Orgullo
Discretamente homosexuales

Ansiamos, como el poeta, “una verdadera revolución. Una nueva moral, una moral de libertad entera”, que permita desarrollarnos íntegramente como personas. Un amor sin límites que rompa los diques de contención que pretenden imponernos los intolerantes.

Orgullo Gay Extremadura 1
activistas LGBTI

publicado
2019-06-18 17:04:00

“Vosotros, mariposas. Apartaos de mí todos aquellos que lleváis gorgueras, puñetas y melenas porque oléis a madera chamuscada”. Las palabras que lanzaba Fray Pedro de León desde uno de los púlpitos de la catedral hispalense fueron algo más que un ejercicio de retórica. En el Auto de Fe de 1561 ardieron los “sodomitas” andaluces, las maderas chamuscadas. No fue el único.

Mariposas, dijo Fray Pedro de León. Mariposas que, tentadas por el pecado, terminan en el fuego. El Inquisidor no solo buscaba erradicar la práctica, también la apariencia: “algunos de vosotros no compartís el vicio, pero os vestís como si lo hicierais”. La frase es reveladora. 300 años después la homosexualidad masculina y femenina seguía prohibida y, allí donde se toleraba, se castigaba la visibilidad. En Francia se podía ser lesbiana, marica o incluso trans siempre que se disimulara a la luz del día. Para nosotros, la noche. En las frecuentes redadas de la Brigada Mundana en los espacios de encuentro de la comunidad LGBT, que ya estaba naciendo en aquel París de 1950, la discreción se consideraba circunstancia atenuante por los inspectores.

También la discreción operaba en la dictadura franquista. Las principales víctimas de la Ley de Vagos, Maleantes y Homosexuales o la posterior Ley de Peligrosidad Social fueron chaperos, travestis y afeminados: los hombres y mujeres visibles, demasiado visibles… y pobres. La dictadura consideraba la homosexualidad una perversión de las clases humildes. Una desviación de los rojos, como proclamó el psiquiatra oficial del régimen, Vallejo-Nágera.

Se nos ha querido discretos. La imposición de la discreción como estrategia recuperadora de la perversa noción de que la homosexualidad es algo privado sin cabida en el ámbito público

Se nos ha querido discretos. La imposición de la discreción como estrategia recuperadora de la perversa noción de que la homosexualidad es algo privado sin cabida en el ámbito público. El velo del secreto. La dictadura de lo íntimo. Porque lo que avergüenza, se esconde. “Una cosa es el homosexual discreto y respetable y otra muy distinta el maricón ostentoso", decían en un artículo hace dos años unos empresarios gallegos. Un discurso reaccionario con doble traza: por un lado, frontales y abiertamente lgtbifóbicos como los de la ultraderecha, cuyos representantes dicen públicamente y sin tapujos que “la orientación sexual de cada uno en su casa y en su cama"; por otro, los cínicos y equidistantes que acuden al concepto de no privilegiar o imponer ninguna orientación sexual (erigidos en garantes de la igualdad, aunque suponga todo lo contrario), conscientes de que esta táctica de inactividad eliminará a las personas LGTBI de lo público, perpetuando la hegemonía de lo heterosexual como única identidad pública, ergo condenándonos a la invisibilidad e inexistencia. Por eso nuestro Orgullo, nuestras Manifestaciones y las Leyes que promovemos en defensa de la Igualdad LGBTI y la visibilidad son tan atacadas por quienes nos prefieren en el armario, bien escondidas y ocultas.

Orgullo Extremadura mani
La primera manifestación del Orgullo en Madrid recogida por la prensa de la época.

Hoy resulta más imprescindible -si cabe- recordar, advertidos por la irrupción de la ultraderecha en las instituciones democráticas, el motivo por el que nos manifestamos. Y es que las trans, sin techo y drags neoyorquinas no se jugaron la vida enfrentándose a la policía de finales de los 60 en Estados Unidos para que los hijos políticos del franquismo vengan a, después de 50 años de demandas, amenazarnos con impedir la manifestación o llevarnos a la Casa de Campo para “no molestar”. Tampoco las trans en Barcelona (1977) Sevilla y Madrid (1978) fueron reprimidas para que sus aliados políticos, Ciudadanos, quieran abanderar nuestra lucha en un día tan señalado.

Deberían saber que el colectivo LGTBI+ reivindicativo ni blanquea racismo, xenofobia ni machismo con un pinkwashing de manual

Deberían saber que el colectivo LGTBI+ reivindicativo ni blanquea racismo, xenofobia ni machismo con un pinkwashing (marketing para tapar políticas y alianzas represivas con banderas arcoíris y aparecer ante la opinión pública como tolerantes) de manual. Demasiado hemos soportado con ver la conmemoración de una rebelión abierta contra el establishment convertida en nueva fuente de riqueza hacia el capitalismo heteropatriarcal para que, ahora, los que pactan con la misma ultraderecha que nos quiere curar en terapias de conversión se hagan las víctimas cuando les señalamos públicamente como lo que son: unos lgtbifóbicos conniventes con los de los discursos del odio. Siempre nos tendrán en frente, visibles y orgullosas.

Orgullo
De Stonewall a Mérida

La primera manifestación LGTBI+ en Extremadura llega con cuarenta años de retraso. Que hayamos tenido que esperar hasta 2018 para manifestarnos en Mérida pone en evidencia no sólo la acaparación por parte de las organizaciones hegemónicas de las luchas políticas del colectivo, sino también su lejanía de estas con la realidad de las personas LGTBI extremeñas.

También en Extremadura, una tierra que cuenta con una de las legislaciones LGBTI más avanzadas desde que el 19 de marzo de 2015, en un Pleno de la Asamblea de Extremadura, se aprobara por unanimidad la Ley de Igualdad Social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual. Aquel día las tribunas se llenaron de banderas y diversidad. Los activistas de Triángulo, Extremadura Entiende y Aleas desplegaron un arcoíris de emociones. Esta tierra que había conocido la amargura de los exilios del afecto, aprobaba una de las leyes más avanzada en derechos para las personas LGBT. Una de las legislaciones más avanzadas, sí… Pero en este Orgullo tenemos que decir alto y claro que nuestras avanzadas leyes y normas no se corresponden con un gobierno autonómico comprometido. 

Nuestra administración regional prefiere aquí “lo discreto”. Por eso tenemos una Ley sin presupuesto, lo que la convierte en papel mojado. Y cuatro ejercicios presupuestarios, la Junta de Extremadura, presidida por Guillermo Fernández Vara, ha condenado nuestra norma al silencio. Solo en el último Presupuesto ha tenido algún recuerdo, por supuesto “discreto”. En los siguientes, ya con mayoría absoluta, es previsible que se vuelva al mutismo.

En otro Título de la norma, la ausencia es atronadora: el capítulo V prevé acciones contra la discriminación laboral por orientación sexual, pero la Empresa es ese reino donde la Democracia no rige y donde el Patrón es monarca absoluto

Títulos completos, como el de Memoria Democrática o el de Educación, se incumplen. No hay protocolos de actuación en nuestras escuelas ante posibles casos de mobbing lgbtifóbico, no hay programas curriculares, no hay actividades. Aquí donde se persiguió a tantos hombres y mujeres gais y lesbianas, su Memoria se desvanece. Y ante episodios claros y evidentes de homofobia contra jóvenes, nos encontramos con una Policía que carece de formación específica, pese a que lo contemplaba la Ley. En otro Título de la norma, la ausencia es atronadora: el capítulo V prevé acciones contra la discriminación laboral por orientación sexual, pero la Empresa es ese reino donde la Democracia no rige y donde el Patrón es monarca absoluto. Derechos laborales, los mínimos posibles. Derechos democráticos, poquitos.

Por eso, en este Orgullo queremos exigir que se cumpla íntegramente la Ley, y que los responsables políticos cambien los gestos por hechos consumados. Queremos que las nuevas generaciones aprendan en la escuela que, como decía Lorca, “la normalidad no es ni lo tuyo ni lo mío. Lo normal es el amor sin límites. Porque el amor es más y mejor que la moral de un dogma”. Deseamos que las instituciones públicas, así como el sector privado, velen por nuestros derechos y libertades civiles, con contundencia y sin vaguedades, y que las discriminaciones por orientación sexual o identidad de género no tengan cabida en la sociedad de hoy y del futuro. Ansiamos, como el poeta, “una verdadera revolución. Una nueva moral, una moral de libertad entera”, que permita desarrollarnos íntegramente como personas. Un amor sin límites que rompa los diques de contención que pretenden imponernos los intolerantes. Porque nuestro amor es tan grande que no cabe en los armarios, y nuestra pluma necesita dibujar banderas de libertad allá donde la disidencia sexual encuentre obstáculos para la felicidad.

Relacionadas

Feminismo poscolonial
“Hay muchas resistencias a reconocer que la base de España es el robo colonial”
Lucrecia Masson analiza el mundo desde la disidencia: la sexual, la corporal. También señala las bases coloniales y racistas sobre las que se asientan las sociedades occidentales, incluida la española. 
LGTBIQ
El hilo de un fotógrafo que muestra a Inés Arrimadas retando a manifestantes del Orgullo

Ciudadanos ha anunciado que remitirá un escrito a la Fiscalía con lo que considera “agresiones” durante la manifestación del Orgullo. Testigos, periodistas y la propia policía niegan que se produjera ningún tipo de violencia contra el cortejo que encabezaba Arrimadas.

LGTBIQ
Orgullo, crítico

La Ley de Peligrosidad Social, la mercantilización, la denuncia a un partido político por el uso propagandístico de unos principios, 40 años de conmemoración de las primeras manifestaciones en el Estado, la Memoria Democrática y un largo etcétera han marcado el Día del Orgullo que, a su vez, ha recordado los disturbios que tuvieron lugar hace 50 años en un pub neoyorquino llamando Stonewall Inn. No podemos olvidar que, en Andalucía, cientos de personas salieron en 1978 con una ley franquista aún vigente y un Manual Diagnóstico y Estadístico de los Transtornos que calificaba a la homosexualidad de "enfermedad mental" hasta 1990, año en el que la Organización Mundial de la Salud lo retiró de este sistema de clasificación aplicado globalmente.

3 Comentarios
#36051 15:16 19/6/2019

Ojala haya en Extremadura un movimiento lgtbi independiente y crítico

Responder
3
0
#36025 6:27 19/6/2019

Necesarias estas palabras.

Responder
4
0
#35997 19:53 18/6/2019

Como es habitual del PSOE mero marketing, tienen una ley avanzada que después no cumplen y queda en papel mojado

Responder
6
0

Destacadas

Educación
‘Fent escola, fent país’: medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Huelga feminista
Eulen despide a una limpiadora por secundar la huelga del 8M
En la carta de despido, la empresa alega que la trabajadora no acudió a su puesto de trabajo sin justificar la ausencia.
Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

Últimas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.