Minería
Aznalcóllar, frontera del extractivismo minero en Andalucía

El 31 de octubre pasado, la Diputación de Sevilla ha aprobado por unanimidad una moción que insta al conjunto de administraciones, incluyendo a Justicia (que debe fallar una demanda relacionada con el caso), a “resolver urgentemente cuantas cuestiones impidan la apertura” de la mina de Aznalcóllar, porque “la comarca necesita el estímulo económico y el empleo”. 

Aznalcollar
La Corta de Aznalcóllar almacena los lodos recogidos tras el desastre de 1998.

publicado
2019-11-19 12:00
A la memoria de Antonio Ramos, responsable de minería de Ecologistas en Acción.



Esta mina de cobre, recordémoslo, cerró en 2001 después de la catástrofe provocada tras reventar su balsa anexa y verter seis millones de metros cúbicos de lodos tóxicos (arsénico, cobalto, mercurio, cromo…) anegando casi cinco mil hectáreas del Río Guadiamar, que desemboca muy cerca del Parque Nacional de Doñana.

La iniciativa de la moción aprobada ha sido de Adelante Andalucía, es decir, de los anticapitalistas, pero asumida sin peros por los demás grupos, o sea, por los procapitalistas y por los ultramontanos de Vox, que no parecen inquietarse con estos extranjeros que prometen minas como prometía tractores el mister Marshall de Berlanga.

Otros dos hechos relevantes e igualmente pro-mina de Aznalcóllar han tenido lugar por los mismos días: una exitosa manifestación en Aznalcóllar, encabezada por el alcalde, de Adelante Andalucía, exigiendo “mina ya”. Y el elogio a Boliden –empresa que gestionaba la mina cuando ocurrió el desastre- que pudo oírse por boca del Presidente de Euromines, el lobby minero europeo, en el Mining and Minerals Hall, evento auspiciado y rumbosamente patrocinado por la Junta de Andalucía.

Es un hecho sacrificial lo que se viene orquestando concienzudamente en la comarca minera

No es nueva esta unanimidad en aras de una actividad que, a decir de los sacerdotes de la economía, genera Crecimiento y puestos de trabajo: aunque socialistas, comunistas, liberales, conservadores y fascistas han pugnado y hasta guerreado siempre por dispares objetivos, también siempre han comulgado con el objetivo superior del Crecimiento y el Trabajo. Lo uno y lo otro, la misma cosa en el fondo. Pues, ¿para qué se trabaja sino para crecer, y para qué se crece sino para trabajar? Si bien se trabaja para consumir, ¿no es cierto que se exhorta a consumir para crecer? Es este el distópico sueño que nos promete la Ciencia Económica, al que se entregan por igual el alcalde sindical y anticapitalista, el presidente procapitalista andaluz y la cara visible de los mineros europeos, ofrendando hermanados, como tierra de sacrificio, los minerales de Aznalcóllar. Sí, es un hecho sacrificial lo que se viene orquestando concienzudamente en la comarca minera. Porque nuestra civilización industrial para el crecimiento no es una excepción a la práctica universal de sacrificios en todas las civilizaciones, del uno al otro confín. Como tampoco es una excepción al hecho universalmente constatado de que son los sacrificios los que definen y separan lo importante de lo accesorio (Durkheim).

Y es el caso que la promesa de ofrendar Aznalcóllar como tierra de sacrificio merece considerarse con alguna atención, pues está preñada de simbolismos: la rotura de la balsa de Aznalcóllar en 1998 es un hito fundamental en la historia de la minería industrial en la faja pirítica, por la gravedad de la contaminación causada, por los altísimos costes, no solo monetarios, y por los muchas escenas públicas de contrición y promesas de regeneración hechas por algunos de los actores principales.

Solo un hito puede compararse al desastre de Aznalcóllar en la cuenca minera: el conflicto que enfrentó a prohumistas y antihumistas a finales del siglo XIX en torno a la lluvia ácida que causaba la calcinación al aire libre de las piritas en las minas de Rio Tinto, Alosno y Calañas. Aquella “guerra de los humos” tuvo su acto principal en 1888, cuando el ejército asesinó en Rio Tinto a unas doscientas personas que protestaban pacíficamente, unas contra los humos y otras además por la mejora de las condiciones de empleo. El gobierno decidió entonces el fin de las calcinaciones para 1890 (“Decreto Albareda”). Pero el conflicto no había terminado porque, días antes de que cumpliera el plazo para la aplicación del decreto, la Rio Tinto Company despidió a doscientos trabajadores, que se manifestaron exigiendo al gobierno la continuación de las teleras para recuperar sus puestos de trabajo. Esta protesta terminó de decidir al gobierno a suspender el decreto. Lo documentan concienzudamente Pérez Cebada en Tierra devastada… y Chastagnaret en Humos y sangre

En el conflicto de Aznalcóllar está dilucidándose la frontera actual de la minería en Andalucía

Se consumó entonces la ofrenda como “tierra de sacrificio” de la cuenca de Río Tinto para los fines de la minería. Las teleras (como se llamaba a los bloques de pirita incandescentes) solo se apagaron cuando dejaron de ser rentables, en 1907. La frontera del extractivismo minero avanzó entonces decisivamente en el occidente andaluz y los pasivos ambientales que irremediablemente genera han seguido acumulándose: en la actualidad tres balsas de lodos acumulan muchas veces la cantidad de metales pesados que acumulaba la balsa de Aznalcóllar. Y un cementerio de residuos peligrosos crece por días al lado de Nerva: ¿no es el mejor sitio para basurero industrial la tierra previamente devastada por la minería?

En el conflicto de Aznalcóllar está dilucidándose la frontera actual de la minería en Andalucía: si la visión del mundo e intereses crecentistas y obreristas vuelven a imponerse y su expresión organizada en sindicato patronal y sindicato obrero logra reabrir esa mina, se habrá consumado un nuevo sacrificio extractivista en honor del Crecimiento y el Trabajo, extendíéndose la frontera minera hasta límites desconocidos. Por eso, la apuesta prominera es verdaderamente temeraria: necesitarán vaciar las aguas altamente contaminadas que contiene la corta Los Frailes (14 millones de m3, más del doble de lo vertido por la balsa en 1998) y verterlas al río Guadiamar, previo paso por una depuradora, asumiendo el riesgo de accidentes o depuración deficiente y subsecuente contaminación del río y otras aguas superficiales y subterráneas de la campiña y Doñana. Y cuando Los Frailes haya sido vaciada, prevén depositar los lodos generados por la nueva extracción en la corta de Aznalcóllar, la misma que sirvió de depósito de los lodos que se retiraron del Guadiamar tras la rotura de la balsa. Los lodos de la depuradora irán también ahí, por lo que la concentración tóxica será atroz, pudiendo contaminar el acuífero Niebla-Posadas (reserva estratégica de agua para el área metropolitana de Sevilla), que aflora a media altura en esa corta. Un acuífero que ya ha sido contaminado por la mina vecina Cobre Las Cruces (El Mundo, 12/09/2016).

Minería
Los ecologistas alertan de nuevas catástrofes mineras

Las cinco principales organizaciones ecologistas del Estado español denuncian el riesgo de nuevas catástrofes por la posible rotura de presas como la de Minas de Riotinto y exigen el desarrollo de una nueva ley marco que proteja el subsuelo del Estado.

Dado que todos los actores con peso efectivo en la arena política siguen rindiendo culto al Trabajo y el Crecimiento, ese ídolo bicéfalo, no encuentran razones para oponerse al desafuero que supone la reapertura: interpretan las “externalidades” que conllevará como sacrificios inevitables en aras del Progreso, otro de los nombres del auténtico dios verdadero. Walter Benjamin, ese gran heterodoxo, afirmó en varias ocasiones la identidad profunda entre Progreso y fascismo, con especial fuerza poética en la metáfora del Ángel de la Historia:

Donde nosotros percibimos una cadena de acontecimientos, él [el Ángel] ve una catástrofe única que amontona ruina sobre ruina y la arroja a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado, pero desde el Paraíso sopla un huracán que se enreda en sus alas, y que es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán le empuja irreteniblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras los escombros se elevan ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso.

Sí, es el culto al Progreso el que, parece que irremediablemente, va a traer otro siglo de Pax Minera, que continuará el que impuso el desenlace de la “guerra de los humos”. Son muchos los paralelismos desde luego, pero con una diferencia: ¿dónde están hoy los herederos de las ligas antihumistas?

Relacionadas

Minería
Peña Zafra de Abajo, resistir entre polvo

Una comunidad rural de Murcia se organiza para defender el territorio del extractivismo que amenaza con enterrar sus casas, cultivos, valores ambientales y culturales.

Minería
O proxecto Touro non ten licenza social
O Proxecto Touro non ten licenza social nin administrativa, e sen licenza social non hai minería.
7 Comentarios
#44332 21:45 8/12/2019

¿Por qué no ponéis el mismo empeño en traer inversiones y trabajo a la zona en vez de evitar que vengan? ¿Para cuándo plataformas tan activas para traer inversiones y trabajo?

Responder
7
0
#44246 10:32 7/12/2019

ASTURIAS PARAISO NATURAL. Y eso que ha tenido centenares de minas de carbón y de metales durante más de 150 años. La minería frenó la emigración (los gallegos no tenían carbón y ahora en gran parte de Sudamérica a los españoles les llaman "gallegos", nada de folclóricas y toreros). Y ahora todos al paro y a la emigración otra vez. Es por tanto FALSO el "apocalipsis minero" contra el medio ambiente que nos quieren vender. Ha sido la minería la que ha mantenido la vida en los montes de León, en Teruel, y norte de Burgos y Palencia. Territorios que han vuelto y van a volver a ser páramos. Eso sí los ecologistas de ciudad encantados porque van a tener unos paisajes rurales preciosos donde huir de la comodidad de la ciudad y sus aglomeraciones provocadas por el éxodo rural. Eso si no se llena el monte de maleza cuando los 4 agricultores que quedan desaparezcan o lo dejen por aburrimiento y coste. Y detrás de la maleza los incendios... y le echan la culpa al cambio climático en vez de a la despoblación.

Responder
9
0
#44129 18:47 4/12/2019

¡NO A LA DESPOBLACIÓN!
¡SÍ A LA MINA!
¡SÍ A LA VIDA!

Responder
12
0
#43948 21:16 1/12/2019

Si usted no tiene coche (1.000 Kg de metales), moto (80 Kg de metales), casa (5 toneladas de áridos y arcillas, y metales), móvil (plata, oro, acero, plástico-petróleo, litio, aluminio, cobre, silicio, COLTAN, etc.), no consume ENERGIAS RENOVABLES (aluminio, níquel, niobio, tántalo, rodio, cobre, acero -hierro+CARBÓN- , silicio y otra docena de metales), no se ducha con agua caliente (GAS NATURAL, eléctrico es impagable), no tiene aire acondicionado ni calefacción, no compra comida procesada ni envasada, no viste ropa con fibras artificiales ni tejidas (los telares de lana y algodón son metálicos y están en naves de hormigón armado, ladrillo y teja y funcionan con energía), no tiene agua potable (tuberías de acero, fundición, PVC, polietileno -hidrocarburos-, válvulas metálicas...), etc., etc., etc., etc. entonces está en su derecho de NO QUERER MINAS. ¿O es que sólo las quiere en Sudamérica -cuando las balsas se rompen por la corrupta administración o la falta de legislación, los lodos no llegan hasta su casita-, o en África donde ni siquiera nos enteramos si hay un desastre? Ojos que no ven... móvil, ordenador, electricidad, agua potable y confort total que no siente.

Responder
17
0
#44247 10:33 7/12/2019

El boom minero sólo tiene un origen: nuestro modo de vida consumista. Renunciemos sólo a tener coche y desaparecerán todos estos proyectos especulativos. Renunciemos al aire acondicionado y a los electrodomésticos (excepto la nevera y la vitrocerámica) y alcanzaremos el objetivo de reducción de emisiones de CO2 con creces para el 2020.

Responder
9
0
#44128 18:47 4/12/2019

Si no quieren la minería, empiecen por reducir su consumo. ¿Cuántas veces han puesto este año el aire acondicionado? A parte del hierro, carbón, aluminio, cobre, etc. que se ha gastado en su construcción, calcule la cantidad de energía fósil que se quema para su funcionamiento y la cantidad de minerales (litio, cobalto, tierras raras, manganeso, magnesio) que se han empleado para construir las placas solares y los aerogeneradores (porque seguro que ustedes consumen energía "verde" según factura). No comentaré nada sobre la avifaunagenocidio que los aerogeneradores están provocando. Ni del bello paisaje antropizado de nuestros montes y sierras.
Saludos,

Responder
12
0
#43870 19:28 29/11/2019

ECOLOGISMO como IDEOLOGÍA POLÍTICA, no como FORMA DE ENTENDER LA RELACIÓN CON LA NATURALEZA. He aquí el primer paso público a ese reconocimiento. La primera retirada de careta. Un pequeño ataque a Adelante Andalucía, a los "anticapitalistas", aunque con la boca pequeña para después vocear y sacar pecho en un ataque total al facherío y al rampante prefascismo voxero. Ataque al Crecimiento (capitalismo) y al Trabajo (socialismo-comunismo-anarquismo). Porque seamos sinceros, el Socialismo en su amplio espectro busca la felicidad del Ser Humano mediante el bien material (Socialismo es Ateísmo) que solo se consigue mediante el TRABAJO (la comida, la ropa y las casas no crecen en los árboles --salvo las manzanas y otras frutas e incluso los frutales hay que plantarlos y cultivarlos). Pero ese Trabajo impica…. TRANSFORMACIÓN DE MATERIAS PRIMAS, o lo que es lo mismo, Recursos Naturales de todo tipo (agua, minerales, rocas) que se deben transformar a través de la Industria (fábricas con sus chimeneas y vertidos) consumiendo energía (sea renovable o no). Y esto, amigos, entra en colisión con la IDEOLOGÍA ECOLOGISTA resumido en una máxima: “el mundo no se toca”. No a las minas, no a las infraestructuras, no a las fábricas, no a las explotaciones porcinas, y en definitiva no a todo. Hasta ahora disfrazado de ataque al capitalismo feroz depredador, al despilfarro por el beneficio, pero ya vemos que en realidad es a cualquier industria humana, pertenezca a un capitalista de chistera y puro o a una cooperativa igualitaria y libertaria de trabajadores libres e iguales. Para el ecologismo, tan malo es el modelo capitalista como cualquier modelo socialista.
Recordemos nuestro blasón: una hoz y un martillo. Para un ecologista, como el ajo y el crucifijo para un vampiro.

Responder
16
0

Destacadas

Afganistán
Dieciocho años de mentiras para justificar la guerra más larga

En el peor punto de un conflicto que se ha recrudecido en los últimos tiempos ⎼solo en 2018 se contabilizaron diez mil víctimas civiles⎼ la publicación de entrevistas confidenciales a responsables de la invasión de Afganistán ha anulado la coartada de que Estados Unidos progresa en sus objetivos en una guerra que dura ya 18 años.

Laboral
Más de un centenar de trabajadoras de hogar y cuidados ponen el cuerpo en su segundo congreso

Con el lema Juntas transformamos desde la acción, ¿y tú?, las trabajadoras de hogar y los cuidados están celebrando su segundo congreso en tres años. 

Carta desde Europa
La cosa se pone seria

Impaciente ante la procrastinación alemana, Macron declaró a la OTAN en “muerte cerebral”, mientras intenta el encuentro con Putin.

Chile
Chile: así empieza una revolución
Lo que empezó como una protesta estudiantil contra la subida del billete del metro se ha convertido en una revuelta generalizada contra el Chile que dejó la dictadura de Augusto Pinochet.
Pensiones
CGT se adhiere a la convocatoria de la huelga general

El sindicato anima a sus afiliados a participar en la huelga del 30 de enero por la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, pero califica de “decisión unilateral” la convocatoria, realizada por una parte del movimiento de pensionistas a través de los sindicatos ELA y LAB en nombre de todos los jubilados.

Últimas

Música
El sonido del trap: de Steve Lean a Metro Boomin

La labor en la sombra de Steve Lean es la del constructor sónico de toda una filosofía vital donde figuras como PXXR GVNG, Yung Beef o Kaydy Cain han armado su universo.