Agricultura
A propósito de las reivindicaciones del campo: La larga agonía del modelo agropecuario intensivo e industrial

Apuntes para un análisis de las causas estructurales de la crisis agraria que las movilizaciones del campo han puesto, por fin, en la agenda pública.

manifestación agricultores ganaderos MInisterio
Manifestación de agricultores y ganaderos frente al Ministerio de Agricultura en 2014. Álvaro Minguito

No estamos sólo frente a una crisis de precios, ni de costes de producción, y por supuesto el problema no es la subida del SMI, estamos ante algo muchísimo más grave y complejo que carece de solución, o al menos de una solución fácil: la quiebra del metabolismo social y la insostenibilidad estructural del modo de producción agroindustrial, que no sirve para alimentar bien a la población y encima erosiona dramáticamente las propias condiciones materiales de la producción de alimentos. Hablamos de la fertilidad del suelo, los grandes ciclos biogeoquímicos, el ciclo del agua y los recursos hídricos, así como otros servicios ambientales fundamentales para la vida como la biodiversidad o la estabilidad climática.

El actual modelo agrícola y ganadero basado en la intensificación productiva con enorme consumo de recursos fósiles, en una competencia internacional brutal propiciada por la liberalización del comercio mundial, en la especulación financiera con alimentos y tierras, y en el control de los mercados de semillas, maquinarías, fertilizantes y fitotóxicos (eufemísticamente llamados fitosanitarios), así como de la distribución y comercialización por cada vez menos empresas privadas cada vez más poderosas, está abocado a un estrepitoso fracaso. Fracaso que ya podemos empezar a atisbar en el aumento de la pobreza y la desnutrición en amplios territorios del Sur, en el aumento de la obesidad y otras enfermedades nutricionales en el Norte, y en las crisis de los sectores productivos y del campesinado del Sur y del Norte, así como en el abandono del mundo rural.

Si la agroganadería antes de la mutación sólo requería de energía solar y trabajo (humano y animal), ahora tras la modernización capitalista requiere además un enorme flujo de energía fósil en forma de maquinaría y combustible, en forma de fertilizantes y pesticidas sintéticos

La actividad agropecuaria en los dos últimos siglos ha sufrido una mutación brutal en cuanto a los fines y a los medios. En cuanto a los fines: ha dejado de estar orientada a cubrir las necesidades de la reproducción social para pasar a estar orientada hacia la producción de beneficio financiero y especulativo, o sea, ya no importa tanto producir alimentos (y ya no importa nada que estos sean sanos) como producir plusvalía.

En cuanto a los medios: si la agroganadería antes de la mutación sólo requería de energía solar y trabajo (humano y animal), ahora tras la modernización capitalista requiere además un enorme flujo de energía fósil en forma de maquinaría y combustible, en forma de fertilizantes y pesticidas sintéticos, así como para el envasado, transporte y distribución de los alimentos. Este flujo es tan desmesurado y creciente que ha hecho irrentable y antieconómica la actividad agropecuaria medida en términos de energía: se gasta más energía de la que se extrae. Esta insostenibilidad termodinámica ha permanecido oculta mientras el suministro de petróleo ha sido fácil y por lo tanto barato, pero a medida que este vaya siendo cada vez más escaso y caro, como de hecho acontece ya, la irrentabilidad y el absurdo del actual modelo estallará. Dice Jane Goodall que en el futuro comprenderemos que cultivar alimentos con venenos no era una buena idea, también acabaremos por comprender que gastar más energía en producir alimentos de la que obtenemos con ellos no se puede soportar en un mundo finito y sometido a las implacables leyes de la termodinámica.

Véase el ejemplo del aceite de oliva, que cuando procede de cultivos superintensivos y supermecanizados se convierte en un producto dañino para el empleo, que hunde los precios, desecan los acuíferos, contaminan los suelos y producen en buena lógica un aceite insalubre
Este modelo está estallando ya, está quebrando la rentabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones, está quebrando las cadenas alimentarias y comprometiendo la seguridad alimentaria mundial, y está dañando la salud pública con alimentos cada vez más insanos que repercuten en el sistema sanitario cada vez más saturado por enfermedades cuyo origen es cada vez más ambiental y nutricional. Además, este modelo es uno de los principales causantes de la disrrupción y desestabilización del clima. Como somos inter-dependientes y eco-dependientes y todo está relacionado es imposible que lo que no es bueno para la tierra, el clima y las otras especies sea bueno para los cuerpos humanos y para la sociedad. Véase el ejemplo del “oro verde”, o sea del aceite de oliva, que cuando procede de cultivos superintensivos y supermecanizados (como los del desierto de Tabernas en Almería) se convierte en un producto dañino para el empleo, que hunde los precios arruinando a los olivares tradicionales de secano, desecan los acuíferos, contaminan los suelos y producen en buena lógica un aceite insalubre, ecocida y antisocial.

La modernización de la agricultura capitalista provocó cambios en la composición de clase del mundo rural ibérico que han de analizarse para poder entender el alcance de las movilizaciones que se están produciendo en estos días. Sigue existiendo una fracción jornalera, de campesinos sin tierra que trabajan en las explotaciones pequeñas, medianas y grandes en condiciones de temporalidad, precariedad y sobreexplotación, en algunas ocasiones en condiciones de sumisión con tics semifeudales, paliadas en Extremadura y Andalucía por lo que seguimos conociendo como PER. No por casualidad una gran parte de esta mano de obra es población migrante en condiciones de gran exclusión social que sufre además el peso del racismo… y que no están representados por las organizaciones agrarias mayoritarias, y no participan en las movilizaciones actuales.

Los pequeños y medianos productores, autónomos y pequeños empresarios, aunque tienden a colocarse más cerca de los terratenientes, son hoy en día víctimas de la crisis estructural del modelo agropecuario, porque en el fondo son marionetas de la industria, con un poder mínimo de negociación frente a las grandes fuerzas
Por otro lado, en ausencia de una Reforma Agraria que lleva un siglo o más pendiente, no han dejado de existir terratenientes. Los viejos: los dueños de España desde la Reconquista, y los nuevos: los asociados a los fondos de inversión, los dueños de las grandes cadenas comerciales que están propiciando un peligroso acaparamiento de tierras y aguas en lo que podemos calificar como “contrarreforma agraria”. Se llevan la mayor parte de las ayudas y subvenciones de la PAC, controlan las principales organizaciones de la patronal agraria desde las que se ha boicoteado la subida del sueldo mínimo interprofesional, y no simpatizan en nada con el actual gobierno contra el que parecen dispuestos a utilizar y dirigir el lógico malestar del campo.

Entre medias de estos sectores “clásicos” de la lucha de clases en el medio rural, están los pequeños y medianos productores, autónomos y pequeños empresarios que, aunque son propietarios de sus tierras y tienden a colocarse ideológicamente más cerca de los terratenientes, son hoy en día víctimas de la crisis estructural del modelo agropecuario, porque en el fondo son meros gestores intermediarios de flujos de capital y recursos, marionetas de la industria fitoquímica, de la industria de los transgénicos, muy dependientes de la financiación bancaria y con un poder mínimo de negociación frente a las grandes fuerzas que operan y dominan los mercados agroalimentarios. Sus posiciones ideológicas demasiadas veces caen en el saco de lo que llamamos “falsa conciencia” alineadas con organizaciones como UPA y COAG que son las correas de transmisión del sindicalismo de concertación de UGT y CCOO, que llevan lustros facilitando el vuelco neoliberal, que precisamente está arruinando a las explotaciones familiares. 

La bienintecionada reivindicación de una ley de precios mínimos además choca con la propia “cultura de masas” que se ha ido imponiendo por la que la agricultura, el campesinado y la naturaleza tienen que subvencionar la reproducción social de las poblaciones urbanas con productos alimentarios de bajo coste
De esta segmentación básica y muy esquemática del sector agropecuario ibérico podemos derivar la siguiente conclusión: el campesinado ha desaparecido como clase. El campesinado que era la clase social que producía bienes de uso antes que de cambio, que atendía las necesidades de reproducción social antes que las de beneficio y plusvalía, y que tenía una posición estratégica mediando entre el metabolismo social y la naturaleza, ha desaparecido, ha sido destruido, segmentado, dividido, desplazado allende de nuestras fronteras nacionales y continentales. Por eso, los análisis clásicos de la izquierda sobre las clases sociales no son capaces de aprehender la realidad contemporánea del mundo rural. No son capaces de realizar las preguntas pertinentes y sus respuestas son estériles, y sus soluciones simples a problemas tan complejos son inútiles e inoperantes. Así, la bienintecionada reivindicación de una ley de precios mínimos (o sea, de una intervención pública sobre los mercados alimentarios y la consideración de la alimentación como un derecho social) choca frontalmente con el sacrosanto libre comercio, con la política del UE y con el marco de la globalización. Pero es que además choca con la propia “cultura de masas” que se ha ido imponiendo en estos decenios (y de la que participan los propios dirigentes y personas en general de izquierda o progresistas) por la que la agricultura, el campesinado y la naturaleza tienen que subvencionar la reproducción social de las poblaciones urbanas con productos alimentarios de bajo coste. Roza el absurdo también pedir una intervención pública del mercado alimentario y no pedir lo propio para el mercado de la electricidad y la energía en general, para el de las telecomunicaciones y el de la producción químico farmaceútica como mínimo, y resulta hasta patético la petición al papá Estado de que salve la agricultura familiar y de pequeña escala, por parte de organizaciones que llevan decenios colaborando en el desmontaje del Estado en favor de los mercados y de la burocracia europea cooptada por el poder financiero.
No es de extrañar que con este argumentario simplón y anti ilustrado, sea en los círculos y sedes de ASAJA o APAG donde se ha forjado la reacción neofascista del Vox rural, que está haciendo irrespirable el ambiente social de nuestros pueblos y campos
En el marco de la actual quiebra del metabolismo social, en relación con la naturaleza en la que se inserta, resulta trágica la ceguera cortoplacista de las organizaciones mayoritarias del campo peninsular que siguen ignorando que el cambio climático está afectando ya a la rentabilidad de sus explotaciones. El presidente de ASAJA, Pedro Barato, hacía el otro día unas declaraciones que ilustran a la perfección esta “falsa conciencia” ecocida y suicida: “en conjunto hacen cada día menos rentable la actividad agraria por los bajos precios: la exigencias comunitarias en materia de medio ambiente, la demonización de la actividad por el bienestar animal, normativas más duras y costosas para el uso de algunos fertilizantes y productos fito o zoosanitarios, nuevas amenazas de menos ayudas en la reforma de la PAC… y para rematar el nuevo SMI”. En otras palabras que la culpa de sus problemas la tienen los ecologistas y los animalistas, el nuevo gobierno y la PAC. No es de extrañar que con este argumentario simplón y anti ilustrado, sea en los círculos y sedes de ASAJA, APAG y otras organizaciones donde se ha forjado la reacción neofascista del Vox rural, que está haciendo irrespirable el ambiente social de nuestros pueblos y campos, y que trata de rentabilizar el malestar rural para sus intereses espúreos.
A derecha e izquierda todos quieren soluciones sencillas, polarizadas de amigo/enemigo, pero los problemas del campo, que son los problemas de la alimentación y del cambio climático, del agotamiento del petróleo y del progresivo colapso de nuestro modo de vida insostenible, no admiten respuestas sencillas
A derecha e izquierda todos quieren respuestas fáciles, soluciones sencillas, esquemas claros y polarizados de amigo/enemigo, pero los problemas del campo, que son los problemas de la alimentación y que son los problemas del cambio climático, del agotamiento del petróleo y del progresivo colapso de nuestro modo de vida insostenible, no admiten respuestas sencillas, incluso puede que estas acaben por complicar más las cosas. La tarea inmensa, perentoria y dramática de diseñar una salida civilizada y no bárbara a la crisis del modelo agrícola y de la sociedad de consumo, que nos reinserte en los límites de un planeta de recursos finitos y en una naturaleza con leyes y límites infranqueables, no se puede abarcar en este artículo, ni en varios, es más una tarea de mutación económica, cultura y política que atañe a los movimientos sociales, es una tarea revolucionaria, es una tarea de supervivencia colectiva, es una tarea de reinvención civilizatoria. Y una de las cuestiones que urgen en esta titánica labor que tenemos que empezar es la de plantearnos la siguiente cuestión: ¿cómo se reconstruye la clase campesina, una clase social que es vital para cubrir las necesidades humanas sin menoscabar las condiciones de la propia producción, condiciones que no son otras que la naturaleza, la biodiversidad, la estabilidad climática y los ciclos de nutrientes y minerales? La agroecología, la ecología como ciencia de la vida, los conocimientos y experiencias de los pueblos originarios y del campesinado mundial que todavía existe y resiste, la antropología y la historia… contienen algunas de las claves para pensar esta reconstrucción.

Relacionadas

Coronavirus
La emergencia sanitaria aviva la demanda de un ingreso incondicional para toda la población

Entre la urgencia de garantizar una seguridad material a quienes ven ahora en peligro su supervivencia económica y el empuje a un cambio de paradigma que permita repensar la relación entre trabajo y acceso a recursos, el debate de la renta básica se abre paso en los medios y quizás también en el gobierno. 



19 Comentarios
#47338 23:02 11/2/2020

El análisis de Fernando es fundamentado y certero, además lo cuenta con belleza, en parte por su sabiduría, pero sobre todo por su actitud. No lo ve fácil, no lo ve sencillo pero apunta hacia un mundo en el que vale más la dignidad de las personas que cualquier signo e codicia. Porque cuando se vive con dignidad, como es su caso, no se necesita más para ser feliz. Gracias por contarlo tan sabio y bonito. Ni se te ocurra abandonar porque haya personas que aún no te cogen el punto.

Responder
3
0
#47126 21:49 7/2/2020

Muy bueno! Creo que para hacer estos cambios hacia la agroecología a nivel territorial y no sólo de finca es imprescindible un cambio de mentalidad, un giro hacia la izquierda, en el medio rural, pero me parece complicado cuando la izquierda que más se hace oír, la urbana, no empatiza con los productores. Necesitamos sentirnos parte! No percibimos corresponsabilidad cuando se demoniza la caza, por ejemplo (y con eso me refiero, por ejemplo, estamos dispuestos a aceptar la presencia de mastines vigilando los rebaños, a asumir un aumento de precios derivados de un aumento de costes por necesidad de cercados, pastores, perros..., pagaremos el doble por las patatas el año que no haya llovido, o por el trigo el año que una alta población de jabalís destroce los campos, o buscaremos fuera el producto barato dejando arruinarse el productor de aquí?). Mucha gente que defiende aferrizadamente el lobo despotricando de ganaderos después busca la opción barata del intensivo (que no se me malinterprete, estoy muy de acuerdo con la coexistencia de la fauna con la ganadería, pero no podemos dejar que carguen el peso sólo unos, aquí o pringamos todos o nadie). Como dices, los discursos simplistas también de la izquierda cuando se refieren al mundo rural, hacen mucho daño. Se han despreciado tradiciones y prácticas ligadas a saberes en nombre del progreso, ahora entre algunos sectores ecologistas empieza a tomar fuerza una corriente de rewilding que al fin y al cabo tiene un marcado discurso anti-rural, y el feminismo más urbano tampoco es capaz de interpelar a la mujer rural con sus discursos progres, a menudo excluyentes (cuántas veces hemos escuchado o leído que no puedes ser feminista si eres especista? En qué posición deja ésto a las ganaderas, o a muchísimas mujeres rurales que directamente les estan diciendo que no pueden formar parte de éste movimiento?), salidos más de debates universitarios que de la realidad.
Todo esto hace que no nos sintamos interpelados como actores y parte de la solución a la crisis ecológica y social, sino como parte del problema.
Aún así hay iniciativas de resistencia rural a las que hay que dar voz. Creo que son muy necesarias organizaciones de base que defiendan la ruralidad desde la izquierda.

Responder
4
1
#47091 14:11 7/2/2020

¡Muchas gracias Fernando! excelente artículo. La huida hacia delante dentro del marco capitalista industrial sólo puede agravar la crisis ecológica y social. Esto no es fácil de aceptar, pero es la única conclusión ilustrada que cabe. Como bien dices, hay que recuperar al campesinado y a una producción que esté enfocada hacia la reproducción social y no del capital. La cacareada "transición ecológica" debería de ser principalmente una transición de las ciudades hacia el campo y de la agricultura y ganadería industrial hacia las prácticas agroecológicas y para ello el Estado debería de poner todos los recursos que fuesen necesarios, en vez de tratar de mantener a toda costa sectores industriales que están avocados a su derrumbe, a corto o medio plazo, debido al encarecimiento de los recursos fósiles y minerales. Querer mejorar las condiciones de lxs jornalerxs y pequeñxs agriculturxs dentro de este marco capitalista es evidentemente una respuesta lógica y legítima cuando no se vé la revolución a la vuelta de la esquina, pero estoy de acuerdo con Fernando en que necesitamos comprender mejor el contexto histórico de crisis civilizatoria en la que estamos sumergidos, ya que, de lo contrario, seguiremos fracasando en nuestras luchas. En ese sentido, la propuesta es clara: que el Estado ponga todos sus recursos a disposición de un nuevo desarrollo rural basado en prácticas agroecológicas y economías poscapitalistas centradas en la mejora de las condiciones de la reproducción social y ecológica, en vez de las del capital. Pero como eso no va a suceder sin lucha, tenemos que facilitar por todos los medios (artículos como este son de gran ayuda) que la sociedad civil comprenda el momento de quiebra del capitalismo industrial globalizado y de disputa por los nuevos órdenes que configurarán la sociedad futura. Una realidad que exige un incremento de la autoorganización social para crear un movimientos de movimientos que aúne e integre las luchas de clase, feministas, ecologistas y decoloniales.

Responder
10
1
#47101 15:56 7/2/2020

Gracias, porque leyendo el resto de los comentarios indocumentados a uno se le quitan las ganas de escribir.

Responder
6
3
#47071 23:25 6/2/2020

Volver a la agricultura de los pueblos originarios? Vaya tela, con medidas como ésta en breve el campo será de vox. No somos más torpes y fuera de la realidad porque no entrenamos

Responder
8
15
#47104 16:04 7/2/2020

Aprende a leer primero, y luego a comprender lo que lees. Tu racismo contra los pueblos originarios demuestra tu analfabetismo (eso es perdonable) y tu racismo y vileza moral (esas imperdonables).

Responder
6
2
#47146 11:24 8/2/2020

Me gustaría saber cuantos agricultores han leído este artículo y de los que lo han leído cuantos están de acuerdo con lo que aquí se plantea

Responder
1
0
#47052 20:16 6/2/2020

ok, genial, cuando caiga el capitalismo vendrá la arcadia feliz en el campo, pero ¿mientras tanto qué medidas propone el autor del artículo para mejorar la condición de los agricultores y ganaderos?

Responder
8
18
#47103 16:01 7/2/2020

El autor propone pensar la complejidad y trabajar, para respuestas fáciles ahí tienes a Asaja en la ceoe (con mercabrona, carreful, y otros bastardos) amenazando de bloquear Extremadura mientras siguen enriqueciéndose y llevandose muerto las subvenciones, o los no menos corruptos de upa y coag ladrando contra el lobo. Esos si tienen respuestas y alternativas: salvar su culo.

Responder
8
0
#47105 16:05 7/2/2020

Que te culturices.

Responder
4
0
#47049 20:04 6/2/2020

Mucha teoría, con palabros y disquisiciones urbanitas con lenguaje estilo núcleo irradiador, pero pocas propuestas y soluciones. Con artículos como este damos más munición para que la gente del campo se una a los discursos de Vox. Vaya empanada mental tiene cierta izquierda purista

Responder
6
18
#47046 19:24 6/2/2020

Buenas tardes, muy buen análisis sobre la situación, algún aporte o idea para las próximas campañas ? Los préstamos, inversiones, jornales etc.....

Responder
5
13
#47829 17:53 21/2/2020

AGROECOLOGÍA

Responder
0
0
#47043 19:00 6/2/2020

Una síntesis de la realidad del campo magnífica, pero nadie quiere mirar a la cara de la industrialización agraria hacia donde nos lleva

Responder
17
15

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.