Objeción de conciencia
15 de mayo: Día Internacional de la Objeción de Conciencia

Este año el Día Internacional de la Objeción de Conciencia se centra en Colombia y se solidariza con los objetores colombianos, donde existe un amplio movimiento antimilitarista desde hace ya 20 años.

Mujeres de Negro Madrid.  Manifestación 8 de marzo 2018
Mujeres de Negro Madrid. Manifestación del pasado 8 de marzo de 2018

publicado
2019-05-15 11:54:00

En la realidad de un universo paralelo, el 15 de mayo no sería festivo en muchos lugares por la celebración de San Isidro labrador, sino por conmemorarse el Día Internacional de la Objeción de Conciencia, una fecha elegida en el Encuentro Internacional de la Objeción de Conciencia (ICOM) organizado en 1985 por grupos pertenecientes a la Internacional de Resistentes a la Guerra, la IRG en sus siglas en español o War Resisters´ International, WRI en sus siglas en inglés.

Tal y como figura en su página web, desde ese año esta Internacional reivindica el 15 de mayo como el día en que se recuerda y se celebra la resistencia de los objetores por la paz, su negativa a tomar las armas y participar en la guerra, a lo largo de la historia y hasta el día de hoy.

Este año el Día Internacional de la Objeción de Conciencia se centra en Colombia y se solidariza con los objetores colombianos, donde existe un amplio movimiento antimilitarista desde hace ya 20 años. En el 2017 se aprobó en este país la nueva ley de reclutamiento que regula la objeción de conciencia y que pretendía acabar con las batidas, una forma de reclutamiento forzoso ejercida por el ejército. Sin embargo, dicha ley no cumple los estándares internacionales en cuanto a los derechos de los objetores de conciencia, el reclutamiento forzoso no ha cesado y peligra el proceso de paz entre el gobierno y las FARC. La IRG invita a enviar desde su página web el mismo 15 de mayo un correo electrónico al Gobierno de Colombia para que responda a las demandas de los objetores de conciencia colombianos.

La IRG invita a enviar desde su página web el mismo 15 de mayo un correo electrónico al Gobierno de Colombia para que responda a las demandas de los objetores de conciencia colombianos

Dentro de dos años la IRG o WRI cumplirá su primer centenario de existencia. Fue fundada en 1921, en los conocidos como "Encuentros de Bilthoven". Un grupo de personas, algunas de ellas provenientes de la International Fellowship Reconciliation (IFOR), una agrupación pacifista internacional con referentes ideológicos cristianos, se reunieron en esa ciudad de Holanda y constituyeron una organización llamada Paco (Paz en esperanto). A diferencia de la IFOR, esta nueva Internacional aglutinaba no solo a creyentes, sino a agnósticos, ateos y humanistas, sin que la ideología o creencia religiosa fuera determinante para la organización. En el momento de su fundación se adoptó una declaración de intenciones que aún figura en su sitio web y debe ser asumida por quien desee adherirse a la Internacional:
“La guerra es un crimen contra la humanidad. Por ello me comprometo a no apoyar ningún tipo de guerra, y a luchar por la eliminación de todas sus causas”

Los Congresos Internacionales de Paz eran usuales en aquellos años y tenían una larga tradición, desde que se celebrara el primero en Londres en 1843. En uno de esos congresos, en 1891, se creó la Oficina Internacional Permanente de la Paz (PIPB), que apoyaba a los grupos antimilitaristas, abogaba por el desarme, la creación de tribunales internacionales de justicia y la mediación en los conflictos entre Estados. Tolstói intervino en el Congreso Sueco por la Paz de 1909, donde dijo: “La verdad en su sentido más profundo está en lo que ya se dijo hace cientos de años: No matarás”.

Insumisión
La insumisión en Extremadura

El 20 de febrero de 1989, hace ahora 30 años, cincuenta y siete objetores de conciencia en búsqueda y captura, prófugos por no haberse incorporado al ejército en su llamada a filas, se presentaron públicamente en el Estado español para expresar su desobediencia al servicio militar obligatorio (SMO). La insumisión había comenzado.

El estallido de la Primera Guerra Mundial y la brutalidad que le siguió hizo que algunas de estas iniciativas desapareciesen, al mismo tiempo que propició otras igual de comprometidas con un mundo sin guerras. La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (Women´s International League for Peace and Freedom, WILPF) comenzó a gestarse en el Congreso Internacional de Mujeres de La Haya de 1915, una organización que unía feminismo con pacifismo, propiciada por Catherine Marshall, de una larga trayectoria y que aún sigue vigente, con estatus consultivo en Naciones Unidas, base en Ginebra y oficina en Nueva York.

El esperanto, inventado por Zamenhof en 1887, no sólo pretendía ser un idioma universal, sino un instrumento que afianzara la fraternidad y el entendimiento entre los seres humanos, más allá de las fronteras y las lenguas. Los grupos esperantistas proliferaron por todo el planeta. En Barcelona surgió el grupo Paco Kaj Amo (Paz y Amor), cuyos derroteros documentó Dolors Marin en Anarquistas, un siglo de movimiento libertario en España. La vocación pacifista de sus miembros, conocidos como los "pacamanoj", les llevó a editar publicaciones donde proclamaban los ideales a los que su nombre hacía honor. Cuando las tropas franquistas entraron en Barcelona, en 1939, quemaron el local donde se reunían, destruyendo todos sus archivos y propiedades.

Un libro hace poco editado por el grupo madrileño de Mujeres de Negro contra la Guerra (Red Pacifista de Mujeres de Negro) y publicado por La Malatesta, librería/editorial libertaria, Mujeres que se opusieron a la Primera Guerra Mundial , documenta la vida y activismo de numerosas mujeres señeras en la creación de organizaciones pacifistas entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, olvidadas o ninguneadas por la historia, cuando no eclipsadas por la figura de los hombres que fueron sus compañeros, como es el caso de Dora Black (nombre de soltera), esposa de Bertrand Russell, reconocido por su posicionamiento antibelicista. Dora Russell (nombre de casada) acompañó a Russell en su campaña contra el servicio militar obligatorio, fue cofundadora de la escuela progresista de Beacon Hill (1927-1932) y organizó la Caravana de Mujeres por la Paz de 1958 que recorrió varios países de Europa, desde Edimburgo hasta Moscú, reivindicando el desarme nuclear.

En España destacaron figuras como las de Carmen Karr i Alfonsetti, escritora, feminista, musicóloga y publicista. Fue fundadora y presidenta del CFPC, el Comité Femenino Pacifista de Cataluña, organización antimilitarista creada en 1915.

Sobresale también la figura pacifista de Amparo Poch y Gascón, de quien merece la pena leer su biografía escrita por Antonina Rodrigo (Una mujer libre. Médica y anarquista, en ediciones Flor del Viento). Durante el franquismo hubo varios intentos de hacer desaparecer el expediente académico de la doctora Poch: en las 28 asignaturas de la Facultad de Medicina de Zaragoza obtuvo matrícula de honor. Poco tiempo antes del golpe de estado fascista de 1936, contribuyó a fundar como Presidenta la Liga Española de Refractarios a la Guerra, federada a la IRG y con José Brocca como representante en el consejo de esta última. Amparo Poch fue también una de las fundadoras de la organización anarquista Mujeres Libres y José Broca fundó La Orden del Olivo, que propugnaba el antimilitarismo y la insumisión o deserción frente al ejército.

antimilitarismo colombiano
Cartel de apoyo al joven objetor colombiano Diego Blanco.

Las declaraciones e intenciones pacifistas surgían por doquier en un período de la historia caracterizado por las guerras y las nuevas armas. La Constitución española de 1931, la de la Segunda República, establecía en su artículo 6º: “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”. Desde entonces ningún otro orden constitucional ha contemplado en el Estado español esa clara declaración pacifista que considera a la guerra y a los ejércitos como instituciones creadas por los seres humanos, susceptibles de ser abolidas, como lo fueron en algunos lugares la esclavitud y en todos se trata de abolir el patriarcado. A día de hoy, son pocos los partidos políticos que apuestan claramente en sus programas electorales por una desmilitarización de la sociedad, desaparición de los ejércitos y abolición de la guerra como instrumento de relación y política internacional. Las nuevas guerras hechas por los países que se consideran democráticos reciben ahora otros nombres, tales como intervencionismo humanitario y misiones de paz.

El concepto de seguridad armada que propugna el Estado, gobierne quien gobierne, choca frontalmente con el concepto de seguridad vital que defendemos desde el pacifismo y la noviolencia

Las organizaciones y encuentros pacifistas no son motivo de noticia, frente a escaparates de la guerra como la próxima Feria Internacional de la Defensa (FEINDEF) que se va a celebrar en Madrid del 29 al 31 de mayo en el recinto ferial de IFEMA, con consentimiento del Ayuntamiento de la capital y de la Comunidad de Madrid. Esta feria, vendida eufemísticamente como una oportunidad para “proyectar internacionalmente las capacidades industriales, tecnológicas y de I+D de nuestro país en materia de defensa y seguridad”, no es más que una feria de exhibición y producción de armamento con miras a su venta y exportación, lo que comúnmente se conoce como tráfico de armas. Supone la continuidad de la HOMSEC, el Salón Internacional de Tecnologías para la Seguridad y Defensa que celebró en Madrid siete ediciones hasta 2017 y reunió cada dos años a los señores de la guerra del planeta Tierra. El cambio de nombre o lavado de cara se debe al hecho de que una de las empresas organizadoras de la HOMSEC, el Grupo Atenea-Seguridad Nacional, entró en quiebra y dictó suspensión de pagos. Entre los miembros de la junta directiva de esta sociedad opaca se encuentran exmilitares de alta graduación, algunos de ellos vinculados a la intentona golpista del 23F, después absueltos.

Industria armamentística
La venta de armas a Arabia Saudí en 2018: grandes cambios para que todo siga igual
2

El espejismo duró poco: Sánchez mantuvo los “negocios como siempre” cuando la presión de los inversores, lobistas y señores de la guerra indujeron al presidente socialista a mantener las relaciones con Arabia Saudí en el mismo punto en que estaban con Rajoy.

Según el Ministerio de Defensa esta feria hace una invitación especial a países “principalmente de la Unión Europea, Hispanoamérica, Oriente Medio y del Norte de África”. Es decir -y como se explica en la página Desarma Madrid-, está orientada a vender y exportar armas a los escenarios de las guerras que producen la migración de las personas refugiadas y que después los principales países exportadores de esas mismas armas rechazan acoger.

España es el séptimo exportador de armas del mundo y el tercero que más ha crecido en los últimos cuatro años (España se consolida como séptimo país exportador de armas a nivel mundial, El Salto, 12-3-2019). A la opacidad y secretismo en cuanto al gasto real de las mal llamadas “misiones humanitarias”, un eufemismo de lo que es intervencionismo puro, se suma el desconocimiento del destino real de las armas que vendemos a otros países, tales como Arabia Saudí o Turquía, nuestros principales clientes.

El concepto de seguridad armada que propugna el Estado, gobierne quien gobierne, choca frontalmente con el concepto de seguridad vital que defendemos desde el pacifismo y la noviolencia, que atiende a las causas estructurales de la violencia, e incide en un modelo de Defensa nacional que nos proteja de la pobreza, el desempleo, la explotación, la violencia machista, la discriminación, la falta de protección sanitaria, la ignorancia en todas sus formas y un sinfín de agresiones diarias contra la ciudadanía que la convierten en pasto de los lobos.

Lástima que la idea de acabar con la guerra en todas sus formas haya desaparecido del ideario de muchas formaciones políticas, tan centenarias como la IRG, proclives más bien a alentar el terrible y miserable negocio de las armas. El día que desaparezcan los ejércitos, institución patriarcal inventada por los hombres, no por las mujeres, desaparecerán las guerras y quienes se benefician de ellas. Todavía hay quien cree con firmeza –quienes creemos- que ese día llegará tarde o temprano, aunque nos llamen ilusos o ingenuos. Mientras tanto, seguiremos actuando, como por ejemplo mediante la firma, en este 15 de mayo, a favor de los objetores de conciencia.

Relacionadas

Extremadura
26-M: elecciones extremeñas en la edad de la ira
2

La tarea de construir un bloque histórico antagonista extremeño, capaz de operar con eficacia inequívocamente fuera y contra el régimen del 83 y contra el sistema económico neoliberal al que este sirve de superestructura política, seguirá casi enteramente por hacer.

2 Comentarios
#34267 14:40 15/5/2019

Gracias por este artículo.

Responder
1
0
#34265 13:31 15/5/2019

Más que nunca es necesario el compromiso pacifista

Responder
2
0

Destacadas

Elecciones del 26 de mayo
Oriol Junqueras, dos veces diputado
Un millón y medio de votos quizá logren la libertad del candidato de Ahora Repúblicas que el domingo logrará su segunda acta de diputado en un mes.
Elecciones del 26 de mayo
Los últimos de la fila en las elecciones del 26M
Varias personas cuentan cómo y por qué su nombre acabó en el último puesto de una candidatura en estas elecciones.
Elecciones del 26 de mayo
La lucha por las grandes capitales

La izquierda se juega mantener los pactos y las alcaldías conseguidas en 2015 en las principales ciudades españolas frente al empuje de Ciudadanos y la ultraderecha.

Unión Europea
La centrada historia europea

Al visitar La Casa de la Historia Europea, un museo en Bruselas que cuenta la historia del continente, te encuentras con el relato de una UE blanqueada, no colonial, fundada sobre el anticomunismo.

Elecciones del 26 de mayo
María Eugenia Rodríguez Palop: “Tenemos que aterrizar la crítica, no basta con decir no a la Troika”

A las puertas del 26M, charlamos con la cabeza de lista de Unidas Podemos Cambiar Europa al Europarlamento sobre las posibilidades de la izquierda y el feminismo, de la izquierda feminista, en el estrecho marco comunitario.