191 euros más de alquiler cada mes por la gracia de la socimi Vivenio

Los inquilinos de dos bloques de Rivas Vaciamadrid y el distrito de Vallecas han visto cómo la sociedad de inversión inmobiliaria Vivenio quieren subirle un 30% las rentas de sus alquileres.

Sindicato de inquilinos y PAH Vallecas.
Rueda de prensa en las urbanizaciones afectadas por la subida del 30% de alquiler en Madrid y Rivas.

publicado
2018-07-04 12:58:00

Vivir a diez kilómetros del centro urbano no libra a nadie del aumento de los precios del alquiler que están experimentando los barrios de Madrid. Mucho menos si el bloque afectado pertenece a una Socimi. Es el caso de los habitantes de dos urbanizaciones en Rivas y el Ensanche de Vallecas, que han organizado hoy una rueda de prensa para denunciar la subida del 30% de la renta que quiere llevar a cabo Vivenio, la sociedad de inversión inmobiliaria que ha adquirido 400 viviendas en las calles Jovellanos y la Granja de San Ildefonso, en los límites de Madrid y Rivas Vaciamadrid.

Patricia Tamarit es una de las afectadas por el cambio de propietario. Tamarit comenta a El Salto que Vivenio ha establecido una subida de los contratos de alquiler por la que los pisos promedio de la zona subirán de los 724 euros actuales a 915, 191 euros más que afrontar cada mes para la media de los hogares de las dos urbanizaciones. Además, Vivenio requiere a los inquilinos de los dos bloques el importe de un seguro de impago por valor de unos 2.700 euros y la iguala con las fianzas de alquiler que depositaron los hogares a la renta que Vivenio quiere imponer.

El Sindicato de Inquilinos e Inquilinas y la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca de Vallecas se unen con la reivindicación de una subida “justa” de los alquileres —acorde al incremento del IPC— a la campaña Nos Quedamos, que busca impedir “las subidas de alquileres de hasta el cien por cien permitidos por la actual Ley de Arrendamientos Urbanos”, según explican las organizaciones en un comunicado. La campaña ya ha movilizado a los bloques de Argumosa número 11 —propiedad de Gestión Integral de Proindivisos— y Olmo, 35 —comprado por MK Premium— en el barrio de Lavapiés.

No se trata únicamente de las subidas del alquiler, recalcan, si no una serie de derechos perdidos en la operación de subasta con la que Vivenio —formada por el fondo de pensiones APG y la inmobiliaria Renta Corporación— adquirió los inmuebles. Derechos como el cumplimiento de servicios asociados al contrato o a la información sobre la opción de tanteo de la compra de las viviendas.

“En estas condiciones, y cuando cada vez más personas se están viendo desplazadas por esta nueva burbuja de los alquileres, pensamos que la mejor arma de comunidades enteras compradas por los fondos es decir Nos Quedamos, vencer a la resignación y forzar a las propiedades a negociar”, resume la portavoz de Pah Vallekas/ Sindicato de inquilinas de Vallecas Lotta Tenhunen. De momento, Vivenio se ha comunicado con algunos de los hogares afectados, pero ha rechazado abrir un frente de negociación conjunto con las 400 viviendas de las urbanizaciones afectadas.

Vivienda
El PP vendió 3.000 viviendas sociales en Madrid (y va a costar recuperarlas)
Los recursos judiciales, la dispersión de los afectados y la falta de precedentes complican la vuelta a manos públicas de las 2.935 viviendas vendidas en 2013 por el Gobierno de Ignacio González a Goldman Sachs.
1 Comentario
#19948 6:13 6/7/2018

Y que hay de los propietarios ciudadanos , que se apuntan al negocio de la subida del alquiler alegando que tienen que poner los precios del mercado? Lo ultimo que me ha dicho mi casero, es que la culpa es de las administraciones, que pongan mas vivienda de alquiler social. Buena forma de quitarse el bulto.

Responder
1
0

Destacadas

Racismo
El antirracismo político y las alianzas contra el fascismo

Los colectivos racializados interpelan a la sociedad y el Estado, a la izquierda y al feminismo, sobre racismo y colonialidad. 

Historia
Juan Gutiérrez, el mediador por la paz que se hizo amigo de un espía del Cesid

Roberto Flórez, un agente del Centro Superior de Información de la Defensa, entró en contacto con el mediador por la paz Juan Gutiérrez para conocer las entretelas del conflicto vasco. Forjaron una amistad. Mudar la piel, el documental de Cristóbal Fernández y Ana Schulz, indaga en esa relación.

Atenas
45 años después, la llama de la Politécnica sigue viva

Como cada 17 de noviembre, Grecia ha vivido este sábado una jornada de movilizaciones en recuerdo y reivindicación de la revuelta de la Universidad Politécnica de Atenas en 1973, hecho que aceleró la caída de la dictadura militar un año después.

Fronteras
Con el Baobab de Roma se abre una nueva temporada de desalojos

Policía étnica. Furgones blindados y excavadoras en el campamento donde dormían 130 migrantes, ahora abandonados a su suerte en las calles de Roma. Salvini: “Hay que acabar con las zonas francas”.

Música
Música de librería: melodías anónimas en busca de sustento y esparcimiento

La música de librería, una biblioteca sonora al servicio de la industria audiovisual mayoritariamente, en la que se pueden rastrear el genio, la aventura o el simple goce de unos autores y ejecutantes sepultados por el tiempo.