Pacifismo
Mujeres contra la guerra

La celebración del día internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme recuerda las campañas realizadas por las británicas que se opusieron a la OTAN y a la instalación de sus bases militares.

Marielle Franco
Marielle Franco. Foto: PSOL

Asesora de Podemos en el Parlamento Europeo

24 may 2018 11:48

Hoy 24 de mayo, se celebra el día internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme, una celebración fue instaurada por grupos pacifistas de mujeres europeas para recordar las campañas realizadas por las británicas que se opusieron a la OTAN y a la instalación de sus bases militares.

Días internacionales para causas justas, llenas de valores, empatía, solidaridad e internacionalismo rellenan nuestro calendario casi de una manera automática. Sin embargo, este año, en el que millones de mujeres llenaron las calles el 8 de marzo como nunca antes se había visto, el año en el que 5 millones de mujeres hicimos huelga en el estado español, el año en el que millones de mujeres autorganizadas salimos a la calle llenas de rabia, indignación, náuseas y dolor en la boca del estómago, por la sentencia injusta y misógina de la Manada, este día merece una mención especial.

El día Internacional de la Mujer por la Paz y el Desarme se conmemora no por recordar una masacre, sino para tener presente la fuerza de las iniciativas de los movimientos de mujeres pacifistas, que insisten en que la estrategia del fortalecimiento militar como política preventiva en la construcción de la paz es, no sólo un camino falso, sino una contradicción en sí misma. Una de esas cosas que de acuerdo con el famoso sentido común, nos debería chirriar. Y cuanto menos, poner en alerta.

Berta Cáceres o Marielle Franco son nombres de una tragedia que en América Latina recoge cifras desoladoras: 2.197 agresiones a mujeres defensoras de Derechos Humanos 

Es también este mismo año, en el que vemos cómo los ataques, agresiones y asesinatos a defensoras de Derechos Humanos no cesa: Berta Cáceres o Marielle Franco son nombres de una tragedia que en América Latina recoge cifras desoladoras: 2.197 agresiones a mujeres defensoras de Derechos Humanos según un informe de IM- Defensoras. Los principales responsables de las agresiones son, en su mayoría, de los Estados: policías, militares o autoridades.

Paradojas de la vida, también es el año en el que la agenda europea de política de defensa cobra más peso. Hace unos meses, Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, afirmó que 2018 sería el año de la cooperación militar reforzada: una serie de iniciativas de coordinación e inversión militar, que enmascaradas bajo el mantra técnico, justifican la creación de un ejército europeo. Idea, la del ejército europeo que tampoco es nueva.

Lo que sí supone una novedad, es la ligereza y el descaro con el que los debates sobre política de defensa común en la Eurocámara se han hecho más habituales. Como es de esperar, la Gran Coalición aplaude sin tapujos el proyecto. Enmascarado en argumentos “técnicos”, la gran coalición abrazando el mantra neoliberal y tecnócrata. Parte de los socialdemócratas además lanzan la idea sesuda de que “viendo que los enemigos de Europa, euroescépticos y radicales están en contra de la Unión de la Defensa, nosotros estamos a favor”. Este argumento es no sólo infantil —o estás conmigo o estás contra mí— sino además es falaz. Y se fundamenta en precisamente en la asimilación del discurso hegemónico y del sentido común de las clases dominantes: hay múltiples amenazas y tenemos que combatirlas.

El estado trata a su ciudadanía, a toda y sin excepciones, como posibles amenazas, y a partir de ahí justifica cualquier cosa

Para ello, el estado trata a su ciudadanía, a toda y sin excepciones, como posibles amenazas. Y a partir de ahí podemos justificar cualquier cosa: la ley mordaza, las cárceles para migrantes, los tuiteros y raperos en cárceles, las ONGs con barcos secuestrados, las defensoras del derecho a la vida con juicios abiertos...Y por supuesto, la inversión de dinero pública para garantizar esa seguridad. Como consecuencia, un nuevo sentido común quiere hacerse paso: seguridad versus derechos y libertad.

Y en este estado de las cosas, con este nuevo sentido común atravesándonos la piel y desfigurándonos la cara, topamos con el entramado industrial armamentístico. Como se suele decir, “sigue el rastro del dinero y encontrarás la respuesta”. La industria de la seguridad y la defensa es un complejo entramado industrial donde se entrelazan los estados y las grandes empresas. Tampoco es nuevo. A partir de 2003 se comenzaron a elaborar los planes necesarios para un programa de investigación sobre nuevas tecnologías “de seguridad interior”, incorporándose formalmente al presupuesto de la UE en 2007 y abriendo las puertas a los lobbies de las empresas de armas para influir en la agenda de investigación sobre seguridad de la UE. Nuevas estructuras de gobernanza, fuera de cualquier tipo de control democrático, rendición de cuentas o transparencia, se consolidan como “policy makers” según la jerga burócrata de los pasillos de Bruselas. Así lo explica el informe Las Fuerzas del Mercado del Transnational Institute: “la novedad es que hace una década la Unión carecía de presupuestos específicos para asuntos de seguridad, justicia e interior.” Le veda se ha abierto y la barra libre para las empresas armamentísticas no ha hecho más que empezar.

La idea de que necesitamos más seguridad, más militarización, más control, más ejército europeo se levanta sobre un imaginario colectivo perverso y xenófobo

La idea de que necesitamos más seguridad, más militarización, más control, más ejército europeo se levanta sobre un imaginario colectivo perverso y xenófobo. La estigmatización de los colectivos de personas subsaharianas, así como de origen árabe, no ha dejado de incrementar. Hasta tal punto, que se justifican medidas desproporcionadas, ilegales e inhumanas. Justificar los disparos, maltrato o mirar para otro lado ante los casos de esclavitud, sólo se entiende si consideramos que son bestias o animales, que no merecen ser tratados como humanos. O que son una amenaza militar y para nuestra integridad. Así pues, existe una especie de psicosis de estado, que encuentra en la islamofobia uno de sus mejores aliados. La construcción del discurso racista, no es una consecuencia de las políticas xenófobas y austericidas, sino una herramienta necesaria e imprescindible para apuntalar el proyecto no sólo racista, sino neoliberal de la UE. La Europa Fortaleza se construye sobre vallas, muros y concertinas, pero también se nutre de una masa de trabajadores y trabajadoras precarias, sin derechos y que además son vistos como una amenaza por las clases populares. La guerra entre pobres, la competencia a la baja, la lucha entre el último y el penúltimo.

Educación
Armas, himnos y banderas en Primaria
Los materiales curriculares para Educación Primaria que han elaborado los ministerios de Defensa y Educación incluyen actividades como “queremos ser militares” y “defendemos España”.

Como decía Yayo Herrero recientemente en un artículo, las élites tienen “una enorme cohesión que deslumbra a personas agobiadas por la incertidumbre y el miedo a la precariedad, personas que perciben que no hay nada que hacer frente a ese despliegue de poder y que más vale estar debajo de su “manto protector”.La contrapartida de esta falsa protección – tú, en el fondo, no les importas nada- es considerar adversarios a los enemigos que señala el poder… El buen ciudadano es el que se ocupa solo de lo suyo, el que obtiene lo que necesita como debe ser, de forma honrada, pagándolo.” Y concluye que “para crear espacios de resistencia y reconstrucción sanos, en los que nos guste estar, es imprescindible reconocer y sentir que estamos en esto porque amamos la vida y la gente”.

Así pues, las mujeres seguimos reivindicando nuestro rol activo y decisivo contribuyendo a construir sociedades más justas, igualitarias y pacíficas. Desde el feminismo hay muchas lecciones que aprender. Pero sobre todo una práctica diaria y vital transformadora que pone en el centro la vida. Que entiende los cuidados, las redes de solidaridad y el apoyo mutuo como elementos transversales. Que no dé miedo comportarse con humanidad ternura y empatía. Que no nos asuste posicionarnos sin ambigüedad del lado de la vida. Aunque tengamos que aguantar la embestida tecnócrata y liberal que caricaturice nuestras posiciones pacifistas.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Antimilitarismo
Planeta Desarmado

No somos un equipo de investigación, sino un conjunto de activistas que apuesta por la desobediencia civil como herramienta de cambio.

Comités de Defensa de la República (CDR)
Pepe Beunza: “No soy líder de los CDR, soy animador de la lucha no violenta desde 1971”

Pepe Beunza, histórico activista contra el servicio militar obligatorio, es uno de los nombres incluidos en el informe de la Guardia Civil sobre la supuesta cúpula de los Comités de Defensa de la República.

Armas nucleares
Entrevista con Alyn Ware sobre armas nucleares

Hablamos con Alyn Ware, coordinador global de Parlamentarios por la No Proliferación y el Desarme Nuclear, sobre el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares aprobado en julio por la ONU y sobre los peligros de una conflagración nuclear.

0 Comentarios
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Especulación urbanística
La salida de la crisis vuelve a cimentarse en el ladrillo

Las patronales del turismo, del negocio inmobiliario y de la construcción consiguen que ocho comunidades autónomas aprueben medidas sin apenas debate público que dan facilidades a la especulación urbanística y limitan la protección del medio ambiente, del patrimonio y de la salud pública.

Francia
El sueño del teletrabajo convertido en pesadilla en Francia
Volumen de trabajo explosivo, sin horarios, sin interrupciones entre la vida profesional y la privada, presiones adicionales, falta de descanso, insomnio, deterioro de los vínculos sociales... Los sindicatos piden la aplicación de acuerdos interprofesionales en el teletrabajo.
Temporeros
Los jornaleros no son bienvenidos en los hoteles de Lleida

Aunque el futbolista Keita Baldé se ofreció a pagar por adelantado el alojamiento de 200 trabajadores que duermen en la calle, los establecimientos están presentando excusas para no facilitar sus habitaciones.

Precariedad laboral
Los riders se reúnen con la ministra de Trabajo para exigir que se aplique la ley laboral

Riders X Derechos acudirán a la cita acompañados de representantes de la Unión de Autónomos UATAE y de Taxi Project. “Con la presencia de estos compañeros queremos mostrar la fuerza y unidad de la clase trabajadora”, resume Felipe Corredor.

Migración
Las personas solicitantes de asilo no podrán optar al ingreso mínimo vital

Al contrario de lo que se había anunciado previamente, los solicitantes de asilo quedan excluidos del ingreso mínimo vital. Se suman a las 600.000 personas migrantes en situación administrativa irregular que han quedado fuera de esta medida.


Coronavirus
Torrejón testea a su población en contra de las recomendaciones sanitarias

La localidad madrileña analiza la seroprevalencia de su población pese a que la OMS sigue sin recomendar los análisis masivos. Podemos Torrejón denuncia opacidad en la toma de la decisión y alerta de que puede ser contraproducente.


Crisis climática
El covid-19 y el descenso de las emisiones de CO2

Las medidas del covid-19 nos han situado momentáneamente en niveles de emisión del 2006, muy lejos aún de cero emisiones netas.

Estados Unidos
Trump, en un búnker, señala al movimiento Antifa como el enemigo a cazar

Las protestas por el asesinato policial de George Floyd se han extendido a todo el país, en un movimiento que ya se compara con los disturbios que, a finales de los 60, impulsaron el movimiento de los derechos civiles. Al menos cinco personas han muerto en el contexto de las manifestaciones. Trump pide considerar terroristas a los antifascistas.

Sanidad
El Gobierno de la Comunidad de Madrid dificulta la conciliación familiar al personal sanitario

El sindicato de enfermería SATSE denuncia que el Gobierno de Ayuso ha iniciado recortes en los derechos del personal sanitario al limitar la conciliación familiar de profesionales con menores de 12 años. 

Últimas

Comunidad de Madrid
Los municipios más pobres son los más afectados por el recorte de 14.000 plazas escolares aprobado por Ayuso

Los recortes en educación de la Comunidad de Madrid afectarán especialmente a las ciudades de renta más baja y los distritos con más carencias de la capital. En total se perderán más de 14.000 plazas en todo el ciclo desde infantil a bachillerato.

Menores tutelados
Ni familia ni apoyo social, el futuro de los menores migrantes en Andalucía

Con el verano a las puertas y el mar aún en calma, Andalucía prevé un incremento en la llegada de personas migrantes. Pese a ello, la Junta recorta 142 plazas destinadas a la acogida de menores migrantes sin referentes familiares desde el 1 de junio.


Crisis económica
Estados Unidos: coronacapitalismo y su inminente colapso

La riqueza privada siempre ha prevalecido sobre la salud pública en el manual de instrucciones capitalista. Aun así la enormidad de la crisis y el potencial explosivo de transformación que ésta encierra están cambiando las reglas y puntos de vista sobre el bien común.

Argentina
Mendoza lucha por su agua aún en medio de la pandemia

En esta provincia del oeste argentino la sequía ha reavivado la conciencia social sobre la importancia de proteger el agua. El covid-19 ha reabierto el debate de los últimos meses.


Opinión
Cuidados sí, guerra no

El uso de terminología militar por parte de diferentes mandatarios ha sido ampliamente debatido. Lo que no ha sido tan debatido es cómo este lenguaje refuerza el imaginario patriarcal.