Jaume Asens: “En Catalunya está en juego un proyecto alternativo para toda España”

El concejal y coportavoz de Barcelona En Comú en el Ayuntamiento de Barcelona considera que la situación actual es alarmante y que el retroceso en derechos y libertades no sólo afecta a Catalunya, sino también al resto del Estado.

Jaume Asens Entrevista
Jaume Asens, concejal y coportavoz de Barcelona En Comú en el Ayuntamiento de Barcelona. Dani Codina

publicado
2018-03-27 09:26:00

Desde hace meses, los comunes, liderados por Xavier Domènech, vienen reclamando un frente en Catalunya en favor de los derechos civiles y libertades públicas en Catalunya, en contra de la aplicación del 155 y en busca de una solución política al conflicto catalán a través de un referéndum pactado con el Estado.

Este amplio sujeto político y social ha confluido en las calles catalanas durante los últimos meses en varias ocasiones: durante las manifestaciones de condena de las detenciones de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por ejemplo, o durante el propio 1-O, cuando dos millones de personas votaron en el referéndum. Un referéndum que para los independentistas, en aquel entonces, debía tener unos resultados vinculantes, mientras que, para los comunes, era una movilización social.

Sin embargo, esta unidad de acción en la calle que se veía en algunas respuestas a las actuaciones judiciales, policiales y del Gobierno del PP, se rompía cuando las fuerzas independentistas ahondaban en su estrategia unilateral, mientras que desde Madrid se optaba, cada vez más, por la mano dura.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Las reclamaciones políticas sobre un futuro referéndum pactado con el Estado han quedado de lado, mientras que toman más relevancia las peticiones contra la represión que el Gobierno del PP y el aparato judicial están desarrollando sobre líderes políticos y sociales catalanes.

El pasado sábado, en lo que debería haber sido la segunda vuelta del Pleno de Investidura de Jordi Turull, suspendido por su encarcelamiento el día previo, en su turno de palabra, Domènech volvió a incidir en esta idea: llamó a formar un "frente democrático de la lucha por los derechos y libertades" en Catalunya que "políticamente debería ir desde la CUP, como mínimo, hasta el PSC".

Leer: Todo tiene un triste regusto a déjà vu en Catalunya

El president del Parlament, el republicano Roger Torrent, recogía el guante. El pasado sábado, tras este Pleno, en una declaración institucional, anunciaba que comenzaría una ronda de contactos con fuerzas políticas y sociales para llegar a amplios acuerdos que hicieran frente a la represión del Estado.

El domingo por la noche, Torrent volvía a dirigirse a la ciudadanía tras la detención de Carles Puigdemont en Alemania y volvía a referirse a este tema pidiendo la creación de un “gran frente social y democrático por la defensa de las libertades y los derechos del país que tenga traducción en la sociedad civil y que pueda cristalizar en las instituciones”. Anunciaba también que iniciaba contactos con partidos, sindicatos, entidades y organizaciones relevantes.

Sin embargo, la presión en la calle tras la detención de Puigdemont hace tambar esta idea. Buena parte del independentismo apuesta por forzar una investidura de Puigdemont, lo que excluye a este acuerdo con comunes y también sindicatos mayoritarios. El independentismo se debate entre la ‘vía Puigdemont’ o el posibilismo de formar un Govern de amplios apoyos.

De todo este tema, hablamos con el concejal y coportavoz de Barcelona En Comú en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Asens (Barcelona, 1972), responsable municipal del Área de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Transparencia. Asens, abogado penalista y fiel defensor de los Derechos Humanos en su trayectoria profesional, considera que la situación actual es alarmante y que el retroceso en derechos y libertades no sólo afecta a Catalunya, sino también al resto del Estado.

Doménech, el pasado sábado, en el Pleno del Parlament, pedía un frente democrático desde la CUP hasta el PSC en lo político y desde CC OO y UGT hasta Òmnium Cultural en lo social. ¿Qué opinión le merece esta petición?
Necesitamos un frente democrático ante la deriva represiva y autoritaria que estamos viviendo, necesitamos que este frente sea lo más amplio posible. Veo difícil que el PSC se sumara a eso. Con los Derechos Humanos no hay medias tintas. O se está a favor o en contra. En cambio, el PSC ha priorizado sus intereses de partido con la mirada puesta a Ciudadanos. Ellos mezclan a menudo la cuestión sobre el independentismo con la cuestión humanitaria o de Derechos Humanos como el acercamiento de los presos o el apoyo a los familiares.

Utilizar el comodín del independentismo para esquivar la cuestión de los derechos humanos es una trampa maniquea. Sea a como sea, necesitamos un frente de defensa de la democracia y los Derechos Humanos con ellos o sin ellos. En los momentos de crisis, cuando Catalunya ha sido fuerte es cuando las fuerzas democráticas y progresistas se han unido, pasó en los años 30 y también en los 70.

Pedimos, de alguna manera, volver al espíritu de la Assemblea de Catalunya de los 70 contra el franquismo. Volver a la idea del PSUC de construir ‘un sol poble’, tejer complicidades, ir a aquello que nos une y no nos separa, hemos acumulado muchas derrotas y es un momento de dejar de lado posiciones partidistas. Estamos viviendo una recesión en Derechos Humanos: secuestro de libros, censura de exposiciones, persecución a cantantes. Hay un retroceso en el espíritu del tiempo, en el ambiente democrática a raíz de lo de Catalunya, pero también en el resto del Estado.

El Supremo se ha convertido en el principal guionista de la política española, marca los ritmos y desde el despacho del juez Llarena se pretende decidir quién puede o no ser el president de la Generalitat

La idea es sacar el conflicto político de la esfera judicial en la que lo ha metido el Gobierno a través de la Fiscalía, delegando en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, dos órganos claramente conservadores y estrechamente vinculados al poder político. Ahora mismo, la realidad política en España pivota a través de este proceso judicial. El Supremo se ha convertido en el principal guionista de la política española, marca los ritmos y desde el despacho del juez Llarena se pretende decidir quién puede o no ser el president de la Generalitat.

No había pasado nada parecido desde épocas muy oscuras. Se ha llevado a cabo una aplicación que no es constitucional del 155, que recupera la idea de Fraga que fue excluida del debate constituyente y no sólo esto, se mete en prisión a miembros del Govern y del Parlament y otros se han tenido que ir al exilio. Se recupera la idea de Bertolt Brecht de que el gobierno elige al pueblo y no el pueblo al gobierno.

En esto el PSOE ha jugado un papel muy importante. El PSOE ya subordinó el artículo 135 de la Constitución a los acreedores y eso supuso la ruptura del pacto social, ahora ha participado en la ruptura del pacto territorial apoyando el 155. Primero hizo presidente a Rajoy en España y luego lo hizo en Catalunya, cuando el PP aquí no saca ni el 5% de los votos. El PSOE ha traicionado las promesas con las que Pedro Sánchez se ganó el favor de las bases frente el aparato: plurinacionalidad, mayor proximidad con Podemos y oposición real al PP. En verdad, ha ido en la dirección contraria y se ha convertido en un partido subalterno que parece ha traslado su sede a Génova 13.

¿La detención de Puigdemont y la voluntad de algunos sectores del independentismo de continuar en la vía de investirle president puede perjudicar esta iniciativa del frente común?
Son dos cuestiones diferentes. Ellos plantean un gobierno republicano de los partidos independentistas. Nosotros les pedimos que tras tres meses deben investir ya un gobierno efectivo, porque es la mejor manera de recuperar el auto-gobierno y defender los derechos y libertades. Si las tres fuerzas independentistas quieren componer un Govern, tienen los números y están en su derecho. Si necesitan del apoyo de los comunes, se podría entrar a valorar, si se diera el caso, de momento no se ha dado. Domènech en campaña lo dejó claro, no investiremos a un presidente de una fuerza de las derechas como JxCat.

Leer: Llarena compara la manifestación ante la sede de Economía con un asalto con “rehenes y disparos al aire”

Otra cosa es el frente antirrepresivo. Podría trasladarse al Govern, pero no tiene por qué. Una cosa es la esfera gubernamental y otra la esfera social. De hecho, nosotros ponemos el Ayuntamiento a disposición de este frente y estamos dispuestos a liderarlo en la línea de lo que dijo Roger Torrent en su comparecencia. Se trata, en cierta medida, de volver al sujeto social del 1-O cuando mucha gente defendió las escuelas aunque no fuera independentista en un momento de auto-organización ciudadana inaudito en Europa. La defensa del derecho a decidir, de la democracia y las libertades tiene un apoyo mucho mayor que el estricto independentismo.

Hemos visto cómo desde ERC, especialmente, se están mostrando beligerantes con el gobierno de Colau en temas principales como la unificación del tranvía y los presupuestos. Usted dice que ponen el Ayuntamiento a disposición de este frente. ¿Un acuerdo con ERC de cara a combatir la represión del Estado en el plano catalán podría llevar a posteriores acuerdos en materia municipal en Barcelona?
Es un momento excepcional como para intentar encontrar los mayores ámbitos de entendimiento entre las fuerzas progresistas en todos los ámbitos de gobierno. Eso pasa por constituir un bloque de ruptura democrática que supere los viejos recelos entre el mundo independentista y los comunes. En Barcelona, eso no se ha producido hasta ahora, a diferencia de en Badalona u otras localidades donde los comunes gobiernan con la CUP y con ERC.

En Barcelona tenemos problemas de entendimiento importantes con la ERC de Alfred Bosch. En su momento se negó a entrar en el gobierno municipal, donde siempre ha tenido la puerta abierta, y prefirió hacer un bloque de oposición con Convergència. Hace una oposición muy personalista. Cree que gobernar con nosotros le hace perder votos y prioriza intereses de partidos a los intereses generales, la prueba más recurrente es la posición que ha defendido con el tranvía.

Esa voluntad de romper puentes de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho que se hayan enfriado las relaciones entre ERC y Barcelona En Comú. Creemos que por el bien del país y de la ciudad tendríamos que superar esas opciones partidistas y poner por delante lo que nos une. Para nosotros es muy importante la cuestión social y generar espacios de debate constituyente donde se puedan hacer aflorar los anhelos propios de un proceso de definición de una comunidad política. Eso lo compartimos con la CUP y ERC, igual que compartimos hacer un frente de oposición contra la ofensiva recentralizadora del PP.

Estamos en un momento parecido a los años 30. Los dos bloques de ese momento: los republicanos y catalanistas, se pusieron de acuerdo ante el autoritarismo de la dictadura de Primo de Rivera

Tenemos suficientes cosas en común como para buscar espacios de entendimiento. Estamos en un momento parecido a los años 30, siempre hago ese paralelismo. Los dos bloques de ese momento, los republicanos y catalanistas, se pusieron de acuerdo ante el autoritarismo de la dictadura de Primo de Rivera. Eso hizo que apareciera ERC, que fue hegemónica en ese momento, y que se firmara el Pacto de San Sebastián con las fuerzas progresistas de todo el Estado.

Creo que hace falta algo parecido a un Pacto de San Sebastián, en esta ocasión contra el Régimen del 78. Tenemos que reconocernos y ayudarnos mutuamente. Nosotros, como decía Companys, creemos que el cambio en Catalunya no será posible sin un cambio en el resto de España y viceversa. Eso también lo decía Joan Comorera, del PSUC, decía durante la Guerra Civil que Catalunya no sería libre si el fascismo vencía en España.

Creo que, salvando las distancias, pues el contexto no es el mismo, tenemos que hacer algo parecido. Tenemos que juntar las fuerzas que combaten al Régimen del 78 que se asienta en el franquismo. Nos diferenciamos de aquellos independentistas que creen que España es irreformables. Reconocemos que hay una España vieja, caciquil, que quiere helarnos el corazón, la España de “a por ellos”, del “más dura será la caída”. Pero hay otra España, una joven, laicista, plurinacional, representada en las ciudades del cambio. Esa España tiene más fuerza que nunca y hay que darle espacio e intentar que dure.

En este sentido, ¿deben en este frente involucrarse organizaciones sociales y fuerzas políticas del resto del Estado? ¿Qué le pide a sus socios de Podemos, IU y otras fuerzas del cambio?
Le diría a toda nuestra gente del resto del Estado que hay mucha gente en Catalunya que quiere separarse de España, pero de esa España vieja que decía antes que tiene una visión nacionalista y represora.

Ahora es un momento en el que esperamos que esa España joven y del cambio despierte de un cierto letargo en relación a Catalunya. Que no vea lo que pasa aquí como algo en contra de ella, sino como una oportunidad de cambio, de proceso constituyente desde la periferia. Igual que hay movilizaciones en Alemania y en Bélgica, también en Euskadi, deseamos que, como pasó con el referéndum, Madrid y otros territorios se solidaricen con Catalunya.

Un buen espejo pueden ser las redes que hemos tejido desde el municipalismo, con ciudades del cambio como Cádiz, Madrid, Valencia, Pamplona, Zaragoza, A Coruña… En materia de acogida de refugiados, de lucha contra la impunidad franquista o en intercambios que marcan un antes y un después en transparencia. Queremos que fluya la idea de que defender otra Catalunya es defender otra idea de España. Lo que está en juego en Catalunya es un proyecto alternativo para el resto de España.

22 Comentarios
Así soy yo. 20:21 29/3/2018

También leo otros diarios de izquierda y progresista,donde también me entero de los excesos de la derecha,y de las nuevas ideas avanzadas y liberales innovadoras.

Responder
0
0
#12204 17:51 29/3/2018

No.me gusta que me cambien la horizontal por la vertical,esto me hace pensar que las noticias pueden ser manipuladadas, aunque se lea igual no es igual.

Responder
1
0
#12175 12:36 29/3/2018

Reconoced el derecho de autodeterminacion de los pueblos, enfrentaros de una vez por todas a vuestro estado fascista y nos encontraremos en el internacionalismo.

Responder
0
1
#12076 19:40 27/3/2018

Tiene razón volvemos al fascismo pero con otro nombre independentistas radicales y una raza única como el nazismo, a los catalanes señores de común nos persiguen como si fuéramos judíos en aquella época ,si volvemos al pasado continuamente no avanzaremos y los catalanes somos todos y no he oído decir nada en contra de estos violentos y haver que hacemos cuando se cansen de aguantar los catalanes a estos radicales que no tienen respeto para los que no piensan igual .Un saludo de un catalán

Responder
25
15
#12085 8:48 28/3/2018

No alimentar al trol.

Responder
9
17
#12071 16:44 27/3/2018

Que poca aportación de nuevas ideas, siempre recurriendo al pasado

Responder
5
13
Francesc 15:13 27/3/2018

Pienso que Jaume Asens no deja bien claro que el proyecto debería ser común o no será. La solidaridad y la fraternidad tiene que ser entre todos o no funcionará.

Responder
16
11
#12106 15:14 28/3/2018

Que chorrada. Tu Chamberlin, dale un toque a Hitler y os ponéis de acuerdo sobre lo de Polonia.

Responder
3
0
#12060 13:40 27/3/2018

¿proyecto alternativo para toda España? ¿Por qué hay que mentir? Vale que quieran la independencia, pero esa afirmación es sólo un intento de manipulación que no es necesaria

Responder
20
20
#12069 16:03 27/3/2018

La única manera de tratar con trolls es limitar su reacción a recordar a los demás que no respondan a los trolls. Si intenta razonar con un troll, él gana. Si insulta a un troll, él gana. Si le chilla a un troll, él gana. Lo único que los trolls no pueden aguantar es que se les ignore.

Responder
11
19
#12095 12:48 28/3/2018

Si lo que quereris.Que el salto sea un club privado en vez de público,lo decís y tan amigos

Responder
0
6
#12107 15:15 28/3/2018

Llora.

Responder
3
0
#12127 17:50 28/3/2018

Buenas Noches

Responder
0
2
#12155 9:09 29/3/2018

And good luck

Responder
2
0
#12081 3:40 28/3/2018

El tío este de los Trolls parece un virus

Responder
2
7
#12094 12:43 28/3/2018

No te ofendas, P'ar Ruso. Siempre te quedara el valle de los caídos.

Responder
3
1
#12086 8:49 28/3/2018

Los troles están contraatacando usando las armas del cazador de troles. Es un ataque de falsa bandera.

Responder
4
16
#12197 16:05 29/3/2018

Pero que información te metieron en la cabeza los 7primeros años de tu vida más temprana ,con algunas palabras anglosajonas.Pobre animal de dos patas

Responder
0
0
#12070 16:39 27/3/2018

¿Qué es un troll? ¿Y tú me lo preguntas?....

Responder
16
7
#12052 9:18 27/3/2018

Que cobardes los comunes.

Responder
12
20
Arnau Montserrat 14:20 29/3/2018

puedes no estar de acuerdo con su posicionamiento, yo no lo estoy por ejemplo en que consideraran el 1-0 solamente como una movilización. Pero de covardes nada, defienden su posicionamiento legítimo y con coherencia. Y no te extrañe que finalmente la solución pase por los Comuns haciendo de puente y logrando alianzas en el resto del Estado

Responder
0
1

Destacadas

Brecha salarial
Hombres banqueros: más y mejor pagados

Las retribuciones máximas del Banco Santander multiplican por 600 el salario mínimo. Los hombres ganan un 23,31% más que las mujeres.

Barcelona
¿Sigue siendo Barcelona una ciudad muerta?
La transformación de Barcelona en un resort de lujo para asistentes a los grandes eventos que se celebran allí ha alterado profundamente el paisaje de la ciudad y la relación con quienes viven en ella.
Líbano
Refugiadas en la cancha

Chatila es el campo de refugiados palestinos más importante del Líbano. Allí, un equipo de baloncesto juvenil femenino lucha contra el machismo y el racismo hacia los palestinos que existe en la sociedad libanesa.

Cuidados
Cinco miradas del activismo de los cuidados

Algunas llegaron hace más de una década, otras aterrizaron este año. Ellas son cinco de las mujeres que, con su esfuerzo, están consiguiendo cambiar las condiciones laborales del sector de los cuidados.

Laboral
Esperando al robot: cómo las máquinas cambiarán la economía en los próximos cuatro años

El Foro Económico Mundial ha presentado un informe sobre el impacto a corto plazo de la economía de la “cuarta revolución industrial”. Pese a que aseguran que no se perderán empleos, este foro insinúa que será necesaria una reconversión profunda de la actividad humana.

Últimas

Música
Talk Talk, en el árbol de la sabiduría

En el díptico esencial de los británicos Talk Talk se escucha pop de corazón sacro, confundido entre tics jazz, aura góspel y la abnegada motivación por encontrarse con la espiritualidad de Alice Coltrane y el Miles Davis azul.

India
El ataque mccarthista que amenaza la democracia india

El Gobierno del primer ministro derechista de India, Narendra Modi, ha iniciado una razzia contra intelectuales que amenaza el complejo sistema del país.

Residuos
Incinerar residuos no es Economía Circular
9

La quema de recursos desincentiva a los ayuntamientos a mejorar sus políticas de separación, ya que el reciclaje compite con la incineración y estas plantas están diseñadas para funcionar a plena capacidad

Grecia
Grecia recuerda al antifascista Pavlos Fyssas cinco años después de su asesinato

Cientos de personas recorrieron Atenas en memoria de Pavlos Fyssas, músico y militante antifascista asesinado por un militante de Amanecer Dorado el 18 de septiembre de 2013.