Frontera sur
900 millones de euros no evitan los 3.444 muertos y desaparecidos en la Frontera Sur

Entre los años 2007 y 2017, España destinó 896,3 millones de euros procedentes de fondos públicos a una serie de empresas para llevar a cabo actividades de control migratorio. En el mismo periodo en el que esta industria desplegaba sus armas, las personas que han muerto o desaparecido en el Estrecho son 3.444.

Migrantes en Málaga
Varias personas rescatadas desembarcan en Málaga.

Las actividades de control migratorio las realizan una serie de corporaciones que blindan las fronteras exteriores de la UE haciendo uso de un variado catálogo de bienes y servicios: vallas, concertinas, sistemas de vigilancia, centros de detención, vuelos de deportación o proyectos de cooperación destinados a retener a la gente en origen. España, como país limítrofe con el continente africano y frontera sur de Europa, ha jugado un papel fundamental desde hace décadas en querer controlar y frenar a toda costa los flujos migratorios. España, precursora de las políticas de control migratorio, recibe una cuantiosa suma de dinero para implementar unos costosos dispositivos de control con una eficacia, cuanto menos, dudosa.

Los actores fundamentales que se enriquecen y ponen en funcionamiento la industria son una miríada de empresas y organizaciones que obtienen una contraprestación económica a cambio de desempeñar un papel especializado en poner en marcha la maquinaria. De las 350 compañías españolas que forman el entramado de la industria de control migratorio, hay diez que acumulan más de la mitad de los recursos concedidos a través de contratos públicos. Según el Informe de la industria del control migratorio elaborado por porCausa, Indra, Amper, Atos, Dragados, Ferrovial, Siemens y Telefónica son las empresas que mayores beneficios económicos obtienen.

De las 350 compañías españolas que forman el entramado de la industria de control migratorio, hay diez que acumulan más de la mitad de los recursos concedidos a través de contratos públicos.

La inmensa mayoría de los recursos económicos invertidos en España en este lucrativo negocio proviene de fondos europeos, de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (anteriormente llamada Frontex) y de las inversiones realizadas por el propio Gobierno español a través de la cofinanciación de fondos europeos y la construcción de infraestructuras. En el periodo de 2007 a 2016 las partidas comunitarias destinadas a esta colosal y lucrativa industria contaron con 564 millones de euros (cofinanciados por España), Frontex destinó 73,6 millones de euros y el gobierno español invirtió en infraestructuras 258,7 millones de euros.

El 97% de los recursos empleados en este negocio se destinaron al aumento del control en los perímetros fronterizos y a la detención y expulsión de inmigrantes en situación irregular. Tan solo el 3% se destinó a la acogida e integración de inmigrantes y a externalizar el control de los flujos migratorios. Las actividades más costosas serían las relativas al desarrollo tecnológico de vigilancia de fronteras y acceso a la UE a través de ellas. También se lleva un importante bocado la contratación de vuelos destinados a la deportación de inmigrantes y a la gestión y mantenimiento de los CIES y CETIS.

En lo que va de año, se estima que las muertes y desapariciones en el Mediterráneo ascienden a 2.055, de las cuales 431 se han producido en el Estrecho.

A pesar del aumento de la inversión en seguridad y control de perímetros fronterizos, de la construcción de muros, del despliegue de dispositivos de vigilancia de tecnología de última generación y de destinar el 97% de los recursos en frenar la llegada y en vuelos de retorno, lo cierto es que en lo que va de año, se estima que las muertes y desapariciones en el Mediterráneo ascienden a 2.055, de las cuales 431 se han producido en el Estrecho. Según Pascale Moreau, directora de la Oficina Acnur en Europa, el Mediterráneo es uno de los puntos marítimos de cruce más letales del mundo y, a pesar del descenso de llegadas a través de este mar, la tasa de mortalidad ha aumentado pronunciadamente.

La eficacia de estas tremendas inversiones es cuestionable, puesto que su aplicación obliga a los migrantes a buscar otras vías de acceso. No es en vano que, a pesar del considerable descenso de intentos de cruce, las cifras de muertes en el Estrecho pasaran de 3.771 en 2015 a 5.096 en 2016, año en el que se firmó el acuerdo UE-Turquía, conocido como “el acuerdo de la vergüenza”. Esta Declaración avalaba la devolución a Turquía de los migrantes irregulares que llegaran a las costas griegas a partir del día 20 de marzo de dicho año y tenía como objetivo frenar los flujos migratorios que atravesaban esta ruta marítima. A pesar de que la Comisión Europea se refiriera a este pacto como “una de las claves en la gestión de la crisis de los refugiados”, una de las consecuencias de cerrar esta vía fue la reapertura de la ruta del Mediterráneo central, cuyo destino es Italia, y es mucho más peligrosa y mortífera que la anterior.

Frontera sur
Las balsas de la muerte inundan el Mediterráneo

30 años han pasado desde que la ausencia de vías seguras comenzara a ser sinónimo de personas fallecidas por intentar atravesar el Estrecho de Gibraltar. Tres décadas después, la tragedia ha aumentado su dimensión y contabiliza casi 7.000 muertes.

La historia se repite, no olvidemos que en 2005 estalló la “crisis de las vallas”, una serie de intentos de cruce por la frontera hispano-marroquí que dio lugar a que la valla de Melilla aumentase su altura hasta 6 metros y se instalasen las famosas y letales concertinas —made in Spain, por cierto— producto estrella de esta industria. Una vez blindada esta vía, se reabrió la ruta por mar hacia las islas Canarias y entre el 2005 y el 2006 la llegada de pateras aumentó en un 564%. En 2006 la crisis cambió de nombre a “crisis de las pateras”, con un total de 31.678 personas que llegaban al archipiélago canario. Se contabilizaron 6.000 muertos y desaparecidos, de los cuales se recuperaron tan sólo un 10% de los cadáveres.

La ruta del Mediterráneo occidental con destino España es donde la mortalidad ha aumentado

En 2018, las entradas a España por mar representaban el 45% del total de las personas que atravesaron el Mediterráneo, convirtiéndose en el principal punto de llegada. Al finalizar el año, 56.187 personas habían llegado a España a través del Estrecho, y 6.106 por tierra. A Grecia llegaron 28.687 y a Italia 22.473, lo que representa globalmente una disminución de entradas con respecto a los años anteriores. Acnur lo atribuye en parte a los esfuerzos que realizan los gobiernos europeos por reducir la inmigración irregular, aunque critica que lo hagan sin aumentar el acceso a medios seguros y legales para las personas que requieren protección internacional. La ruta del Mediterráneo occidental con destino España es donde la mortalidad ha aumentado más al pasar de 295 casos a 431 en el periodo de 2017 y 2018, respectivamente.

30 años de muertes en el Estrecho
Evolución de fallecimientos en la Frontera Sur durante los últimos años por la falta de vías seguras Arte El Salto

¿Por qué destinar entonces tantos esfuerzos en controlar y frenar los flujos migratorios? Eva Garzón, responsable de desplazamiento global en Oxfam Intermón, refiere que los estados tienen más experiencia en aplicar enfoques securitarios y cortoplacistas que en enfoques que supongan unas políticas a largo plazo que promuevan el vínculo entre desarrollo y migración. Apunta que se ha extendido una sensación de amenaza a pesar de que las cifras -sólo el 3,3% de la población vive fuera de sus países- no justifiquen este temor. Un miedo que se ha extendido en Europa que, además de ser políticamente rentable, implica el despliegue de unas medidas de control que no tienen otro resultado que “la apertura de rutas más peligrosas, la violación de derechos y la pérdida de vidas”.

Relacionadas

Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Migración
Denuncian la devolución en caliente de un menor de edad

Organizaciones sociales piden investigar si la actuación de la Delegación de Gobierno de Ceuta en los hechos ocurridos en la mañana del jueves 21 de mayo son “constitutivos de ilícito penal”. 


Coronavirus
1.700 personas se hacinan en el centro temporal de extranjeros de Melilla

La ciudad fronteriza alberga a más de 1.700 solicitantes de asilo que permanecen encerrados en el centro de estancia temporal y en un centro de menores que triplica su capacidad. Las carpas que acogían en una explanada a más de 300 personas en situación de calle se inundan durante el confinamiento.

1 Comentario
#31052 21:26 27/2/2019

Cuando se dice "políticamente rentable", se está queriendo decir electoralmente rentable, partidistamente rentable, y, en definitiva, económicamente rentable para los intereses de unos pocos que hacen negocio del miedo, la indigencia y la debilidad de los emigrantes. Otra vez más la inversión del dinero de todos en estos temas se destina a la rentabilidad de unos pocos. Esa es la gestión de los políticos gobernantes, esa es la mal llamada rentabilidad política.

Responder
0
0

Destacadas

Temporeros
7.000 temporeras marroquíes atrapadas y ningún plan
Miles de temporeras permanecen bloqueadas sin recursos económicos ni información sobre cómo y cuándo podrán retornar a su país. Las organizaciones denuncian abandono institucional y cuestionan el marco de la contratación en origen.
Crisis económica
¿Hacia dónde vas, España?

El dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica establece las bases del futuro post covid-19. Un futuro que trata de acercarse a la Unión Europea y dejar atrás la España del ladrillo y la evasión fiscal, para centrarse en reindustrializar el país y caminar hacia el estado del bienestar. Pero, en medio, se han colado medidas neoliberales, como la mochila austriaca.


Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Opinión
Naciones Unidas suspende a España por su maltrato al empleo doméstico

El informe del exrelator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos Philip Alston destaca la desprotección social y la precariedad de las empleadas domésticas y urge a que España ratifique el Convenio 189 de la OIT. Ojalá que esa llamada de atención por parte de Naciones Unidas haga un poco más visibles nuestras demandas

Medios de comunicación
La necesidad de criticar al periodismo para salvar a los periodistas

Es imprescindible politizar el acceso a la información, de la misma manera que se ha politizado el acceso a la vivienda o el acceso a una subsistencia mínima.

Europa
No te duele Nadia Calviño, te duele la Unión Europea

La derrota de Nadia Calviño en su carrera por presidir el Eurogrupo parece una oportunidad perdida para cambiar la Unión Europea. Pero que alguien como ella haya llegado y que haya ganado un irlandés solo demuestran que nada va a cambiar pase lo que pase.

Coronavirus
Las epidemias: viejas causas, nuevos escenarios y futuros desafíos

El estudio histórico de las epidemias nos muestra que su transmisión e impacto están muy ligados a las condiciones sociales donde ocurren, y actualmente este lugar es el mundo entero.

Últimas

Ecofeminismo
Y este verano, ¿qué plan?
Mucha gente no puede pensar en veranear. Pero queremos daros algunas ideas para que vaya lo mejor posible. Quien sabe, igual acabáis con el planazo del verano.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.