Partidos políticos
Moción de censura, recambio naranja y el estado de ánimo depresivo de las izquierdas

El anuncio por parte del PSOE de una moción de censura asoma al abismo al PP y despierta levemente el estado de ánimo de las izquierdas, en situación de baja por depresión por los errores propios y por el auge de Ciudadanos.

Rajoy Rivera Reunión
Mariano Rajoy y Albert Rivera se dan la mano en una reunión en 2016.

publicado
2018-05-25 16:13

No hay escapatoria para el Partido Popular. La sentencia de la parte más sustanciosa del Caso Gürtel señala un nuevo jalón en el peregrinaje de los de Mariano Rajoy hacia el fin. El empuje de Ciudadanos en las encuestas y su acomodo como opción sostenible de recambio señalan la puerta de salida a Rajoy y amenazan con hacer estallar al partido —como estalló la UCD— en el momento en el que el actual presidente salga de La Moncloa. Solo el apoyo cerrado del Eurogrupo y los cuerpos gobernantes de la Unión Europea sostienen hoy al “partido más corrupto de Europa”. El nuevo Gobierno de Italia da demasiado miedo y la UE no se quiere arriesgar a un nuevo incendio político en el sur.

El presidente del Gobierno ha comparecido en el mediodía de hoy, 25 de mayo, para constatar que su estrategia es la misma que le convirtió dos veces en candidato pese a perder contra el PSOE, la que le sostuvo pese al empuje de Esperanza Aguirre (y gracias a Eduardo Zaplana) en 2008, la que le permitió ser investido en 2016 tras los peores resultados de su partido en el siglo XXI. Etcétera. Resistir y esperar acontecimientos. Sostenerse en la inacción propia y la pulsión autodestructiva de sus rivales. El último truco de Rajoy tiene pinta de ser el último. Pero a estas alturas, hay que reconocerle al pontevedrés lo que los antiguos le atribuían a Antonio Maura. ¿Habilidad o tener la jeta de hormigón armado? ¿culo o codo?

La política española ha entrado en una fase contradictoria. La descomposición del PP de Rajoy se produce en un contexto de reforzamiento de la ideología que durante años supuso el éxito del PP. El discurso de la austeridad y seriedad presupuestaria unido a las que han sido las grandes apuestas del centroderecha desde la llegada de José María Aznar al Gobierno: el rodillo del nacionalismo español sobre el resto de pueblos y la idea de “orden y seguridad” como justificación y leit motiv para el aumento de los cuerpos policiales y las medidas de recorte de libertades.

Ahí donde el PP edificó una conciencia colectiva acorde con la ola de vaciamiento de la democracia que se ha desarrollado en toda Europa, Ciudadanos se destaca para proseguir con esa línea, añadiendo nuevos aires en la misma agenda: la xenofobia velada (solo ven españoles), el clasismo velado (solo ven emprendedores) y el estrechamiento de lo posible al programa de la austeridad en términos económicos. Añade, asimismo, un discurso que culpa a los territorios históricos de hacer daño “al hombre de la calle”, mediante memes como el del “cuponazo” con el que hace referencia al cupo fiscal pactado con el PNV. Ciudadanos sabe interpretar esa partitura y recoge los restos del PP, en un trasvase de cuadros y cargos que ha comenzado en la política municipal y que será un goteo constante en los próximos años.

Big data y telediario

La novedad política que encarna Ciudadanos es que es un partido que no ha dado hasta ahora signos de pulsión autodestructiva alguna. Los naranjas funcionan en base a mensajes sencillos y análisis de datos. Aplican la paciencia política de un modo científico: esperan encuestas que guíen sus próximos pasos —ver el caso Cifuentes— y lanzan sus propuestas programáticas en horario Telediario.

En la crisis provocada de la Gürtel, Ciudadanos ha funcionado con el mismo automatismo. Su propuesta de adelanto electoral es inocua a efectos prácticos —una vez presentada la moción, el presidente no puede disolver las cámaras— pero mantiene la mascarada de que los naranjas se oponen a Rajoy con la misma decisión que el resto de partidos de alcance estatal. Los tiempos hasta la moción de censura, si es que finalmente se produce, serán lo suficientemente amplios para que el big data guie la posición de los naranjas. En ese tiempo puede, además, arrancar la promesa de un fin rápido de la legislatura y unas elecciones en la que tendrán apoyos múltiples para la victoria electoral y la consecuente derrota del PP.

Abulia y perplejidad

Entre la izquierda cunde la perplejidad. Hace tiempo que el PSOE aceptó el primero de los marcos, el económico; hace seis meses que apoyó definitivamente el 155 y su visión restrictiva de la soberanía, y en términos securitarios justo es darle a Alfredo Pérez Rubalcaba tanto peso como al PP en cuanto a la configuración del estado actual de cosas. Las regeneraciones del PSOE, como las de la socialdemocracia europea, cada vez tienen menos espectadores, pese a que la moción de censura de Pedro Sánchez puede ser un ejercicio de voluntarismo suficiente para sacudir la abulia del deprimido estado de ánimo de las izquierdas.

En cuanto a Podemos, solo anotar que es responsable en buena medida de ese estado de ánimo deprimido. El caso de la casita en Galapagar y la posterior consulta a las bases ha sido la última astracanada de un partido que parece presa de sus propios memes. Aún se espera la versión seria —ojo, no de orden— de un partido que tuvo, tenía o ha tenido, un programa descentralizador y no abiertamente xenófobo.

Quizá parte del problema resida, también, en que apenas ha atendido a los signos de que la economía y la configuración actual de la UE no entienden de memes ni trucos de tahúr. Posiblemente para Podemos es tarde para introducir la impugnación de la política económica post-2008 en un programa radical que ataque la perplejidad actual y vaya a buscar la crisis a sus verdaderas fuentes. Un programa necesario que permita pensar en un futuro distinto al que Ciudadanos está destinado a encabezar con el patronazgo de los verdaderos amos del cotarro.

Relacionadas

Gobierno de coalición
Martes aún más sociales que los viernes: llega el primer Consejo de Ministros de la coalición

Pocas expectativas ante el primer consejo de ministros del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, con todas sus promesas ya adelantadas en el debate de investidura. Cataluña, clave en la investidura, podría ni aparecer.

Partidos políticos
Alberto Garzón y Manuel Castells se añaden a la lista de posibles ministros de UP

El coordinador general de IU y el sociólogo catalán ocuparán respectivamente las carteras de Consumo y de Universidades en un posible Gobierno de PSOE y Unidas Podemos. 

Ibex 35
Razón de estado, negocio privado

La llamada “razón de estado” ha sido el pretexto para una instrumentalización de la acción exterior por parte del sector privado. Al tiempo, la empresa pública ha desaparecido.

6 Comentarios
#17226 19:56 26/5/2018

Mientras a los trabajadores les digáis cuñados, machistas y fachas no hay ninguna posibilidad, la izquierda burbuja es una especie de maestra cabreada y coñazo para la gente

Responder
2
2
#17218 19:11 26/5/2018

"de un partido que tuvo, tenía o ha tenido, un programa descentralizador y no abiertamente xenófobo."
No es cierto.

Responder
0
0
#17206 18:12 26/5/2018

El problema es que por un lado, los márgenes en que se puede mover la izquierda en el sistema son los que son. Y más en una sociedad como la española..... Por otra parte, a la izquierda siempre le resulta más difícil porque tiene que ser como la mujer del César y muchas veces, por diferentes motivos que no explico por falta de espacio, no se dan. Sólo un ejemplo: el tan traído chalet. Hay que hacer como aquél que vivía muy bien pero cada día visitaba sus harapos y recordaba que había sido pobre. Es decir, gente que no les "ría las gracias" y le quite la venda.

Responder
1
0
Enriquecido 18:01 26/5/2018

Una mención y/o análisis de la posición de IU y Equo en todo esto hubiera ilustrado de forma más completa el estado de la izquierdas.
Por lo demás, buen artículo.

Responder
3
0
#17159 23:38 25/5/2018

Artículo y reflexión muy acertada y necesaria

Responder
7
4
#17157 21:54 25/5/2018

Bla, bla, bla

Responder
3
12

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Asturias
Mieres: oasis cultural para un desierto industrial

¿Puede funcionar la cultura como una herramienta para combatir el desaliento provocado por la crisis económica y demográfica? Bajo el lema Make Mieres Great Again, la localidad minera, que en los años 60 llegó a tener 70.000 habitantes y hoy no alcanza los 40.000, ha recuperado autoestima y visibilidad perdida, convirtiéndose en un referencia de la cultura alternativa de la Asturies actual.

Brasil
Brumadinho: del luto a la lucha

Durante cinco días, 350 personas afectadas por represas marcharon por Minas Gerais exigiendo justicia para las víctimas del mayor crimen ambiental de Brasil. El derrame de lodo tóxico ocurrido hace un año amenaza con extender la contaminación por metales pesados a toda la región.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Últimas

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros.