Pobreza energética
La pobreza energética mata

La desigualdad de género es un factor de riesgo para padecer pobreza energética, una lacra que afecta a más de cinco millones de personas en el Estado español. Aunque el acceso a la energía necesaria para el buen vivir debería ser un derecho, el oligopolio eléctrico y el empobrecimiento de amplios sectores de la población hacen que sea una causa más de injusticia social.

Pobreza energética
Movilización tras la muerte –en un incendio provocado por una vela– de Rosa Pitarch, una mujer de 81 años a la que Gas Natural Fenosa había cortado la luz, en noviembre de 2016. Freddy Davies

Sí, la pobreza energética mata, y genera procesos depresivos en las personas que la padecen, enfermedades circulatorias y respiratorias y un profundo sentimiento de culpa y aislamiento. Y como vivimos en un sistema profundamente patriarcal en el que la gestión del hogar y lo familiar sigue recayendo de forma mayoritaria en las mujeres, todo esto nos ocurre más a nosotras.

Diferentes estudios en diferentes ciudades, como Madrid y Barcelona, aportan cifras en este sentido. El estudio del caso madrileño, llevado a cabo por Ecologistas en Acción, concluye que un porcentaje importante de los hogares en algún tipo de situación de pobreza, incluida la energética, tienen como sustentadora principal a una mujer. Mujeres jubiladas con pensiones más bajas que los hombres porque su trabajo de cuidados a lo largo de toda la vida no ha cotizado en el mercado; mujeres migrantes que casi en su totalidad se dedican a trabajar en el sector doméstico; y casas monomarentales en las que la sustentadora principal es una mujer, son los tipos mayoritarios de hogares en los que se sufre este tipo de pobreza.

La pobreza energética a menudo se ve acompañada de dificultades para hacer frente a una vivienda digna o a una alimentación adecuada. Asimismo, conlleva un riesgo evidente de exclusión social provocado por la propia situación de vulnerabilidad y por el estigma que comporta. Además, la falta de acceso a los suministros energéticos influye muy negativamente en el desarrollo escolar en la infancia y la adolescencia.

Y cada vez afecta a más familias. Paca Blanco, activista histórica del movimiento antinuclear, lleva dos años recorriendo los barrios de Madrid dando charlas sobre este tema. Nos cuenta que le ha resultado sorprendente que las charlas que a priori pensaba que iban a tener menos público por el tipo de barrio, como en el caso del barrio madrileño de Salamanca caracterizado por ser de clase “alta”, son las que más gente tienen, principalmente señoras mayores pensionistas. Personas que viven en casas antiguas, caracterizadas por un mal aislamiento, que cada vez cuesta más dinero calentar en invierno. Así que en las charlas se afanan en preguntar a Paca consejos para ahorrar, o para bajarse eso de la potencia. “En otros barrios que a priori tienen situaciones de renta mucho más baja, como Orcasitas, van apenas 4 personas. Pero claro, es que en estos barrios la gente ya ha dejado de pagar los recibos o directamente tiene pinchada la luz”, apunta Paca.

La cuestión es que aunque estas señoras sigan a rajatabla los consejos sobre cómo ahorrar energía, seguirán sin poder pagarse una temperatura adecuada en sus casas. La estigmatización de la pobreza lleva a la opinión pública a juicios del tipo “no ahorran” o “consumen por encima de sus posibilidades”; pasando por alto, como recoge Irene García Pijuan en el informe sobre pobreza energética y desigualdad de género elaborado por la Asociación Catalana de Ingeniería sin Fronteras (ESF) centrado en la ciudad de Barcelona, “una perspectiva de derechos que defiende proporcionar a todos y a todas las mismas oportunidades y capacidades o el hecho de que no se condena a las personas acomodadas por el sobreconsumo. En cambio, se nos hace creer que la solución de la pobreza energética es reducir el consumo de familias e instalar potencias mínimas que a veces llevan a tener que hacer equilibrios para llevar a término las necesidades de la vida diaria”. También se pasa por alto el detallito de que los precios de la electricidad en España son los más altos de la Unión Europea y que las eléctricas españolas son líderes europeas en precios y también en beneficios.

“Analizar las causas de la pobreza energética” indica García Pijuan “es imprescindible para proponer soluciones que no deriven en actuaciones puntuales sino que se traduzcan en cambios estructurales”. Es imprescindible pensar en la rehabilitación del parque de viviendas y en la obligación de incorporar criterios de construcción bioclimática en la construcción de nuevas para garantizar la eficiencia energética de las viviendas. Y esto a su vez necesariamente implica acabar con “especulaciones inmobiliarias y con la impunidad y los abusos del oligopolio energético que han redundado en el gran incremento de los precios del gas, la luz y el agua en un contexto de empobrecimiento de la población”.

En lugar de encarar esta situación, lo que está ocurriendo es que las personas afectadas por la pobreza energética cada vez tienen más deudas con las compañías y sufren “un verdadero asedio por parte de las empresas distribuidoras a través de empresas de recobro, que emiten llamadas de manera insistente a lo largo del día para reclamar una deuda impagable” como denuncian las mujeres entrevistadas para el informe de Barcelona, en una realidad que no es exclusiva de esa ciudad. Además, “solo las cinco grandes compañías eléctricas de nuestro país pueden ofrecer las tarifas reguladas por el gobierno”, lo que hace casi imposible que estas familias se atrevan a cambiar sus contratos a compañías distribuidoras que no forman parte de este oligopolio, más pequeñas y con criterios sociales y ambientales.

Este asedio vuelve a recaer en las mujeres. Mientras el hombre está fuera de casa buscando un empleo, son ellas las que tienen que hacer frente al corte del suministro, a las gestiones eternas para que vuelva la luz y a la búsqueda de ayudas sociales. Y también son más las mujeres las que se organizan en plataformas, como la Alianza contra la Pobreza energética, y en grupos para no hacer frente a esto solas. Allí se empoderan y descubren que no es un fallo de ellas, sino que es un fallo del sistema.

Paca Blanco nos sigue contando, “tengo 69 años y una pensión de 600 euros y puedo pagarme la energía porque ahora mismo vivo ocupando una casa y esperando a que me regularice el ayuntamiento esta situación. Si tuviera que pagarme un alquiler, no podría pagar la luz. A lo largo de mi experiencia activista como miembro de Ecologistas en Acción, de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y de la PAH, así como mi experiencia vital como pensionista afectada por la pobreza energética he observado que los temas candentes se van poniendo de moda y determinados colectivos se suman a reconocer que es una pena que no tengamos todas derecho a la energía”. Aprovechemos entonces para seguir haciendo ruido. Paca nos invita este sábado a la manifestación que tendrá lugar en Madrid como cierre de la Semana contra la Pobreza energética. “Y también nos vemos el 8 de Marzo!, faltaría más, hay que gritar bien alto que somos ecofeministas y que esto de la energía también nos afecta más a las mujeres”.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Pobreza energética
La junta de accionistas de Endesa más movida

La despedida del presidente Borja Prado, las protestas de los trabajadores de la compañía y las intervenciones de activistas contra la pobreza energética y ecologistas protagonizan una junta de accionistas de la compañía Endesa muy turbulenta.

Energía
Los tratados de inversión y los ISDS I
Abordamos los tratados de inversión y sus respectivas cláusulas ISDS, también conocidas como los tribunales privados de justicia.
Energía
La pobreza energética se cuela en la junta de accionistas de Naturgy

La Alianza contra la Pobreza Energética ha intervenido en la junta de accionistas de la empresa Naturgy para solicitar la condonación de la deuda contraída con esta compañía por las familias en situación de vulnerabilidad.

0 Comentarios
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

COP25
Los ecologistas cifran en 500.000 personas la asistencia a la Marcha por el Clima

La protesta, acto central del movimiento de contestación a la falta de ambición climática de los líderes globales, busca presionar para que la COP25 termine de cerrar un Acuerdo de París realista que contribuya a frenar la emergencia climática.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

COP25
La sociedad civil se rebela contra la falta de ambición climática en la COP25

Colectivos y asociaciones se organizan para desplazarse a la Marcha por el Clima de Madrid que tendrá lugar este viernes, una protesta que se espera multitudinaria. La Cumbre Social por el Clima reunirá del 7 al 13 de diciembre a los movimientos que cuestionan la agenda oficial de los gobiernos y exigirá una mayor ambición climática a la COP.

Multinacionales
Tour tóxico contra el lavado verde en la Cumbre del Clima

La COP25 ha sido patrocinada por compañías como Endesa o los bancos Santander y BBVA. Son multinacionales que destinan miles de millones de euros cada año a proyectos que están destruyendo la tierra.

Soberanía alimentaria
La alimentación como vínculo con la tierra

La crisis del Mar Menor muestra los extremos que deben alcanzarse para que una sucesión de agresiones llegue a la opinión pública y se tomen medidas.

Cine
‘El cuarto reino’ y los apocalipsis de ahora mismo: de los plásticos y el reciclaje de cosas o personas
‘El cuarto reino’, un inusual documental sobre un centro de recuperación de envases ubicado en Nueva York y las personas que lo frecuentan, recuperadores de residuos que rondan la exclusión social, adquiere un cierto aire de distopía real en los márgenes del delirio productivista.

Últimas

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.

Menores migrantes
Desatendidos por la administración y señalados por las derechas

La irresponsabilidad no solo pasa por quienes van a hacer campaña política a un barrio señalando a los menores migrantes como causantes de inseguridad y falta de convivencia, sino que también pasa por quienes durante años han estado estigmatizando a estos menores.