Orgullo
Discretamente homosexuales

Ansiamos, como el poeta, “una verdadera revolución. Una nueva moral, una moral de libertad entera”, que permita desarrollarnos íntegramente como personas. Un amor sin límites que rompa los diques de contención que pretenden imponernos los intolerantes.

Orgullo Gay Extremadura 1
activistas LGBTI

publicado
2019-06-18 17:04

“Vosotros, mariposas. Apartaos de mí todos aquellos que lleváis gorgueras, puñetas y melenas porque oléis a madera chamuscada”. Las palabras que lanzaba Fray Pedro de León desde uno de los púlpitos de la catedral hispalense fueron algo más que un ejercicio de retórica. En el Auto de Fe de 1561 ardieron los “sodomitas” andaluces, las maderas chamuscadas. No fue el único.

Mariposas, dijo Fray Pedro de León. Mariposas que, tentadas por el pecado, terminan en el fuego. El Inquisidor no solo buscaba erradicar la práctica, también la apariencia: “algunos de vosotros no compartís el vicio, pero os vestís como si lo hicierais”. La frase es reveladora. 300 años después la homosexualidad masculina y femenina seguía prohibida y, allí donde se toleraba, se castigaba la visibilidad. En Francia se podía ser lesbiana, marica o incluso trans siempre que se disimulara a la luz del día. Para nosotros, la noche. En las frecuentes redadas de la Brigada Mundana en los espacios de encuentro de la comunidad LGBT, que ya estaba naciendo en aquel París de 1950, la discreción se consideraba circunstancia atenuante por los inspectores.

También la discreción operaba en la dictadura franquista. Las principales víctimas de la Ley de Vagos, Maleantes y Homosexuales o la posterior Ley de Peligrosidad Social fueron chaperos, travestis y afeminados: los hombres y mujeres visibles, demasiado visibles… y pobres. La dictadura consideraba la homosexualidad una perversión de las clases humildes. Una desviación de los rojos, como proclamó el psiquiatra oficial del régimen, Vallejo-Nágera.

Se nos ha querido discretos. La imposición de la discreción como estrategia recuperadora de la perversa noción de que la homosexualidad es algo privado sin cabida en el ámbito público

Se nos ha querido discretos. La imposición de la discreción como estrategia recuperadora de la perversa noción de que la homosexualidad es algo privado sin cabida en el ámbito público. El velo del secreto. La dictadura de lo íntimo. Porque lo que avergüenza, se esconde. “Una cosa es el homosexual discreto y respetable y otra muy distinta el maricón ostentoso", decían en un artículo hace dos años unos empresarios gallegos. Un discurso reaccionario con doble traza: por un lado, frontales y abiertamente lgtbifóbicos como los de la ultraderecha, cuyos representantes dicen públicamente y sin tapujos que “la orientación sexual de cada uno en su casa y en su cama"; por otro, los cínicos y equidistantes que acuden al concepto de no privilegiar o imponer ninguna orientación sexual (erigidos en garantes de la igualdad, aunque suponga todo lo contrario), conscientes de que esta táctica de inactividad eliminará a las personas LGTBI de lo público, perpetuando la hegemonía de lo heterosexual como única identidad pública, ergo condenándonos a la invisibilidad e inexistencia. Por eso nuestro Orgullo, nuestras Manifestaciones y las Leyes que promovemos en defensa de la Igualdad LGBTI y la visibilidad son tan atacadas por quienes nos prefieren en el armario, bien escondidas y ocultas.

Orgullo Extremadura mani
La primera manifestación del Orgullo en Madrid recogida por la prensa de la época.

Hoy resulta más imprescindible -si cabe- recordar, advertidos por la irrupción de la ultraderecha en las instituciones democráticas, el motivo por el que nos manifestamos. Y es que las trans, sin techo y drags neoyorquinas no se jugaron la vida enfrentándose a la policía de finales de los 60 en Estados Unidos para que los hijos políticos del franquismo vengan a, después de 50 años de demandas, amenazarnos con impedir la manifestación o llevarnos a la Casa de Campo para “no molestar”. Tampoco las trans en Barcelona (1977) Sevilla y Madrid (1978) fueron reprimidas para que sus aliados políticos, Ciudadanos, quieran abanderar nuestra lucha en un día tan señalado.

Deberían saber que el colectivo LGTBI+ reivindicativo ni blanquea racismo, xenofobia ni machismo con un pinkwashing de manual

Deberían saber que el colectivo LGTBI+ reivindicativo ni blanquea racismo, xenofobia ni machismo con un pinkwashing (marketing para tapar políticas y alianzas represivas con banderas arcoíris y aparecer ante la opinión pública como tolerantes) de manual. Demasiado hemos soportado con ver la conmemoración de una rebelión abierta contra el establishment convertida en nueva fuente de riqueza hacia el capitalismo heteropatriarcal para que, ahora, los que pactan con la misma ultraderecha que nos quiere curar en terapias de conversión se hagan las víctimas cuando les señalamos públicamente como lo que son: unos lgtbifóbicos conniventes con los de los discursos del odio. Siempre nos tendrán en frente, visibles y orgullosas.

Orgullo
De Stonewall a Mérida

La primera manifestación LGTBI+ en Extremadura llega con cuarenta años de retraso. Que hayamos tenido que esperar hasta 2018 para manifestarnos en Mérida pone en evidencia no sólo la acaparación por parte de las organizaciones hegemónicas de las luchas políticas del colectivo, sino también su lejanía de estas con la realidad de las personas LGTBI extremeñas.

También en Extremadura, una tierra que cuenta con una de las legislaciones LGBTI más avanzadas desde que el 19 de marzo de 2015, en un Pleno de la Asamblea de Extremadura, se aprobara por unanimidad la Ley de Igualdad Social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual. Aquel día las tribunas se llenaron de banderas y diversidad. Los activistas de Triángulo, Extremadura Entiende y Aleas desplegaron un arcoíris de emociones. Esta tierra que había conocido la amargura de los exilios del afecto, aprobaba una de las leyes más avanzada en derechos para las personas LGBT. Una de las legislaciones más avanzadas, sí… Pero en este Orgullo tenemos que decir alto y claro que nuestras avanzadas leyes y normas no se corresponden con un gobierno autonómico comprometido. 

Nuestra administración regional prefiere aquí “lo discreto”. Por eso tenemos una Ley sin presupuesto, lo que la convierte en papel mojado. Y cuatro ejercicios presupuestarios, la Junta de Extremadura, presidida por Guillermo Fernández Vara, ha condenado nuestra norma al silencio. Solo en el último Presupuesto ha tenido algún recuerdo, por supuesto “discreto”. En los siguientes, ya con mayoría absoluta, es previsible que se vuelva al mutismo.

En otro Título de la norma, la ausencia es atronadora: el capítulo V prevé acciones contra la discriminación laboral por orientación sexual, pero la Empresa es ese reino donde la Democracia no rige y donde el Patrón es monarca absoluto

Títulos completos, como el de Memoria Democrática o el de Educación, se incumplen. No hay protocolos de actuación en nuestras escuelas ante posibles casos de mobbing lgbtifóbico, no hay programas curriculares, no hay actividades. Aquí donde se persiguió a tantos hombres y mujeres gais y lesbianas, su Memoria se desvanece. Y ante episodios claros y evidentes de homofobia contra jóvenes, nos encontramos con una Policía que carece de formación específica, pese a que lo contemplaba la Ley. En otro Título de la norma, la ausencia es atronadora: el capítulo V prevé acciones contra la discriminación laboral por orientación sexual, pero la Empresa es ese reino donde la Democracia no rige y donde el Patrón es monarca absoluto. Derechos laborales, los mínimos posibles. Derechos democráticos, poquitos.

Por eso, en este Orgullo queremos exigir que se cumpla íntegramente la Ley, y que los responsables políticos cambien los gestos por hechos consumados. Queremos que las nuevas generaciones aprendan en la escuela que, como decía Lorca, “la normalidad no es ni lo tuyo ni lo mío. Lo normal es el amor sin límites. Porque el amor es más y mejor que la moral de un dogma”. Deseamos que las instituciones públicas, así como el sector privado, velen por nuestros derechos y libertades civiles, con contundencia y sin vaguedades, y que las discriminaciones por orientación sexual o identidad de género no tengan cabida en la sociedad de hoy y del futuro. Ansiamos, como el poeta, “una verdadera revolución. Una nueva moral, una moral de libertad entera”, que permita desarrollarnos íntegramente como personas. Un amor sin límites que rompa los diques de contención que pretenden imponernos los intolerantes. Porque nuestro amor es tan grande que no cabe en los armarios, y nuestra pluma necesita dibujar banderas de libertad allá donde la disidencia sexual encuentre obstáculos para la felicidad.

Relacionadas

Música
Grammo Suspect, versos para la diversidad sexual en Kenia

La activista y rapera keniana Grammo Suspect, seudónimo de Grace Munene, sigue siendo perseguida en su país por su orientación sexual. Está protegida por la organización Artists at Risk.

Opinión
Ante el peligro inminente de una ley trans
La aprobación inminente de una ley trans es peligrosa porque ha reactivado los discursos tránsfobos.
LGTBIQ
‘Regina & Celeste’: la reconstrucción del cuerpo a través de la palabra cruda

Regina & Celeste: una correspondencia es una obra que rompe etiquetas y estereotipos del mundo LGTBI, que se cuestiona el género y hasta la condición del ser.

3 Comentarios
#36051 15:16 19/6/2019

Ojala haya en Extremadura un movimiento lgtbi independiente y crítico

Responder
3
0
#36025 6:27 19/6/2019

Necesarias estas palabras.

Responder
4
0
#35997 19:53 18/6/2019

Como es habitual del PSOE mero marketing, tienen una ley avanzada que después no cumplen y queda en papel mojado

Responder
6
0

Destacadas

Vivienda
Calviño vuelve a echar agua fría sobre la regulación del alquiler pactada con Podemos
La ministra de Economía y vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, respalda al Banco de España y dice que la regulación de precios del alquiler no ha funcionado en otras ciudades.
Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

Salario mínimo
Subida del SMI: un acuerdo suficiente si estuviéramos en 2015, dicen algunos sindicatos

El acuerdo para la subida del SMI no ha gustado en el sindicalismo vasco y gallego por quedarse corto, pero hay algo más: una desconfianza a que la recuperación del diálogo social no sea tan positivo para la mayoría trabajadora.

Fronteras
Un hombre encerrado en un CPR italiano muere tras recibir una paliza de varios policías

La víctima, Vakhtang Enukidze, tenía 38 años y era de origen georgiano. Murió el pasado 18 de enero, cuatro días después de haber sido violentamente agredido por unos diez policías en el interior de un CPR (Centro Permanente para la Repatriación), una prisión no formal que en Italia cumple funciones similares a los CIEs españoles.

Últimas

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros. 

Filosofía
Unabomber y la fragilidad de las sociedades sostenibles
“Desarrollo sostenible” es el oxímoron con el que Occidente legitima un proyecto civilizatorio colonialista en el corto plazo, y suicida en el largo.
América Latina
“Ya estamos transformando el Perú”
Gahela se define como trans mujer, feminista, migrante e indígena y postula al Congreso del Perú con uno de los programas más valientes e interseccionales de la emergente y diversa izquierda peruana.
Memoria histórica
Contra el pin parental, la vocación democrática de las maestras de la República

Las maestras y los maestros republicanos fueron los funcionarios más represaliados por el franquismo. Parece que debemos seguir insistiendo en que nuestros conciudadanos se pregunten por qué. Sobre todo en Murcia

Antiespecismo
Los animales a los que rescatamos, y aquellos a los que no
La crisis de incendios forestales en Australia arroja luz, una vez más, sobre las incoherencias que hay tras el trato que les damos a los animales.