Desperdicio alimentario
¿Sabes cuánta comida tiras?

Cada año se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos a lo largo de toda la cadena, entre un tercio y un cuarto de la producción mundial. Este despilfarro no sólo un problema ético, sino que conlleva graves consecuencias medioambientales. Mientras que la voluntad política para acabar con el problema es escasa, las iniciativas ciudadanas se multiplican. Yonodesperdicio es una de ellas.

Desperdicio alimentarios
Restos de comida desechada. Fotografía de Nick Saltmarsh
Técnica de Sensibilización de la campaña #yonodesperdicio

publicado
2018-06-18 09:25

Seguro que no eres consciente de la cantidad de comida que tiras cada día y menos aún de la cantidad de desperdicio de alimentos que has generado a lo largo de tu vida. O a lo mejor consideras que apenas tiras comida. De hecho hasta puede que creas que nunca desechas nada. Pero esta creencia de muchos/as de nosotros/as contrasta con la realidad.

Hasta hace poco era imposible saber el desperdicio de alimentos que estábamos generando en el mundo, puesto que no existían datos contrastados. Ahora sabemos que cada año desperdiciamos 1.300 millones de toneladas de alimentos a lo largo de toda la cadena, entre un tercio y un cuarto de la producción mundial. Y que no todos los países contribuyen al desperdicio de comida de la misma manera.

En Europa tiramos 89 millones de toneladas de alimentos a la basura, y el Estado español es el séptimo de la UE que más desperdicia, con 7,7 millones de toneladas desaprovechadas cada año. Solemos pensar que ese desperdicio procede en gran mayoría de la industria, pero el 42% del total en Europa se produce en nuestros hogares. En los países del Sur, en cambio, el desperdicio de alimentos suele darse en los primeros eslabones de la cadena alimentaria, por falta de infraestructuras para mantenerlos en buenas condiciones.

El desperdicio de comida pone en evidencia el fracaso del sistema alimentario actual. Este sistema nos presenta un panorama chocante y desigual. Uno de cada tres alimentos acaba en la basura, mientras que 815 millones de personas son víctimas del hambre. El desperdicio agrava la situación, ya que tiene graves repercusiones en la seguridad alimentaria mundial porque implica una reducción de la disponibilidad global de comida y dificulta el acceso a la misma, especialmente, de las personas más vulnerables.

El desperdicio alimentario no es solo es un problema ético, sino que tiene además graves consecuencias medioambientales. Cada alimento que comemos ha sido producido utilizando recursos naturales tan valiosos como la tierra o el agua. Para producir una hamburguesa de carne, con pan, queso, la típica hamburguesa completa, se utilizan 2.529 litros de agua. Imagina toda el agua desperdiciada cuando dejamos ese último cachito de hamburguesa.

Además, según la FAO, el desperdicio de alimentos es el tercer productor mundial de gases de efecto invernadero después de China y Estados Unidos, contribuyendo, por tanto, en gran medida, al calentamiento global. La huella de carbono del desperdicio se estima en 3.300 millones de toneladas de CO2 liberado anualmente a la atmósfera. Y como solo una pequeña cantidad de los alimentos desechados son compostados, el resto, acaban en los vertederos emitiendo en su descomposición gas metano, que es hasta 23 veces más nocivo que el dióxido de carbono.

Tirar comida es tirar dinero, energía, insumos y el trabajo de todas las personas que participaron en la cadena alimentaria. En el caso del Estado español, un informe realizado por Fusions-UE en 2011, cifró el coste del desperdicio en nuestros hog

Hemeroteca Diagonal
¿Es esto consumo responsable?

La responsabilidad de nuestras acciones pasa también por diferenciar qué comemos de a quién nos comemos.

ares en 11.000 millones de euros.

Esta problemática necesita que haya cierta responsabilidad política que impida que toneladas de comida acaben en los vertederos. La Comisión Europea contempla ya el desperdicio de alimentos como uno de los puntos para abordar en su plan de Economía Circular, y recientemente ha presentado una serie de directrices para revalorizar alimentos que han sido descartados para el consumo humano, pero que pueden ser usados como alimento para animales. En cualquier caso, aunque ya existen algunas iniciativas políticas, todavía queda un largo camino por recorrer.

Mientras que los políticos se ponen las pilas en materia del despilfarro, nosotros/as como consumidores/as tenemos mucho que hacer en la lucha contra el mismo. Recordemos, que en nuestro país, el desperdicio se produce mayoritariamente en nuestras casas. Por ello, os dejamos algunas acciones sencillas que podemos hacer en nuestro día a día:

  • Servir y cocinar porciones de comida más pequeñas. Inventar recetas de aprovechamiento.
  • Comprar solo lo necesario. Comprar a granel para adquirir sólo la cantidad exacta.
  • Dejar los prejuicios a un lado y comprar frutas que aunque no son “bonitas” son saludables.
  • Almacenar y conservar los alimentos de forma adecuada.
  • Entender las fechas. La fecha de caducidad indica que después de ese día el alimento ya no debe ser consumido. La fecha de consumo preferente, sin embargo, indica que el alimento debe ser comido preferentemente antes de llegar a esa fecha, pero que sigue siendo seguro para el consumo.
  • Pedir para llevar lo que ha sobrado en el restaurante.
  • Compostar los desperdicios orgánicos.
  • Compartir.
App Yonodesperdicio
Imagen de la app Yonodesperdicio

Compartir con la gente de tu alrededor. Compartir con tus vecinos/as, compañeros/as de trabajo, amigos/as, familiares y también con gente anónima. Yonodesperdicio te da esta oportunidad.

Yonodesperdicio, es una iniciativa de la ONG Prosalus que pretende crear una red ciudadana comprometida contra el despilfarro de comida. Esta plataforma online que cuenta con una web, y una app tanto para android como para iOS, pone en contacto a personas que quieran compartir los alimentos que, por diferentes motivos no van a consumir y acabarán en el cubo de la basura. Es una iniciativa inspirada en el consumo responsable y colaborativo e incorpora prácticas habituales de sostenibilidad. El objetivo es concienciar a la ciudadanía de que los pequeños gestos suman y que desde nuestros hogares podemos hacer mucho para disminuir el despilfarro de comida. Cualquier persona se puede registrar como usuaria a través de un formulario muy sencillo, y empezar a compartir alimentos desde ese momento.

A partir de ahora, antes de tirar ese tomate piensa el esfuerzo y los recursos que se han puesto en él, piensa en el valor que tiene más allá de su precio. Como consumidores/as podemos hacer mucho para disminuir el desperdicio de alimentos y recuerda que juntos/as podemos lograr un sistema alimentario sostenible para las generaciones presentas y futuras.

Antiespecismo
“Comer es un acto económico, ético y político”
Corine Pelluchon, autora de 'Manifiesto animalista. Politizar la causa animal', presenta propuestas concretas para terminar con la explotación de los animales.
OTRAS INICIATIVAS CONTRA EL DESPERDICIO ALIMENTARIO
Además de las tradicionales prácticas, asociadas al freeganismo, basadas en la recuperación de alimentos desechados, existen muchas otras alternativas frente al despilfarro alimentario.

Al igual que la aplicación Yonodespedicio, en los últimos tiempos se han desarrollado otras apps con el mismo objetivo de combatir este problema. Tal es el caso de Ni Las Migas, app basada en la geolocalización, que pone en contacto a clientes con establecimientos que tienen comida apta para el consumo que no ha encontrado consumidor final. Los usuarios, o "migueros", pueden reservar estos productos a un precio menor para después recogerlos en el local.

La Plataforma Aprofitem els Aliments (P.A.A.), asociación formada por personas y entidades relacionadas con la prevención del desperdicio alimentario, muestra un mapeo de distintas iniciativas desarrolladas en este sentido, a nivel europeo.

Entre ellas, Espigoladors, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra el desperdicio alimentario involucrando a colectivos en riesgo de exclusión social. Recogen frutas y verduras descartadas por distintos motivos, pero apta para consumo, poniéndola en uso a través de dos canales: por un lado, mediante transformación para la creación de nuevos productos, como mermeladas, que se comercializan mediante la marca Es Im-perfect, y por otra parte, siendo destinada a colectivos con problemas de acceso a la alimentación o a entidades que gestionan dicho acceso.

 


Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Relacionadas

Residuos
El verano agrava los problemas con la basura de las ciudades españolas

La temporada estival supone un pico en la generación de residuos. A los peligros asociados a los incendios que generan los vertederos se une la saturación de las plantas a la hora de tratar la basura.

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

0 Comentarios
Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo