Todo tiene un triste regusto a déjà vu en Catalunya

Decenas de miles de personas en las calles. En todas las ciudades de Catalunya. Indignación. Gritos y consignas. Quizás ya no es como esa primera vez. Tiene un punto de rabia descafeinada.

Concentración en Barcelona tras la orden del juez Llarena del ingreso en prisión de otros cinco políticos independentistas.
Concentración en Barcelona tras la orden del juez Llarena del ingreso en prisión de otros cinco políticos independentistas. Sira Esclasans
Marc Almodóvar

publicado
2018-03-24 11:05:00

Entre una marea de lazos amarillos un hombre encolerizado va gritando “puta España”. Grita mientras da vueltas visiblemente fuera de sus casillas. Una abuela, con su estelada en la espalda, le recrimina: “No, así no”. A lo que el hombre no puede contenerse y añade “me cago en los putos españoles de mierda”. La mediadora de la capa vuelve cabizbaja tras su fracasada intervención.

En los entornos donde hasta hace nada estaba la frikiacampada de los proTabarnia, en la plaza Cataluña de Barcelona, se instala una tarima. No sé si los de Boadella han plegado sus tiendas, aunque sí se ven restos de la otra frikiacampada, la de los indepes, en el otro extremo de la plaza. Al más puro estilo hiphopero, desde esa misma tribuna se piden tres minutos de ruido contra la represión. A ello le sucede una arrítmica cacofonía de aplausos desacompasados, gritos de libertad a destiempo y golpes en los culos de las cazuelas que acaban por irritar los oídos, no creo que los de Mariano Rajoy, pero seguro que de la horda de guiris que se lo miran con curiosidad desde lejos.

Una mujer, de claro subidón, empieza a pedirle a su acompañante perruno que ladre contra la represión estatal mientras pega botes dandole con una cuchara a su olla. “És l'hora del poble!” se grita desde la tribuna, antes de repetir una sarta de clichés que ya empiezan a sonar hasta obscenos a la visto de lo ocurrido.

Todo tiene un triste regusto a déjà vu. Ya lo decíamos ayer. Esto necesita un golpe de guión.

Quizás es el que intentan dar los CDR ante la Delegación de Gobierno, donde se producen los primeros episodios tensos con las fuerzas policiales. Los Mossos reparten hostias como panes para custodiar el despacho de Millo. Hasta algún periodista, con brazalete acreditativo, recibe. 29 heridos leves, según el SEM. Un esprai pinta una furgoneta policial: “Mossos, fuerzas de ocupación”. Unos cuantos gritos. Tensión subida de tono. Visto así, tampoco es que sea el summum de la originalidad. No es un déjà vu a lo de octubre. Es un déjà vu a los 90.

Decenas de miles de personas en las calles. En todas las ciudades de Catalunya. Indignación. Gritos y consignas. El TNC suspendiendo sus sesiones. Emotivo minuto de silencio en el Palau Blaugrana en partido de Euroliga de básquet. Vale, nos enfadamos. Vale, hay rabia en las calles. Quizás ya no es como esa primera vez. Tiene un punto de rabia descafeinada.

Parece triste pero a la gente ya no le saltan las cejas de la cara al oír que un gobierno casi entero está entre rejas. Que la presidenta del Parlament está entre rejas. Que sumamos otra líder política más a las listas del exilio. Que mañana hay una sesión de investidura con, ¡tachán!, un candidato entre rejas.

Y corremos ese cierto riesgo de banalizar lo que pasa. Y lo hacemos.

Ya parece hasta normal que el señor Llarena haga filibusterismo dialéctico para justificar todo esto. Que hable de “pertenencia a un amplio colectivo de solidaridad con la causa” como grupo organizado. Que a un programa electoral lo llame “plan criminal”. Que llegue a comparar las manifestaciones del 20 de septiembre con una “toma de rehenes con disparos al aire” incluso apelando que gritar “No pasarán” es apelar a la guerra civil (sic). Que, vale, que reconoce que quizás no hubo violencia, pero que no es lo mismo violencia que actuar violentamente. Que no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo, vaya. Y que eso sí que lo hicieron los procesados. Lo de actuar violentamente, se entiende.

Yo opto por que a este hombre le den el próximo premio Planeta. O, mejor, una silla de la RAE. La V, de actúa violentamente. Podríamos empezar a recoger firmas, aunque a lo mejor nos empura una pertenencia a banda armada. Armada de bolis y papeles de firmas.

En fin.

Retorno a la cárcel para los cinco. Turull, Forcadell, Rull, Bassa y Romeva. Y a 24 horas de tener una sesión de investidura sin nadie para investir.

Y todo a pesar de que precisamente ayer las Naciones Unidas le tiraran de la oreja precisamente al señor Llarena justamente por haber negado el derecho a Jordi Sanchez a participar de su sesión de investidura a principios de mes. Y pidió el Comité de Derechos Humanos al Estado que rectificara la negación de los derechos políticos a una persona todavía sin juzgar. En prisión preventiva. Y el juez Llarena demostró cual fue su forma de rectificar. “Derechos humanos, ¿derechos humanos? los que tengo aquí colg....”.

Por cierto, que el Consejo de Ministros también decidía justo ayer impugnar la ley que garantizaba la sanidad universal en Catalunya, aprobada el pasado junio en el Parlament. Una ley que debía garantizar a los sin papeles la atención sanitaria, cosa que pareció no gustar en Moncloa. Nada, otra peligrosa ley dictatorial secesionista rescatada por el gobierno Rajoy.

Y al cierre de este articulo, y a pesar de las peticiones de suspensión del clan 155, Roger Torrent mantenía la sesión de investidura para el sábado. A partir de las 11:30 se espera un nuevo capítulo por lo menos kafkiano. Una sesión de investidura con su protagonista entre rejas. Turull, quien entró a la sala del Supremo entre lágrimas como quien sabe cuál es su destino al final del pasillo, pedía por boca de su abogado que no se suspendiera la sesión “por dignidad”. Y no sé si por dignidad pero la sesión sigue en pie.

Si pedíamos giros de guión, basta señalar que este elemento no lo habíamos tenido antes, pero, francamente, parece insuficiente para generar el giro que todo esto necesita. De momento no queda claro qué pasará esta mañana con la sesión.

Tampoco queda claro en qué sitúa todo esto a las CUP, que vuelven a tener el timón de todo. Y ya lo han dejado claro: si es por la república, no hay problema, pero queremos ver la pala con la que enterráis el procés y el autonomismo.

Y eso es lo que no queda todavía claro. A riesgo de que el procesismo mute en exactamente esto, un victimismo 2.0 que nos instale en un nuevo bucle eterno del que algunos sepan pescar y convivir con él. Aunque ya sabemos que incluso las situaciones más aberrantes se normalizan con la más pasmosa velocidad. Y ese es un riesgo que corre un independentismo que ya no puede ocultar estar tocado por tener casi todos sus referentes en chirona o con los pies en polvorosa.

O alguien da un golpe encima de la mesa para conseguir pasar este eslabón atrancado o nos veremos instalados en un déjà vu constante. La sesión de investidura de Turull del jueves fue anodina por eso; lo de ayer con Llarena, manis en la calle incluidas, también. Seguimos necesitando un golpe de guión. ¿Serán los CDR quienes lo impongan?

17 Comentarios
#11918 20:48 25/3/2018

Todo lo que se cocina en freidora acaba sabiendo a pollo. Todo lo que se ofrece aquí a otra de victimismo para los fieles creyentes del martirologio heroico. A estos todos los días les están pintando el escudo con la sangre del costado. Ahora ademas les clavan las espuelas esteladas.

Responder
0
2
#11990 13:42 26/3/2018

Tu prosa me recuerda al Yoyas.

Responder
0
0
Estate atento 9:08 25/3/2018

Todos ustedes son como la dinamita,necesitan un detonante y se han buscado al señor Boadella.Y ese señor no esplota ni bolsas de plástico de pipas.

Responder
8
0
#11764 11:16 24/3/2018

"Si algú se sent al•ludit
i té ales, que no voli!
El refrany que cantaré
és adagi de carrer,
ja me'l deien al bressol

Si els fills de puta volessin
no veuríem mai el sol. "
Francesc Pi de la Serra
Dedicado a la burguesía que dirige podemos, comúnmente conocidos como traidores.

Responder
16
8
José Antonio 12:28 28/3/2018

No son los de PODEMOS, los que votan a favor de un presidente de Convergencia. Esos sí que apoyan a la burguesía catalana.

Responder
0
0
#11803 17:17 24/3/2018

Si la izquierda tricornio volara no veríamos mas el sol.

Responder
13
1
Bcn 18:54 24/3/2018

Los golpistas al talego. La democracia así lo exige. Quien no lo entienda que estudie.

Responder
2
11
#11853 11:26 25/3/2018

No alimentéis al trol.

Responder
4
2
#11768 11:51 24/3/2018

Lo que tiene regusto a deja vu a naftalina a color sepia y al nodo es vuestra mierda de estado fascista donde todo sigue atado y bien atado porque teneis una izquierda terriblemente acomplejada por haber perdido lo que llamais guerra civil y no haber sido capaces de hacer nada durante 40 años de dictadura fascista, que es incapaz de hacer frente a los fantasmas del pasado español y que cuando algunas le hacemos frente de lo unico que es capaz vuestra mediocridad politica en vez de solidarizarse es criminalizar y justificar la respuesta represiva española porque en el fondo estais comodos en vuestro seguidismo politico a los fascistas que ahora y siempre han gobernado esta mierda que llamais apaña.

Responder
23
7
#11833 6:05 25/3/2018

Ok con todo, pero puntúa hijo. Puntúa que casi me ahogo.

Responder
6
1
#11801 17:14 24/3/2018

A muerte con lo que has escrito.

Responder
10
2
#11783 14:26 24/3/2018

Señor Boadella si te murieras hoy la humanidad te lo agradecería

Responder
13
2
#11760 10:41 24/3/2018

Estupendo articulo, como siempre. Pero, esperar el desborde de la calle tambien parece un deja vu...

Responder
6
10
#11802 17:15 24/3/2018

Anda que esperar a la burguesía española que se disfraza de izquierda moderna (post)

Responder
10
4
#11841 9:45 25/3/2018

O la cat, de izquierdas postmo burguesas vamos sobraos

Responder
3
7
#11848 10:39 25/3/2018

Excepto que la Española da por culo y desfila con sus fascistas. Y la catalana se rebela.

Responder
4
2
#11847 10:37 25/3/2018

Supongo que cat sin punto ni mayúscula es como escriben Catalunya los niños bien de la complu.

Responder
4
0

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.