Tristeza y rabia tras la muerte de Mame Mbaye en Lavapiés

El Sindicato de Manteros y Lateros ha convocado hoy una concentración de homenaje a Mame Mbaye, muerto ayer en el centro de Madrid.


publicado
2018-03-16 07:56:00

Primero fue la espera. Y la rabia fue creciendo. Durante dos largas horas, un dispositivo del Samur y de la Policía Nacional mantuvo una carpa sanitaria en la que se encontraba Mame Mbaye, un joven senegalés, 14 años en Madrid, fallecido ayer en Lavapiés.

Dos horas sin información, con decenas de compañeros de Mbaye aguardando noticias. Y llegó la peor noticia. La dieron las redes. No hubo ningún portavoz policial, tampoco municipal, que explicara por qué Mbaye había muerto esa tarde en el centro de Madrid.

Leer: Un vendedor ambulante muere en Lavapiés tras ser perseguido por la Policía

Tras la confirmación, se desató la rabia. Durante meses, el colectivo de manteros y lateros ha denunciado el acoso, la persecución policial y la burorrepresión, señalando claramente a la Policía municipal de Madrid, advirtiendo de la violencia que sufren en el distrito centro, donde ayer, 15 de marzo, tuvo lugar la muerte de Mbaye, dicen los testigos, tras una persecución. Han llegado hasta Bruselas a denunciar que podía pasar lo que sucedió ayer.

Mame Mbaye, senegalés muerto en Madrid el 15 de marzo
Mame Mbaye. Byron Maher

Tras la angustiosa espera, después de constatar que nadie iba a dar una explicación, los gritos de justicia y de “asesinos” se extendieron por las empinadas calles de Lavapiés. La salida del furgón funerario y de la furgoneta del Samur fue el preludio de los enfrentamientos. Las calles estrechas se habían convertido en una ratonera.

Las 300 personas convocadas en torno al operativo policial fueron dispersadas a golpe de escudo y porras. Comenzaron a llover objetos y a rodar los contenedores. A partir de ahí, pequeñas barricadas, adoquines levantados, enfrentamientos, nervios, rabia incontenida.

El día después de la muerte de Mame Mbaye, Lavapiés ha amanecido entre contenedores quemados, algunas cristaleras rotas en algunas sucursales bancarias. La Policía ha informado de que seis personas fueron detenidas en la noche de rabia. Entre ellas hay un menor. La Policía también ha referido que una decena de agentes fueron heridos. Otras personas resultaron heridas durante los incidentes, pero se desconoce su número y gravedad ya que no fueron atendidas por el Samur ni merecen titulares en prensa ni existen según la versión oficial.

El día siguiente amanece entre olor a plástico quemado y la búsqueda de la verdad. Los compañeros y amigos de Mbaye tienen testigos de cómo fue perseguido, desde la Plaza Mayor, a más de un kilómetro de la calle Mesón de Paredes. Una inicial versión de la policía municipal y algunos testimonios en las redes sociales niegan que la persecución existiera. Otras fuentes policiales, en este caso de la Policía Nacional, sí mencionan que hubo persecución. El Ayuntamiento de Ahora Madrid tiene una responsabilidad: que la investigación por la muerte de un vecino llegue hasta el final.

El sindicato de manteros de Barcelona ha escrito: “El Ayuntamiento de Madrid iniciará lo que llama una rápida investigación. Poco tiene que investigar. Habla de que se hará justicia. ¿Cómo podemos confiar en su justicia? Una justicia que ampara leyes discriminatorias como la de extranjería que condenan a las personas, refugiadas y migrantes, a vivir sin poder trabajar regularmente, que las margina socialmente, las impiden reagrupar a su familia, las priva de un techo y de sus legítimos derechos”.

Disturbios en Lavapiés
Disturbios en Lavapiés tras la muerte del vendedor ambulante Mmame Mbaye. Sara Sda

El viernes 16 de marzo amanecen de nuevo la tristeza y la rabia. El colectivo de Manteros y Lateros, el mismo que desde hace casi dos años denuncia el incremento del acoso que sufren, ha convocado un homenaje a la memoria de Mbaye. Como en otras ocasiones, la verdad, la justicia y la reparación son el único horizonte para que la muerte de un vecino de Madrid no pase sin que la ciudad haga nada para evitarlo.

Protesta manteros Lavapiés
Protesta en Lavapiés tras la muerte de Mmame Mbaye el 15 de marzo de 2018. Sara Sda

Relacionadas

Fronteras internas
Así serán los “centros de tránsito” alemanes para inmigrantes
Merkel anunció anoche que crearán centros en los que encerrarán a lo que ella llama “inmigración secundaria” hasta saber si tienen derecho a permanecer en el país. Desde allí se les expulsará directamente.
Migración
Dos meses para la derogación del decreto que dejó sin sanidad a los sin papeles
El Gobierno alargará dos meses la derogación del Real Decreto que excluyó de la sanidad pública a inmigrantes irregulares y a otros colectivos.
Palestina
La ocupación ilegal de Palestina
¿Cómo puede ser que la comunidad internacional no haya podido hacer nada en estos 70 años de conflicto, pese a mantenerse en la agenda política?
17 Comentarios
#11003 15:49 17/3/2018

Fear and loathin in Madrid.

Responder
6
0
#10903 16:59 16/3/2018

¿Creíais que la izquierda que apoya al fascismo en Catalunya, se iba a comportar distinto en la capital de Francoland?

Responder
12
3
Anónim 16:23 16/3/2018

Creo que ha ido más allá de algunas cristaleras rotas. No se combate la represión racial quemando las motos o los comercios de tus vecinos o tirando adoquines incluso a las ventanas. Violencia por violencia, no son diferentes a los policías, las personas que ayer hicieron eso. Veremos que pasa hoy...

Responder
4
28
#11135 12:35 18/3/2018

No has caído en la cuenta de que que la mayoría de los destrozos es de gente blanca. Que no digo que no tuvieran buena intención, pero se apropiaron de la lucha de los negros como si fuera su problema cuando en realidad, son ellos el problema. Y lo han complicado mas haciendo que la resposabilidad caiga en los senegaleses como si no tuvieran ya bastante. Claro que ellos también tiraron papeleras y sillas y mesas, pero los menos. Violencia es buscarse la vida y que te persigan por ello a palos y quitándote lo poco conseguido, cuando no te dan opciones ni en tu país de origen ni en el país en el que pusiste un poco de esperanza. Los blancos no podemos hablar por ellos, nosotros no hemos vivido su problema por que tenemos mas privilegios por nacer aquí y por ser blancos. Así que en vez de criticar, apoya en segundo plano por que nosotros te repito, no somos los protagonistas. Y si no, mejor no argumentes cosas que no sabes.

Responder
2
2
#11153 14:34 18/3/2018

Veo que posees un cerebro transversal. No, la lucha por la justicia e igualdad no es "solo de los negros".

Responder
0
0
#10974 10:43 17/3/2018

Me apuesto lo que sea a que quien escribe esto es blancx. Lo que sea! Como se hace evidente en tus palabras que nunca has sentido la rabia, el dolor, la ira y la impotencia de vivir agresiones racistas todo el tiempo de tu vida.

Responder
12
2
#10973 10:12 17/3/2018

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Responder
0
5
#10904 17:00 16/3/2018

Hola, soy Coco. Igualas a las victimas y los verdugos, eres facha. De nada.

Responder
26
4
Anonimo 23:07 16/3/2018

Utilizais la palabra facha con una facilidad y una frivolidad sencillamente lamentable, sin saber ni de lo que habláis. Respeto a la opinión diferente siempre y cuando no ofenda ni incite al odio. Tu comentario, directamente ofende.

Responder
0
10
#10976 10:56 17/3/2018

Su comentario intenta desviar la carga de la policía que sabemos FASCISTA hacia los que luchan por la justicia. Te ofendes por falta de inteligencia.

Responder
10
1
#10957 0:50 17/3/2018

pero los manteros son legales?

Responder
1
9
#10864 12:46 16/3/2018

Compañeras gracias por la información, por contar las cosas comos son. Ayer vi en Telemadrid como informaban de esto y fue vergonzoso¡¡ conocemos perfectamente las redadas racistas, la actuación represora contra las personas de color y estamos hartas de vivir en una ciudad donde se pide la documentación a las personas migrantes¡¡

Responder
31
2
#10883 14:56 16/3/2018

Algunas cristaleras rotas en sucursales bancarias? No veo que se comente nada sobre el lanzamiento de sillas y mesas de las terrazas o de adoquines. O de lo que nos va a costar arreglar Lavapiés.. Os sigo desde hace tiempo, pero me parece que en esta ocasión este artículo no es objetivo

Responder
6
19
Pablo Elorduy 15:28 16/3/2018

Hola, son notas publicadas de lo que vi en ese momento. Me moví por la parte de arriba y quedé cortado por cordones en las calles de Embajadores y Mesón de Paredes. En todo caso, no hago hincapié en los disturbios sino en su causa primera. Gracias por darnos un toque.

Responder
13
0
Jose Daniel 13:18 17/3/2018

No puedo entender como puede ser que los testigos presenciales tengan opiniones diferentes:
Para los testigos de El Salto, la policia perseguia al mantero.
Para el diario El Pais " Manuel, un joven de unos 20 años que prefiere no facilitar su apellido, fue ayer testigo del fallecimiento que ha causado disturbios que acabaron en detenciones en el barrio de Lavapiés. Este vecino escuchó ruido sobre las 17.00 de este jueves y salió al su balcón, . Según su relato, cuando se asomó vio a Mame Mbaye que iba andando solo. "Cuando se desplomó en el suelo, no lo perseguía nadie", dice este residente en la calle del incidente.

Para entender lo sucedido, es importante que las fuentes sean fiables.
De momento El Salto no se ha retractado de la noticia.
Por tanto otros medios entre elos El Pais mienten, NO|.

Estaria bien que deis explicaciones sobre la pregunta que os hago. Porque tiene bastante trasdendencia para entender lo ocurrido en Lavapies.
Salud

Responder
0
6
#11006 16:22 17/3/2018

No sé yo si salud...

Responder
3
0
#11002 15:48 17/3/2018

Defiendes algo publicado por alandete? Carga y vete.

Responder
4
0

Destacadas

Municipalismo
El último asalto de la CE a los ayuntamientos

Una nueva directiva europea pretende que la Comisión Europea tenga la última palabra en las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Feminismos
Miles de personas se concentran frente al Parlamento de Andalucía en defensa de los derechos de las mujeres

En el mismo momento que Juan Manuel Moreno leía su discurso de investidura, más de ciento cincuenta colectivos feministas provenientes de todas las provincias andaluzas se han movilizado a las 12 horas frente a la sede parlamentaria en Sevilla. 

Música
Laibach: cuando Bertolt Brecht trolea a Leni Riefenstahl

Las herramientas de Laibach son versiones grotescas y marciales de éxitos pop, himnos nacionales y un repertorio propio que bascula entre lo altisonante, lo ridículo y lo majestuoso.

Masculinidades
Gillette y la mercantilización de las masculinidades

El anuncio de Gillette sobre las masculinidades tóxicas ha levantado airadas críticas y pasiones, pero la campaña abre también el debate sobre la cooptación y mercantilización del feminismo y las nuevas masculinidades por parte de grandes empresas.

Feminismos
Movilizaciones en todo el Estado tras la primera sesión de investidura

Los lemas #NiUnPasoAtrásenIgualdad y #NuestrosDerechosNoSeNegocian se han trasladado de Andalucía a un centenar de ciudades en todo el Estado para mostrar el rechazo al acuerdo del PP con Vox para investir a su candidato en Andalucía.

Últimas

Feminismos
Un siglo después del asesinato de Rosa Luxemburgo, ¿vuelven los Freikorps?

En el centenario de la muerte de la teórica revolucionaria sale a la luz un escándalo en el ejército alemán que recuerda a las unidades paramilitares de voluntarios que acabaron con su vida.

América Latina
Bolsonaro y López Obrador, dos estilos para gobernar las grandes potencias de América Latina
1
Con pocas semanas de diferencia Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador asumieron la presidencia de sus países, Brasil y México, las dos mayores economías latinoamericanas.
Minería
Contra la megaminería, el pueblo iluminado

Surge poco a poco, sin hacer ruido, pero cuando una minera pone el pie en tu municipio, ya no hay vuelta atrás. O estás con ellos o estás contra ellos.

Agricultura
Falta de mano de obra en el campo: un cuento más viejo que un arao
2

La alerta sobre la falta de mano de obra local es una campaña de marketing pagada por una parte de la patronal agraria para penetrar en la opinión pública y reducir su resistencia mental a la precarización del trabajo en el campo.