personal extra para luchar contra el covid-19, la máxima mandataria clausuraba el hospital de campaña del IFEMA con un apretado festín que aglutinaba a miles a las puertas, entre facultativos que abucheaban y reclamaban sanidad pública, algún despistado que pedía fotos con la presi, el alcalde y compañero de partido José Luis Martínez-Almeida, consejeros y consejeras, concejales y concejalas, algunos miembros de la oposición, cinco enfermas y un food truck de fondo que vendía bocatas de calamares. No faltaba nada, solo un pequeño detalle: las distancias de seguridad, por las que clamaba durante su solemne mitin de despedida.

Coronavirus
La Comunidad de Madrid prescinde de personal extra contratado contra el covid-19

Integrantes del personal sanitario contratado como extra para frenar la pandemia del covid-19 en la Comunidad de Madrid no han sido renovados en sus puestos de trabajo o han sido dados de baja con contrato vigente. Así informan a El Salto profesionales pertenecientes a la Unidad Central de Radiodiagnóstico (UCR), que atiende a seis hospitales de toda la comunidad.

El hospital improvisado ha cerrado sus puertas porque “apenas hay contagios” pero “no es momento de relajarnos sino de ir preparándonos por si hubiera un repunte”, declaraba una Ayuso exultante ante unas personalidades políticas hiperrelajadas, mientras sus compañeros de partido no podían ocultar las comisuras de sus sonrisas asomándose tras las mascarillas.

Este apoteósico final no podía darse más que en este apoteósico mastodonte, estandarte publicitario de una gestión sanitaria cuestionada por todos los frentes. “Queremos los test” gritaban los y las sanitarias, mientras Ayuso aplaudía. No sabemos muy bien si se estaba enterando de las demandas —posiblemente la mascarilla tape bocas y oídos— pero bien clarito se lo estaban diciendo.

Ayuso ha permanecido escondida —confinada por la enfermedad y por las críticas— mientras las muertes en las residencias se multiplicaban hasta superar las 5.000

La imagen de ayer no es más que el fin de una carrera contra el covid-19 en la que Ayuso ha permanecido escondida —confinada por la enfermedad y por las críticas— mientras las muertes en residencias de mayores públicas y privadas se multiplicaban hasta superar las 5.000. Mientras las UCIs y los respiradores se agotaban obligando a un personal híper recortado a aplicar criterios de selección de pacientes. Mientras los pasillos de urgencias de unos hospitales, que han visto sus camas recortadas año tras año, se veían superados por la pandemia.

Una carrera en la que la presidenta de la Comunidad solo ha hecho acto de presencia con apariciones fugaces para ir a la Almudena a llorar por las víctimas o para intentar conectarse en un fugaz pleno supuestamente zascadilleado por problemas de conexión. También para gritar alto y claro en la Asamblea de Madrid, en su única jornada presencial, que los menús de Telepizza y de Rodilla que suministra a los niños y niñas de familias vulnerables son mejores que los que suministraría Podemos, que serían “la nada” como los de “Venezuela”.

Además su mano invisible le dio el estacazo final a las escuelas infantiles y repartió 1.000 tablets en una comunidad con más de 11.500 familias perceptoras de la Renta Mínima de Inserción (RMI).

Sanidad
Contundente condena a la Comunidad de Madrid por su gestión de la crisis del coronavirus

Desde la opacidad al vaciamiento de la atención primaria. Profesionales de la sanidad madrileña explican las deficiencias cometidas por la Comunidad de Madrid en la gestión de la pandemia de covid19.

Y así, tan rápido como llegó, se esfuma el Ifema, proyecto estrella que intentará vender para resolver la crítica situación de la sanidad pública madrileña ante la pandemia. Ayuso, impotente por su obscena desarticulación promovida por sus antecesores desde Esperanza Aguirre en adelante, quiso sacarse de la manga este talismán que se estrelló ante la contundencia de un sistema sanitario público devastado.

Más allá de lo estimulante que pueda haber sido como experiencia para algunos médicos que generosamente se prodigaron en él, este elefante blanco, improvisado, sobredimensionado y caótico, cierra sus puertas en la misma clave de marketing con que las abrió. El luctuoso balance de la Consejería de Sanidad madrileña será el toque de realidad para redactar su epitafio.

Relacionadas

Sanidad pública
Médicos MIR confirman que irán a la huelga en Madrid
Personal sanitario en formación comenzarán un paro el 13 de julio ante la “nula intención” de la Consejería de Sanidad de negociar un convenio.
Alimentación
Pasar hambre en Madrid, antes y durante el coronavirus

La crisis del coronavirus ahonda en una brecha alimentaria que ya existía en Madrid, donde casi un millón de personas no tenía acceso a una dieta suficiente antes de la pandemia. En 2019, PP y Ciudadanos rechazaron en la Asamblea de Madrid una iniciativa para promover el derecho a la alimentación por considerar que estaba cubierto. 

4 Comentarios
#59327 9:50 4/5/2020

Peor veo vicepresidentes que por no perder protagonismo se saltan cuarentenas

Responder
0
2
#59310 23:07 3/5/2020

Vais sin piedad hacia una mujer que no ha hecho nada mas que ser del PP y os lanzais a criticar cada paso que da. Es una mujer y presidenta de una comunidad. No queremos altos cargos ocupados por mujeres?

Responder
0
3
#59242 24:40 2/5/2020

La verdad es que Ayuso ha ganado muchos puntos durante esta crisis sanitaria y su imagen ha salido muy mejorada incluso entre la gente que no comulga con su ideología. Se nota cuando alguien hace las cosas con buena intención.

Responder
0
3
Galentine
Galentine 24:07 2/5/2020

Isabel
Díaz
Ayuso
I. D. A. Totalmente

Responder
0
2

Destacadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos

El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.

Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenrife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.