Especulación urbanística
Valdecañas: corrupción estructural

A sólo 164 kilómetros de Madrid, en las cercanías de la Sierra de Gredos y en un espacio natural protegido se ha alzado durante los últimos años uno de los paraísos vip de la especulación inmobiliaria y financiera. Valdecañas es nuestro Gürtel, nuestra Púnica, nuestro Bárcenas, nuestro ERE. La más reciente radiografía del estado de Extremadura, la demostración de cuánto abuso la somete todavía.

Marina Isla Valdecañas
Urbanización de lujo Marina Isla Valdecañas.
2 dic 2019 03:42

No podemos seguir con paños calientes. Extremadura se desangra, maniatada entre la nueva emigración y el nuevo caciquismo, veteranas calamidades de nuestra tierra a las que ahora, con indulgencia, denominamos despoblación y clientelismo. Atrevámonos a llamarlo por su nombre. Lo ocurrido con el complejo de lujo Marina Isla de Valdecañas tiene una denominación precisa: corrupción. Corrupción a lo grande, flagrante, metódica, estructural. Sí, es también un atropello medioambiental y un interminable vía crucis jurídico, por supuesto. Pero es, sobre todo, una radiografía de la postración social y política de Extremadura.

¿Cómo es posible que después de 8 años desde la primera sentencia que declaraba ilegal el engendro de Valdecañas y ordenaba “la reposición de los terrenos a la situación anterior a la aprobación”, el veredicto judicial siga sin cumplirse? ¿Cómo es posible que, después de haberse pronunciado en el mismo sentido las tres más altas instancias jurídicas, Tribunal Superior de Extremadura, Supremo y Constitucional, nadie, absolutamente nadie, haya asumido la más mínima responsabilidad, penal o política? Quizás podamos explicarnos el enigma si reparamos en quiénes son los beneficiarios y los artífices del delito y la sostenida desobediencia.

La impunidad de los ricos

La isla de los millonarios, la Marina de agua dulce, la Marbella extremeña. 180 villas de lujo –el coste de cada una, como media, 550.000 euros-, una playa privada, un hotel de cuatro estrellas, un campo de golf de 18 hoyos y un club náutico. Una urbanización VIP construida en un espacio protegido por la Red Natura 2000, un ejemplo de urbanismo segregacionista, “una muestra de lo que se denomina ciudades de muros que privatizan el suelo para una minoría”, apuntaba Adenex. “Los millonarios, que se han quedado con un espacio protegido”, como señalaba con precisión la activista Paca Blanco, de Ecologistas en Acción.
180 villas de lujo –el coste de cada una, como media, 550.000 euros-, una playa privada, un hotel de cuatro estrellas, un campo de golf de 18 hoyos y un club náutico. Una urbanización VIP construida en un espacio protegido por la Red Natura 2000
Pero, ¿quiénes son esos millonarios? Veamos algunos de sus nombres. Para empezar nos encontramos con José María Aznar Botella, hijo de quienes fueran presidente del gobierno y alcaldesa de Madrid, pero además, el hombre fuerte de Cerberus, uno de los grandes fondos-buitre americanos, que entró en el mercado inmobiliario español para hacerse con miles de viviendas que los bancos habían arrebatado a las familias desahuciadas. Y junto a él, decenas de figuras vinculadas a la nobleza, a la banca o al mundo del espectáculo y del deporte. Apellidos como Milans del Bosch o Vega-Penichet, cantantes como Carlos Baute, los nietos del Marqués de Mondéjar (exjefe de la Casa Real) o directivos de grandes empresas como el Banco Santander, Rotschild, Telefónica, Julius Baer, Bank of America, Pitctet, Credit Suisse, UBS, PwC, CBRE o Johns Lang Lasalle son algunos de sus moradores. A sólo 164 kilómetros de Madrid, en las cercanías de la Sierra de Gredos y en un espacio natural protegido se ha alzado durante los últimos años uno de los paraísos vip de la especulación inmobiliaria y financiera.

Faltan en la lista los dos nombres principales, los grandes hacedores en la sombra, los dueños de la inmobiliaria que se ha beneficiado de la venta de las viviendas de lujo: Jaime López-Ibor y Beltrán Gómez-Acebo. El primero es nieto del conocido psiquiatra franquista Juan José López-Ibor y sobrino –de casta le viene al galgo- del todopoderoso empresario Alberto Alcocer. Y el segundo es miembro de la Familia Real, hijo de la infanta Pilar, sobrino del rey emérito, Don Juan Carlos de Borbón. Vertical Real State, así se llama la inmobiliaria a través de la que organizaron el pelotazo urbanístico. La estela de Urdangarín es alargada. El gran paraguas real que todo lo tapa, que todo lo puede. Que ampara con su manto de impunidad a quienes desahucian de sus casas a la gente humilde, echándola a la calle como perros. Y que respalda a quienes atropellan la ley, convirtiendo un espacio natural protegido en urbanización e isla privada.

Los grandes hacedores en la sombra, los dueños de Vertical Real State, la inmobiliaria, son Jaime López-Ibor y Beltrán Gómez-Acebo 

La complicidad necesaria de la Junta de Extremadura

El dinero tiene, entre otras infinitas virtudes, una calidad detergente. Y múltiples cualidades nutricias (…). Te concede esas manos impolutas que emergen de los blancos puños almidonados de la camisa (…). Así se ha hecho toda la vida en las casas de familia. El señor no le da el cachete letal al conejo, la señora no clava el cuchillo en la garganta y despluma la gallina.
En la orilla, Rafael Chirbes 

Un negocio de altos vuelos como éste, una soberana rapiña, requiere inexcusablemente de la anuencia o de la activa complicidad del poder político. Repasemos someramente algunas de las huellas de la connivencia:

24 de enero de 2006. La Junta de Extremadura, en consejo de gobierno, aprueba la realización del proyecto, presentado pomposamente como “Complejo turístico, de salud, paisajístico y de servicios Marina Isla de Valdecañas”. Pero, sin duda, el guiso se viene preparando desde hace tiempo, al más alto nivel, y la mejor prueba es que la empresa promotora, Marina Isla de Valdecañas S.A., se constituyó en Sevilla tres años antes, el 22 de enero de 2003.

Manuel Amigo, el consejero de Economía, asegura en la presentación del proyecto que las instalaciones están “todas ellas destinadas a un turismo de alto nivel adquisitivo y selecto”, y que la empresa promotora merece toda la confianza, por cuanto es el mismo grupo empresarial que ha construido complejos similares en la costa de Huelva.

30 de enero de 2007, Rodríguez Ibarra, presidente de la Junta: “Seguro que saldrá un bichito que no se podrá tocar y se negará lo que se hace en otras partes de España”. El movimiento ecologista alerta desde el primer momento sobre la manifiesta ilegalidad del proyecto, pero el gobierno extremeño no solo ignora sus denuncias sino que, por el contrario, pisa el acelerador. El 10 de abril de 2007 se aprueba mediante decreto el Proyecto de Interés Regional (PIR), pero el 9 marzo de 2011 el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura da la razón a ADENEX y anula el decreto de la Junta.

11 de marzo de 2011, dos días después de la sentencia judicial, José Luis Quintana, consejero de Fomento: “Los compradores pueden estar tranquilos. La Junta de Extremadura recurrirá al Tribunal Supremo, que fallará a favor del gobierno regional”.

El movimiento ecologista alerta desde el primer momento sobre la manifiesta ilegalidad del proyecto, pero el gobierno extremeño no solo ignora sus denuncias sino que, por el contrario, pisa el acelerador
24 de marzo de 2011, Dolores Pallero, portavoz de la Junta: "No hay ningún problema con que se continúe con la actuación, de hecho no se ha parado en ningún momento". Ese día, dos semanas después del fallo judicial, se producirá uno de los episodios más esperpénticos e ignominiosos de la historia reciente de Extremadura. El parlamento regional, con los votos en coyunda del PSOE y del PP, aprueba una modificación de la Ley del suelo, ex profeso para validar retroactivamente el despropósito de Valdecañas. “La historia parece de esas de “elige tu propia aventura”. ¿No te gusta el resultado judicial? ¡Prueba otro camino!”, escribirá con sorna la periodista Mª Ángeles Fernández. Para Pedro Búfalo, catedrático de la Universidad de Extremadura, la modificación representa “un auténtico atentado al Estado de Derecho y a la división de poderes”. El intento de burlar la sentencia es tan burdo que uno de los diputados del PP, Tomás Martín Tamayo, se ausenta de la sesión. Y unos meses después, Mariano Gallego, alcalde de Don Benito y a la sazón abogado, acusa a Quintana de “no saber nada de urbanismo” y califica el guiso parlamentario como “porquería”.
Para Pedro Búfalo, catedrático de la Universidad de Extremadura, la modificación representa “un auténtico atentado al Estado de Derecho y a la división de poderes”. El intento de burlar la sentencia es tan burdo que uno de los diputados del PP, Tomás Martín Tamayo, se ausenta de la sesión
29 de enero de 2014. El Tribunal Supremo confirma la sentencia del TSJ de Extremadura y ratifica la ilegalidad de la urbanización. La resolución del Supremo es concluyente: “la jurisprudencia deja claramente establecido que cuando unos terrenos están sujetos a algún régimen especial de protección sectorial resulta preceptiva su exclusión del desarrollo urbano y su clasificación como suelo no urbanizable de especial protección”.

16 de octubre de 2014, José Antonio Monago, presidente de la Junta: “No es posible cumplir con el fallo. El coste sería de 34 millones de euros”. La cantidad está deliberadamente elevada, puesto que incluye el arranque de la vegetación plantada (14 millones) o la demolición de la estación depuradora. “En lugar de amparar el interés general, la legalidad urbanística y proteger el medio ambiente, la administración pública se aplica a la defensa del beneficio particular”, como afirma con precisión Fernando Abad en La piel de toro como trofeo, libro donde repasa el amplio muestrario de sanguijuelas, vampiros, tiburones y buitres que han poblado y pueblan la España de la corrupción urbanística.

Demolición Valdecañas
Ecologistas en acción por la demolición de Valdecañas Ecologistas en Acción de Extremadura

No contento con negarse a ejecutar la sentencia del Supremo, la Junta de Extremadura, rizando el disparate, patrocina un curso, junto al Ayuntamiento de Navalmoral, la empresa Isla de Valdecañas y la Universidad, donde ensalza el resort de lujo como la punta de lanza en la estrategia turística extremeña. Para más inri el encargado de la inauguración es el propio Monago.

“En lugar de amparar el interés general, la legalidad urbanística y proteger el medio ambiente, la administración pública se aplica a la defensa del beneficio particular”, como afirma con precisión Fernando Abad en La piel de toro como trofeo
13 de noviembre de 2019. El Tribunal Constitucional anula la recalificación que respaldó el complejo de lujo. Hasta aquí, el repaso a grandes trazos del disparate y de la implicación del gobierno regional en él. Como puede comprobarse, la madeja extremeña, las redes del poder en nuestra tierra, han funcionado a pleno rendimiento para garantizar el gran pelotazo.

Procesar al cortijo, poner en pie otra Extremadura

“La corrupción es la alteración más grave y contagiosa que pueden padecer las instituciones. Supone que una persona o varias, de común acuerdo, instrumenten y manejen el sector público a su antojo, en beneficio propio o ajeno”. Las palabras del juez Elpidio Silva se ajustan como un guante al caso que nos ocupa. Valdecañas ha sido y es un negocio indigno, que se ha fabricado violando la ley de forma reiterada, una aventura de contumaz prevaricación y servilismo para beneficio y disfrute de un club de millonarios con sólidos anclajes en la banca, el gran empresariado y la monarquía.

Y el bochorno continúa. Hace unos días, el 28 de noviembre, el actual presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, en lugar de rectificar le añadía un nuevo tirabuzón a la estafa: “A veces, el Tribunal Constitucional te da la razón y otras no te las da. Pero lo vamos a seguir haciendo porque entendemos que es nuestra obligación. El Tribunal Constitucional está para eso, pero esta Cámara –la Asamblea de Extremadura- está para arriesgar”. ¿Arriesgar? ¿Llenar los bolsillos al sobrino del rey y a su cuchipandi es arriesgar? ¿Regalarle un espacio protegido a una gavilla de especuladores es arriesgar? ¿Aplicar la famosa e intocable Ley del Embudo del Poder, la ley de los hechos consumados es arriesgar? ¿Malversar el dinero de todos los extremeños es arriesgar?

Valdecañas ha sido y es un negocio indigno, que se ha fabricado violando la ley de forma reiterada, una aventura de contumaz prevaricación y servilismo para beneficio y disfrute de un club de millonarios con sólidos anclajes en la banca, el gran empresariado y la monarquía
Les ciega la soberbia. Llevan 37 años gobernando Extremadura -33 el PSOE y 4 el PP- y hablan con desparpajo del empleo o de la despoblación de esta región como si no tuvieran nada que ver. Los vaciadores hablando de la Extremadura vacía. Los fabricantes de paro, los cómplices del saqueo energético y agrario, farfullando sobre los puestos de trabajo.

La corrupción ha crecido en toda España asociada al auge del neoliberalismo y de su ingeniería privatizadora: subcontratas, externalizaciones, encomienda de servicios, concesiones desregulaciones, etc. El festín de las constructoras y bancos, la llamada burbuja inmobiliaria, fue el buque insignia del saqueo. Valdecañas es una excrecencia más de todo ese proceso. ¿Dónde, en qué despacho, en que montería, en qué palacio se concibió el latrocinio? ¿Quién puso en contacto al promotor con la inmobiliaria coronada? ¿Cómo se pagan los favores a los mediadores políticos, con la pertenencia a qué órganos consultivos o ejecutivos, con qué puertas giratorias, con qué fundaciones, con el masaje de qué medios de comunicación, con los ascensos profesionales de qué familiares?

El festín de las constructoras y bancos, la llamada burbuja inmobiliaria, fue el buque insignia del saqueo. Valdecañas es una excrecencia más de todo ese proceso. ¿Dónde, en qué despacho, en que montería, en qué palacio se concibió el latrocinio?
Valdecañas es nuestro Gürtel, nuestra Púnica, nuestro Bárcenas, nuestro ERE. La más reciente radiografía del estado de Extremadura, la demostración de cuánto abuso la somete todavía. El último nombre de una corrupción capilar que, frente al relato oficial, ha tenido otros muchos turbios antecedentes en las últimas décadas. La ley de Campos Golf, la SOFI, la refinería de Gallardo, el pabellón extremeño de la Expo-92, las puertas giratorias –las de los exconsejeros Manuel Amigo o José Luis Navarro, por citar solo dos de las más recientes-, la adjudicación de las ITV privadas, la contratación de familiares, amigos y conmilitones en GEPEX y las empresas públicas, las prejubilaciones en la Universidad de Extremadura en abril de 2017, la corrupción urbanística en las ciudades, Cofely, Viñuela, el expolio de las Cajas de Ahorro, el mangoneo en Acorex y la Caja Rural… son, sin ánimo de exhaustividad, algunas de las muestras de la corrupción capilar que ha atenazado Extremadura.

Jaime Gil de Biedma, en un hermoso poema, se dolía de España, “este país de todos los demonios”, donde el mal gobierno y la pobreza se habían transformado en “un estado místico del hombre”. Otro tanto podría decirse hoy de Extremadura. Pareciera que el favoritismo, el nepotismo, el clientelismo, la sorda opresión cotidiana, se hubieran convertido en paisaje, en naturaleza inmutable, en idiosincrasia colectiva.

Valdecañas es el último nombre de una corrupción capilar que, frente al relato oficial, ha tenido otros muchos turbios antecedentes en las últimas décadas
Rafael Chirbes, que vivió en Extremadura más de una década, lo contaba con amargura y belleza, al mismo tiempo: "El mal extremeño se levanta sobre esa masa coralina que lo ocupa todo, y que te deja sin esperanza porque está hecha de la corrupción de aquellos a quienes deberías querer; de quienes deberían ser los tuyos. El ibarrismo ha fabricado el cemento de su edificio moliendo el alma de los de abajo. Con todos los técnicos, artistas, filósofos, sindicalistas, empresarios, y demás agentes sociales, puestos de cara a la pared del pesebre, pensar en Extremadura se tiñe con aires sombríos, trae resonancias de una España que creímos ya superada".

¿Qué hacer ahora tras la sentencia del Tribunal Constitucional? En mi opinión no podemos aceptar la impunidad de los ricos ni la de los gobernantes. Para empezar una medida de elemental higiene ética y ejemplaridad sería que Ibarra, Vara, Monago y todos los miembros que han formado parte de los consejos de gobierno desde el 2006 respondan con su dinero y bienes personales a los gastos que ya ha originado al presupuesto público todo el proceso judicial de este despropósito. Sólo el estudio de la Estación Biológica de Doñana-CSIC, encargado a petición de la Junta y la promotora, ha costado a la comunidad autónoma 327.072 euros. Que los culpables del disparate no se vayan de rositas.

Además, habría que depurar las responsabilidades penales de los mencionados. Los indicios de prevaricación, tráfico de influencias y malversación son evidentes. Y, al tiempo, debería constituirse una comisión de investigación en la Asamblea de Extremadura que analice a fondo las implicaciones y responsabilidades políticas en este caso de corrupción.

Habría que depurar las responsabilidades penales de los mencionados. Los indicios de prevaricación, tráfico de influencias y malversación son evidentes
Extremadura necesita una catarsis, un proceso de rebeldía cívica que afirme otro futuro posible. Frente a la resignación y el clientelismo, frente al paro y a la emigración crecientes, frente al colonialismo de facto y a las nuevas amenazas del extractivismo. El extraordinario trabajo de Ecologistas en Acción y Adenex, que han tenido que sufrir innumerables presiones –e incluso agresiones- representa una luz de esperanza y, ojalá, un presagio del aldabonazo que la situación pide a gritos.

Pongamos el cascabel al gato de la corrupción en Extremadura. Sacudámonos el cortijo. Extremadura es un pueblo honrado y digno. Somos los hijos del 25 de marzo, no una generación más en la ya larga saga de los santos inocentes.

Relacionadas

Balcanes
El coronavirus provoca una frágil tregua política en una Bosnia fracturada

El coronavirus ha apaciguado, por el momento, la situación de crisis permanente en la que sobrevive Bosnia. Un año y medio después de las últimas elecciones generales, todavía no se ha formado gobierno en un país que nunca se ha recuperado de la división que generó la guerra de la década de los 90.

Corrupción
Las ONG valencianas recurrirán ante el Tribunal Supremo la sentencia del caso Blasco

La segunda sentencia del caso de corrupción por el que se desviaron unos ocho millones de euros de la Generalitat Valenciana destinados a la cooperación al desarrollo en la época de Francisco Camps impone penas que la acusación popular considera “ridículas”.

Felipe de Borbón
14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista

Felipe VI no logra remontar la decadencia de una institución lastrada por los escándalos de su padre, pero frente a la que tampoco existe a día de hoy una alternativa en el corto plazo.

20 Comentarios
#44588 18:22 12/12/2019

Llenando el pantano! Se soluciona???

Responder
0
0
#44159 17:52 5/12/2019

La mayoría de los compradores actuaron de buena fe, compraron legalmente y tienen su propiedad inscrita, para demoler habrá que indemnizar precio expropiación.

Responder
1
4
#44105 9:48 4/12/2019

Después de leer este magnífico documento periodístico me viene una de las célebres fraces del Borbon " La ley es igual para todos", y en verdad, es que por suerte aún hay juristas con responsabilidad que cumplen con su obligación, pero aún así, vemos día tras dia, como otros, los poderes económicos y políticos dándose la mano y protegiendo sus decisiones, nos siguen dejando al pie de los caballos, y lo peor entre lo malo, es que la ciudadanía la que aún sabiendo tanta barbarie de actos y robos, les vuelve a votar una y otra vez justificando así lo mediocre de su actitud y cobardía.

Responder
2
1
#44070 17:50 3/12/2019

La sentencia del Tribunal Constitucional es una muy buena noticia que enmienda una cacicada y que hará imposibles proyectos similares dentro y fuera de Extremadura. No se habría llegado a esta situación si las obras se hubieran paralizado cautelarmente, como pidieron siempre las organizaciones ecologistas que han llevado a juicio a la Junta. La ley obliga, lamentablemente, a que se deban depositar fianzas multmillonarias para paralizar obras como el proyecto de Valdecañas. Es totalmente cierto lo que ya dijo el mencionado profesor Pedro Brufao (sic) en su artículo titulado "Sin medidas cautelares no hay justicia", fechado en 2009. Esperemos que la sentencia del Constitucional sea mucho más fácil de ejecutar que las sentencias ambientales y urbanísticas del orden contencioso-administrativo, pues "No solo hablamos de los clásicos ejemplos de urbanizaciones en el litoral, sino de inmensas minas a cielo abierto que ignoran órdenes de paralización durante décadas, desarrollos urbanísticos en zonas inundables que se inundarán, puertos de iniciativa pública que destrozan hectáreas de costa, edificios que sobrepasan el volumen de edificación, líneas eléctricas que sin derecho atraviesan propiedades y trocean hábitats, autovías que atraviesan espacios protegidos, decenas de miles de viviendas de autoconstrucción, vertidos tóxicos o ruidos que vulneran el derecho fundamental a la integridad física y a la inviolabilidad del domicilio, embalses cuyos proyectos se declaran nulos y sus obras siguen o se declaran de interés general contra legem, repetidores de telefonía móvil que se instalan en cualquier parte o inmuebles históricos que un día, sin más, desaparecen del mapa." https://hayderecho.expansion.com/2015/06/08/la-casi-imposible-ejecucion-de-sentencias-ambientales-y-urbanisticas/


Responder
5
0
#44022 24:42 2/12/2019

Jesús Cambero El cambiar la ley para construir en terrenos protegidos es un desatino y un desprecio a la ley por parte de los polìticos. Ojalá lo pagen de alguna forma, que lo dudo. Hasta ahí bien. Pero llevar a cabo la demolición de lo construido puede que no sea lo mas apropiado, no solo por el coste económico. Utilizar este enclave para convertirlo en un lugar de formación y aprendizaje medioambiental a nivel regional e internacional sería mas positivo. Porque la urbanización no es una más, de las muchas chapuceras que se han construido en este pais, está bien diseñada y es construcción de calidad. Darle en la jeta a todos estos especuladores y convertirlo en todo lo que ellos no querian seria mucho mejor, la infraestructura está ahí. Hagamos del pecado una virtud

Responder
1
1
#44055 16:00 3/12/2019

Ese fue uno de los argumentos de la Junta, que desmantelar la urbanización de lujo sería menos ecológico que mantenerla. por suerte los informes medioambientales ya han desmentido esta idea, dejando claro que aún con todo el daño causado, sigue siendo más ecológico desmantelarlo todo. Una buena forma, además, de dejar claro a los corruptos y los corruptores (la inmobiliaria) que no se van a salir con la suya. Ya solo queda que les juzguen a todos (pues todos sabían lo que estaban haciendo) para que esto empiece a parecer que se hace justicia en Extremadura. En cualquier comunidad esto habría supuesto la dimisión inmediata del máximo responsable político de la trama: Fernández Vara.

Responder
3
0
#44019 23:54 2/12/2019

Este complejo lo aprobó la junta de Extremadura y ahora lo queréis tirar,sabéis cuanto va a costar esta demolición?

Responder
1
10
#44072 17:55 3/12/2019

ya no es cuestión de dinero sino de legalidad, que esto no quede impune y se respete la ley

Responder
6
0
#44041 12:28 3/12/2019

Muy poco en comparación con lo que va a costar si sgue ahí en medio.

Responder
9
1
#43976 15:09 2/12/2019

Es lo que pasa cuando el bipartidismo está solo en las instituciones, campa a sus anchas la corrupción. Aquí no tienen problema en ir de la mano el PSOE y el PP

Responder
10
0
#43974 14:34 2/12/2019

Muy buena descripción de la corrupción que reina en Extremadura. Esto en otro territorio habría sido un escándalo y aquí pasa casi desapercibido

Responder
10
0
#43969 13:09 2/12/2019

Excelente artículo, tan solo precisar que no solo fueron PP y PSOE lo que aprobaron la ley para no cumplir la sentencia, tb estaban en esa época en coalición Extremeños y Extremadura Unida

Responder
19
2
#43989 17:15 2/12/2019

Vaya tela, espero que el partido Extremeños de ahora no apoye semejante barbaridad y que fuese algo de la vieja guardia

Responder
8
1
#43968 12:56 2/12/2019

Hay que recordar que esa ley que aprobó la Asamblea de Extremadura fue aprobada no solo por el PSOE y PP, sino tb por Extremeños y Extremadura Unida

Responder
8
0
#43967 12:17 2/12/2019

Otro como Urdangarín. Ahora el sobrino. Hasta cuando?

Responder
7
0
#43960 10:28 2/12/2019

Extremadura es la comunidad más corrupta de España con muchísima diferencia. La omertá es tremenda.

Responder
15
0
#43959 10:27 2/12/2019

Es un caso de corrupción como una catedral. Los políticos al banquillo.

Responder
24
1

Destacadas

América Latina
Destinos inciertos: el covid-19 deja en situación de emergencia a millones de migrantes en América Latina

En situación de calle, bajo el sol en la ruta, abandonados o detenidos en las cárceles de frontera. El covid-19 expulsa a miles de migrantes latinoamericanos que, sin trabajo ni vivienda, emprenden distintas travesías agobiados por el hambre y el miedo.

Crisis climática
Unai Pascual: “El científico debe tomar partido, es nuestra responsabilidad”

El economista Unai Pascual es uno de los promotores del manifiesto Euskal Herria post covid-19, al que en tres semanas se han adherido 723 académicos que piden abrir un debate sobre cómo debe realizarse la transformación ecológica.

Migración
Los barcos de rescate humanitario exigen a Italia que ponga fin al bloqueo

Mientras el mar Mediterráneo continúa sin barcos civiles de rescate humanitario, el Kurdi y el Aita Mari llevan más de tres semanas paralizados por la Guardia Costera italiana, que alega “deficiencias técnicas” y no permite zarpar a los buques. 

Desigualdad
Ingreso mínimo vital, la última red de protección

El Gobierno pospone al viernes 29 de mayo el anuncio del ingreso mínimo vital, ante la expectación de miles de personas que esperan poder cobrarlo. Ayer a última hora se modificaba el borrador para incluir a las comunidades autónomas en la gestión de esta herramienta. 



Coronavirus
La teoría de la conspiración que se hizo tan viral como el covid-19

La creencia de que la tecnología 5G está relacionada con la expansión del coronavirus, surgida como una teoría de la conspiración en foros y redes sociales, lleva propagándose por la red desde enero, pero no atrajo la atención de los medios hasta principios de abril, cuando un ataque a una antena de telefonía móvil en Birmingham dejó sin cobertura de red móvil a uno de los hospitales de la ciudad británica.

Coronavirus
En primera línea de la lucha contra el virus

Radiografía de una jornada con el Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid y el Hospital de la Princesa.

Últimas

Migración
Migrar o invertir la propia vida como peaje

A los detractores de la inmigración todo indica que les mueve un egoísmo desbordante fruto de un privilegio inmerecido. La mera casualidad de haber nacido en un lugar concreto les otorga un derecho de movilidad ilimitado que, a su vez, les habilita a desembarcar en los países de aquellos que quieren ver sólo como atracción exótica.


Coronavirus
¿Una buena oportunidad?

Cuando finalice la epidemia, nuestros gobiernos seguirán con su dinámica habitual, la de gestionar el funcionamiento de la máquina-mundo capitalista e intentar atenuar diariamente sus daños colaterales.

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.