COP25
La Cumbre del Clima se acerca al abismo ante la falta de acuerdos

Los principales contaminantes bloquean las negociaciones en las últimas horas de la COP. Fridays for Future llama a una sentada masiva en la entrada del Palacio de Congreso del Ifema este viernes para presionar a los gobiernos a que firmen una acuerdo ambicioso.

COP25 191203-6
Una de las reuniones en la cumbre del clima COP25. David F. Sabadell

publicado
2019-12-12 13:34

Sin haber finalizado aún la 25ª Cumbre de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), el guión parece escrito. “Esta COP nos ha fallado”, denuncian desde Fridays for Future este jueves, penúltimo día del encuentro, en una declaración en la que acusan a las naciones del mundo de “posponer los debates importantes en lugar de enfrentarse al problema y trabajar en soluciones reales”. Y la cosa puede ser aún peor: como apuntan, “la tendencia parece alejarse cada vez más de los compromisos adoptados en el Acuerdo de París”.

Los mensajes lanzados desde la presidencia oficial intentan poner el lado positivo de la COP. La ministra de Medio Ambiente chilena y presidenta de la Cumbre, Carolina Schmidt, presentaba el miércoles una “alianza de países y actores no estatales determinados a seguir las recomendaciones de la ciencia en lo referente al cambio climático”, la Alianza por la Ambición Climática, y revelaba que 73 naciones habían anunciado su intención de mejorar su planes acción climática en 2020, de los cuales once de ellos ya habrían comenzado dichos planes.

Entre los firmantes de la promesa, los Estados organizadores de la Cumbre, Chile y España, que, lejos de las cifras que pide la comunidad científica para no sobrepasar los 1,5º C sobre los niveles preindustriales, solo han firmado una reducción de 30% sobre los niveles de 2007 en el caso chileno —su nueva propuesta está en consultas y plantea llegar al 45% “en la medida de que se puedan captar flujos financieros internacionales adicionales”, señalaban fuentes gubernamentales—, y de un 20% sobre los de 1990 en el caso español, a la espera de lo que dictamine el Consejo Europeo que hoy y mañana se celebra en Bruselas.

No dan los números

Sin embargo, las cuentas no salen. Los 73 firmantes apenas suman el 10% de las emisiones del planeta. Los grandes contaminadores ni están, ni se les espera. China, con un 29% de las emisiones globales de CO2, está más pendiente de conseguir unos mercados de carbono en los que poder comprar a otros países el poder seguir contaminando que en reducir sus emisiones. Estados Unidos, con el 14% de las emisiones globales de CO2, está ausente y en proceso de salida de un Acuerdo de París, a pesar de la delegación encabezada por el actor Harrisond Ford y el precandidato demócrata a la presidencia yanqui Michael Bloomberg, que consiguió muchas fotos el miércoles en la COP pero pocos hechos. E India, con el 7% de emisiones, se niega, al igual que China, Brasil y Sudráfrica, a ampliar su ambición climática si los grandes contaminantes del norte —en referencia EE UU— no se suman y cumplen con el Acuerdo de París. Una pescadilla que se muerde la cola y que amenaza con lo mismo de siempre en las cumbres del clima: dejar para más adelante acuerdo que no pueden esperar.

Así, las posiciones de la mayoría de los grandes actores se plantean inamovibles respecto a los grandes temas de esta cumbre. Es el caso del artículo 6 del Acuerdo de París, regulador de un posible mercado de carbono global; el calendario común para la reducción de emisiones plasmado en un Acuerdo de París que debería ponerse en marcha este año entrante; y la falta de financiación de un Fondo Verde para el Clima vital para que exista una justicia climática que no cargue sobre las naciones más pobres un problema causado históricamente por las ricas.

Europa avanza, pero no tanto

Entre los grandes contaminantes, solo la UE —que tomada en conjunto sería la tercera en el ránking de emisiones— mueve ficha, aunque no tanto como la comunidad científica y el movimiento por el clima reclaman. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, presentaba este miércoles el Green Deal europeo, un plan de 100.000 millones de euros para financiar la transición climática entre 2021 y 2027. También planteaba un aumento de la ambición hasta llegar a entre un 50% y 55% de reducción de emisiones para 2030 respecto a 1990 —hoy tiene comprometida una del 40%—, con emisiones netas en 2050.

Las organizaciones ecologistas, sin embargo, afeaban el acuerdo por tibio. 60 activistas de Greenpeace ‘incendiaban’ el Consejo Europeo en la mañana del jueves al simular un incendio en el edificio donde tenía lugar la reunión, ataviados con bengalas y descolgando una pancarta gigante con la inscripción “emergencia climática”. La organización reclama que europea reduzca sus emisiones un 65% para 2030, y que España lo haga un 55%. Por su parte, desde Ecologistas en Acción, el coordinador de Clima y Energía, Javier Andaluz, tilda el acuerdo europeo como “claramente insuficiente”. Tal como apunta, “si comparamos los compromisos puestos por la UE con las indicaciones científicas nos daremos cuenta que queda todavía mucho por incrementar, especialmente en países como España, cuyas reducciones de un -20% de emisiones están muy lejos de lo que podría hacer”.

Desenlace anunciado

El resultado de esta COP parece pues visto para sentencia. Esta situación fue la que hizo que unas 300 personas acreditadas en la zona azul de la Cumbre, donde tienen lugar las negociaciones, se manifestaran este miércoles en el interior del Pabellón 10 del Ifema, donde tienen lugar los plenarios de la COP. La acción de protesta hizo que todas las personas acreditadas como observadoras fueran expulsadas de la zona azul.

La movilización, que contó con una fuerte presencia indígena, continuó en el exterior del recinto. Fridays for Future ya ha convocado una sentada de protesta frente al Palacio de Congresos del Ifema para este viernes, día en que termina oficialmente la COP, aunque en los pasillos del recinto ya se habla abiertamente de una ampliación del plazo de las negociaciones al fin de semana como ya ocurrió en la anterior COP24 de Katowice.

“Los resultados de la COP25 no solo son insuficientes, sino una dolorosa muestra de lo poco que la clase política se preocupa por el planeta”, denuncia FFF en su llamamiento a la protesta, añadiendo: “Ya no aceptamos palabras vacías”.

Relacionadas

Tribuna
COP25: comprender y superar el enésimo fracaso

Existe un hilo que conecta las protestas en las calles de Santiago y el futuro del clima: la tarea política fundamental del siglo XXI es enhebrarlo.

Personas refugiadas
Refugiados climáticos: ¿una herramienta para la justicia global?

La propuesta de ampliar la definición de persona refugiada dando pie al término refugiado climático persigue defender los derechos humanos. Sin embargo, se debate que este concepto pueda acabar resultando en una nueva herramienta de control migratorio. 

Crisis climática
Descolonización ante el racismo ambiental y el ecologismo blanco

Cuando los pueblos originarios hablan, debemos callar y escuchar con el respeto que merecen. Ellos son quienes están sosteniendo la vida en el planeta, quienes más han aportado a su preservación, quienes han tenido que enfrentar el genocidio colonial, quienes resisten al neocolonialismo extractivista actual.

3 Comentarios
#44627 10:50 13/12/2019

In COP25, Project to save Florida, the Caribbean and the Gulf of Mexico from sea level rise and hurricanes
https://youtu.be/tRn4eUQ3ewY
#PresaPuente
#COP25

Responder
0
0
#44616 2:17 13/12/2019

Hay que ser jilipollas intgral para ir a secundar la peticion la peticion de la marioneta Greta, de que los gobiernos tienen que dar dinero a los de siempre. Ya ayer Airbus se ha llevado 3.200 millones, seguir haciendo el ridiculo siguiendo a la marioneta capitalista.

Responder
4
1
#44647 16:27 13/12/2019

Tal cual. Para ejemplo la central térmica de “As Pontes” –Endesa-, que tras recibir millones para la descarbonización para el año 2022/23 cierra este año mandando al paro a todos sus trabajadores (directos e indirectos). Eso si luego puede presumir de eco-friendly y comprar la COP25; digo patrocinar…
Aquí hablamos de ello:
https://www.elsaltodiario.com/elsacapuntas/algo-huele-a-quemado-en-la-cumbre-del-clima

Responder
0
0

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Vivienda
Calviño vuelve a echar agua fría sobre la regulación del alquiler pactada con Podemos
La ministra de Economía y vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, respalda al Banco de España y dice que la regulación de precios del alquiler no ha funcionado en otras ciudades.
Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

Últimas

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros. 

Filosofía
Unabomber y la fragilidad de las sociedades sostenibles
“Desarrollo sostenible” es el oxímoron con el que Occidente legitima un proyecto civilizatorio colonialista en el corto plazo, y suicida en el largo.
América Latina
“Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia