Educación
Jon Illescas: “Tener a los jóvenes alienados, adormecidos e insensibilizados es un objetivo de primer orden para los poderosos”

“El sistema quiere jóvenes individualistas, incapaces de pensar, controlados por el móvil, las apuestas y las drogas”. Tras La dictadura del videoclip, ha escrito Educación tóxica, sobre la influencia de las pantallas y el contenido audiovisual mainstream en niños y adolescentes. Hablamos con Jon Illescas de música, videoclips, músicos rebeldes, hegemonía cultural, videojuegos y youtubers. También de censura, infantilización de la sociedad, cosificación de la mujer, gamificación de las aulas. Y de su polémica con Rosalía.

Jon Illescas

Jon Illescas es doctor cum laude en Sociología y Comunicación y licenciado en Bellas Artes. Es artista plástico e inventor del sociorreproduccionismo y trabaja como profesor en un instituto. Educación tóxica (Viejo topo, 2019) es su último libro. En él aborda la influencia que tienen las pantallas en los más jóvenes. También estudia la influencia de los videoclips, pues están principalmente dirigidos a los adolescentes, los cuales están en proceso de formación de su personalidad. Su análisis es contundente: la clase dominante reproduce en los jóvenes unos valores y una ideología muy nocivos, que son funcionales para mantener su poder. Muchos empresarios de la música utilizan la estrategia del filantrocapitalismo.

Músicos como Anuel AA, Rihanna, Bad Bunny o Rosalía son promocionados a gran escala por la industria musical, mientras que la música crítica o social es ignorada o censurada. Educación tóxica aborda muchos aspectos pero consigue hacerlos comprensibles. Su lectura resulta amena, incluso se escapan algunas risas leyéndolo. Va dirigido a profesores, chavales y padres. Y a cualquier persona con inquietud por la música, la comunicación o la educación. A lo largo de la entrevista iremos intercalando videoclips mainstream con videoclips críticos, para mostrar la diferencia. Y casi al final os dejamos una lista con algunos videoclips críticos más.

Algunos de los temas recurrentes en los videoclips hegemónicos son sexo compulsivo y desligado de lo afectivo, alcohol, drogas, individualismo y, a veces, un trato gratuitamente vejatorio hacia las personas o directamente violencia y, como si tuviera relación con ello: triunfo y dinero. ¿Qué efecto tiene esto en los adolescentes?
Los transforma en seres menos empáticos, más atomizados, frágiles e indefensos.

Una de las cosas que más me ha hecho pensar leyendo tus libros es la idea de flujo: esa cadencia o torrencial de imágenes y ritmos, que ya no pertenece a un vídeoclip concreto, sino que está formado por ellos y se queda en el subconsciente. ¿Por qué resulta tan efectivo para difundir valores e ideas?
Porque a base de repetir y repetir esos mismos mensajes de modo sorprendentemente homogéneo, ese flujo constante de sentido, que es social e ideológico, se normaliza transformándose en un elemento tan natural en nuestro pensamiento como el aire que respiramos.

Educación Tóxica, La dictadura del videoclip, pantallas, movil, moviles,
Dibujo de Educación tóxica Miguel Brieva

Históricamente ha habido una cultura popular frente a una alta cultura, durante el crecimiento desaforado pareció que los medios técnicos podrían potenciar una cultura ilustrada, hoy lo que encontramos es que estos se han usado para extender en gran medida una cultura banal y embrutecedora (unos valores, una forma de entender y pensar las cosas). Una cultura creada por una clase social para otra. ¿Puede entenderse la guerra cultural (en su amplio sentido) una prolongación de la lucha de clases? ¿Qué papel cumple la industria cultural de Adorno hoy?
Es muy interesante tu pregunta. Ya que me citas a Adorno y por ende la Escuela de Frankfurt, en este sentido soy más positivo que Adorno y sigo viendo las potencialidades de las nuevas tecnologías como las vio Benjamin con el cine. Estas pueden alienar o liberar, depende como se usen. Es el clásico dilema del cuchillo: podemos pelar fruta con él o cometer un asesinato. La cuestión es que en esta guerra simbólica, que desde luego es parte de la lucha de clases, tenemos que admitir que vamos perdiendo por goleada. Lo cual no quiere decir que no podamos levantar el vuelo ni mucho menos. Afortunadamente la historia dura mucho más que un partido de fútbol.

¿Qué tenemos en contra? Que ellos tienen la centralización y la concentración del capital, que les posibilita contar con enormes recursos. Además, a diferencia de nuestra izquierda, estos temas de ‘guerra cultural’ se los toman muy en serio. Pero mucho, mucho. ¿Qué tenemos a favor? Que, como siempre, somos más y además ahora podemos conectarnos con otras personas de otras partes del mundo con mayor facilidad que nunca antes en la historia. Pero falta una organización internacional que vehicule esto y nuestros propios recursos concentrados y centralizados.


Sigo viendo las potencialidades de las nuevas tecnologías como las vio Benjamin con el cine

¿Se han perdido diversidad y horizontes o también se han ampliado?
Para las mayorías se ha perdido. Para una minoría cultural se han ampliado, por los nichos de consumo y la propia extensión internacional del mercado mundial, que hace que, por ejemplo, podamos escuchar más artistas africanos que los propios africanos hace 50 años. Por otra parte, si uno es crítico, en los servicios de streaming (sean de pago directo o pago por trueque —los “gratuito”-publicitarios) puede acceder a una cantidad de artistas inimaginables que le permiten elegir con mayor velocidad entre lo que realmente le gusta y lo que no.

Para las mayorías se ha perdido diversidad y horizontes. Para una minoría cultural se han ampliado, por los nichos de consumo y la propia extensión internacional del mercado mundial

¿Estamos pasando o hemos pasado de una cultura comunitaria o social a una individual? En tal caso, ¿se puede observar esto en el tipo de música actual?
Por supuesto y en especial en los videoclips dominantes. Si calculamos las veces que estos transmitían un mensaje de corte individualista competitivo frente a los que fomentaban la fraternidad, nos encontramos con una diferencia de 2,66 a 1. Y en el caso del Top 100 de los más promocionados por los oligopolios discográficos nos encontramos con una diferencia de 5,2 a 1.


Hay quienes afirman que el visionado de cualquier tipo de vídeo (audiovisuales) de forma cotidiana ya tiene influencia (a nivel antropológico) en nuestra configuración mental, en cómo imaginamos y concebimos el mundo a nivel profundo. ¿Compartes esta idea?
No solo la comparto sino que es así, como indican más de un millar de estudios relativos al aprendizaje y la influencia de la cultura audiovisual en el espectador. No es una opinión sino una realidad. Es un hecho objetivo solo negado por aquellos poderosos a los que no interesa que se destape el pastel y les pidan responsabilidades o por aquellos insensatos que, ya adoctrinados, se resisten a confesarse como tales (entre ellos muchos y afamados críticos culturales de este país). Incluso a un nivel más inmediato, cualquier profesor con un poco de conciencia lo puede advertir en el día a día con sus alumnos.

Un amigo hablaba de “cultura esquizofrénica del videoclip” para referirse también a series y películas con muchos fotogramas y estímulos por minuto. Esto es constante y casi no deja momento para el yo o la intimidad no influida por esos videos. Ese flujo resulta completo cuando ya es parte de la vida misma, inseparable de ella, como decía Debord, al cual nombras en alguna ocasión. ¿Podían adivinar los situacionistas los videoclips actuales o todo ha cambiado demasiado en las últimas décadas?
Creo que Debord, de vivir ahora, hubiera tenido que publicar sin duda otro libro de comentarios que se sumara a aquel que publicó en los ochenta sobre su clásico de los años 60 La sociedad del espectáculo. No sé si lo hubiera podido adivinar, pero indudablemente sus comentarios de los ochenta apuntaban mucho de lo que ahora ha llegado a un grado sumo. Imagina además que hubiese visto la alienación/adicción de la población global con las pantallas portátiles (móviles, tablets, etc.). Cuando antes su “demonio” era la televisión… ¡Se hubiera quedado frito!


Imagina que Debord hubiese visto la alienación/ adicción de la población global con las pantallas portátiles. Cuando su “demonio” era la televisión...

El sobretítulo de La dictadura del videoclip era “Industria musical y sueños prefabricados”, ¿la imagen y el relato de los videoclips, etc. sustituyen a los sueños, a la capacidad de imaginar y desear por nuestra cuenta?
Sin duda. Digamos que conduce nuestros deseos, nuestros impulsos. Vemos el tipo de casa que nos plantean como deseable (una mansión) y queremos tenerla sin entender el coste ecológico y vital que pueda tener. Y esto se propaga incluso entre gentes de izquierdas. ¿Viste lo que ocurrió con el vicepresidente y su compañera la ministra con la “choza” en Galapagar?

Aplicas la hegemonía de Gramsci a los videoclips, una idea necesaria que actualiza esta teoría de la lucha de clases llevándola a algo tan cotidiano como los videoclips (lo que además la hace más cercana y comprensible). ¿Puedes explicar esto brevemente? ¿Va la estratificación cultural unida a la estratificación material?
Sí, básicamente Gramsci definía la hegemonía como la capacidad de la clase dominante para dirigir/ liderar al conjunto de la sociedad presentando como deseable su cultura, su estilo de vida, entre los miembros de la clase dominada. Como anécdota te contaré que recuerdo una manifestación que estuve en Barcelona hace años con un importante miembro de la CGT y mientras estábamos allí, rodeados de gente que estaba luchando por un mundo mejor, me reconoció que “ojalá tuviera tanto dinero” como un capitalista que estábamos criticando. ¿Entonces a dónde vamos así? ¿Al quítate tú para ponerme yo? Todo ello indica la falta de una cultural y ética socialista, la falta de revolución cultural de masas que promueva esos valores. No tenemos programa, ni organización, ni suficiente inteligencia colectiva para llevarlo a cabo. Ojalá esto cambie, hay destellos de que puede cambiar pero falta mucho trabajo y autocrítica. Y no lo conseguiremos vejando a los capitalistas ni a sus amigos reformistas, ni con el Libro Rojo de Mao en ristre, sino con pedagogía, construyendo nuestra propia industria cultural contrahegemónica, socialista.

 

¿Es el videoclip un formato válido pero desaprovechado? ¿Qué son los videoclips contrahegemónicos?
Son aquellos videoclips que reman en contra de la hegemonía capitalista. Pueden hacerlo de forma directa criticando su ideología o promoviendo otra (algo poco habitual) o difundiendo como positivos valores que, sin ser directamente ideológicos, estorban para la reproducción de ese dominio cultural capitalista. Por ejemplo: la fraternidad, la amistad, el amor, la cultura, el ecologismo, etc.

Los videoclips contrahegemónicos son aquellos que reman en contra de la hegemonía capitalista. Pueden hacerlo criticando su ideología o promoviendo otra (algo poco habitual) o difundiendo como positivos ciertos valores

Grupos y artistas que nombras como Rage Against the Machine o John Lennon, y tantos otros que tenían el control sobre su música y sus proyectos, utilizaban la música como arma de cambio social, en pelea constante con la discográfica, a diferencia de lo que cuentas sobre los grupos mainstream actuales, que son “marionetas” de la industria. Si miramos para atrás da la impresión de que cada vez surgen menos grupos politizados, ¿es así o es que no nos llegan porque dependen (o dependemos los oyentes) de las discográficas/plataformas y no les promocionan? ¿Nos estamos perdiendo a los músicos críticos de hoy?
Sí, pero no olvides que Lennon o Rage Against The Machine dependían de las discográficas también y su difusión estaba totalmente controlada. Lennon denunció como Apple destruyó su álbum más izquierdista y grupos como RATM siempre fueron minoritarios dentro de la corriente dominante como lo fue Ska-p o lo es hoy gente como René, todos de Sony Music (excepto los vallecanos, que ya se salieron). Y Sony es la segunda discográfica más importante del orbe. La cuestión no es que no existan, es que las oligarquías mediáticas que controla estas grandes empresas son quienes deciden el tamaño del nicho de izquierdas. Y es un nicho muy pequeño, totalmente controlado. Ellos nunca dirigirán esos mismos artistas al público mayoritario de un modo constante, en el flujo dominante, como hoy sí promueven a artistas como Ariana Grande, Selena Gómez, Anuel AA o, en nuestro país, a la omnipresente Rosalía.

John Lennon denunció como Apple destruyó su álbum más izquierdista


Cuando los artistas orientados para las masas, como fue Michael Jackson a mediados de los noventa, intentan enviar un mensaje crítico, social, los barren. Los hunden de diferentes maneras. Acaban con ellos. Luego los jóvenes que quieren ser artistas o vivir de la música lo único que hacen es repetir el modelo que triunfa. Nadie les tiene que decir, “no hagas canciones criticando a los bancos o la desigualdad en el mundo”, porque saben que no tendrá repercusión en el mercado, porque no hay nada así en el mercado. Saben que “no venden”. La mayor parte de las veces es autocensura por imitación del modelo, así que pocas veces tienen que ejercer una censura directa y todavía menos veces se conocen los casos díscolos por contratos de confidencialidad y otra serie de prácticas legales burguesas, que los atan de pies y manos incluso después de abandonar esas compañías.

Cuando los artistas orientados para las masas, como fue Michael Jackson a mediados de los noventa, intentan enviar un mensaje crítico, social, los barren. Los hunden de diferentes maneras. Acaban con ellos

Algo que queda claro por ciertos datos que expones en el libro es que no se trata (solo) de un tema de negocios, como aluden los defensores del libre mercado, pues a menudo se cancelan proyectos o no se invierte en músicos o vídeos rentables y sí en otros pese a que las estadísticas avisan de que no gustan. ¿Es un tema ideológico entonces?
Totalmente, es pura lucha de clases en la cultura. Conozco incluso a artistas que por grabar temas con músicos “de izquierda” (de verdad) los han quitado de las grandes emisoras de este país. Ipso facto, con un chasquido de dedos.


¿Crees que los adolescentes escuchan música con la misma atención que antes por la melodía y la letra o el videoclip se está comiendo la música?
Existe un proceso de agilipollamiento  masivo de la población y los menores son sus mayores víctimas. Hay una deseducación y embrutecimiento de la población planificada desde las altas esferas, una infantilización de la misma, una pauperización de los estímulos que le llegan para impedir la capacidad de raciocinio, la crítica y la posibilidad de manejar el pensamiento abstracto. Todo ello impide el desarrollo cognitivo y facilita el control social. Es algo que gente como Allen Dulles, ex director de la CIA y mecenas de múltiples psicópatas con placa, sabían que tenían que aplicar a la población. Puro control social, ratas de la laboratorio a base de impulsos condicionados. Entonces sí, evidentemente, el estímulo de millones de horas de imágenes hipersexualizadas en movimiento, dificulta cualquier tipo de pensamiento crítico y eso es altamente beneficioso para la élite. [Sobre hipersexualización de la infancia ver el documental Sexy Inc. Our children under influence, disponible en el directorio gratuito de películas alternativas rebeldemule.org]

Existe un proceso de agilipollamiento masivo de la población y los menores son sus mayores víctimas. Hay una deseducación y embrutecimiento de la población planificada desde las altas esferas, una infantilización


Hubo una pequeña polémica en Twitter por tus declaraciones en una entrevista de radio sobre Rosalía, ¿que pasó?
Básicamente que retraté a Rosalía como lo que es: un negocio con patas. En el programa Carne Cruda, Javier Gallego me preguntó sobre mi opinión por el tuit de la cantante en que decía “Fuck VOX” y contesté que era un mensaje para reforzar su target, su público objetivo. Un tuit inocuo sin riesgo político para hacerla parecer “comprometida”, puro marketing, pues su público no son (ni mucho menos) los votantes de VOX. Hay gente que cree que la archipublicitada sosrovirense es un ejemplo de artista “de izquierdas” por hablar de un feminismo light totalmente aceptado y promovido por la élite, cuando en realidad es justo lo contrario: uno de los ejemplos de cantantes más procapitalistas que existen en el panorama actual. En especial desde verano de 2018, cuando tuvo su encuentro con Rob Stringer, presidente de Sony, en la sede de la multinacional en Madrid. Es decir, desde que decidieron metérnosla a muerte por nuestros ojos y oídos.

En realidad, paradójicamente, como afirma el ejecutivo de la industria musical Adrián Vogel, lo suyo ha sido un relativo fracaso comercial. Al fin y al cabo, Rosalía solo es una estrella en España y su único videoclip verdaderamente exitoso a nivel internacional lo es por la compañía del reguetonero colombiano J Balvin. El segundo videoclip más visto, a mucha distancia, por la aparición de otro reguetonero: el puertorriqueño Ozuna.

 

Que la música guarda relación con la sexualidad es algo sabido. Es preocupante la idea del sexo que muestran los videoclips hegemónicos, en las que se une imágenes sexuales con ideas de posesión, control, y a veces casi violación e incluso tortura. Una sexualidad compulsiva o cosificadora no permite personas libres (ni entre los que la practican ni entre los que la sufren). ¿Hemos pasado del amor romántico (excesiva idealización) a la objetualización?
Totalmente. Las personas y en especial las mujeres, se (re)presentan como puros objetos de fruición sexual masculina, como strippers elevadas al cubo (solo hay que ver varios videoclips de Rihanna, Cardi B o en nuestro país, Bad Gyal). De ahí se comprende cómo hay muchos chicos que piensan que las mujeres, en el fondo son “putas”. Incluso en la jerga de muchas jóvenes está de moda referirse unas a otras con la palabra “puta” o “zorra” como sinónimo de “colega”, “tía”, etc. La industria cultural dominante está plagada de productos misóginos donde la mujer es una cosa mientras, bipolarmente, otros productos (de las mismas empresas) defienden una versión capitalista de la mujer donde, aunque sigue siendo una “puta” al menos es una “jefa”. Será la “gran puta” que explotará en la jungla del mercado a otras mujeres y hombres, todas putas y putos, es decir: mercenarios que venderán sus servicios sexuales (o los que sean) al mejor postor. La lección para los jóvenes es clara y fuertemente nihilista y reaccionaria.


La industria cultural dominante está plagada de productos misóginos donde la mujer es una cosa mientras, bipolarmente, otros productos (de las mismas empresas) defienden una versión capitalista de la mujer donde, aunque sigue siendo una “puta” al menos es una “jefa”

Muchos de los videoclips más promocionados (y más vistos hoy) serían impensables hace solo 10 años, ni decimos ya en los 90. Los chavales se forman sus ideas sobre el sexo también con ellos y las reproducen. A menudo salen en televisión en horario protegido y gracias a los móviles está normalizado en cualquier momento del día, ¿está sirviendo cierto tipo de videoclip como un nuevo formato corto de pornografía que se ha colado sibilinamente?
Sí para los niños, pues la mayoría todavía no ha visto porno o, al menos, no lo consume habitualmente (pese a que ya un 10% de los visitantes de estas páginas son menores de 10 años). Pero para los adolescentes ya no es necesario porque estos videoclips, pese a su alto contenido sexual, se quedan cortos frente a la pornografía que tienen a dos clics. Comparado con lo que pueden ver en las páginas porno más visitadas en España, los videoclips dominantes son como Los Pitufos.

Eso es lo grave: la normalización de los estímulos sexuales cosificadores en el ciudadano a través del acoso de la propaganda comercial, los videoclips y los videojuegos, lo colocan como espectador en la piel de un voyeur o un proxeneta

Aunque el cebo sexual siga siendo poderosamente productivo para engancharlos, lo más seguro es que una vez frente a la pantalla, si se “ponen” viendo un videoclip de la porno-cantante de turno, da igual que sea Dua Lipa o Rosalía, si quieren “descargar” tensión, acaben masturbándose viendo a las actrices porno. Más en un mundo donde cada vez más aumenta brutalmente la oferta de agresivo porno (también en 3D), que normaliza tanto el porno clásico que hace que muchos adolescentes no se exciten lo suficiente para eyacular a no ser que vean vídeos repletos de escenas de humillaciones públicas, violaciones en grupo, zoofilia, etc. Eso es lo grave: la normalización de los estímulos sexuales cosificadores en el ciudadano capitalista, a través del acoso de la propaganda comercial, los videoclips y los videojuegos, lo colocan como espectador en la piel de un voyeur o un proxeneta, que continuamente “se ve obligado” a subir la apuesta, subir el nivel de “morbo” y “degradación” para estimularse, una vez que ya está profundamente contaminado por una sexualidad cosificadora que, poco a poco, lo objetualizará a él o ella mismos, arrancándoles de cuajo algo tan sano y humano como la sexualidad. 

Porno y adolescentes, Miguel Brieva

En Educación tóxica pones de relieve la gran importancia que tiene controlar el imaginario e ideas de los adolescentes, porque aunque no tengan recursos económicos ni políticos, son los adultos del mañana y los tendrán (lo relacionas también con el auge de la extrema derecha). Además, sus ideas se asientan o cambian a esta edad. Destacas que los adolescentes tienen más vitalidad, idealismo, protección por parte de sus padres, tiempo libre y están libres de cargas por trabajo. Cualquiera diría que tienen todas las cartas para rebelarse. ¿Es en este punto el audiovisual una forma de control social? ¿Esto tiene que ver con las condiciones subjetivas de las que hablaba Marx?
Totalmente. No se va a producir ninguna revolución sin la juventud. Ninguna. Tenerlos alienados, adormecidos, insensibilizados y con baja capacidad de juicio es un objetivo de primer orden para la oligarquía. Si la conciencia y los sueños de la juventud les pertenecen, no habrá nada que temer. Así, o 1) los jóvenes no harán ninguna revolución social o 2) si otros la intentan hacer, los utilizarán para reprimirla.


No se va a producir ninguna revolución sin la juventud. Ninguna. Tenerlos alienados, adormecidos, insensibilizados y con baja capacidad de juicio es un objetivo de primer orden para la oligarquía. Si la conciencia y los sueños de la juventud les pertenecen, no habrá nada que temer.

Se sabe que en los niños (aunque lo mismo ocurre en los adultos) la adicción a las pantallas reduce la memoria, la tolerancia a la frustración y la empatía. ¿Cómo configuran o afectan las pantallas a la personalidad, la inteligencia o las emociones?
Pues en el momento en que el usuario pierde el control, horriblemente. Si eso se va repitiendo se transforma en un adicto, que es lo que todas las redes sociales quieren para poder vender más datos de su navegación a las empresas o gobiernos interesados: vida y penurias para ganar más dinero. Desde a qué hora te acuestas, si estás enfermo o si le pones los cuernos a tu mujer. La información es poder y en cualquier momento puede ser utilizada y monetarizada. Respecto a las emociones, ya se sabe que los adictos no son muy felices que digamos, además de poco empáticos, lo que es una victoria objetiva en la lucha de clases de los de arriba frente a los de abajo. Si nosotros estamos separados, mirándonos el ombligo o nuestras pantallas, ellos ganan. Lo que debemos hacer es mirarnos más a la cara y preguntarnos cómo estamos, no nosotros, sino a nuestros vecinos, amigos, familiares o compañeros de trabajo.


Hay otros formatos dirigidos a niños y adolescentes en expansión actualmente: especialmente algunos videojuegos y los youtubers (últimamente incluso niños youtubers), imponen a menudo formas de ser impostadas y comerciales a una edad en la que son muy influenciables. ¿Tienen más influencia sobre ellos los youtubers o los músicos? ¿como operan en su subjetividad y su socialización?
Para la mayoría de los chicos, hasta una determinada edad, los youtubers. Para la mayoría de las chicas y para los chicos gays, los músicos. De todos modos, son complementarios porque, en el caso de los más seguidos, su mensaje suele ser francamente procapitalista e individualista. Date cuenta que si aceptan hacer emplazamiento publicitario y todas esas estrategias de promoción de productos, entonces el gran capital los promocionará más y serán más seguidos. Y la libertad de crítica al mundo empresarial se reduce. Al final es una cuestión de adaptación al hábitat. Si vives en el mar, más te vale tener branquias y aletas. Si vives en el capitalismo y quieres tener visibilidad, más te vale llevarte bien con los grandes propietarios de su reproducción ampliada: la élite empresarial.

El mensaje de los youtubers y los músicos más seguidos suele ser francamente procapitalista e individualista. Date cuenta que aceptan hacer emplazamiento publicitario y todas esas estrategias de promoción de productos


[Este 10 de abril Jon Illescas ha empezado a hacer videos al estilo youtuber sobre marxismo]

Con la ludificación de ciertos aspectos de la vida ¿asistimos a una infantilización? (entiéndase bien: incapacidad para gestionar las propias emociones, falta de empatía, individualismo que supone a su vez despolitización...)?
Sin lugar a dudas. De este modo el entrenamiento para desarrollar la capacidad de razonar críticamente tiende a cero y con este declive intelectual, la despolitización (consciente) es inevitable. Sin embargo, tener a los adultos como niños, puede ser muy útil cuando se quieran politizar abruptamente desde el poder. Cuando exista una coyuntura donde los intereses de la clase dominante lo requieran, como por ejemplo: una guerra o una pandemia que sirva para escudar una reestructuración reaccionaria del sistema. Entonces, todos se politizarán a través de la exposición, en los medios de comunicación dominantes, a los intereses “nacionales” que, en realidad, serán los intereses de la oligarquía.


La infantilización, tener a los adultos como niños, puede ser muy útil cuando se quieran politizar abruptamente desde el poder. Cuando exista una coyuntura donde la clase dominante lo requiera, como por ejemplo: una guerra o una pandemia que sirva para escudar una reestructuración reaccionaria del sistema

¿El entretenimiento audiovisual “personalizado” va en la dirección de un alejamiento de la vida real?
Por supuesto. Piensa que cada vez más pasamos más horas frente a las pantallas, por trabajo, porque es lo más fácil, etc. Y los menores más si no tienen control paterno. Un chico de 14 años consume entre 9 y 10 horas de pantallas al día, con lo que pasa más tiempo frente a las pantallas que frente al mundo real. Es un alejamiento de la realidad objetiva. Y en esa realidad no hay pobreza ni miseria, en su mayoría solo escapismo, deshumanización y propaganda capitalista.

Una de las alternativas que has descrito es la necesidad de una industria cultural pública. ¿Quién crees que tendría que actuar en este sentido o quien podría hacerlo?
La izquierda que crea en un futuro más humano y civilizado solo puede ser socialista. Creo que los agentes de esta necesaria construcción deben ser las organizaciones de izquierda que luchen por el socialismo desde sus espacios de militancia, en sus organizaciones, etc.; desde el poder en los momentos en que lleguen al mismo, sea en un municipio, comunidad autónoma, país, etc. Cuanto más grande sea el lugar del Estado donde lleguen y más recursos tengan, más podrán hacer. De todos modos y esto es clave, debe ser una industria cultural pública transnacional, o no habrá ninguna oportunidad de vencer a la dominante burguesa. Se necesita de muchos recursos para hacer productos de calidad que, teniendo otros valores, resulten atractivos para las mayorías, compitan y venzan a los que ahora nos intoxican.


TVE ha decidido no emitir una entrevista que te hicieron sobre el libro en la que denuncias por ejemplo que “nos enfrentamos a poderes económicos muy poderosos como la industria del videojuego”. Una industria que, sin embargo, tiene su espacio publicitario en forma de noticia en todos los telediarios cada vez que organiza salones del juego o torneos en España. ¿Hablamos de censura?
No tengo grabado el momento de la reunión del telediario de La 1 donde decidieron no sacar la entrevista que me realizaron a principios de enero. Pero sí sé que la rechazaron dos veces por declaraciones privadas de una ejecutiva. Estamos en abril y no ha salido ni creo que salga jamás. También tengo la opinión de varios trabajadores de RTVE que conocieron lo que sucedió y no ven ninguna explicación racional a este veto. ¿Conoces lo de blanco y en botella? Yo creo, tengo la hipótesis de que en unos telediarios que estaban constantemente publicitando Operación Triunfo (antes del confinamiento por el coronavirus), mi voz era un ruido indeseable. No en balde, OT es un programa producido en asociación con la multinacional holandesa Endemol y con Sony como discográfica. Aunque mi intervención de 90 segundos (que era lo que tenían planificado) hubiera sido impotente frente a miles de horas de publicidad de OT y el resto de cultura tóxica que emiten, que no permitieran si quiera que hubiera un pequeño porcentaje del público se pudiera interesar muestra el cuidado que llevan en sus políticas de agilipollamiento masivo del personal.

Sé que rechazaron emitirla [la entrevista que TVE le realizó] por declaraciones privadas de una ejecutiva. También tengo la opinión de varios trabajadores de RTVE que no ven ninguna explicación

El dibujante Miguel Brieva ilustró tu anterior libro, La dictadura del videoclip, y ahora vuelve a hacer la portada, contraportada y la cubierta interior de este libro. Miguel también es crítico en sus cómics con las pantallas, la manipulación, los productos culturales y la sociedad del espectáculo, ¿qué han aportado sus dibujos a lo que cuentas en tus libros?
Pues un complemento perfecto. A partir de La Dictadura del Videoclip, Miguel y yo nos hicimos amigos precisamente porque conectábamos en nuestra visión crítica de la industria musical y todo lo que citas de pantallas, productos culturales, etc. Para mí fue un placer tenerlo conmigo en Educación Tóxica. Además, él es músico y padre, por lo cual dialogar con él siempre fue muy inspirador de cara a la escritura del libro.


Todavía hoy se piensa en la educación como aquello perteneciente solo al ámbito de la escuela y la familia, sin embargo esta visión es reduccionista porque educación es todo lo que tiene que ver con la formación del niño en cualquier momento del día, y aquí la cultura mainstream y las pantallas tienen un gran papel. ¿Está habiendo un declive del papel de los padres y la escuela (incluso de la cultura popular, del barrio, de los amigos...) respecto a la industria cultural? ¿Por qué el debate público gira en torno a cosas como el pin parental y no a esto?
Muy buena pregunta. Pues te diría que gira sobre eso porque no hay conciencia desde la izquierda política de este problema y ese es uno de los objetivos de Educación Tóxica: ponerlo sobre el tapete y comenzar a trabajar en las soluciones. Por otra parte, es mucho más fácil meterse con los profesores que con una industria de miles de millones de euros. La cuestión es que ahora, con la mayoritaria incorporación de la mujer al mercado laboral y, aunque es estupendo para la liberación femenina, resulta en un empeoramiento de la educación de la prole. Es decir, ahora los padres dedican menos tiempo a la crianza de los menores que nunca. Y además de menos horas, de peor calidad, porque los padres y las madres están fuera trabajando casi todo el día y cuando llegan a casa están muertos y lo último que les apetece es enfrentarse a la difícil y desgastante labor de educar a los pequeños. En cambio, cuando los padres no están, las pantallas sí están.

El problema es que aunque ahora hay casi el doble de población trabajando con la masiva incorporación de la mujer, la jornada laboral de la clase trabajadora se mantiene igual que en 1919, cuando se aprobaron en España las 8 horas de trabajo diario. Y eso pese a los asombrosos incrementos de productividad que la tecnología ha permitido. ¿Quién se ha quedado con ese progreso tecnológco y quién pagará esa ausencia? Hemos de luchar por la reducción drástica de la jornada laboral a la par que garantizamos los servicios públicos de calidad a corto-medio plazo y nos preparamos para conquistar el socialismo a nivel mundial en el medio-largo.

Educación, aula digital, aulas digitales, aulas conectadas, gamificación

Tú eres profesor de instituto y, además, has hecho investigación para analizar la influencia del videoclip en adolescentes, ¿en qué notas la influencia da la cultura mainstream en ellos (en su personalidad, en su forma de relacionarse entre ellos)?
En absolutamente todo: en sus sueños, en la música y los videojuegos que les gustan, en sus referentes, en su forma de relacionarse, en el culto al dinero y la riqueza, en su creciente pobreza expresiva, su ausencia de pensamiento crítico, etc. Incluso en las luchas políticas homologadas por los medios capitalistas como cierto feminismo o ecologismo absolutamente inocuos para el sistema. Pero no es su culpa, evidentemente, la culpa es nuestra porque es el “mundo de los mayores” que le ofrecemos, ese mundo basura que no tiene nada mejor que ofrecerles.


Un ejemplo de videoclip sexista disfrazado de empoderamiento femenino

Recomiendas trabajar con la música y con los videoclips en clase, para que los chavales analicen el mensaje verbal, musical y visual, empiecen a verbalizar lo que ven para hacerlo consciente y debatan entre ellos. ¿Qué resultados te ha dado esto?
Maravillosos. Por esa razón en el libro propongo varios juegos con materiales que me han servido en mis clases. Hasta el punto que son los propios alumnos los que me piden jugar a ellos.

Aunque a la mitad de los chavales, Bad Bunny, Anuel AA o Becky G les parecen artistas basura, la mayoría de ellos no sabe dónde proveerse de otros autores porque van a lo fácil, a las tendencias de YouTube o Spotify. Acaban, como mucho, en la música “alternativa” prefabricada

Por hacer un poco de abogado del diablo: hasta cierto punto puede dar la impresión de que los chavales se dejan influenciar totalmente por estos formatos, que no tienen capacidad de agencia y nunca responden de forma crítica, ¿pero también eligen escuchar música crítica, ¿no?
Sí, pero como cada vez están más individualizados, los que escogen música crítica son menos porcentualmente. Además, como ya no hay o casi no hay tribus urbanas (como antes había heavies, rockeros, punks, etc.) les cuesta más saber de dónde proveerse de esa música diferente. Están aislados. Por ejemplo, aunque más o menos a la mitad de los chavales, Bad Bunny, Anuel AA o Becky G les parecen artistas basura, acertadamente, la mayoría de ellos no sabe dónde proveerse de otros autores porque van a lo fácil, a las tendencias de YouTube o Spotify. Así que entonces acaban, como mucho, en la música “alternativa” prefabricada de las mismas empresas que promueven como mayoritarios a los ejemplos tóxicos anteriormente mencionados.

 

¿Qué opinión te merecen algunas de las llamadas “nuevas pedagogías” y la metodología de las aulas digitales/conectadas (introducir el uso constante de internet y pantallas en clase como “pedagogía”) y la gamificación en las clases?
Las pantallas pueden estar bien en algunas asignaturas, utilizadas con cabeza. Pero vehicular el proceso de enseñanza mediante las pantallas es un error brutal y ya existen diversos estudios que lo acreditan. Lo lamentable es que no tienen el hueco que merecerían en unos medios conectados a los mismos intereses que los vendedores de pantallas y sus contenidos. Respecto a la gamificación, es decir, a hacer juegos educativos en clase para facilitar el conocimiento y captar el interés de los alumnos, me parece estupendo. Yo lo utilizo mucho. Pero, y aquí viene el gran pero: creo que es algo que tiene mucha publicidad y está sobrevalorado. Hace mucho tiempo que los profesores utilizan los juegos, puntualmente, para retener contenidos o que los alumnos los manejen de una forma más divertida. Sin embargo, hacer de esto la panacea de la educación actual me parece naif y creo que al final es la excusa para que algunos vivan de dar conferencias sobre ello. Hay asignaturas y contenidos con los que es difícil hacer juegos y tampoco tenemos las ratios de alumnos adecuadas ni los recursos para hacerlos todas las veces que fuera deseable.

Creo que la gamificación en la escuela es algo que tiene mucha publicidad y está sobrevalorado. Los profesores utilizan los juegos, puntualmente. Sin embargo, hacer de esto la panacea de la educación actual me parece naif

Por tanto, tanto lo uno como lo otro, pantallas y juegos, con cabeza y mesura bien, pero si nos rendimos a ellos y los abrazamos como la panacea del siglo XXI, lo único que conseguiremos será bajar más todavía el nivel de la educación pública y seguir infantilizando a los alumnos creando legiones de personas incapaces de pensar, esforzarse y tener autocontrol. Todas cuestiones muy necesarias para vivir como un adulto sano, capaz de afrontar frustraciones y ser capaces de construir postergando el placer automático para obtener un placer mayor a largo plazo. No solo en este sistema sino en cualquiera que vivamos. En este sentido creo que a la par que utilizar las pantallas y los juegos con inteligencia, se debería potenciar el esfuerzo, el hábito de sacrificio y la memorización, tan denostadas por una izquierda posmoderna que sirve como tonta útil de este sistema que nos explota y si no lo evitamos, nos acabará matando a muchos de nosotros.

 

Si nos rendimos a las pantallas y los juegos en el aula y los abrazamos como la panacea del siglo XXI, lo único que conseguiremos será bajar más todavía el nivel de la educación pública y seguir infantilizando a los alumnos creando legiones de personas incapaces de pensar, esforzarse y tener autocontrol

Educación tóxica incluye un cuadernillo para preuniversitarios del futuro sobre el Dinerismo. Cuéntanos brevemente qué es esto.
Es un libro que me trajo Marty McFly del futuro, en su máquina del tiempo y he tenido la gentileza de compartir con los lectores (risas). Hablando en serio, mientras escribía el libro, hablando con Miguel Brieva, le dije que me gustaría incluir en el libro un pliego de fotos a color donde una civilización más avanzada, del futuro, analizara nuestras miserias con ojos de extraños. Entonces Miguel citó esos libritos para estudiantes sobre el Románico o el Romanticismo y pensé en bautizar la cultura de nuestra época bajo el nombre de “Dinerismo”. Pues al fin y al cabo eso es lo que busca esta cultura dominante promovida por el capital: el dinero cueste lo que cueste, caiga quien caiga. Así que coloqué esa cultura superior en el año 2320, en una sociedad-mundo socialista y desde allí lancé una mirada analítica a su pasado, nuestro presente.

Un tema que me ha rondado la cabeza leyendo Educación tóxica, puede que sea impresión mía, es que todo esto va en contra de las capacidades humanas más básicas: la comprensión de lo que se observa, la reflexión, la duda... por cosas como tener un móvil constantemente en el bolsillo (y esto no va solo por los adolescentes) y cómo esto impide cada vez a más personas hacer el esfuerzo en escribir, apreciar una obra de arte (o una película lenta, una canción compleja) o leer un libro (e imaginar lo que no está en él) —no hablemos ya de escribir, aprender a tocar un instrumento o a pintar— frente a este mundo que ya te da masticado lo que tienes que pensar (imágenes) impidiendo que pienses por tí mismo. ¿Se están mermando las posibilidades creativas o esto es un análisis pesimista? A escala social, ¿puede suponer un retroceso cultural o de conciencia?
Sin duda, comparto al 100% lo que apuntas. No creo que sea pesimista, creo que es lo que es. Siempre digo que un vídeo de izquierdas por genial que sea, de 10 minutos, no equivale a leerse El Capital. Ni siquiera a leerse el Manifiesto Comunista. Puede ser complementario, pero jamás podrá substituirlo. Yo no puedo realizar un vídeo o un documental que reemplace lo que expongo en Educación Tóxica o en La dictadura del videoclip. Y es posible que hagamos un documental por capítulos, ya veremos, todavía estamos en conversaciones. Pero por muy bueno que sea no podrá substituir el lenguaje hablado. El audiovisual tiene sus pros pero también sus contras y eso entronca con lo que apuntabas en tu pregunta.

Niño, infancia, creatividad, conocimiento, educación

Cuando esto ocurre con un chaval, ¿no se está taponando su desarrollo intelectual, sensible, crítico o emocional?
Sin lugar a dudas. Por eso creo que es revolucionario fomentar la lectura y la capacidad de apagar el móvil entre los menores. Fíjate, respecto a la lectura, se calcula que un niño de 9 años que es un asiduo lector conoce el mismo número de palabras en su lengua vernácula que un adolescente de 19 años que no lea. Imagina un adolescente de 19 años que lea, que cultive el arte y el pensamiento crítico. Es lo último que quiere el sistema, especialmente para los jóvenes de clase trabajadora. Lo que quiere son jóvenes individualistas, incapaces de pensar y presos de sus sistemas de recompensa, controlados por sus diferentes “drogas” (desde el móvil, las apuestas o los porros).


Fíjate, se calcula que un niño de 9 años que es un asiduo lector conoce el mismo número de palabras que un adolescente de 19 años que no lea. Imagina un adolescente de 19 años que lea, que cultive el arte y el pensamiento crítico

Hace tiempo escribiste en tu cuenta de Twiter: “La burguesía apadrina dos tipos de obras de artes: las que deshumanizan a la población y las que redirigen sus anhelos existenciales al amor narcisista dentro de la familia”. ¿Podrías explicar esto un poco?
Vaya. ¡La había olvidado totalmente! Está bien saber que algo queda, incluso cuando crees que no va a tener mayor resonancia. Pero si te das cuenta, respecto a lo que hablábamos antes, no es como cuando lees un libro, que tú me puedes decir, página 122 de Educación Tóxica y yo lo consulto. ¿Qué hago para recuperar esa frase? ¿Le pido a Twitter mi historial tras pasar por múltiples fases de espera? Debemos darnos cuenta que no son nuestros muros ni nuestras libretas de notas, son los suyos. Por eso debemos construir nuestras propias industrias culturales, redes sociales, etc.

Volviendo a tu pregunta, me refería a que el gran empresariado fomenta productos que cortan nuestros nexos sociales fuera de la familia, el amor político, la fraternidad y la solidaridad y encierran nuestro amor a nuestra familia o nuestra pareja (¡como mucho y gracias, porque a veces ni eso!). En definitiva, fomentan productos funcionales que desvían nuestros impulsos y nuestros sentimientos hacia lugares perversos o inocuos, para poder continuar con su sistema de dominación y mantenernos divididos y, por ende, impotentes.

 

Jon, muchas gracias por tu tiempo, y por este libro. Espero que este tenga, por lo menos, tanto éxito como el anterior y cumpla con su cometido de concienciar a padres, profes y chavales.
Muchísimas gracias a vosotros por vuestro interés y aprecio. Ojalá que esta entrevista sirva para conectarnos con cientos de miles de profesores, padres y madres críticos que, como nosotros, sueñan con construir una sociedad más humana para sus alumnos, para sus hijos, para nuestros mañanas. ¡Un abrazo muy grande para todos los compañeros y lectores que hacéis posible El Salto!

Si tenemos derecho a la educación pública, no podemos conformarnos con que solo las aulas sean de titularidad pública, pues la industria cultural y en especial la de la música, son poderosas instituciones (des) educadoras. Si por una parte, desde el sistema educativo co-educamos en la igualdad, el conocimiento crítico y el bienestar físico y por el lado de la industria cultural y musical, los mismos alumnos reciben agresivos contenidos clasistas, misóginos, violentos y pro-drogas, entonces como sociedad les estaremos generando una grave disonancia cognitiva sobre cuáles son los comportamientos correctos, entre tanto mensaje contradictorio. Si Bad Bunny, el cantante de moda dirigido a adolescentes, amordaza y mete en el maletero del coche a su exnovia en un video (para supuestamente violarla y/o matarla), ¿cómo vamos a pedirles que traten a las mujeres con respeto? Si Anuel aparece en un vídeo riéndose por haber matado a un hombre que era su rival, ¿cómo les vamos a enseñar a los chavales que deben comportarse fraternalmente?

Educación tóxica

Quizás también te interese: Jovenes y menores en la diana: Embrutecimiento social y televisión.

Más videoclips críticos, POR el salto


El hombre remoto (Control remoto y El hombre viento) - El vuelo del halcón y Abrazando la oscuridad

La gran orquesta republicana - No a la guerra y Loco

Trashtucada - Nada de nada 

Immortal Technique - Dance with the devil 

Mano Negra - Mala vida y Señor matanza 

Los chikos del maiz - Barrionalistas

Arma X - No quieras saber y Despierta

Riot propaganda - Terrorismo

Lágrimas de sangre - La gente, Quemar el mar y Huerta en el tragaluz

Platero y tú - Rompe los cristales 

Control Remoto - Error de cálculo y Justin Bieber

Celtas cortos - 20 de abril (2019)

Prince - Cinnamon girl 

Rise against - Prayer of the refugee

Barricada - Pétalos 

Rage against  the machine No shelter y  Testify

Gatillazo - Esclavos del siglo XXI 

Reincidentes - La infancia en un cargador y Terrorismo

Mateólika - La otra bicicleta y Nacidas en la periferia

Sílvia Tomàs Trio - Una historia por recordar y Terra

Kronstdat - The Future is still unwritten 

Antiflag - One trillion dollar The press corpse

Dakidarria - Lume y Terra

Sínkope - Y pare Madrid y Por pensar le dio al hombre

Nacho Vegas - Polvorado y Ciudad vampira

Amaral - Ratonera y Revolución

Ismael Serrano - La llamada 

Muerdo - Lejos de la ciudad

Rosendo - Vergüenza torera

The (International) - Noise Conspiracy

Recomendaciones de jon illescas: películas, libros, música, videoclips...

-Hablando de cultura contrahegemónica, aprovecho para pedirte un ejemplo de película, libro, novela gráfica, grupo de música/artista, videoclip y pintura contrahegemónicos.

Pues verás, aunque porcentualmente hay pocos productos culturales contrahegemónicos dirigidos a las mayorías, cuantitativamente son numerosas las obras que reman contra la hegemonía capitalista. Lo difícil radica en tener un listado centralizado. Citaré algunos ejemplos. De películas: In time de Andrew Niccole o El atlas de las nubes de las hermanas Wachowski con Tom Tykwer (adaptación de un estupendo libro del británico David Mitchell). Ambas buenas para ver y reflexionar con los adolescentes. También te recomendaría la comedia de Warren Beatty Bullworth, que sufrió una censura tal que, pese a tener un plantel repleto de estrellas, no llegaron ni a doblarla al castellano en nuestro país (gracias a algún alma caritativa, hay una versión con subtítulos corriendo por Internet).

¿Libros? Pues claro, te diría El Capital, pero entiendo que no es una obra que puedan entender las mayorías (por eso los censores permitieron que se publicase en Rusia, por ejemplo). Te recomendaría entonces El Manifiesto comunista, más sencillo, pero por su vocabulario anticuado pocos lo entenderán hoy día. Quizás Del socialismo utópico al socialismo científico del gran Engels o el famoso (y polémico para algunos “medio marxistas”), Prólogo de La Contribución a la crítica de la economía política del propio Marx, pero les ocurre lo mismo que a los anteriores: se nota el vocabulario decimonónico.

Si me permites la “autopublicidad”, recomendaría a los lectores Educación Tóxica. Es un libro revolucionario que, con un carácter divulgativo y a veces grandes dosis de humor, puede llegar a una amplia población crítica y dar una primera aproximación de la perspectiva marxista de análisis de la realidad. Respecto a novela gráfica: Lo qué me está pasando. Diarios y delirios de un joven emperdedor de mi amigo Miguel Brieva, en mi opinión el mejor ilustrador político de España. Respecto a la música, hay mucha, pero casi ningún artista es completa ni coherentemente contrahegemónico al 100% pues tampoco casi ninguno es miembro de una organización de masas (quitando alguna excepción como parte del grupo cubano de pop-rock Buena Fe, con letras y música excelentes y accesibles al gran público). Te recomendaré mejor algunos buenos temas por ideológico o sentimientos que suscitan en el oyente: La fábrica de Ska-p, Flor de periferia de Sweet Barrio, The Antidote de Story of the Year, Revolución de ZPU, Nothing is Lost de Marco Sfogli, Caída libre de Dry River, Fuerte de Cami, Colonized Mind de Prince o Hermano inventor de Gata Cattana.

Videoclips: Dream On de Lion Shepherd, Hello World (The world is us) de Aloe Blacc, Jaque al Rey de Ska-p, Bungee Jumping de Naughty Boy con Emmelie Sandé y Rag’n’ Bone Man, Cartas que no repartí de Gata Cattana, Non mi avete fatto niente de Erma Metal y Fabrizio Moro, Carmen de Stromae, Todo lo sólido se desvanece en el aire de Ana Tijoux, Surefire de John Legend, Un paso más de Arllenys Rodríguez (dedicado a los profesores, de espectacular factura y calidad, financiado por el Estado cubano) o un videoclip claramente revolucionario y anticapitalista como la versión de Land of Confusion de Genesis, realizada por el grupo de metal estadounidense Disturbed.

¿Pinturas y arte plástico en general? Pues casi cualquier obra del valenciano Josep Renau, uno de los mejores artistas de la Historia de España. Muy desconocido en nuestro país por su militancia comunista crítica que hizo que se desmarcara del relato hegemónico de la Transición y acabase sus días en Berlín. Un pintor que fue el responsable del Museo del Prado en la Guerra Civil y posteriormente durante el Franquismo se marchó a México para trabajar de cartelista de cine y acabó sus días en la República Democrática de Alemania, transformado en uno de los mejores muralistas de todos los tiempos, a lo que hay que añadir que fue el mejor exponente del collage en el siglo XX. Aludiendo a esta técnica plástica, también me gustaría añadir al comunista alemán John Heartfield que, visto en retrospectiva, lo podríamos bautizar como el precursor del “Photoshop de izquierda”. En nuestros días a quien le guste el barroco y el collage político, le recomendaría la artista estadounidense Sally Edelstein o, más comedido pero igual de impactante: Michael Tunk (autor de la conocida y divertida parodia a Trump Well Done). Por supuesto habría que añadir clásicos como Diego Rivera u Otto Dix (con su obra maestra en retablo tríptico extensible La guerra).

En escultura, me gustaría subrayar que, como en el caso de la pintura, en la URSS hubo artistas maravillosos de una calidad frecuentemente muy superior a los estudiados y conocidos en Occidente, como fue el caso de Teodors Zalkalns o la impresionante Vera Mukhina (la artista que creó el famoso conjunto escultórico del obrero y la granjera que aparecía como logo de las películas soviéticas). Sin olvidar uno de los mejores artistas de la historia de la humanidad, el pintor y escultor armenio/soviético Yervand Kochar, el cual desarrolló la llamada pintura en el espacio que incluye la cuarta dimensión del tiempo (algo que incluso la mayoría de los historiadores de arte desconocen por completo, por no haber sido un renegado del comunismo soviético- de hecho, fue nombrado Artista del Pueblo en la URSS en 1971). Además, volviendo a nuestros días, me gustaría citar al pintor estadounidense Max Ginsburg, con su virtuosismo técnico al óleo y una sensibilidad social maravillosa o los autores chinos Han Wu Shen y Benjamin Wu. También añadiría al excelente e hipercreativo ilustrador polaco Pawel Kuczynski o el británico John Holcroft.

Disculpa que te haya nombrado tantos artistas pero me parece importante porque la mayoría son muy desconocidos incluso para el público de izquierdas y tu pregunta permitirá que algunos lectores los conozcan y, de algún modo, los “devuelvan” a la vida, tras el Hades historiográfico al que el Dios del Capital -o ejército de ángeles mercenarios- los envió.

La dictadura del videoclip, Jon Illescas

Relacionadas

Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Educación
Podcast | PAN#40 Brechas digitales, neorrularismo y la zona autónoma de Seattle
Entrevistamos a Inés Bebea, de la asociación Ondula y a Rafa de Alpargate acerca de educación digital crítica y sobre cómo romper brechas digitales. Charlamos acerca del fenómeno del turismo rural y ponemos el broche con un análisis sobre la zona autónoma de Seattle o Capitol Hill Autonomous Zone, ¿podemos vivir sin policía?
Economía
[Podcast] La uberización del empleo #2: ¿Cuarta Revolución Industrial?
En esta segunda pieza abordamos la idea de la cuarta revolución industrial de la mano del economista y sociólogo Daniel Albarracín, que nos ofrece una charla de historia y economía para desentrañar este concepto.
20 Comentarios
#60416 20:05 13/5/2020

"EXISTE UN PROCESO DE AGILIPOLLAMIENTO MASIVO DE LA POBLACIÓN Y LOS MENORES SON SUS MAYORES VÍCTIMAS" Yo estoy de acuerdo ya que creo que nos dejamos llevar en general por lo que vemos mas frecuentemente.
"LAS PERSONAS Y EN ESPECIAL LAS MUJERES SE REPRESENTAN COMO PUROS OBJETOS DE SEXO EN LOS VIDEOCLIPS" Eso también es verdad ya que nos pintan a las mujeres como si fueran juguetes de los hombres.
"LOS JÓVENES NO HARÁN NINGUNA REVOLUCIÓN SOCIAL" En esto estoy en contra ya que en los tiempos que vivimos, los jóvenes tenemos mucho que decir y somos los que tenemos que salir hacia delante.

Responder
0
0
#59995 14:14 10/5/2020

El libro va dirigido a padres y madres, chavales y chavalas y profesorxs, no??

Responder
1
0
#58230 12:29 24/4/2020

Muy buena entrevista! Con ganas de leer el libro. Debemos poner encima de la mesa estos temas ya que es una realidad que se vive en pràcticamente toda la población y se está combatiendo muy poco.

Responder
0
0
#60419 20:10 13/5/2020

No he leído el libro pero seguro que es muy bueno, y tienes toda la razón con lo que se están perdiendo estos temas.

Responder
0
0
#57057 13:45 15/4/2020

¡Muy interesante entrevista y muy buen libro!

Responder
3
1
#56896 12:53 14/4/2020

Muy bueno el artículo! Aunque coja el formato del videoclip como análisis, la inmediatez, el flujo del que habla (me parece ilustrativa esa idea) y el consumo de contenido ya lo abarca todo, cultura, educación y todo lo demás. Y la idea de que la educación está más allá de las aulas y los hogares y cómo se puede/debe gestionar tendría que ser tema de primer orden, porque ningún cambio puede producirse si no parte de la educación.
Creo que aquí también viene a cuento qué está pasando con la sobreprotección, que está hasta institucionalizada creo yo, y no deja espacio al fracaso a la experimentación como motores de aprendizaje vital.

Responder
2
1
#56698 9:51 13/4/2020

Está super desfasado en lo que es actualidad músical. Lo demás interesante. Hay mucha música actual contrahegemónica, muy seguida tb por gente joven.

Responder
2
6
#57044 12:14 15/4/2020

Ejemplos?

Responder
1
0
#64426 8:33 2/7/2020

muchos

Responder
0
0
#56685 8:53 13/4/2020

Magnifico reportaje!!!!!! Claro , consiso, y demoledoramente
REAL, una magnifica exposicion del presente social, ademas
ayuda apensar y aporta ideas y fomenta el pensamiento libre
y, ala vez critico.
Existe un libro , que creo, puede complementar este poderosisimo articulo
Los Latidos De La Ciudad der Jose Luis Villacañas Berlanga
un saludo y gracias!!!

Responder
4
2
#56671 2:36 13/4/2020

De lo mejor que he leído en mucho tiempo, un artículo muy completo que me he tomado el tiempo de leer despacio, viendo los vídeos musicales, como una especie de descanso para escuchar música entre párrafo y párrafo. Enhorabuena!

Responder
5
0
#56638 20:47 12/4/2020

Bravo por la entrevista... Y enhorabuena a Jon. Totalmente de acuerdo. Claro, conciso y real.

Responder
4
0
#56561 13:07 12/4/2020

Ya era hora de que alguien expusiera de forma tan completa y analítica la problemática ideológica y social que se esconde tras esta industria cultural, en la que, como bien explica el autor, prima la transmisión de contravalores y por consiguiente, la alienación de aquellos que la consumen. ¡¡Bravísima entrevista!!

Responder
10
4
#56556 12:52 12/4/2020

Brillante entrevista, de las más completas que jamás he leído sobre el capitalismo, sus redes de alienación y su industria cultural que ahoga a jóvenes y adultos en los valores mercantiles, individualistas y avariciosos del sistema, convirtiéndolos en simples bufones suyos.
Excelente por la recomendación de toda esa alternativa real y anticapitalista de cultura!

Responder
9
4
#56538 11:23 12/4/2020

Menosprecia la inteligencia de los jovenes y hecha la culpa a un enemigo invisible “ellos” menuda charlataneria

Responder
8
21
#56585 15:51 12/4/2020

Para ti el enemigo es invisible, porque tú, estás igual de alienado que todos esos pobres jóvenes. El enemigo es bien claro, su nombre es capitalismo y su apellido, poder económico. El mismo que desea un control social estricto para defender su orden oligárquico, y la cultura es una herramienta muy eficaz para ello. Eso sí, luego habla de democracia y ya todos se quedan tranquilos

Responder
5
0
#56617 17:42 12/4/2020

el alienado eres tu!

Responder
3
5
#56659 23:09 12/4/2020

No esta alienado. Ha dejado clarito que dice lo piensa porque piensa lo que dice. Es decir, piensa una mierda.

Responder
1
2
#56693 9:39 13/4/2020

Yo tb veo argumentos flojitos. La lista de temas debe ser lo que este chico escuchaba hacer 15 años. Hay multitud de música rebelde actual y que también escuchan jóvenes. No entiendo alguién que escriba sobre la cultura de la música sin mencionar música de actualidad ( salvo un par de títulos de hace ya algunos años).

Responder
1
1
#64427 8:35 2/7/2020

Con la musica actual se le cae la teoria y el libro entero

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.