Agresiones sexuales
La herida abierta de la pederastia clerical en Navarra

El caso de José Luis Pérez, que en febrero de 2019 hizo públicos los abusos sexuales que sufrió en el centro escolar Padres Reparadores de Puente la Reina, ha originado una cascada de denuncias de abusos sexuales en la infancia en entornos religiosos en Navarra.

abusos sexuales iglesia denunciantes
Siete de los nueve miembros de la Asociación de Víctimas de Abusos en centros religiosos de Navarra durante las jornadas sobre pederastia que organizaron en Pamplona. Ione Arzoz

“Éramos siete hermanos y mi madre quedó viuda con treinta y pocos años y una pensión miserable. Pasábamos hambre. Alguien con buena intención le dijo Manuela, hemos pensado llevar internos a dos de tus hijos, de esa forma tendrán acceso a la educación, podrán comer y a ti te quitamos trabajo. No tuvo otra opción y nos llevó a los Padres Reparadores de Puente la Reina sin imaginar lo que íbamos a sufrir allí. Tenía 12 años, y mi hermano Javier un año menos”, recuerda José Luis Pérez antes de que rompan las primeras lágrimas. Casi 40 años después, su hermano se quitó la vida. “A la vuelta de esparcir sus cenizas en el mar, mi cuñada me dijo que en casa me esperaba una carta que mi hermano había escrito para mí”.

La abrió y toda la vida de José Luis cambió desde entonces: “Pensaba encontrarme una despedida, pero encontré el relato de unas violaciones tremendas, terribles, aterradoras. Jamás ninguno de los dos tuvimos el valor de contarnos el uno al otro qué nos estaba pasando, precisamente, con el mismo sacerdote. Pero cuando leí lo que había sufrido mi hermano pequeño, que fue lo mismo que me pasó a mí, quedé destrozado”.

El relato de José Luis Pérez, abusado por el padre Senosiain en un pequeño pueblo navarro, desencadenó el pasado año la denuncia judicial o pública de otros 32 casos de pederastia clerical

En la maraña de terror psicológico que inflige un abusador a su víctima, consigue que esta no pueda articular una autodefensa que le permita hablar y escapar. Pero cuando algo rompe ese terror, como observar ese mismo dolor en un ser querido, la rabia puede tener una onda expansiva infinita. Como la rabia de José Luis Pérez, abusado por el padre Senosiain en un pequeño pueblo navarro y cuyo relato desencadenó el pasado año la denuncia judicial o pública de otros 32 casos de pederastia clerical, la creación de la Asociación de Víctimas de Abusos en centros religiosos de Navarra y la fundación de una federación estatal de víctimas. Pero la rabia de José Luis no la detonó la carta de su hermano, sino la reacción del Arzobispo de Pamplona y de Tudela, Francisco Pérez.

Ocultación en el Arzobispado

Tras leer la carta, en febrero de 2019, José Luis se fue al arzobispado. Vació sus fantasmas a la secretaria y al día siguiente tenía una cita con el prelado. Él le escuchó. Al terminar, le explicó a José Luis —como si de un niño se tratara en vez de un adulto de 56 años— que en su despacho tiene una urna donde esas cartas entran y no vuelven a salir jamás. Como si el dolor del hermano fallecido y el de José Luis fueran a desaparecer con la misiva. Como si el silencio eclesiástico borrara las secuelas de las víctimas de abusos sexuales en entornos religiosos, un mal endémico en las partes del mundo donde la Iglesia Católica adoctrina. Una endemia que se eleva al 7% de eclesiásticos en Estados Unidos, Irlanda y Australia, los países que más han investigado la pederastia clerical.

“La ausencia de reconocimiento de los hechos y del dolor causado produce una doble victimización en los abusados”, explica la experta en victimología Gemma Varona, del Instituto Vasco de Criminología, que participó como ponente en las primeras jornadas de pederastia eclesiástica organizadas por la Asociación de víctimas de Navarra el 14 de febrero, en colaboración con la Universidad Pública de Navarra (UPNA). La UPNA ha empezado el estudio de la pederastia eclesiástica en el Estado español, un escándalo que aún no ha explotado aquí pero que ya cuenta con casi 100.000 víctimas reconocidas en todo el mundo hasta 2018, según la organización internacional Ending Clergy Abuse Global. Desde la UPNA, los investigadores advierten de que la pederastia eclesiástica comparte puntos comunes con los bebés robados, delitos cometidos también por el clero durante el franquismo. Los profesores Roldán Jimeno, especialista en pederastia eclesiástica en Irlanda, y Mikel Lizarraga, experto en bebés robados, son los responsables de sistematizar las investigaciones para preservar la memoria histórica.

“La ausencia de reconocimiento de los hechos y del dolor causado produce una doble victimización en los abusados”

el mismo agresor

El filósofo George Steiner escribió que lo que no se nombra, no existe. Es una poderosa frase que pone en valor las labores de los historiadores y de las víctimas reconvertidas en activistas que en este momento han volcado sus recuerdos y sus esfuerzos para esclarecer los hechos, reclamar justicia y conseguir reparación. Quizá el mayor foco de pederastia eclesiástica en Navarra tuvo lugar en los años 60 y principios de los 70 en el pueblo de Estella, ya que cuatro de los nueve miembros de la asociación navarra tienen en común un mismo agresor: José San Julián Luna, primer director del centro Nuestra Señora del Puy. El presidente de la asociación, Jesús Zudaire, estima que este sacerdote abusó de entre 800 y 1.000 niños, teniendo en cuenta los trece años que pasó en el centro y el número de víctimas que había en cada aula. Pero quizá lo más dramático de este caso es que parte de los abusos sucedían en público. Delante de los ojos, pero ojos de niños que no sabían ni qué veían ni qué les hacían.

“En el aula éramos 45 niños y San Julián elegía entre 10 y 15 por aula. Los más tímidos, los de familia humilde, los niños con complejos. A los de familia bien no los tocaba. Nos pedía que fuéramos a su mesa y allí, delante de todos, metía su mano por debajo del pantalón corto del uniforme, que era ridículamente corto, y de los calzoncillos. Delante de todos, nos tocaba las nalgas y los genitales e introducía un dedo en el ano”, recuerda Zudaire. En público también les daba palizas. “Era un sádico”, resume.

Es difícil de creer que el resto de los adultos del centro no supieran cómo el director agredía psicológica, física y sexualmente a entre un cuarto y una tercera parte de cada clase. Pero no actuaron, los curas que vieron lo que ocurría eligieron encubrir al abusador y desproteger a los niños. “Y aunque el arzobispo asegure que lo trasladaron de centro, no es verdad”, continúa Zudaire. “En 1973, tres chicos del último curso, los de sexto de bachiller, de 16 años, le esperaron en la habitación de los niños más pequeños, de seis y siete años, y cuando el cura entró y se metió en una de las camas, los tres chavales la emprendieron a golpes y lo sacaron de la escuela hasta la carretera de Pamplona. Fue así, con una paliza, que el director cambió de centro”, explica. Zudaire fue abusado desde los ocho a los 14 años, con menos intensidad a partir de los 12. “No sabía lo que era y, aunque le teníamos más miedo a las torturas y a las palizas, intuía que no era normal que nos dijera que las relaciones sexuales eran pecaminosas mientras él se recreaba con nosotros, sobre todo con las partes con las que orinábamos y defecábamos”.

décadas de Silencio

Patxi Azpilikueta es otro de los denunciantes de este cura y miembro de la asociación navarra. “En casa somos siete hermanos y una hermana, y cinco de los chicos hemos ido ahí. Pero nunca hemos hablado de este tema, es complicado. El único que ha denunciado he sido yo. Mi familia me ha apoyado, me ha dicho que hemos sido muy valientes por dar el paso, igual hay cosas detrás… Pero no lo hemos hablado”, explica sobre el silencio que se extiende durante décadas en los abusos sexuales. Azpilikueta solo sabe que cuando salió de la escuela nunca miró atrás para poder tener sosiego mental y emocional: “A todos nos han quedado secuelas, pero cuando salí me dije: ‘Hasta aquí, Patxi, ya está’. Aunque creo que si soy ateo es por las actuaciones que ha tenido la Iglesia, por lo que he vivido en Estella y en Tafalla”. ¿Tafalla? “Allí fui al instituto y cuando me llamó el cura para confesar, él en una silla y yo de rodillas, tuve las mismas sensaciones que en la escuela. La Iglesia tiene problemas muy graves”.

Los estudios más amplios realizados sobre la pederastia religiosa indican que la edad media de los denunciantes es de 44 años, por eso la Asociación reivindica que es urgente que aumente el plazo de prescripción de este delito. Aun con delitos prescritos, los denunciantes seguirán reclamando la verdad y la reparación de su daño.

“Los efectos de los abusos sexuales no prescriben, se acumulan con el paso del tiempo, porque no hay un rincón de la vida humana que no se vea afectada: las relaciones afectivas, la salud mental, la emocional, la física. Como muchos abusados dicen, se puede vivir con cicatrices, pero no con heridas. Y es que los abusos sexuales no se pueden curar, pero con un proceso serio de terapia se puede dejar de ser víctima y reconectar con lo mejor de la vida”, explica la investigadora Teresa Compte, de la Universidad del País Vasco y compañera de trabajo de Gemma Varona.

Iglesia católica
Miguel Hurtado: “Mi nueva religión es proteger a los niños de los pederastas”

Los abusos sexuales que sufrió de adolescente en la Abadía de Monterrat le hicieron perder su fe en dioses y buscarla en los Derechos Humanos. Miguel Hurtado ha publicado un libro sobre cómo el silencio mueve y mantiene a la Iglesia Católica.

Varona insiste en que el acercamiento a las víctimas que realizan desde la Universidad “no es a un problema individual, ni tampoco de un colectivo, sino un problema social: ha habido una macrovictimización desde los años 90 en otros países y no es una cuestión del pasado. Son personas que, a pesar del trauma, piden lo razonable: algunas justicia, otras piden terapia. Pero todas están defendiendo bienes comunes, no individuales. Y se enfrentan a un problema cultural, en el que la reputación de la Iglesia Católica está por encima de las víctimas, aunque fueran menores, y esto me parece de una gravedad terrible”.

El Arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, se negó a asistir a las jornadas de pederastia eclesiástica en Navarra, acto al que fue invitado por las víctimas y también por el Departamento de Justicia del Gobierno de Navarra, al considerar que no era un entorno adecuado para tratar los abusos sexuales. Su respuesta no gustó y los denunciantes navarros consideraron que el arzobispo perdió “una oportunidad de oro para reconocernos y pedir perdón”.

Relacionadas

Justicia
Análisis jurídico de la sentencia que rebaja las penas del ‘caso Arandina’

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León no aprecia intimidación en el caso de la Arandina, por lo que resuelve que los hechos ya no suponen una agresión sexual pero sí un delito de abuso sexual. Aunque da por probados los hechos, no valida las emociones de la menor. Un análisis jurídico de la sentencia que estima el recurso de los exjugadores y enmienda a la Audiencia Provincial de Burgos.

Feminismos
2019, el año en que el discurso incel entró en el Congreso

El movimiento feminista lo gritó en 2018 y lo ha seguido explicando en 2019: el violador eres tú. Las demandas feministas no han sido ajenas a ningún partido en las dos convocatorias de elecciones generales este año en el que la contrarreacción machista ganó espacio primero en los medios y después en el Congreso. 2019 es el año en el que Hetaira dijo adiós y varios debates nos hicieron tomar postura sobre los feminismos que queremos.

5 Comentarios
#51055 16:06 21/3/2020

La autora oculta, a sabiendas de su importancia, que la Iglesia Católica impone la investigación de todos los casos de pederastia acontecidos en su seno.

El Papa Francisco levantó el secreto pontificio y obliga a los Obispos de todo el mundo a responder a las solicitudes de los juzgados que instruyan causas sobre pederastía con sacerdotes y demas religiosas implicadas.

Que la realidad no te estropee una buena historia.

Responder
3
1
#52130 25:30 23/3/2020

Francisco llega tarde. Lástima que Ratzinger y Wojtyła no hicieran nada

Responder
0
0
#51046 15:31 21/3/2020

Breve reflexión de 6 minutos sobre el poder de la iglesia católica en españa:
https://www.youtube.com/watch?v=2SVab_hyA8U
Animo y la mayoría debería unirse frente a los abusos de unos pocos..

Responder
2
1
fguardo 14:57 21/3/2020

Excelente artículo. Gracias a estas iniciativas algún habrá justicia...

Responder
2
1
#51018 14:26 21/3/2020

de los jueces del tribunal supremo español en activo con niños no he leido mucho, Por que los ocultan los medios de conunicacion ¿por que n tienen sotana? de als niñas prostituidas en un centro de mayorca ¿Tampoco os interesa? del marido pedersta de una politica tampoco?

Responder
2
0

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Coronavirus
¿Ha empezado el fin de la globalización?

Una de las expresiones de la crisis económica de 2020 es una cierta disfunción de los mercados globales. Sin embargo, todavía no se puede afirmar que estemos en un ciclo claro de desglobalización, aunque esto sucederá inevitablemente más pronto que tarde.

Pueblos mapuche
“Para el mapuche la prisión significa un doble castigo, físico y espiritual”

El Lonko Alberto Curamil, líder mapuche y ganador del premio Goldman por la defensa del medio ambiente, salió de la cárcel el pasado diciembre. Ahora, desde Lof Radalko, habla de la lucha de su pueblo y cómo esta se articula con las protestas que Chile vive desde el pasado octubre.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.

Euskera
Herri eskola, trinchera de guerra estadística
La plataforma popular HE Gurasoak quiere compensar el recorte de 70% de plazas en euskera en las escuelas infantiles municipales de Pamplona
Memoria histórica
Los demócratas de Gijón tienen una deuda histórica con el médico Eladio Carreño

Creador del Ateneo-Casino obrero de la ciudad y promotor del puerto de El Musel, fue discípulo de Pí y Margall y fundador del Partido Republicano Federal en la asamblea de Zaragoza.

Crisis climática
El covid-19 y el descenso de las emisiones de CO2

Las medidas del covid-19 nos han situado momentáneamente en niveles de emisión del 2006, muy lejos aún de cero emisiones netas.

Memoria histórica
Reflexiones en primera persona: ¿para qué sirve la memoria?

Soledad era una trabajadora de una fábrica de conservas que no tuvo la opción de elegir una vida sin política, como tantas otras a las que no nos llegan los rescates del sistema.