Opinión
Madre, yo sí te creo

Pocos quedarán que no asocien el nombre de Infancia Libre con algo extremadamente malo y “criminal”. Es difícil defender públicamente a unas mujeres que ya han sido juzgadas en los medios, pero es lo que estoy haciendo.

Concentración La Cabrera 4
Una madre lleva en brazos a su hija en la concentración en La Cabrera contra los abusos a la infancia. Álvaro Minguito

publicado
2019-06-19 06:00

En este minuto, en este país, pocos quedarán que no asocien el nombre de Infancia Libre con algo extremadamente malo y “criminal”. A dos meses de la detención de María Sevilla, la primera de las tres mujeres que han sido relacionadas con esta asociación, la avalancha de noticias, tertulias y especiales con sesgo habrán convencido a todo ciudadano de bien de que existe una trama para apartar a niños de sus progenitores.

Es duro mantener ciertas convicciones o simplemente pensar distinto cuando se instala un discurso único tan arrollador. Partamos de eso. Hoy por hoy, salvo quizá el medio centenar de personas que se reunió y escuchó a las mujeres de Infancia Libre entre 2015 y 2017, todo el mundo está convencido de la culpabilidad de estas mujeres. El combo de poder mediático, informes policiales filtrados y lobbies machistas lo ha montado con mucha guasa y, hay que decirlo, oportunismo. Tres mujeres con similares “delitos” fueron detenidas en poco más de un mes, justo antes de elecciones generales, y después del resto (municipales, autonómicas y europeas), relacionando a la asociación sin ánimo de lucro con Podemos a cuenta de la actividad, totalmente lícita, que desarrolló en sus años de funcionamiento.

Es difícil defender públicamente a unas mujeres que ya han sido juzgadas en los medios, pero es lo que estoy haciendo. Cuatro memes machacones llegan a las menciones de las pocas periodistas que se han atrevido a hablar desde el otro lado: “Madres desnaturalizadas”, “daño infringido a los hijos”, “padres sufrientes”, “malditas feminazis con sus denuncias falsas”.

Vamos por partes, porque lo que les está pasando a ellas nos puede pasar a cualquiera.

Opinión
Cuando los medios dictan sentencia

Tres madres han sido detenidas por quebrantar el régimen de visitas de sus hijos o por la imposibilidad de entregarles las notificaciones al desconocer su paradero. Los medios han tejido una “trama criminal” de “brujas”.

Las tres mujeres que han sido detenidas con casos parecidos (aunque con grandes diferencias entre ellos) se conocieron después de denunciar los abusos sexuales relatados por sus hijos, y de comprobar cómo la justicia sobreseía sus denuncias; se aducían testimonios débiles, falta de pruebas, informes contradictorios, etc. Son tres casos entre cientos, y cada uno con sus matices.

Las tres entraron a formar parte de una asociación nacida en Granada y Madrid, que puso en común hasta un centenar de denuncias de abuso sexual intrafamiliar, y pudo ver cómo se reproducía un mismo patrón: se cuestionaban las denuncias, se descreían los relatos, se desatendía el “interés superior del menor”, se les obligaba a dar testimonio incluso delante de sus progenitores, entre otros defectos de forma y fondo.

España tiene un déficit grave en la atención a la infancia que denuncia abuso sexual. Lo dice Save The Children: “Siete de cada diez denuncias de abuso sexual de niños y niñas son sobreseídas, por falta de pruebas (y esto no significa que no esté ocurriendo)”.

La justicia española está a la cola de Europa en la protección de los menores denunciantes de abuso sexual, y la mismísima ONU (a través del Comité de los Derechos del Niño) así como la Comisión Europea, han reñido las praxis con respecto a estas denuncias.

Los abusos sexuales intrafamiliares no son fáciles de demostrar en muchos casos. Se juntan, en estos procedimientos, tres factores, que señalan también las organizaciones que defienden sus derechos.  En primer lugar, los niños son considerados ciudadanos de segunda y sus testimonios son tratados con suspicacia; las pruebas son imposibles de recabar en muchos casos, y es la palabra de un niño contra la de un adulto (incluso, contra la de muchos adultos).

Las mujeres reunidas en Infancia Libre pudieron ver cómo la justicia aplicaba los prejuicios del SAP, un síndrome inventado por un pedófilo confeso

En segundo lugar, instituciones y expertos que tienen que evaluar estas denuncias obligan a tomar declaración demasiadas veces, cuestionando sus palabras y revictimizando a niños a menudo muy pequeños. Por último, las denuncias están interpuestas por sus madres, y estas son puestas en duda como si denunciar a sus exparejas fuese motivado por “venganza” y ellas hubiesen manipulado los relatos de los niños.

Poco importaba que, junto a ellas, denunciaran profesionales de la sanidad pública, catedráticos y expertas, que a día de hoy también han sido señalados por defender a esos niños. Las mujeres reunidas en Infancia Libre pudieron ver, comparando sus procesos, cómo la justicia, los peritos, a veces los servicios sociales y psicólogos aplicaban los prejuicios del SAP (“las madres manipulan en contra de los progenitores varones”, “los niños mienten porque sus madres los inducen”), por más que su intromisión en la justicia está explícitamente desaconsejada por organizaciones tanto de psicólogos como de juristas. Normalmente se escamotea el hecho de que el famoso SAP fue inventado por un pedófilo confeso.

Los niños no mienten, decía el lema de la asociación. Sus hijos les contaron cosas que no todas las criaturas se atreven a contar. Ellas denunciaron. Los casos se archivaban. No se tomaban medidas. De tanto recorrer juzgado tras juzgado, de tanto intentar encontrar los profesionales que creyesen a sus hijos, de tanto ver cómo se menospreciaban testimonios y los procesos se cerraban, se encontraron en una encrucijada: aceptar la sumisión y desproteger a sus hijos o desobedecer.

Si han “secuestrado” a sus hijos no ha sido por capricho ni venganza: los pusieron a salvo del maltrato, la posibilidad del incesto, y el disciplinamiento implícito en las sentencias absolutorias
He aquí un llamamiento, a mis amigos y amigas, a mis vecinos, a todo aquel que ha sido intoxicado por los medios sensacionalistas y, en especial, a las comunicadoras feministas: ¿No os parece que a estas historias, a los supuestos secuestros, les falta un enorme pedazo? ¿Qué necesidad tenían estas tres mujeres de abandonar sus vidas y ocultarse con sus hijos, intentando pasar desapercibidas, buscando otros entornos para sus criaturas, llevándoselas lejos de un entorno de agresión? Si han “secuestrado” a sus hijos no ha sido por capricho ni venganza. Los han alejado y protegido de la ausencia de credibilidad que el sistema daba a sus declaraciones; del proceso de revictimización que supone defender los relatos una y otra vez; de la supervisión de docenas de expertos que, en lugar de dictar medidas de protección, los obligaban a seguir viendo a sus agresores. Se los llevaron, o los pusieron a salvo del maltrato, la posibilidad del incesto, y también del disciplinamiento implícito en las sentencias absolutorias.

Infancia
Los cabos sueltos del anteproyecto de ley de protección a la infancia

El Consejo General del Poder Judicial avala aumentar el tiempo de prescripción de los delitos contra la infancia y la obligatoriedad de la prueba preconstituida en los casos de abusos a menores, como propone el anteproyecto de ley. Asociaciones por los derechos de la infancia señalan que la ley no concreta algunos aspectos fundamentales ni acaba con el problema fundamental: no creer a las víctimas.

En la avalancha de “informaciones” indiscriminadas sobre este caso, ni un solo medio se ha planteado por qué unas pocas han tomado la determinación individual de dejar atrás sus vidas, abandonar sus entornos y fuentes de ingreso, perder sus identidades y llevarse a sus hijos. En lugar de eso, han llegado a llamarlas “brujas”. Esto nos ha de sonar.

Muchas mujeres a la vez, en los últimos años, han puesto en entredicho cómo se tratan las denuncias de agresión o violencia machista, cómo son desprotegidas y cuestionadas hasta en el más mínimo desliz de vida cotidiana. Muchas hemos visto, en los relatos de abusos y/o violaciones, a una justicia patriarcal al trasluz que no oye ni ve, porque estás molestando al poder. Las hemos creído, en contra del discurso duro y culpabilizador, y hemos sabido trascender el marco oficial.

Imaginaos ahora ser una niña de siete años que declara en contra de su padre y a quien se le dice, de todos los modos posibles, “eso te lo estás inventando”. Y, ahora, hay todo un país que, gracias a la cobertura mediática, cree que tu madre te ha hecho daño por alejarte de eso, cuando lo que ha hecho ha sido desobedecer.

En los años en que la asociación se reunía con quien escuchara sus demandas, nadie me ha enseñado más de feminismo en la práctica que una de estas mujeres: hoy pendiente de juicio y alejada por orden judicial de su hija. Nadie como ella me ha enseñado que el lema “hermana, yo sí te creo” se torna problemático y hasta desechable cuando toca a madres que denuncian lo que sus hijos han tenido la “valentía” de contar. Es oportuno aquí recordar algo: el “daño” comenzó cuando se atrevieron a ponerles la mano encima.

Es difícil contar el otro lado, el lado oculto, cuando el “sentido común” te ha juzgado a priori. Es difícil pero no imposible, y es necesario contarlo porque, con la criminalización de estas mujeres, todas estamos perdiendo mucho terreno en la salvaguarda de los derechos sobre nuestros cuerpos, nuestras autonomías e identidades. También en nuestras maternidades. Puede que incluso los feminismos tengamos que cuestionarnos, aquí y ahora, cómo nos relacionamos con la maternidad y con los derechos de los niños. Y puede que debamos instalarnos un nuevo meme, uno desobediente y legítimo como el anterior: “Hija/o, yo sí te creo”.

Los niños no mienten. Ana, María, Patricia, yo sí os creo.

Relacionadas

Opinión
UDC. Destrozo. ¿Abolicionismo?

Desde una defensa firme de la libertad de cátedra y de la autonomía universitaria, el autor señala algunos intereses que se pueden ocultar detrás de la campaña por la supresión de las Jornadas sobre trabajo sexual que se iban a celebrar en la Universidade da Coruña (UDC).

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.
Opinión
UDC. Desfeita. Abolicionismo?
O autor sinala algúns intereses que poden ocultarse detrás da campaña pola supresión das Xornadas sobre traballo sexual que se ían celebrar UDC.
37 Comentarios
#37958 18:52 3/8/2019

Os creemos Madres

Responder
0
0
Claro Campoamor 15:35 29/6/2019

Hechos probados en sentencias previas:Niños desescolarizados, drogados con Prozak, obligados a decir a las psiquiatras "papá he hecha a pipí blanco en el chochete".

Acta policial: "al rescatar al niño (8 años) me olisqueó como un animal".

Defendéis lo indefendible.

¿Para cuando un reportaje defendiendo la versión de un monstruo asesino de género?

No tenéis la mínima empatía con los niños, ni con los PAPIs..., y menos aún con las mujeres víctimas de maltrato a las que instrumentalizáis.

Responder
2
0
#36277 8:12 24/6/2019

A mi sinceramente me da igual lo que se discute en los comentarios de ideología. Lo que está claro es que es una realidad que existe abusos y agresiones sexuales a menores y que se les tiene que creer. Conozco a muchas personas de mi entorno que les ha pasado, a mi madre de pequeña durante años con su tío que convivía con ella, a mi padre con su padre y su hermano mayor, a la mujer de mi padre de pequeña con su hermana mayor y su cuñado, a una tía mía junto con mi madre, aun ex novio que tuve con su primo bastante mayor que el. Este ex novio me lo dijo cuando yo tenía 17 años se lo contó a sus padres y no le creyeron le dijeron son cosas de niños y ahí quedó. Ninguna de estas personas jamás denunció y la única que se atrevió a contarlo ni su propia familia le creía y los detalles no eran juego de niños. Así que simplemente por protección yo tomaría todas las medidas posibles aunque la justicia no ampare al menor. Es evidente que no se por qué el abuso sexual lo cometen el triple de veces más hombres que mujeres, y que conste que se solo de 1 persona que sufrió en su infancia abusos sexuales por parte de mujeres, su madre y su tía.

Responder
3
4
Claro Campoamor 22:30 29/6/2019

Exacto CREER A LOS NIÑOS, pero es que resulta que ante los peritos judiciales (imparciles) los niños llegaron a decir que ERA MENTIRA ( LAS MAMÁS MENTÍAN). Yo sí creo a los niños usted, en vez de creer a los niños, cree a los MONSTRUOS MALTRATADORES. Pero como esos monstruos no tienen el sexo que a usted le apetece, pues ya le parecen a usted buenas.

Responder
2
2
#36215 17:34 22/6/2019

Yo os creo. Y es la realidad.A cualquiera nos puede tocar y cuando te pasa....te das cuenta de que la justicia no existe. Es muy injusto todo lo que está pasando con esas madres.
Bravo por el artículo.

Responder
4
7
Claro Campoamor 15:40 29/6/2019

Lo injusto es que las condenas por sus delitos (supuestos) sean tan irrisorias que no justifiquen su prisión preventiva.

Responder
0
0
#36211 16:02 22/6/2019

Yo si os creo, hermanas, madres, hijas. Estoy con vosotras. No estáis solas.

Responder
3
4
Claro Campoamor 15:42 29/6/2019

¿Hijas?... Creo que no sabe usted a lo que sometieron estás (supuestas) energúmenas a sus hijas

Responder
1
1
Juan Mata 9:24 22/6/2019

Me alegra leer esta reflexión. Estos días he leído auténticas barbaridades en torno a las madres ‘secuestradoras’ y a las profesionales que han emitido informes sobre el estado psicológico y de salud de sus hijos. En la mayoría de las noticias y comentarios de estos días se percibe un claro sesgo a favor de los hombres/padres y en contra de las mujeres/madres, como si las madres que protegen a sus hijos fuesen, por sistema, unas desalmadas que solo buscan dañar a sus exparejas. Es asombrosa la facilidad con que se tiende a culpar a las mujeres de perfidia y falsedad. ¿Por qué tienden tantos hombres, y también mujeres, a creer sin dudar la palabra de los hombres y no la de las mujeres? ¿Por qué aceptan con tanta facilidad la existencia de tramas criminales? ¿Qué experiencia tienen con niños abusados o mujeres maltratadas? ¿Desde qué experiencia profesional hablan y acusan? ¿Por qué afirman con tanta convicción que esas madres mienten? ¿Se han planteado siquiera por unos segundos que pueden llevar razón? ¿Creen de veras que puede haber una trama de pediatras, psicólogas/psicólogos, psiquiatras, trabajadoras/es sociales... que se reúnen en aquelarres para perjudicar a personas inocentes? Temo que quienes ven 'ideología' en esas acciones están actuando a su vez desde una muy oscura ideología disfrazada de ecuanimidad y justicia.

Responder
8
13
#36217 19:02 22/6/2019

Perdón, olvidé señalar la grande y famosa frase de la gran Carmena señalando que en el ADN de los hombres está la violencia.
Madre mía ,...... está usted de acuerdo con esta información y con o que dice nuestra Vice??

Responder
3
1
Juan Mata 12:39 23/6/2019

Estoy seguro de que Manuela Carmena jamás ha dicho esa barbaridad sobre la violencia y los hombres. Demuéstreme con una fuente directa cuándo y dónde dijo eso. Y no se ampare en que 'me lo han dicho' o 'lo leí hace tiempo no recuerdo dónde'.

Responder
1
1
Claro Campoamor 15:37 29/6/2019

Pues en vez de comentar su opinión, BUSQUE EL VÍDEO EN EL QUE SE LA VE DICIÉNDOLO.

Responder
1
0
#36199 11:08 22/6/2019

Debes de ser una gran seguidora de las tesis de nuestra Vice:
" A la mujer hay creerla, si o si", quiero decir un ser humano con XX tiene más credibilidad que otro ser humano con XY por el simple hecho de la diferencia de cromosomas.
Ya te vale a ti y a nuestra Vice

Responder
3
0
#36209 15:32 22/6/2019

Lamento haberme equivocado en la dirección de mi flecha.
Pero lo indudable e indisciscutible son las palabras de la Vice, totalmente sectaria y sexista.
Gracias por tu comentario. Un abrazo

Responder
1
0
Juan Mata 11:59 22/6/2019

Lamento comprobar con qué facilidad usa usted todos los estereotipos y prejuicios a su alcance a la hora de opinar. Por lo pronto se dirige usted a mí como una mujer, pero resulta que soy un varón, es decir, tengo cromosomas XY, que al parecer le importan a usted mucho. En segundo lugar, procuro, cuando opino, utilizar el razonamiento, que por fortuna nos iguala a hombres y mujeres sin distinción. Y en tercer lugar, resulta que no me une nada a la vicepresidenta a la que usted se refiere, ni siquiera el voto, de manera que, sea usted quién sea, hombre o mujer (siempre me ha gustado dar la cara, detesto el anonimato), me parece que debería esforzarse un poco más a la hora de argumentar públicamente.

Responder
9
6
#36216 18:12 22/6/2019

Le he respondido con toda la educación que se puede tener, que es la que usted ha empleado de forma pulcra, cosa que agradezco.
Pero lo que ocurre, es que a pesar de la educación. moralidad, educación y respeto a opiniones ajenas a la de alguien este panfleto hace uso de la censura jamás visto desde Franco (ahora utilizo el Fracomodín que tanto usa la izquierda).
Este medio, perdón si empleé el término panfleto, es de lo más secatirio que uno pueda ver.
Sectarismo de derechas: La Razón, OK diário, El Mundo, Abc,....
Sectrismo de izquierdas: El País, Público, Huffpost, Diario.es, .....
El más radical?????
No hay dudas. El Salto

Responder
3
3
Milena 23:16 21/6/2019

LOS NIÑOS NO MIENTEN, YO SI TE CREOOO!!!

Responder
3
4
AnónimO 9:07 21/6/2019

El caso está sub iudice y hay motivos suficientes para que exista la sospecha de que Infancia Libre es una asociación que persigue un fin delictivo, cual es la sustracción de menores sustentada en pruebas y testimonios falsificados. De ahí que se esté procediendo por vía penal al esclarecimiento de los hechos.

Si la actuación es contraria a ley y vulnera los derechos tanto de los menores como de sus progenitores será la Justicia quien lo dictamine. Y, en el caso de que lo fuese, es de exigir que se disuelva la asociación y se encarcele a las personas que de la misma hayan cometido delitos.

Lo que viene siendo Estado de Derecho. El resto es Escuela de Frankfurt: pura ideología, mal condimentada y peor presentada.

Responder
10
7
#36154 12:19 21/6/2019

El Estado de Derecho no es ideológico? Pero de qué guindo se ha caido. No conozco ningún estado sin derecho, ya fuese oligárquico y partitocrático como el actual o totalitario como el de Franco. Dígame usted si las leyes no son ideológicas.

Responder
3
3
AnónimO 12:54 21/6/2019

Argumentar con el Francomodín resulta muy pobre, pero el nivel es el que es.
El Derecho podrá ser ideológico, pero lo es en un doble sentido: no lo es sólo el positivo, sino también el que pretende sustituirlo.
Si usted quiere sustituir un Derecho basado en la evidencia de la prueba, como el actual, y por otro en el que el factor prevalente sea el autor (caso que nos ocupa) también está imponiendo una ideología.

La primera tiene menos en cuenta a colectivos y más a personas concretas, y lo que proponen ustedes es justo lo contrario.

Lo que sucede es que, como son más los partidarios de lo primero que de lo segundo, la democracia opera más certeramente que las leyes de Newton.

Si ustedes quieren un código penal en el cual los hombres, por serlo, sean considerados culpables por defecto y tengan que probar que no lo son, tienen que ser capaces de convencer a la mayoría de que eso es lo justo.

Todo lo demás son pamplinas.

Responder
3
1
#36120 18:06 20/6/2019

https://www.elmundo.es/espana/2019/06/20/5d0a6f47fdddff15048b4594.html

Responder
5
1
#36122 18:46 20/6/2019

Ni aún así se van a convencer.
Es tanto feminismo radical que la ceguera las hace totalmente ajena a la realidad

Responder
7
5
#36097 11:05 20/6/2019

Yo siempre os creí pero ayer 19/6/19, el prove padre acabó de confirmármelo cuando dijo que le pusieron un orden de alejamiento por casi nada, y él buenisísima persona, aceptó la orden de buen grado aunque eso dificultara ver a su hijita querida.

Se cae por su propio peso.

Además el juez no le ha dado la custodia, por algo será.

El sesgo con el que se ha tratado está noticia es vomitivo

Responder
12
1
Gabriel 10:48 20/6/2019

Os creo




Responder
4
6
#36069 18:37 19/6/2019

Acabo de entrar en el tuiter de la autora del artículo y tiene un libro que se llama "Trincheras permanentes" XD

Todo esto daría la risa si no fuese porque hace 80 años gente igual de fanática que vosotros empezó una guerra que acabó con 50 millones de muertos. Dejad de una puñetera vez las trincheras en paz.

Responder
11
7
#36156 12:26 21/6/2019

Te refieres a la organización de la primera guerra mundial por capitalistas y nacionalistas, que luego tuvo como consecuencia un período de entre guerras sangriento y una segunda guerra mundial? En ese caso te quedas muy corto con 50 millones.

Responder
0
0
Atalaya 23:36 19/6/2019

Que me comentas? Y donde estan esos cadaveres, cenizas o restos en general que demuestren esa cifra? Creo que ya sabemos cual es tu bando

Responder
3
7
#36067 18:33 19/6/2019

Vuestras anteojeras ideológicas son de juzgado de guardia. Seguid así, que la izquierda va de puta madre con vuestros dogmas.

Responder
20
14
doctoranimacion 10:26 20/6/2019

los de derechas podíais seguir lamiendo el culo de vuestro rey fascista, así no decís tantas gilipolleces

Responder
4
8
#36060 16:51 19/6/2019

Los que denuncian la indefensión de menores contra abusos sexuales en España es Save de Children. Llamar a unas "presuntas" lo que sea BRUJAS, ¿qué te parece? ¿Te parece mejor dejar a tus hijos con un pederasta?
Yo no conozco a nadie que se juegue tanto por nada. Una de dos o son imbéciles o dicen la verdad. ¿Si tu ex abusara de tus hijos y la justicia no hiciera nada, qué harías tú? Yo lo que sea.

Por cierto, la denuncia falsa también hay que probarla en sentencia firme. Que se archive una causa por falta de pruebas no es denuncia falsa.

Responder
22
22
#36053 15:54 19/6/2019

Gracias por decirlo, Yo Si te Creo Madre

Responder
14
21
#36048 13:54 19/6/2019

1) Vosotros si que dictais sentencia sin presunción de inocencia cuando el acusado es un padre.
2) Estás cuestionando a la justicia, policia y prensa, a partir de lo que has leido y tus convicciones. No hay objetividad y ni siquiera has investigado como buen periodista. ¿Por que no entrevistas al padre?.
2) Culpabilizas a la victima. El hombre. Que se sufrido el maltrato sicológico al ser privado de sus hijos durante años.
Y efectivamente, cuando se desestima un caso por falta de pruebas no significa que no haya ocurrido, pero tampoco lo contrario. Ah. Para ti si. La mujer siempre tiene razón. Dios nos libre de que seas juez algun dia.

Responder
26
17
Antifascista 10:20 20/6/2019

¿Qué hace un fascista como tú en un sitio como este?. Fuera los fascistas machistas de nuestros medios de comunicación. Iros a la mierda con vuestros cerebros podridos.

Responder
4
12
Marta 11:29 20/6/2019

Me fascina lo de llamar alguien fascista con actitud fascista.

Responder
11
2
Bertín 12:24 21/6/2019

Me fascina que se vean actitudes fascistas en todas partes menos las de los fascistas.

Responder
2
2
#36027 8:05 19/6/2019

no he visto esa reflesion con la amnada de sevillanos , consejos doy pero apra mi no tengo

Responder
14
8
#36101 11:34 20/6/2019

Hola....Después de tener a mi nietecito 7 años conmigo sin previo aviso me lo quitan s.s....el último día de su cole....ese dia tenían su fiesta de final de curso...Estamos destrozados...Mi niño lleva encerrado un año....Cada vez que vamos a verle llora....LLORA. Abuela llévame a mi casa y se le caen las lágrimas....Por favor que alguien haga algo para que noo separen a estos niños de sus padres..o madre....

Responder
1
0

Destacadas

Brasil
La guerra contra los pobres: militarización y violencia estatal en Rio de Janeiro

En Rio de Janeiro, el Gobierno lanza una cruzada contra los excluidos bajo el pretexto de luchar contra la delincuencia y el narcotráfico.

Crisis climática
El negacionismo climático hace estragos en Alemania

El sector de la energía eólica atraviesa una grave crisis y, con él, los planes estatales para abandonar las energías no renovables.


Brasil
Mônica Francisco: “Bolsonaro es el resultado de la venganza de las élites”

Mônica Francisco es diputada del partido Socialismo y Libertad. Desde la militarización de las favelas a la guerra contra activistas defensores de los derechos humanos, esta antigua asesora de Marielle Franco radiografía el Brasil actual a casi un año de la victoria de Bolsonaro en las urnas. 

Memoria histórica
El último viaje de Ascensión

La historia de Ascensión Mendieta es el reflejo social de miles y miles de familias que llevan décadas reclamando justicia para unas víctimas ninguneadas por el Estado.

Crisis climática
Clamor global contra la crisis climática

De Australia a Alemania, manifestaciones multitudinarias abren la semana de protestas organizada por el movimiento global por el clima.

Últimas

Ecofeminismo
Feministas por el clima

Sabemos que el próximo 27 de septiembre, día de la Huelga Climática Mundial, queremos marchar juntas y con todas las que quieran en un bloque propio, teñido de verde y violeta, para denunciar que “el planeta no es vuestro y nuestros cuerpos tampoco”. Nace Feministas por el Clima.

Crisis climática
Mapa: comienza la Huelga Mundial por el Clima con más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.