Violencia machista
Nerea Barjola: “Alcàsser no deja de suceder y la única forma de pararlo es el feminismo”

Nerea Barjola reescribe en Microfísica sexista del poder el crimen de Alcàsser, que sirvió para disciplinar a toda una generación de la mano de un relato mediático que hoy sigue advirtiendo a las mujeres de las consecuencias de traspasar los límites marcados por el patriarcado.

Nerea Barjola
Nerea Barjola, autora de ‘Microfísica sexista del poder, el caso Alcàsser y la construcción del terror sexual’. David F. Sabadell

publicado
2018-04-12 14:15

Conceptualizar el crimen de Alcàsser como una narrativa sobre el peligro sexual es lo que hace Nerea Barjola en Microfísica sexista del poder, el caso Alcàsser y la construcción del terror sexual (Virus, 2018). Del mismo modo que el relato construido en torno a Jack El Destripador en el Londres de finales de siglo XIX sirvió para marcar los límites a las mujeres en un momento de transgresión, la narración sobre Alcàsser se utilizó para disciplinar a una generación de mujeres tratando como un “suceso” lo que es en realidad, dice la autora, “un régimen político”.

“Creo que los medios de comunicación no solo producen y reproducen violencia sexual, sino que son violencia sexual”, explica Barjola, que en el libro que presenta esta tarde en Madrid desentraña los discursos que a través de Nieves Herrero o Paco Lobatón calaron en miles de jóvenes. Su texto destripa estos relatos para resignificar la narración y “utilizar la fuerza patriarcal para contrarrestar y destruir su narrativa”.

La primera frase que he subrayado en tu libro es esta: “Alcàsser es un régimen político”... que se nos presentó como un “suceso” libre de intención. ¿Quiénes son o quiénes somos la generación Alcàsser?
Evidentemente el relato Alcàsser interpeló directamente a las mujeres más jóvenes porque estábamos sintiéndonos identificadas con lo que les había ocurrido a ellas. Pero la generación Alcàsser no somos solo las jóvenes que sufrimos el impacto del relato, fue un relato que impactó a todas las mujeres de la década de los 90, y a las más jóvenes de una manera mucho más cruda.

Sitúas la creación del relato de Jack el Destripador como respuesta a un contexto en el que las mujeres comenzaban a transgredir algunas normas, como explica Judith Walkowitz en La ciudad de las pasiones terribles, narraciones sobre peligro sexual en el Londres victoriano (Cátedra, 1995). ¿Qué estaba pasando aquí en los años 90 para que se diera esa “disciplina” del régimen? ¿qué ponía en peligro el statu quo?
Fundamentalmente en la década de los 90 lo que hay es un contexto feminista potente que venía de trabajar en la década de los 80 y de abrir caminos de avance para las mujeres, y lo que ocurre es que ya están incorporando esos caminos que había trabajado el movimiento feminista. Entonces, cuando analizas el relato de Alcàsser te das cuenta de que esos pilares que el movimiento feminista había conseguido desestabilizar, todos esos caminos abiertos, son lo que a través de relato van a tratar de restaurar. Hay un llamamiento de ‘las calles no son vuestras’, el espacio público se concibe como peligroso y el lugar seguro va a ser la casa bajo la protección y la autoridad del padre. Y en ese sentido yo hago ese paralelismo con el trabajo de Walkowitz porque, al igual que ella, no me he centrado en ver lo macabro de los actos del crimen sino cuáles son las dinámicas sociales y culturales que permitieron crear ese hito y a qué estaban respondiendo.

Cuando analizas el relato de Alcàsser te das cuenta de que va a tratar de restaurar los pilares que el movimiento feminista había conseguido desestabilizar

Dices que el crimen de Alcàsser “podría haber sido la narración que cuestionara las relaciones de poder entre hombres y mujeres”. ¿Había mecanismo para hacer ese cuestionamiento entonces? En ese sentido, ¿cada nuevo crimen machista es una oportunidad perdida de crear contrarrepresentanciones?
El impacto fue tan potente que en un primer momento no tienes las suficientes herramientas como para responder. Había un movimiento feminista que estaba potente, pero los medios de comunicación expusieron un relato muy crudo. Pero me preguntabas si había sido una oportunidad perdida y no creo que haya sido una oportunidad perdida. Yo, veinte años después, he tenido la oportunidad de analizar y resignificar un relato que a mí me produjo verdadero terror. Sí creo que hay relatos que por sus características se convierten eh hitos, hay un antes y un después. En ese sentido, ese relato lo fue y lo sigue siendo.

Lo interesante sería poder recoger esa fuerza patriarcal que está impresa en ese relato para contrarrestar y destruir la narrativa patriarcal del terror. Y creo que resignificando el relato Alcàsser, o cualquier otro relato sobre el peligro sexual, esa respuesta es legítima venga en ese momento o después. En su momento hubo respuesta por parte del movimiento feminista, hubo muchos artículos de opinión, hubo manifestaciones... lo que pasa es que el aparato patriarcal fue muy potente.

Entonces, sí, totalmente: es una oportunidad y además ese activismo feminista que ya se da en las redes y que es parte de un sector de periodistas es una oportunidad de poner sobre la mesa y de cuestionar las relaciones de poder que hay entre hombres y mujeres y los derechos y privilegios que detentan los hombres sobre los cuerpos y la vida de las mujeres.

¿Crees que esta resignificación se ha dado con el caso de Diana Quer o con el de La Manada?
Lo positivo que destaco del caso de La Manada es todo el movimiento que ha habido y que ha sido una manera de poner las cosas en su sitio y llamar a las cosas por su nombre. El ‘hermana, yo sí te creo’ o el ‘nik sinisten dizut’ en euskera ha sido una campaña para contrarrestar la ofensiva patriarcal y poner las cosas en su sitio desde nuestro activismo feminista, de acompañar a la compañera agredida, y creo que en ese caso sí está habiendo una respuesta muy potente. Y luego indudablemente el 8 de Marzo ha sido un movimiento imparable que ya nadie puede cuestionar y también es una respuesta.

Los medios de comunicación no solo producen y reproducen violencia sexual como si fueran un ente ajeno, los medios de comunicación son violencia sexual

En este “régimen”, ¿qué papel juegan los medios? ¿Pueden ser aliados de las mujeres?
Creo que los medios de comunicación no solo producen y reproducen violencia sexual como si fueran un ente ajeno, los medios de comunicación son violencia sexual porque están formados y constituidos por el conjunto social. Claro que pueden ser aliados, siempre y cuando tengan formación y perspectiva feminista. Esos medios está construidos por personas y esas personas forman parte del conjunto social y no solo reproducen, son violencia.

Nerea Barjola, autora de ‘Microfísica sexista del poder, el caso Alcàsser y la construcción del terror sexual’
Nerea Barjola, en Madrid. David F. Sabadell

Al nombrar las desapariciones de mujeres como “desapariciones forzosas” haces visible que estas desapariciones son sistemáticas y no responden a un caso aislado, al impulso de un loco asesino...
Para mí era fundamental dejar claro que no desaparecemos, sino que nos hacen desaparecer y que esas desapariciones son sistemáticas y son continuadas. Cuando leemos determinados textos sobre regímenes totalitarios en los que desaparecen personas y vemos que hay un concepto que se utiliza para definir esas desapariciones, pues yo lo que me pregunto es por qué no expropiar este concepto desde una perspectiva feminista y utilizarlo. Como no podemos llamarlo “régimen totalitario” porque nuestro escaso vocabulario en cuestión de conformación de Estado nos lo impide, pues voy a llamarlo “régimen sexista”. Todas sabemos que vivimos en él. Y para mí era fundamental dejar claro que no desaparecemos, nos hacen desaparecer.

“La transmisión de la violencia sexual es plenamente discursiva y enteramente corporal”. ¿Qué quieres decir con esto?
Parto del trabajo de Judith Butler cuando dice que los discursos habitan los cuerpos y crean cuerpo. Entonces la violencia sexual no existe en tu cuerpo porque sino que tiene una base discursiva hay un adoctrinamiento constante a las mujeres desde que somos pequeñas. No sientes miedo porque sí, tienes miedo porque te lo han construido. El relato de Alcàsser fue para muchas mujeres el primer momento en el que sintieron que podían ser víctimas de tortura sexual. Y todos los significados que se filtraron a partir de ahí.

Ese hito luego se ha ido renovando. ¿Necesita el sistema advertirnos periódicamente de este peligro?
Sí, a veces es como cuando te tienes que poner la segunda vacuna de refuerzo, creo que el patriarcado funciona un poco así: introduce la disciplina el terror sexual de esa manera, y luego se va renovando. Y luego cada generación tiene su relato. Las chicas que tienen ahora 20 años entran en contacto con sus propias disciplinas del terror sexual cuando les hablo de Alcàsser, se sienten identificadas aunque no es este su relato.

¿Alguno en concreto?
Por ejemplo, el de Marta del Castillo fue un relato que a cierta generación le afectó, aquí en Bilbao Virginia Acebes, o probablemente Diana Quer… cada generación tiene su relato y está claro que en la década de los 90 fue Alcàsser.

Cuando explicas que algunos ordenamientos jurídicos consideraban que podría existir un “consentimiento arrancado por coacción” pienso en este titular sobre una menor víctima de violación: “Aceptó tener sexo para no ser violada”. ¿Persiste hoy esta idea de que el consentimiento se puede conseguir por la fuerza?
De manera muy sutil… y digo sutil aunque no lo sea, porque lo cierto es que sueltan esos titulares y luego dicen que se ha sacado de contexto… pero queda claro lo que nos quieren decir. Este titular al final lo que dice claramente es que los medios de comunicación son violencia sexual. Detrás de este titular hay una persona que forma parte de los medios y del conjunto de la sociedad, y que con ese titular está haciendo apología de la violación. Lo que no puede ser es que no tenga repercusión, que no tenga consecuencias para quien ha escrito ese titular. ¿No está viendo que está diciendo que una mujer puede ser violada? Ahí lo que se ve es que tiene muy interiorizada esa raíz de consentimiento arrancado por coacción.

Dices que no tiene consecuencias pero creo que sí ha habido titulares, artículos, enfoques, que con un movimiento muy alerta en las redes han tenido consecuencias...
Tiene repercusión en redes pero no tiene consecuencias para quien ha escrito este titular, por mucho menos hay gente en la cárcel con con multas. Lo que nos demuestra esto es que está acorde al sistema social.

Psicópata, depredador, traficante de drogas, atracador, analfabeto… así se hace el perfil de Ricart y Anglés, como monstruos fuera del sistema. ¿Qué hay detrás de esta construcción de lo que es un asesino machista?
Siempre va a haber una tendencia a poner el foco fuera de lo que pueda implicar o responsabilizar al conjunto social. Porque si lo ponemos fuera se les va a conceptualizar como fuera de la sociedad: psicópata o depredador es alguien que está fuera y nunca es el hombre normal, está fuera de lo social y al final es una sociedad que está tratando de proteger su mecanismo y su estructura. Si ponemos la atención fuera, salvamos a la sociedad en su conjunto y no la cuestionamos. Alcàsser y los relatos de ahora comparten patriarcado, comparten las estrategias del patriarcado, y comparten una sociedad machista que busca protegerse a sí misma.

Los asesinos como los de Miriam, Desiré y Toñi, ¿son hijos sanos del patriarcado?
Totalmente, son hijos supersanos del patriarcado.

De Nieves Herrero a Susana Griso, ¿ha habido cambios?
A mí lo que me sorprende es la cantidad de burradas que se pueden llegar a decir todavía hoy en la tele. En los medios en general, pero es que cuando lo ves en la tele me impacta que se sigan haciendo prácticamente las mismas barbaridades. E incluso en su momento, al día siguiente de la noche de De tú a tú, todos los medios escribieron sus editoriales hablando muy mal de Nieves Herrero y luego todos volvieron a reproducir lo mismo durante el tiempo que duró el caso, es sorprendente que no hay esa conciencia de lo que se está haciendo.

¿Por qué elegiste Alcàsser?
Estaba haciendo el máster de Feminismo y Género, llega el momento de hacer la tesina y yo me había leído el libro de Virginie Despentes Teoría King Kong que para mí fue un bombazo y tenía claro que quería escribir sobre la violación como un proyecto político. Empecé a pensar en cuáles habían sido mis relatos y me di cuenta de que un relato que había estado súper presente y que me generó mucho terror fue Alcàsser. Y decido ponerme de frente a ese terror.

¿Cuáles crees que son las aportaciones de tu libro?
Lo principal es que da un porqué a un terror que vivimos una generación de mujeres jóvenes. Cuando lo definen como suceso es como si fuera algo que acontece porque sí, esa lectura nos deja inermes, nos posiciona en el centro de un terror contra el cual al parecer no podemos hacer nada y para mí una de las aportaciones es dar un por qué a la existencia, existe un motivo por el que existe el terror sexual Y creo que conceptualizar algunos espacios que existen pero no tienen nombre, que no sabemos verbalizar o yo al menos no sabía, a mí me ha sanado el hecho de poder poner nombres a cosas que hasta entonces no nombraba.

Y fundamentalmente hablar de ello, que ya no es la aportación de mi libro sino cómo a raíz de hablar de Alcàsser desde otra perspectiva va a haber muchas mujeres que van a hacer frente al terror sexual y van a hablar de lo que supuso para ellas, y lo vamos a resignificar desde nosotras. Me parece que es una aportación colectiva que puede ser muy bonita.

“Alcàsser no deja de suceder”. ¿Cómo cambiamos el relato?
Pues feminismo, feminismo y más feminismo. Cuando digo que Alcàsser no deja de suceder es porque la violencia sexual es una práctica que caracteriza al conjunto social y se comete bajo su cobertura. Entonces en realidad es como decir que la sociedad no quiere que esto deje de suceder. Nos tenemos que poner de frente a esa verdad, de manera honesta, de forma individual y colectiva, y la única forma de llegar a comprender y situarnos en ese punto es el feminismo y la única manera de pararlo es el feminismo.

Relacionadas

Censura
¿Qué hay detrás de la censura de C. Tangana?
La solución es más ambiciosa y efectiva que censurar: hay que ampliar horizontes, combatir el ahora y dibujar nuevos modelos de sociedad.
Violencia machista
Leer una violación
Una reflexión sobre la opresión y la relación entre dominantes y personas oprimidas con motivo de la violación a una chica en la Codosera
Violencia machista
Alfredo Aguilera, el alcalde de Malpartida condenado por golpear a su mujer, se niega a dimitir
La causa ya estaba abierta cuando fue propuesto como candidato a la alcaldía municipal. Aguilera no solo ha decidido no dimitir, sino que además cuenta con el apoyo de más de cien personas.
38 Comentarios
#36584 12:17 4/7/2019

Una doctora en feminismos. Venga, vaya sarta de basura ideológica para sacar tajada hasta de las crías asesinadas. No hay ninguna conspiración para violar mujeres, deje de imaginar escenas calenturientas. No cuela.

Responder
0
1
#37161 17:21 14/7/2019

Hay que formarse un poco más y poner atención a lo que pasa y como se cuenta

Responder
1
0
#36196 10:26 22/6/2019

Que tonterias decís? El patriarcado lo tenemos ineteriorizado como el cagar, soy hombre y no me siento identificado con cualquier comentario que se haga respecto a una violación o un asesinato a una mujer, no somos los hombres el problema, es el sistema que no educa asi, nos hace a los hombres action mans y a las mujeres cenicientas, asi que porfavor, no digais que se criminaliza al hombre, que son coñocentricas o feminazis, decid que no lo entendeis, no os pasa por los cojones o no quereis aceptar que os han educado en este sentido desde el primer camioncito que os compraron

Responder
1
0
Atalaya 16:57 21/6/2019

No entiendo cómo hay comentarios que pasan el filtro de la moderación, sinceramente. Pero tampoco me preocupa demasiado que estos infraseres hagan ruido en las redes, no tienen argumentos y sólo les queda decir cosas como que somos misándricas y mierdas así. Os estáis condenando al ostracismo ideológico, felicidades.
Y gracias a Nerea por su trabajo de investigación y análisis.

Responder
1
0
#36096 11:02 20/6/2019

Sois escoria. Ojalá pagueis por lo que estais haciendo, gentuza.

Responder
0
3
Aliado 13:13 22/8/2018

Entrevista absolutamente clave, como los comments se encargan de corroborar.

Responder
5
1
#36586 12:20 4/7/2019

Clave para la doctora en feminismo y sus hermanas de convento. Clave para descubrir hasta que punto la fe religiosa se ha traspasado del cristianismo al SorFeminismo.

Responder
0
1
Anónimo 18:42 25/7/2018

Como se puede decir que justamente este caso fue para asustar a las mujeres. No se puede hablar de un tema sin informarse de el. Ese tipo de crimen mete miedo a hombres y mujeres por igual. ¿Os habéis parado a pensar en algún momento que un hombre con pene y blanco, puede tener miedo que lo maten también?

LOS HOMBRES MUEREN AL AÑO EN MUCHA MAYOR PROPORCIÓN.

LOS HOMBRES, SON VIOLADOS A MILES.

¿Quereis igualdad? Pues tratad con todo tipo de violencia, no sólo la que os afecta a vosotras, coñocentricas

Responder
1
10
Atalaya 16:53 21/6/2019

Como que sin informarse? Ha escrito una tesis doctoral y un libro sobre este tema. A lo mejorbtu tienes mas informacion, pero desde luego ella esta formada como para que vengas a aleccionar

Responder
2
0
#13928 16:36 16/4/2018

"Cuando digo que Alcàsser no deja de suceder es porque la violencia sexual es una práctica que caracteriza al conjunto social y se comete bajo su cobertura". Claro, todas las semanas se rapta a tres adolescentes, se las viola, se las tortura y se las echa a un agujero en un campo abandonado. Todo esto con consentimiento de la sociedad. ¡En serio! ¡Qué credibilidad puede tener alguien que afirma tales incoherencias!

Responder
7
8
#13682 7:29 14/4/2018

Lo que más me asusta no es la entrevista en si. Lo que más me asusta es que los comentarios que señalan que está entrevista es una aberración tienen más votos negativos y los que la jalean tienen más votos a favor.

Responder
18
9
Frantic 14:41 13/4/2018

¿De verdad habéis entendido algo de lo que habéis leído? Mucho me temo que la necesidad de artículos como este se retroalimenta de los comentarios que suscita.

Responder
23
15
#36585 12:19 4/7/2019

He entendido todo. Y todo me parece una absoluta manipulación destinada a ganar dinero con la ideología pseudoreligiosa y magufa del feminismo moderno. No trate a la gente de tonta, por favor.

Responder
0
1
#13444 22:07 12/4/2018

"Los asesinos como los de Miriam, Desiré y Toñi, ¿son hijos sanos del patriarcado?
Totalmente, son hijos supersanos del patriarcado."

Los hombres ya no somos solo 'violadores en potencia', ya somos incluso 'serial killers en potencia'. Un paso más a la criminalización total del hombre. Qué rabia haber comprado con ilusión en el pasado Diagonal y haber alimentado esto.

Responder
26
27
#13926 16:33 16/4/2018

Tenemos dos puntos de vista. En el primero aceptamos que los culpables son Miquel Ricart i Antonio Anglés. En el segundo asumimos que estos dos fueron "hombres de paja" utilizados como cabeza de turco para tapar a algún alto cargo de sabe Dios que. En el segundo caso se demuestra que la sociedad está podrida en su totalidad. En el primero, pues considerar personas "sanas" a Ricart y Anglés que habían pasado más tiempo en Picassent que en el colegio no me parece lo más acertado.

Responder
1
0
#13559 16:11 13/4/2018

¿Buanbu-macho o macho-lancia? A llorar a Arabia Saudita.

Responder
9
16
#13443 21:54 12/4/2018

Repugnante, básicamente se insinúa que existe una conspiración de los hombres contra las mujeres y que los hombres generamos crímenes como los de Alcasser para mantener a raya a las mujeres. De forma sibilina lo que se pretende es decir que los hombres somos cómplices del crimen del Alcasser. El crimen de Alcasser, en su magnitud, afectó a hombres y mujeres por igual.

Responder
21
21
#13580 17:12 13/4/2018

Eso es EXACTAMENTE lo que pasa. La conspiración se llama patriarcado y los repugnantes sostenedores de las agresiones y cultura de la violacion y el miedo son machirulos como tú. Qué perverso todo y qué fácil frivolizar desde tu privilegio y nuestra opresión...

Responder
18
20
#13925 16:29 16/4/2018

Tienes un problema bastante importante de misandría.

Responder
2
4
#13670 24:42 13/4/2018

Pues nada, cada vez que una mujer sea asesinada por un criminal que se fusile a 10 hombres al azar como represalia, vaya distopía chula que estáis montando.

Responder
14
10
#13560 16:11 13/4/2018

¿Y tu me preguntas que es repugnante? Tu-ruru.

Responder
7
13
#13441 21:48 12/4/2018

Alcasser es el más horrendo crimen ocurrido en España, ¿Cómo que disciplinar a las mujeres? Fue el horror por el horror, para todos y todas, está más allá de cualquier perspectiva de género. Ya basta de utilizar algo así para alimentar su ideología, por cierto, absolutamente apoyada por el mismo estado que encubre estos crímenes.

Responder
20
20
Anyi 14:32 12/4/2018

El crimen de Alcasser es, sobre todo, un caso más de una mafia que pulula por nuestros territorios impune porque son gente poderosa, mucho antes que un ataque al feminismo.

Responder
35
13
#13446 22:14 12/4/2018

Todos los hombres somos responsables, deberíamos suicidarnos

Responder
19
17
#13689 8:18 14/4/2018

Suicidaros es la forma fácil de no pensar en la parte de responsabilodad que todas y todos tenemos en la creación de estereotipos. Educad a vuestras hijas para que sean fuertes y tratad a las mujeres como iguales y no necesitaréis suicidaros, y haréis más felices a todo el mundo a vuestro alrededor. Dejad de ser tan egocéntricos de pensar que el feminismo solo os pide que cambiéis a vosotros, el feminismo pide a toda la sociedad que supere ciertos prejuicios todavía existentes.

Responder
13
10
#13739 16:06 14/4/2018

El crimen de Alcasser en su dimensión no tiene que ver con prejuicio alguno y es tabú en todas las culturas.

Responder
10
3
#14462 9:32 21/4/2018

Con los prejuicios respondía al comentario anterior, no me refería al texto del artículo.

Responder
0
0
#13836 17:15 15/4/2018

Y que eduquen a sus hijos para que no sean terroristas sexuales. Eso es también fundamental

Responder
3
5
#14459 9:19 21/4/2018

Totalmente de acuerdo.

Responder
0
0
#13847 19:52 15/4/2018

¿pero no quedamos en que las mujeres estábais saturadas de cuudados? ¿Eso no significa que la sociedad os obliga a la educación de los niños y por tanto sois la principal influencia en éstos? Feminismo del perro del hortelano modo on.

Responder
4
2
#14460 9:24 21/4/2018

Tu razonamiento no es correcto. Se pide a los hombres que participen en la educación y los cuidados de la familia en condiciones de igualdad porque la realidad es que esto no sucede ahora mismo en condiciones de igualdad. Por otra parte está el tema de que las muneres también formamos parte de este sistema social y como educadoras trasladamos los prejuicios a los que educamos como hace todo el que educa (tambien los padres educan y la sociedad, el cole, la tele...). Son cosas diferentes. Mezclarlas no es correcto y solo consigues retorcerel razonamiento para que concluya en lo que tu quieres que es machacar.

Responder
2
0
#14458 9:18 21/4/2018

Está claro que no queréis razonar. Quien no está abierto a ello jamás aportará nada positivo socialmente.

Responder
0
0
Machirulo con gracia 24:01 14/4/2018

El feminismo rancio, nazi y esquizofrénico lo que tenía es que desaparecer de la faz de la tierra y con él sus locas del coño

Responder
10
6
#38007 18:03 5/8/2019

Esto es una amenaza clara. Que la policia tome nota de este sujeto que está amenazando con matar mujeres.

Responder
0
0
#14461 9:28 21/4/2018

El mundo funcionaría mejor con más locas del coño. El feminismo nazi está en vuestras cabezas porque le teméis. Madurad.

Responder
3
1
#13837 17:16 15/4/2018

Machirulo con gracia no eres más que un asesino de mierda

Responder
1
5
#13849 19:54 15/4/2018

Eso es lo que soñáis y desáis con fuerza. Pues ya sabéis, venga, comenzad a matar hombres, lo estáis deseando pandilla de sicarias

Responder
4
1
#13561 16:12 13/4/2018

¿Puedes hacerlo por streaming?

Responder
8
13

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.