Industria
Cómo aprovechar la reconversión de la industria del automóvil para mejorar las condiciones laborales

CGT denuncia la utilización por parte de la patronal de la transición hacia el coche eléctrico para una “reestructuración salvaje” de las plantillas, y plantea aprovechar la oportunidad para mejorar las condiciones laborales en las plantas. 

Seat cadena montaje
Foto:SEAT

publicado
2019-01-17 15:45

La patronal de la industria automovilística no tardó en revolverse y responder a la intención del Gobierno de prohibir, a partir de 2040, la venta y matriculación de turismos y vehículos comerciales ligeros que utilicen combustible fósil. La medida venía recogida en el borrador de Ley de Cambio Climático y Transición Enegética, hecho público a mediados de noviembre, que deja fuera del mercado a los vehículos impulsados por gasolina, diésel e incluso los híbridos.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), rechazaba “de plano” el texto, un documento que veía “excesivo en sus objetivos y acelerado en sus plazos”. Jose Vicente de los Mozos, presidente de esta patronal además de líder de Renault en España, agitaba la bandera del miedo ante semejante reconversión y hablaba de pérdidas de cuota del mercado español, reducciones de empleo en el sector del 18% y cierre de plantas. “Sin un plan de medidas de acompañamiento, que realmente apuesten por una transición industrial en las fábricas españolas y que impulsen la venta de estos vehículos de manera masiva, no es viable el cumplimiento de estos objetivos”, remarcaba.

Sin embargo, frente a las críticas de la patronal, desde sectores sindicales miran a este proceso con otros ojos. La Confederación General del Trabajo (CGT) ve esta nueva reconversión industrial, “al contrario que las anteriores, como una oportunidad para crear empleo de calidad, lejos de suponer pérdidas de puestos de trabajo, además de tener una condición muy importante que es la conservación del planeta, lo que nos va a permitir un futuro”. Así introducía Tomás Rodríguez, secretario de Acción Sindical de la organización, la presentación de la campaña Transición Energética y Evolución Social que el sindicato va a llevar a cabo en los próximos meses.

La Federación del Metal de la central sindical (FESIM-CGT), denuncia “la utilización de la electromovilidad por las empresas del auto para intentar una reestructuración salvaje”. De hecho, niega la crisis del sector y remarca que, desde el año 2009, la producción global de automóviles ha pasado “de 50 millones de coches a 83 millones”, como señala Diego Rejón, secretario de Formación de la FESIM. “No hay crisis en el mundo del automóvil”, remarcaba, añadiendo que, en once años, la producción y venta mundial de turismo ha aumentado un 43%, mientras que las de los vehículos industriales y comerciales lo han hecho un 23%. España es el octavo productor mundial de automóviles.

La CGT denuncia además la inacción de la industria en los últimos años en lo referente a investigación en energías limpias. “Sorprende que en once años no se haya hablado del tema y ahora se haga un anuncio tan espontáneo e improvisado, que afecta a un sector industrial de enormes dimensiones”, indican. “Volkswagen, la multinacional que más coches produce en todo el mundo, tiene un 17% de sus acciones en manos de Qatar”, denuncia Rejón, remarcando que “las petroleras quieren seguir siendo dueños del planeta; son uno de los lobbies más importantes ycriminales que han hecho demasiadas cosas contra la propia humanidad”.

Menos horas, mejores trabajos

El sindicato plantea a industria y gobierno recoger el guante de la alternativa que permite la reconversión industrial del sector del automóvil y apostar por una mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del sector.

Miguel Fadrique, secretario general de la FESIM, señala que “esto es una oportunidad para que los puestos más penosos de las grandes fábricas, que son decenas de miles, se eliminen, cosa que ahora no se está haciendo ya que se utilizan las nuevas tecnologías para reducir plantillas pero no estos puestos”. También para una reducción de la jornada laboral a 30 horas semanales —“sin que haya rebaja de salario”, adivierte—, aprovechando los avances tecnológicos.

El aumento de la flexibilidad laboral y el empeoramiento de las condiciones de trabajo, fruto de las políticas de los últimos años y de la ola liberalizadora, está también en el punto de mira del sindicato, que apuesta por usar la reconversión industrial en el sector automovilístico para reducir los ritmos de trabajos y aumentar los factores de descanso. “Es inconcebible que fábricas con robots e industria 4.0 tengan cada vez más personas con graves problemas de salud”, denuncian desde CGT.

Laboral
28 horas: la demanda de los trabajadores alemanes del metal

El poderoso sindicato IG Metall negocia nuevas condiciones de trabajo y exige, además de más sueldo, la posibilidad de trabajar 28 horas a la semana durante dos años.

Ni 75, ni 65

Frente a propuestas de la patronal global, estilo la del magnate mexicano y primer accionista de FCC, Carlos Slim, de elevar la edad de jubilación a los 75 años, CGT aboga por rechazar “la ofensiva de los ricos” y reducir la edad de jubilación, además de integrar programas de rejuvenecimiento de las plantillas, “eliminando dobles y triples escalas salariales que solo sirven para precarizar a los trabajadores y trabajadores y aumentar infinitamente los beneficios para unos pocos”.

La batería de medidas propuesta por el sindicato finaliza con un a apuesta real y social por las tecnologías limpias y sostenibles; acabar con el enchufismo y el clientelismo en la ocupación de los nuevos puestos de trabajo que requerirá la nueva reconversión industrial, fomentando una igualdad de oportunidades; y, por último, la eliminación de las subcontratación de empresas y servicios, una práctica que para la central sindical “empobrece y precariza a decenas de miles de personas, rompiendo el principio histórico de ‘a igual trabajo, igual salario’”.

En este sentido, las decisiones que tome la industria son clave para ofrecer algo de luz al futuro de un sector que implica en torno a 300.000 empleos y supone cerca de un 10% del Producto Interior Bruto estatal, con 2,84 millones de vehículos fabricados en 2017 en la veintena de factorías que existen en el país. 

Energía
El gas no es un combustible tan limpio como los gobiernos dicen

La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente exige a los gobiernos que terminen con las políticas de exenciones fiscales para el gas fósil en el transporte, al considerar que no aporta beneficios significativos sobre el medio ambiente.

Crisis climática
Qué tiene que hacer el Gobierno si quiere parar el cambio climático

Con motivo del borrador de Plan Nacional de Energía y Clima que el Gobierno tiene que presentar a final de año, las principales organizaciones ecologistas del Estado presentan la batería de medidas indispensables que el Ejecutivo debería tomar  si quiere poner su granito de arena para que la temperatura del planeta no aumente por encima de los 1,5ºC.

Relacionadas

Industria
Balada de la industria pesada asturiana

El metal y la siderurgia viven un año de movilizaciones contra la pérdida de empleos. El caso de Vesuvius se suma al de Alcoa y a los tambores de lucha sindical en Arcelor Mittal. La industria asturiana está amenazada por la recesión que asoma.

Girona
La papelera que no quieren los vecinos de Sarrià de Ter

Vecinos organizados en torno a la Plataforma Prou exigen el cese cautelar de la actividad de la fábrica de papel de Hinojosa ante los malos olores y ruidos de la planta. El Ayuntamiento de Sarrià de Ter pide a la Generalitat de Catalunya que asuma el conflicto y presione a la empresa para que solucione los problemas.

Laboral
Industria 4.0, ¿una revolución?

Históricamente se conocen tres “revoluciones industriales”. Simplificando, el vapor, la electricidad y el toyotismo, han sido considerados avances en la industria y en los procesos productivos, que han generado cambios sociales trascendentales y sendas “revoluciones”.

0 Comentarios

Destacadas

Juicio del 1 de Octubre
Jóvenes y cabreados
De la resistencia pacífica contra la vulneración de derechos a la protesta más virulenta, hablamos con la generación que más ha hecho notar su frustración en Catalunya.
Juicio del 1 de Octubre
Catalunya se para

Barcelona se volvió a llenar de manifestantes contra la sentencia del Tribunal Supremo en una jornada de huelga de seguimiento desigual y fuerte movilización ciudadana. 

Juicio del 1 de Octubre
¿Fue el 15M también sedición?

La interpretación del delito de sedición incluida en la sentencia del procés abre la puerta, según diversos juristas, a la criminalización de la protesta ciudadana y su castigo con graves penas de cárcel.

Vivienda
El auge de los proyectos de vivienda en derecho de uso choca con la falta de financiación

Los proyectos en derecho de uso, una modalidad entre el alquiler y la compra, crecen de forma sostenida. Pero no resulta sencillo. Deben superar las dificultades para encontrar solares accesibles y financiación en el contexto de una nueva burbuja y un mercado inmobiliario cada vez más voraz. Más de 20 iniciativas se reúnen en Madrid en el primer encuentro estatal.

Fronteras internas
Con la casa en el aire y la vida en precario

Condenados a la precariedad, una comunidad latina se organiza en París para ocupar y reivindicar su derecho a una vivienda digna.

Últimas

Redes sociales
Selfies, posados y barricadas

El posado con una barricada de fondo convierte a la barricada en un teatro, en un lugar de recreo, en un lugar de estatus, en una realidad paralela.

Opinión
Racismo y salud mental

Las personas racializadas y migrantes son especialmente vulnerables a los problemas de salud mental. El odio social establecido como racismo crea trauma, debilidad, ansiedad, culpa, lo que resulta en un mayor número de ingresos en hospitales psiquiátricos.

Derecho al agua
Agua: envasando lo común

La tendencia de crecimiento del consumo de agua embotellada supone un verdadero problema, además de por la mercantilización de un bien común, por el impacto ecológico que conlleva y por el impacto que pueden tener en nuestra salud los plásticos. Un gesto tan sencillo como beber agua del grifo se convierte en la mejor alternativa.

Juicio del 1 de Octubre
Las protestas en Catalunya cuentan ya con 352 personas heridas y 66 detenidas

Concentraciones, cortes de carreteras y manifestaciones continúan en Catalunya tras tres días de protesta. Las marchas que han salido desde distintos puntos del territorio se acercan a Barcelona, donde mañana confluirán con motivo de la huelga general.