Orgullo
De Stonewall a Mérida

La primera manifestación LGTBI+ en Extremadura llega con cuarenta años de retraso. Que hayamos tenido que esperar hasta 2018 para manifestarnos en Mérida pone en evidencia no sólo la acaparación por parte de las organizaciones hegemónicas de las luchas políticas del colectivo, sino también su lejanía de estas con la realidad de las personas LGTBI extremeñas.

Foto de Colita del Orgullo de 1977
Foto de Isabel Steva Hernández ‘Colita’ del Orgullo de 1977 expuesta en el Museo Reina Sofía.
27 jun 2018 18:30

Se cumplían diez años de los disturbios de Stonewall cuando en Extremadura seguían existiendo presos en las cárceles de Badajoz por cometer el “inadmisible” delito de ser homosexual. Mientras la década de los 60 en Estados Unidos se caracterizaba por la explosión de luchas y el crisol de movimientos por los derechos y las libertades civiles, en España nos quedarían aún cinco años de dictadura franquista. Los años de la contracultura terminaron en Norteamérica con las revueltas (Stonewall, 1969) que pusieron fin al ataque sistemático de la policía (en connivencia con el Gobierno y las autoridades públicas) contra la comunidad LGTBI+ en la primera respuesta del colectivo como sujeto político.

En la práctica, las leyes de las que se servía el franquismo (Ley sobre peligrosidad y rehabilitación social, sustituta de la Ley de vagos y maleantes) para encarcelar y reprimir a todo disidente sexual se extendieron bien entrada la democracia y en plena Constitución del 78. Por aquel entonces, objetivadas en la derogación de estas leyes así como en la denuncia de la represión y falta de libertad, Barcelona en 1977 y Madrid un año después, llevaban a cabo las primeras manifestaciones LGTBI+ en el estado español.

La primera manifestación LGTBI+ en Extremadura llega con cuarenta años de retraso. Que hayamos tenido que esperar hasta 2018 para manifestarnos en Mérida pone en evidencia no sólo la acaparación por parte de las organizaciones hegemónicas de las luchas políticas del colectivo, sino también la lejanía de estas con la realidad de las personas LGTBI extremeñas.

A través de una estrategia capitalista se erigió el paraíso del marketing y el acontecer homosexual en un único camino. Fundaciones asimilacionistas, organizaciones partidistas y Chueca como paradigma

Porque una vez iniciados los procesos de liberación tras Stonewall, se acentuaron las retóricas frente al fondo y se cristalizó la voluntad de crear una marca elitista para convertir al homosexual en rentable. De llevarnos, como decía Shangay Lily, del retrete a la vitrina. A través de una estrategia capitalista se erigió el paraíso del marketing y el acontecer homosexual en un único camino. Fundaciones asimilacionistas, organizaciones partidistas y Chueca como paradigma.

Un árbol inaudito pero con pretensiones provechosas económicamente que, para existir y triunfar, tuvo que ser podado en sus ramas más fieles y reivindicativas por negarse a contribuir en ese subsistema aprovechado por el capitalismo y la dictadura de la élite sobre el interés de la mayoría. Con estrategia y marketing nos consideran convenientes económicamente y el mercado se apropia del cuestionamiento de los géneros como una nueva fuente de riqueza. En lugar de representar una comunidad heterogénea, se impuso una industria uniforme e inflexible, donde cualquier imperfección sería invisibilizada, escondida y aislada.

Un nuevo oficialismo gay sin raíces, ni orígenes, ni contenidos, ni conocimientos. Mercantilismo puro y duro para burgueses y clasistas despiadados, consumistas voraces y peones de una dictadura que oprime a las minorías dentro de las minorías

Un nuevo oficialismo gay sin raíces, ni orígenes, ni contenidos, ni conocimientos. Mercantilismo puro y duro para burgueses y clasistas despiadados, consumistas voraces y peones de una dictadura que oprime a las minorías dentro de las minorías. El concepto de gay se empapó de esos valores capitalistas y convirtieron al homosexual en alguien blanco, europeo, joven, feliz y guapo que pasea torsos perfectos en desfiles de carrozas publicitarias y nunca pobre, mujer, trans, mal vestido, negra, gitano, jubilado o enferma que tiene la necesidad de protestar, manifestar, reivindicar o luchar contra el heteropatriarcado y la heteronorma.

Así las cosas, las principales organizaciones que componen el movimiento LGTBI convocan la primera manifestación en la historia de Extremadura. Si bien llegamos tarde, quizá nuestra tierra sea la punta de lanza de aquellos y aquellas que entienden cada 28 de junio como un recuerdo a Stonewall y sus luchas. Como un espacio reivindicativo que exige la protección de la ley y expresa el anhelo de libertad para vivir felices sin que nos insulten, menosprecien, repriman, humillen y desprecien. Como la excusa perfecta para recordar a la sociedad que a día de hoy en cuatro de cada diez países se castiga la homosexualidad con la cárcel o la muerte. Que la homosexualidad sigue siendo delito en cerca de 80 países. Que el triunfalismo y la mercantilización de nuestras luchas son incompatibles con paliar las situaciones de discriminación que seguimos sufriendo.

Que, como decía Paco Vidarte, se “ha de partir del hecho de que la lucha contra la homofobia no puede darse aisladamente haciendo abstracción del resto de injusticias sociales y de discriminaciones, sino que la lucha contra la homofobia sólo es posible y realmente eficaz dentro de una constelación de luchas conjuntas solidarias en contra de cualquier forma de opresión, marginación, persecución y discriminación”.

Y que en pleno siglo XXI, continuamos necesitando poner el amor y la tolerancia como eje transversal en cualquiera de nuestras acciones. Solo así, dentro de otros cuarenta años, recordarán Extremadura como hoy recordamos Stonewall, sintiéndonos aquellos que participamos en la primera de muchas, como precursores de un Orgullo nuevo, comprometido y útil para los que, como Federico García Lorca, bordaron en la bandera de la libertad el amor más grande de sus vidas.

Relacionadas

Antifascismo
Salir del armario de la patria

Hablar de patria en la izquierda es casi tan jodido como salir del armario, y mira que suele ser tortuoso. Pero la realidad es que, una vez que sales, se está bastante mejor.

Ecofeminismo
Del greenwashing al pridewashing: blanqueando nuestro orgullo
Las grandes empresas se dedican a blanquearlo todo, desde el dinero hasta el feminismo. Ahora es época de blanquear nuestro orgullo y convertir Chueca en un parque temático.
Actualidad LGTBIQ+
Turquía prohíbe el Orgullo y una pequeña ciudad India celebra su primera marcha

Mientras Turquía vuelve a denegar el permiso para la marcha del Orgullo, la ciudad india de Amritsar vivió su primera marcha con motivo del Orgullo. En las últimas semanas, Islandia ha aprobado una ley de igualdad LGTBQI+ mientras Letonia volvió a decir “no” a las uniones civiles de personas del mismo sexo.

8 Comentarios
Paco 17:46 2/7/2018

Las organizaciones LTBGI extremeñas no aceptan críticas. No hay duda de muchos logros conseguidos pero el nivel deja mucho que desear. Abanderan la palabra diversidad pero solo quieren un modelo: el suyo. Tienen miedo que se descubra que son mediocres, para evitarlo se rodean de un séquito que les alabe en redes sociales y en prensa. El escaparate es bonito pero dentro solo hay ambiciones personales, no forman un verdadero equipo. Para darse cuenta del bajo nivel intelectual solo hay que darse una vuelta por las redes sociales y ver las reacciones que está generando el artículo. El egocentrismo siempre fue su gran fortaleza. Si Paco Vidarte levantara la cabeza...

Responder
8
0
#19715 8:19 3/7/2018

Tienes toda la razón, las organizaciones lgtbi en Extremadura necesitan renovarse y dejar paso a nueva gente y no mirarse tanto el ombligo

Responder
6
0
Cele 9:41 28/6/2018

Felicitaciones por el artículo, claro, fundamentado y reivindicando posiciones.

Responder
16
0
Mitto 9:36 28/6/2018

Qué bonito panfleto, qué bien escrito, si no fuese por el desconocimiento tan grande y profundo de la realidad extremeña.

Responder
1
15
#19491 11:32 28/6/2018

Es una cuestión compleja, el movimiento LGTBI Extremadura es cierto que adolece de ser débil y, por tanto, muy dependiente de las subvenciones y ayudas de la Junta, lo que le puede acabar siendo un apéndice del gobierno. Pero tb hay que reconocer que las organizaciones que existen están haciendo una gran labor y están abriendo brecha en un territorio muy complicado como es Extremadura

Responder
2
0
Compañero 23:41 27/6/2018

Fantástico artículo, compañero

Responder
14
0
#19470 20:34 27/6/2018

El movimiento LGTBI ha costado mucho en abrirse e implantarse tímidamente en una zona tan ruralizada como Extremadura. Se van dando avances, pero se corre un riesgo serio de institucionalizarse, al ser aún un movimiento muy débil y con fuertes lazos con el actual gobierno. Es necesario y un fundamental fortalecer al movimiento, hacerlo realemente autónomo y sin intereses partidistas y enlazar con las nuevas generaciones

Responder
11
0
#19466 18:52 27/6/2018

Muy buena reflexión, en Extremadura llega la primera manifestación con 40 años de retrasos y además saltando directamente al capitalismo rosa y a parte de los colectivos cooptados por la Junta de Extremadura. Esperemos que no tarde lo mismo en abrirse paso un orgullo crítico

Responder
27
1

Destacadas

Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
Turismo
Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

El turismo ha frenado en seco con la pandemia y el hundimiento del sector tendrá un impacto brutal en la economía española. Iván Murray, profesor de la UIB e investigador en economía ecológica del turismo, analiza un fenómeno que tendrá en Baleares y Canarias su “zona cero del desastre”.

Coronavirus
Morbus coronaviri anno 2019: covid-19, tardocapitalismo y la muerte

Quizá una de las cicatrices más profundas que deje la pandemia de SARS-CoV-2 sea precisamente la psicológica o, si así se prefiere, la cultural. El envejecimiento y la muerte se avienen mal con la ideología de este período histórico que, a falta de mejor nombre, llamamos capitalismo tardío.

Racismo
Cuando la memoria se hace rabia

La rabia expresada en las calles no surge del aire. La memoria que pretendió ser borrada ha sido recuperada desde lo político. Sin esa historia, sin todo ese recorrido, no se entiende lo que está pasando estos días en Estados Unidos.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.

Últimas

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Videojuegos
Videojuegos: riesgos y oportunidades

Jugar es un derecho, pero el juego cada vez más es juego digital o videojuego, por lo que debería garantizarse también el derecho al juego digital, no sólo para los niños, sino también para los adultos, garantizando que podemos aprovechar las oportunidades que nos ofrece evitando los riesgos.

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.