Vallecas
El Rayismo sigue a lo suyo

En medio de la pandemia, la afición del Rayo Vallecano no ha parado de generar iniciativas solidarias para acompañar el trabajo de las redes de apoyo mutuo del barrio, consciente de la precariedad en aumento entre las vecinas y vecinos.


Rayo Vallecano
La Peña Planet@ Rayista entregó alimentos en el CS La Brecha Pablo 'Pampa' Sainz
16 jun 2020 12:30

Esta podría ser una crónica deportiva y el titular no variaría. Contaríamos que el Rayo Vallecano tenía todo para ganar al Cádiz, líder indiscutido de la Liga Smart Bank, y en cinco minutos con errores propios de categoría infantil se dejó empatar y casi perder. El Rayismo sigue a lo suyo, nadie lo discutiría.

Pero esa camiseta es mucho más que un equipo de mujeres o de hombres que salen a defender los colores a un campo de fútbol. Son miles de personas con sentido de pertenencia a un barrio y conciencia de clase, gente que durante la pandemia no ha parado de generar ayuda mutua y respaldar el trabajo de espacios vecinales que ponen el hombro para paliar la crisis socioeconómica que se respira en cada rincón del distrito.

“Como no podíamos celebrar nuestro 20 aniversario, decidimos dar un paso adelante en la recogida de alimentos”, cuentan desde la peña Planet@ Rayista

Este fin de semana la Peña Planet@ Rayista hizo honor al lema que mueve a la afición, “Valentía, coraje y nobleza”. Y con la celebración de sus dos décadas de existencia postergada por la pandemia del coronavirus, convocó a sus seguidores y a otras peñas a reforzar el trabajo solidario. 

“Como no podíamos celebrar nuestro 20 aniversario, decidimos dar un paso adelante en la recogida de alimentos, entonces lo mismo que nos iba a costar un evento multitudinario decidimos donarlo en alimentos. Así que retrasaremos la fiesta a otro año y ahora a hacer la recogida que es algo que el barrio necesita”, cuenta Kikin, integrante de la Peña fundada el 13 de junio de 2000, en ocasión de que el Rayo Vallecano obtuviera su pasaje a la por entonces Copa de la UEFA.

Un grupo de socios estuvo recaudando dinero toda la semana pasada, y el sábado 13 luego de hacer una compra, acercaron alimentos por valor de unos setecientos euros al Centro Social La Brecha, que funciona a escasas calles del campo del Rayo Vallecano.

Fútbol
La Federación de Fútbol se ensaña con el Rayo

La Federación Española de Fútbol confirma las graves sanciones contra el club Rayo Vallecano por los insultos contra el jugador ucraniano del Albacete Balompie, Roman Zozulia. La condena evidencia la disparidad de criterios de la entidad, que no ha actuado con igual contundencia contra agresiones racistas y homófobas lanzadas en fechas posteriores por grupos de extrema derecha.

“Siempre andamos liados. La gente del Rayo no ha parado, ni en el momento más duro del confinamiento, porque Somos Tribu Vallekas empezó como para comprar alimentos a gente mayor y ahora son despensa solidaria. Y la Brecha donde hemos colaborado ahora con alimentos igual. Damos un paso adelante en nuestro barrio que es muy necesitado”, destaca Kikin, con orgullo de que “todo el mundo colabora”. La prueba la encontramos nada más acabar la distribución, al llegar al bar “De tó la vida”, que hace las veces de sede social de le peña. “Toma, aquí han dejado unas cuantas cajas de leche y esta bolsa con alimentos”, le dice la camarera.

Precisamente en estos días junto a las peñas Desperdigaos, Ossobucos, Piti, 2004, la Mala Vida y Rivas, colaboran en un “Escape Room online” en homenaje a la fundadora del club, Doña Prudencia Prieto, que sirve a su vez para seguir con las colectas solidarias. Para jugar solo se pide un “donativo” simbólico de 2€ por participante, aunque se han diseñado camisetas para quienes ingresen 6€, la mitad de donativo y la mitad para cubrir los gastos de su fabricación. Lo donado va directo a la cuenta de la ONG Vallecas Todo Cultura, que será la responsable de la comprar de alimentos “para que el colectivo Somos Tribu Vallekas los pueda repartir a aquellos que más lo necesitan”. 

No había pasado ni siquiera un mes del confinamiento que desde la Plataforma Asociación Deportiva Rayo Vallecano (ADRV) se pusieron manos a la obra para intentar paliar la demanda de material sanitario en los hospitales y centros de salud del barrio. 41.709,47€ fue el total recaudado en la campaña Rayismo solidario. Según un comunicado, la mayor parte de los fondos fueron entregados al Hospital Infanta Leonor, al que proporcionaron “35.645,74€ en gel hidroalcohólico, mascarillas, gafas de protección y pantallas faciales entre otros elementos”.

El resto fue para el Hospital Vírgen de la Torre, las personas sin hogar que habían sido recluidas por el Ayuntamiento en uno de los pabellones de Ifema, la Despensa Solidaria del Pueblo Vallekas, la Fundación del lesionado medular y el Centro de Acogida Villa de Vallecas.

También la afición del Rayo se volcó con la Carrera del Rayismo, que superó los 6000€ de donaciones entre el 4 y el 10 de mayo, un importe que fue utilizado para auxiliar a diferentes despensas solidarias. La agrupación Rayistas en Catalunya no quiso quedarse fuero del espíritu que embarga al barrio y mediante la organización de un bingo solidario obtuvo otros 710€ que  se transformaron en más alimentos para Somos Tribu.

Coronavirus
Redes de apoyo mutuo en los lugares más castigados por el coronavirus

Recorremos Vallecas, Leganés, Fuencarral- El Pardo y Carabanchel, lugares que acumulan altas cifras de positivos, a través de los rostros del apoyo mutuo y las potentes redes vecinales reforzadas en tiempos de pandemia.

“El rayismo está constantemente reinventándose y haciéndose activo en labores sociales. Utilizamos el fútbol o las masas para beneficios sociales y eso es lo bueno. Además, vas a cualquier lado y enseguida todo el mundo te presta ayuda. Somos un barrio obrero y aquí todo el mundo la ha pasado mal, entonces si te va un poquito bien enseguida te pones a ayudar con lo poquito que tengas”, describe Kikin.

El Rayismo nunca para. Con la pandemia o sin ella. Es recordado en el barrio el apoyo económico que desde el ahora entrenador del club, Paco Jémez, los integrantes de la plantilla de aquel entonces y la afición en su conjunto, se hizo en diciembre de 2014 para ayudar a que Carmen, vecina de Entrevías que había sido desahuciada, pudiera acceder a una vivienda digna en alquiler. También el gesto que la anciana tuvo un mes más tarde, cuando donó la mitad del importe solidario que había recibido en apoyo a la colecta para que los tres hijos del ex portero e ídolo rayista, Wilfred Agbonavbare, pudieran viajar desde Nigeria a Madrid para despedir a su padre, víctima de un cáncer avanzado. Más cerca en el tiempo, en diciembre pasado, la afición también se movilizó en solidaridad con la Parroquia San Carlos Borromeo.

Mientras clubes como el Real Madrid y Barcelona piden 200 millones de euros en créditos ICO para pagar los millonarios sueldos de su plantilla, y la Federación decide castigar a la afición por declararse manifiestamente antiracista y repudiar a un jugador que ha expresado su simpatía con grupos de extrema derecha, con todo eso pasando y la pelotita ya echada a andar, en ese sur de Madrid, en esas calles vallecanas, el Rayismo, sigue a lo suyo: la solidaridad.  

Sobre este blog
Ante estos días extraños en los que vivimos entre la tragedia y la esperanza, entre quienes afrontan un futuro incierto en un pasillo de urgencias y quienes unen sus manos para practicar el apoyo mutuo, es necesario poner voz y rostro a todas esas personas que no abren telediarios pero que están construyendo esta página de la historia. Abrimos 'Los rostros de la cuarentena' con el ánimo de dar luz a testimonios de gente desconocida que batalla contra el covid19 desde todos los frentes: tanto dentro de los hospitales y residencias, como en los descansillos de las comunidades, donde se amontona la compra traída a alguna vecina. Tanto en los balcones donde originales iniciativas permiten a las peques tener cine gratis, como en las habitaciones donde las impresoras 3D trabajan a todo meter y un grupo de 'makers' prepara mascarillas para su centro sanitario. Tanto de quienes cuidan de su familia y de otras personas del barrio, como de quienes no pueden tener contacto con sus familiares y viven su destino pendientes de una llamada. Si tienes una historia que contar, este también es tu sitio.¡Bienvenidas!
Ver todas las entradas

Relacionadas

La semana política
Conspiración e incertidumbre

El negocio político de la intoxicación vive sus horas más dulces gracias a la presidencia de Trump. La huella del negacionismo se aúpa en la etapa de miedo e indefinición que se ha abierto a raíz del covid-19. La crisis sanitaria no remite y el desplome económico comienza a pasar de las proyecciones a lo material.


Opinión
Poco sosiego en este verano de transición

El descanso estival es cruel, solo descansan quienes puedan permitírselo. Mientras aprendo a habitar en la incertidumbre pienso que de este modo viven miles de personas en Mozambique y en todo el mundo.

Industria
La industria vasca: del ERTE al ERE

El 30 de septiembre termina el plazo de los ERTE asociados a fuerza mayor por la pandemia. La mayoría sindical vasca teme “un otoño caliente” en la industria, tras los anuncios de estas dos últimas semanas de ERE en las principales empresas de la industria vasca. 


0 Comentarios
Sobre este blog
Ante estos días extraños en los que vivimos entre la tragedia y la esperanza, entre quienes afrontan un futuro incierto en un pasillo de urgencias y quienes unen sus manos para practicar el apoyo mutuo, es necesario poner voz y rostro a todas esas personas que no abren telediarios pero que están construyendo esta página de la historia. Abrimos 'Los rostros de la cuarentena' con el ánimo de dar luz a testimonios de gente desconocida que batalla contra el covid19 desde todos los frentes: tanto dentro de los hospitales y residencias, como en los descansillos de las comunidades, donde se amontona la compra traída a alguna vecina. Tanto en los balcones donde originales iniciativas permiten a las peques tener cine gratis, como en las habitaciones donde las impresoras 3D trabajan a todo meter y un grupo de 'makers' prepara mascarillas para su centro sanitario. Tanto de quienes cuidan de su familia y de otras personas del barrio, como de quienes no pueden tener contacto con sus familiares y viven su destino pendientes de una llamada. Si tienes una historia que contar, este también es tu sitio.¡Bienvenidas!
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Horas extra: nunca trabajamos más de más
Según los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa de 2020, se han trabajado en España 7,2 millones de horas extraordinarias por semana, máximo de la serie histórica del registro. El 59%, 3,8 millones a la semana o 15,2 al mes, son horas extra no remuneradas.
Series
‘El colapso’, y sus críticos
¿Hubiera sido mejor o más interesante El colapso de habernos mostrado, pongamos por caso, cómo la aldea del cuarto episodio consigue convertirse en una comuna y puede funcionar con una relativa normalidad bajo un sistema asambleario?
Violencia machista
Confinamiento y violencia de género en La Rioja
Seguimiento integral de 446 casos de violencia de género, servicios de apoyo presencial cerrados y las llamadas para pedir ayuda aumentaron al triple.
Educación pública
Acordes y desacuerdos en los conservatorios de Andalucía
La decisión de la Junta de Andalucía de no contabilizar el tiempo de servicios prestados por muchos de los docentes de los conservatorios superiores dejará fuera este curso a profesorado cualificado y experimentado.
Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.