Adelante Andalucía
Gobernar y gobernarnos. Una propuesta para la izquierda andaluza

Algunos de los episodios de mayor tensión en la coalición Adelante Andalucía han tenido lugar en mitad de la pandemia del coronavirus. A la incertidumbre a la que se enfrenta el territorio más poblado y más vulnerable ante la crisis económica que viene se le suman las incógnitas de futuro de su izquierda frente al primer gobierno conservador de la autonomía andaluza, que no se desinfla.

Adelante Andalucía Mitin
Mitín de Adelante en Dos Hermanas. Alfonso Torres

Politólogo

@JJuradoAn

7 jun 2020 10:00

Ni siquiera esta pandemia ha sido motivo de tregua en la la izquierda andaluza. Adelante integra a Anticapitalistas, Izquierda Unida se opone; en Podemos arrecian los debates sobre su nueva dirección autonómica… Se ha prestado escasa atención a estos movimientos por existir cuestiones de actualidad decididamente más importantes, pero también por el evidente hastío ante la enésima disputa interna. La incógnita sobre el futuro de la izquierda en el territorio más poblado y más vulnerable ante la crisis económica que viene no es, sin embargo, una cuestión menor. Este artículo, por tanto, tiene dos propósitos: ayudar a comprender qué está pasando en la izquierda andaluza mediante un mapa-resumen y señalar una posible salida al laberinto en que se encuentra inmersa.

La izquierda andaluza está atravesada por dos ejes que representan dos debates diferentes. Imaginemos una tabla.

En un eje tenemos la cuestión territorial, el debate entre las organizaciones de base netamente andaluza o de carácter estatal. No se trata del modelo de Estado propuesto en los programas de cada organización, aunque evidentemente algo indique al respecto. Es, por el contrario, una cuestión con entidad propia que tiene que ver con el núcleo duro de cualquier organización: dónde y quiénes toman las decisiones legítimas que han de ser obedecidas por todos. Este debate se materializa en temas aparentemente baladíes como la gestión de los ficheros o la elaboración de los presupuestos internos de cada organización, y en cuestiones cruciales como la elaboración de listas a las elecciones generales y la disciplina interna de los electos en cualquier institución. No es una simple batalla por el poder entre dirigentes: es la línea que marca la diferencia entre la existencia de partidos estatales en Andalucía y la existencia de un partido andaluz en las instituciones del Estado. Un hecho que alteraría profundamente la configuración del sistema de partidos en toda España.

El otro eje no es de carácter organizativo sino político, y tiene que ver con la forma de abordar la relación con el otro gran partido de la izquierda, el PSOE, tanto en Andalucía como a nivel estatal. Si bien ha cobrado fuerza especialmente desde el pasado año, cuando Unidas Podemos adoptó formalmente la estrategia del cogobierno a nivel estatal, el tema ya fue (y sigue siendo) objeto de tensos debates a nivel municipal en el seno de Adelante. A nivel autonómico, la alergia de Susana Díaz a cualquier posibilidad de entendimiento con la izquierda ha impedido que tal debate se materialice, pero no es descartable que en el futuro pueda surgir esta tensión.

Trazado el mapa, ubiquemos a las organizaciones.

  • Anticapitalistas se ubica nítidamente en un cuadrante: el que se niega en redondo a cualquier tipo de cogobierno con el Partido Socialista en ningún ámbito institucional y defiende que Adelante sea una organización de obediencia andaluza cuyos representantes electos sean designados exclusivamente desde Andalucía y dispongan en las instituciones estatales, al menos, de una autonomía equivalente a la de las confluencias catalana y gallega en el seno del grupo confederal de Unidas Podemos. En estas posiciones, Anticapitalistas ha sido secundado por otros dos partidos integrantes de Adelante: Primavera Andaluza e Izquierda Andalucista.
  • Izquierda Unida y Podemos, por su parte, se ubican en el cuadrante contrario: forman parte del gobierno estatal sin descartar su ampliación a otros ámbitos y hasta ahora se han negado tanto a que sus representantes andaluces sean designados en el territorio como a que dispongan de una mayor autonomía una vez electos.

Ante esta situación, la tentación de imaginar un choque de trenes es poderosa. A día de hoy la opción más probable parece el abandono de IU y Podemos del espacio de Adelante para constituir una sucursal andaluza de Unidas Podemos, sin descartar una larga batalla legal por el control de la marca Adelante, y el consecuente enfrentamiento electoral en los próximos comicios, sean cuales sean. Un juego de suma cero en el que muy posiblemente ambas formaciones salgan perdiendo en votos y escaños.

Vivimos un renacer del andalucismo en el ámbito social y cultural que necesita una traducción en términos político-electorales

A este pesimismo de la razón debemos oponer el optimismo de la voluntad. La gravedad de la situación política, económica y social debe hacernos reflexionar sobre las consecuencias de dividir en Andalucía un espacio político que se ha demostrado relativamente resistente ante la hecatombe que supuso para las llamadas “fuerzas del cambio” el último ciclo electoral en el resto de España.

Dos son los escollos que enfrenta el futuro de Adelante Andalucía, y no uno solo. Poco aporta el argumento fácil que resume el conflicto en el antiandalucismo o jacobinismo de las direcciones de Podemos e IU. Algo tendrá de verdad, pero en todo caso su rechazo a una candidatura netamente andaluza tiene también que ver con la legítima preocupación de que sus diputados se nieguen a sostener un cogobierno en el que han empeñado todo su capital político. Igualmente inconsistentes son las voces que atribuyen todo el conflicto a una maniobra de Anticapitalistas para quedarse con un trozo mayor del pastel en su divorcio con Podemos. Nuevamente, puede haber algo de verdad en ello, pero desde luego no puede ocultar un conflicto real entre la voluntad de autonomía claramente expresada por las militancias andaluzas de Podemos e IU y las decisiones adoptadas unilateralmente desde sus direcciones estatales.

Cualquier salida de este laberinto pasa por reconocer, en mi opinión, dos enunciados igualmente veraces. El primero es que vivimos un renacer del andalucismo en el ámbito social y cultural que necesita una traducción en términos político-electorales. El segundo es que las bases sociales de la izquierda andaluza apoyan mayoritariamente el pacto de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos y consideran necesario avanzar en esta u otras fórmulas de entendimiento a nivel autonómico y local.

4 de diciembre
El 4D reverdece bajo las lluvias de Córdoba
El 4 de diciembre llena las calles y las agendas. Un éxito reciente que contrasta con el olvido que ha sufrido este hito andaluz durante buena parte del periodo autonómico. Las crisis territorial y económica han reverdecido el espíritu soberanista andaluz paralelamente al auge de la vía recentralizadora y reaccionaria.

Comencemos desarrollando el primer enunciado. El nuevo andalucismo no es ya tan nuevo. La necesidad de un sujeto político andaluz fue, de hecho, la hipótesis que compartían Antonio Maíllo y Teresa Rodríguez y sobre la cual construyeron la plataforma de Adelante. Lejos de desmentirse, la hipótesis del nuevo andalucismo no ha dejado de reforzarse desde entonces. Basta ver el inmenso eco de las polémicas sobre el acento andaluz de ministras y presentadores de televisión para comprobar cuántos agravios y deseos latentes se condensan en torno a la identidad andaluza. O si se prefiere, obsérvese el empeño del gobierno andaluz en disputar y alterar los símbolos andaluces para identificar su proyecto con un andalucismo propio, en una suerte de feijóoización de Moreno Bonilla. La nueva izquierda andalucista se encuentra huérfana de referentes en el mapa político actual pues no se conforma con el sucursalismo de los grandes partidos estatales, pero tampoco con la irrelevancia y marginalidad de la izquierda andalucista tradicional.

Definir la estrategia del nuevo andalucismo contra el enemigo pasado (el susanismo) en lugar de contra el enemigo presente (el gobierno de Moreno Bonilla) es incompatible con liderar la oposición y aparecer como la alternativa

El segundo enunciado no se valida sólo en las consultas realizadas a su militancia por IU y Podemos en el momento de la investidura, sino que se ha visto reforzado por la situación vivida desde el inicio de la pandemia. La actual crispación política polarizará con toda seguridad el voto de izquierdas en torno a PSOE y Unidas Podemos, no sólo a nivel estatal, sino también autonómico y local. No queda apenas espacio para terceras opciones, especialmente cuando las dudas respecto a la viabilidad del pacto de gobierno se han visto disipadas ante el ataque furibundo de una derecha incapaz de reconocer la legitimidad de una coalición que parece salir reforzada. En otras palabras, la irresponsabilidad y radicalización de las derechas españolas probablemente conduzca a los andaluces a apostar por la estabilidad del gobierno de Sánchez e Iglesias más que a su desborde por la izquierda.

Así, el rechazo de Adelante al cogobierno, perfectamente comprensible en el momento de su fundación como estrategia de oposición a Susana Díaz, choca hoy con un segundo obstáculo a nivel propiamente andaluz. Lejos de ser un desastre, el gobierno de Moreno Bonilla está manteniendo unas cotas de popularidad e intención de voto bastante altas. Definir la estrategia del nuevo andalucismo contra el enemigo pasado (el susanismo, ahora en la oposición y mañana probablemente extinto mediante alguna renovación en el liderazgo socialista) en lugar de contra el enemigo presente es incompatible con liderar la oposición y aparecer como la alternativa.

No queremos ser el granero de votos que lleve a unos a la Moncloa ni el laboratorio de otros para su pretendida oposición de izquierdas al gobierno central

La salida del laberinto se encuentre tal vez, volviendo a la tabla anterior, en un cuadrante inexplorado: el que apuesta por una organización política de obediencia andaluza que sostenga, sin servilismos, la labor del gobierno de coalición, y no descarte a priori la posibilidad de extender dicha fórmula a otros niveles institucionales. Para llegar a ese punto todos tienen que moverse de sus posiciones. Por un lado, Unidas Podemos está aprendiendo en el Consejo de Ministros que las duras negociaciones en el interior de los órganos no son incompatibles con la unidad de acción de cara al exterior. No estaría de más aplicar esa lección a la interna asumiendo que la existencia de una organización andaluza con la que acordar listas y discutir posicionamientos del grupo confederal en la misma medida que con gallegos y catalanes no es dividir la izquierda, sino reforzarla. Por otro lado, Anticapitalistas debería comprender que, para hacer de Adelante un partido andaluz con vocación mayoritaria, el veto a los cogobiernos no puede ser exigido como requisito de acceso. Cádiz es ejemplo de buen gobierno, pero Andalucía es demasiada costa para un único faro. Una organización digna de representar a un país tan plural como el nuestro debe ser razonablemente flexible en su política de alianzas, debatiendo en cada contexto concreto su posición al respecto.

Se trata, en suma, de pensar Andalucía como un proyecto en común y no como un medio para alcanzar los fines particulares. No queremos ser el granero de votos que lleve a unos a la Moncloa ni el laboratorio de otros para su pretendida oposición de izquierdas al gobierno central. Queremos gobernar y gobernarnos: disponer de la autonomía y el poder necesarios para participar, con voz propia, de un gobierno de progreso que aleje los fantasmas reaccionarios, pero que no sacrifique los intereses de Andalucía en nombre de un supuesto interés general. ¿Hasta cuándo seguiremos siendo meros espectadores mientras las cúpulas de una u otra organización se disponen a enfrentarnos?

Elecciones del 26 de mayo
Andalucía: el reino de taifas de la izquierda

El hiperlocalismo andaluz sumado a la fragmentación de las izquierdas da como resultado un puzzle complejo y plural en las 35 ciudades andaluzas con más de 40.000 habitantes. 

2 Comentarios
#62750 21:35 8/6/2020

"Se trata, en suma, de pensar Andalucía como un proyecto en común y no como un medio para alcanzar los fines particulares". Amén.

Responder
1
0
#62631 15:36 6/6/2020

simplemente genial. Ahora a reforzar el andalucismo, porque la aceptacion del co-gobierno, por mucho que diga anticapi, es ya un hecho. Solo de pensar como hubiera gestionado este crisis el PP-Cs-Vox a nivel estatal pone los vellos de punta; vaya toda España sería lo que es hoy la comunidad de Madrid, un verdadero desastre. Y nuestro enemigo común está bien cerca: ese bloque fascista. Asi que mas andalucismo y mas antifascismo, que lo demás vendrá solo.

Responder
0
0

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesidad.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.