Ahora Madrid
Por un municipalismo antirracista

Cuando diseñábamos la apuesta municipalista, pensábamos en un movimiento que pelease por una sociedad sin racismo, imaginábamos instituciones que compensaran la segregación de la Ley de Extranjería.

Vendedores ambulantes en Madrid
Varios vendedores ambulantes en Gran Vía, Madrid Álvaro Minguito
Integrantes de la Mesa de Coordinación de Ahora Madrid

publicado
2018-03-23 13:46:00

Desde la semana pasada hemos asistido a una guerra de versiones sobre la muerte de Mame Mbaye. Parece que el foco mediático o el partidismo interesado intentan desdibujar la realidad de la venta ambulante en la manta.

Si hablamos solo de Madrid, cualquier persona que haya pasado por Sol habrá visto persecuciones de la policía municipal a “manteros”. Es una imagen ya habitual del centro de la ciudad. Al pasar por allí pueden verse las caras de tensión, la mirada hacia todos lados y los avisos entre unos y otros vendedores cuando asoma la policía municipal. Una vida llena de estrés y de tensiones, cada día, cada vez que intentan ganarse la vida. Una angustia que va mellando la vida, poco a poco, día a día. Pero ante la evidencia de lo que desgraciadamente es la vida cotidiana en la Puerta del Sol se ha tratado de levantar un telón de engaños. Se ha dado por hecho que lo que vemos cotidianamente no existe, que el racismo diario y las fronteras que atraviesan nuestras vidas no matan.

El Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid lleva tres años denunciando el hostigamiento policial. Han recogido testimonios de fracturas de brazos y piernas, algunas de las cuales han provocado secuelas permanentes. Esto lo han denunciado en reuniones a puerta cerrada con representantes del Ayuntamiento de Madrid, como Marta Higueras, Manuela Carmena y, en varias ocasiones, con Javier Barbero. Les transmitieron la situación, recogieron varios casos y los presentaron. Denunciaron de nuevo ante el defensor del pueblo, en el Congreso y en el Parlamento Europeo. Pero nadie comenzó una investigación a fondo. La realidad es que no se tomaron en serio las denuncias, que no se preocuparon por los derechos de parte de la población más vulnerable de Madrid. No defendieron un municipalismo antirracista.

La realidad es que no se tomaron en serio las denuncias, que no se preocuparon por los derechos de parte de la población más vulnerable de Madrid

Con la postura del Ayuntamiento en la rueda de prensa que dieron el viernes 16 de marzo, se posicionaron del lado de la versión de la policía municipal. Ni siquiera hablaron de los testimonios de los compañeros que acompañaban a Mame Mbaye, quienes ya conocían, y desmentían, la versión policial. Se colocaron de nuevo de espaldas a las denuncias, echaron tierra por encima de quienes habían perdido a su compañero y amigo. De quienes además son más débiles y tienen mucho más que perder.

Cuando hace cuatro años diseñábamos la apuesta municipalista, pensábamos en un movimiento que pelease por una sociedad sin racismo, imaginábamos instituciones que compensaran la segregación de la Ley de Extranjería, que denunciasen la situación de quienes en la mayoría de las ocasiones no pueden denunciar porque el racismo institucional les roba la voz. 

Seguimos pensando que desde el Ayuntamiento se pueden hacer diversas cosas en la línea de un municipalismo transformador, que denuncie la violencia de las fronteras. En estos momentos, una investigación capaz de dirimir responsabilidades y hacer justicia a las muertes de Mame Mbaye y de Ousseynou Mbaye debería ser un primer e ineludible compromiso. En segundo lugar, es fundamental proteger a los vendedores expuestos a la potencial violencia policial. Sin papeles no se puede denunciar a la policía ante la propia policía. Es necesario establecer protocolos que protejan a las personas vulnerables, acometer las investigaciones necesarias para esclarecer los hechos denunciados por el Sindicato de Manteros y Lateros así como hacer públicas estas acciones.

Seguimos pensando que desde el Ayuntamiento se pueden hacer diversas cosas en la línea de un municipalismo transformador, que denuncie la violencia de las fronteras

Por otra parte, es absolutamente desproporcionado que las ordenanzas municipales impongan multas de 200 a 300 euros por vender en la calle. Estas cifras son impagables para las personas condenadas a ganarse la vida en la venta ambulante de manta y lata, quienes terminan acumulando deudas astronómicas con la administración. Estas deudas les impiden llevar a cabo los procesos de regularización. Una vez más, la pescadilla que se muerde la cola: condena a una actividad ilegal para ganarse la vida; multas desproporcionadas por el ejercicio de la misma; cierre por deuda a cualquier posibilidad de cambiar la situación de exclusión de partida. En consecuencia, estas ordenanzas deberían reformularse tanto para no empobrecer aún más a vecinos que sólo intentan sobrevivir, como, y sobre todo, para no sentenciarlos a un ostracismo social definitivo.

Además de lo anterior, el Ayuntamiento debe denunciar públicamente y abrir un amplio debate sobre la Ley de Extranjería. No puede permitirse que en la ciudad de Madrid haya personas que lleven viviendo más de diez años sin tener plenos derechos. En definitiva, es una responsabilidad del Ayuntamiento de Madrid garantizar la vida de los compañeros de Mame Mbaye y de Ousseynou Mbaye en las mismas condiciones que cualquier otra persona de esta ciudad, máxime cuando no fueron capaces de evitar su muerte. ¿Cómo? La Asociación Sin Papeles de Madrid y la Red interlavapiés ya lanzaron una campaña en el 2016, la campaña Papeles por Derechos, en la que proponían una vía muy simple para que las instancias municipales pudieran reconocer las pruebas de arraigo presentadas desde las asociaciones de forma que no hubiera vecinos ni vecinas sin plenos derechos de ciudadanía. Para que no hubiera, en definitiva, ciudadanos de segunda. Porque las leyes injustas y que segregan, son intolerables.

Es absolutamente desproporcionado que las ordenanzas municipales impongan multas de 200 a 300 euros por vender en la calle

Es cierto, por último, que la línea entre lo tolerable y lo intolerable no la puede trazar quien piensa que un programa de gobierno elaborado de forma amplia y democráticamente participada por quienes construyeron, impulsaron y votaron a AM, es solo una "lista de sugerencias”. Esa línea solo la puede forzar ―hasta hacer intolerable lo intolerable, en un sentido de profundización democrática― la calle. Esto es, las personas directamente afectadas que, con voz propia y autonomía, se erigen como sujeto político y agentes de cambio emancipador. En este caso, una alianza potencialmente ganadora entre los espacios de organización que llevan peleando desde hace muchos años por la libertad de movimiento y contra las diferentes declinaciones del racismo institucional (espacios como la Asociación Sin Papeles y el Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid) y las nuevas redes tejidas en torno al antirracismo que se expresaron con determinación más que esperanzadora en la concentración en protesta por la muerte de Mame Mbaye el pasado 16 de marzo en Lavapiés. 

Y solo hablamos aquí de la ciudad de Madrid. Por supuesto, el movimiento articulado en torno al eje fundamental del antirracismo se expresa de una forma cada vez más plural y masiva en muchas otras ciudades como Barcelona, Zaragoza o Valencia. Los vínculos entre todas ellas son cruciales para un movimiento municipalista antirracista capaz de frenar el nuevo auge de las derechas que, más o menos “extremas” ―desde los neofascismos hasta el populismo oportunista de Ciudadanos―, tratan de maquillar los efectos de las políticas de empobrecimiento generalizado de las ciudades neoliberales construyendo chivos expiatorios y azuzando una guerra entre pobres. No nos dejaremos engañar.

Relacionadas

Elecciones del 26 de mayo
Y qué esperabais

En vez del escenario de una lluvia de cuchillos, hoy Madrid debería ser el lugar donde los hasta ayer archienemigos tendrían que arrejuntarse poco a poco, con la cabeza baja y entonando el mea culpa, para pensar cómo se vuelven a unir hombros para hacer frente a la que se nos viene encima. No es tan difícil, ya pasó en 2011 y 2015.

Ayuntamiento de Madrid
La mejor inversión de Ahora Madrid... y que Carmena metió en un cajón

Las comisiones de investigación en el marco de las auditorías de la deuda y las políticas públicas del Ayuntamiento de Madrid obtuvieron unos cuantiosos beneficios, pero, tras la destitución de Sánchez Mato, acabaron olvidadas y abandonadas.

2 Comentarios
#11702 22:10 23/3/2018

Ahora Racistas. Antes Racistas. El PSOE del S.XXI.

Responder
10
0
#11686 18:16 23/3/2018

Estaría bien evitar términos infantilizadores y paternalistas como "los vulnerables" o "los más débiles".

Responder
3
5

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Fronteras
Croacia: cuando son los propios policías quienes denuncian la violencia en las fronteras

En una carta enviada de forma anónima a la Defensora del Pueblo, presuntos policías señalan tratos inhumanos y violentos contra los refugiados que intentan cruzar la frontera antes de deportarlos ilegalmente a países vecinos.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.