Obituario
Anguita, ciudadano a contracorriente

Muchos lo escucharon pero no le votaron. Es la paradoja que le tocó vivir a Julio Anguita. Así como en su muerte nunca se habló tan bien de un político, y mucho menos comunista. Otra paradoja fruto de la trayectoria de un hombre cuya figura y discurso, lejos de diluirse, se consolidaron tras su retirada de la primera línea política. Un hombre que hizo de la pedagogía y la ética sus formas de intervención social y política. Un ciudadano a contracorriente.

Profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Granada

26 may 2020 10:30

Los días que llevamos recordando a Anguita en los medios nos indican que hemos despedido al hombre, al ciudadano comprometido más allá de su participación política, independientemente del partido que representaba. A nivel general, posiblemente, nunca se habló tan bien de un político que profesaba una ideología que ha generado tanta controversia. Curtido con la realidad que da la experiencia de la política diaria y cercana en las alcaldías de las ciudades, dio el gran salto adelante al convertirse en coordinador general de uno de los partidos que más habían luchado por sobrevivir políticamente a lo largo de su historia, y que se había convertido por mérito propio y ajeno en el gran azote del franquismo.

Ser cabeza visible de una formación política que tenía todo en su contra en un momento histórico en el que el comunismo había sido prácticamente excomulgado como ideología y como modelo socioeconómico por la desintegración de la Unión Soviética, parecía asignarle la calificación de profeta en el desierto. Unido esto a la desmembración interna del otrora partido hegemónico del antifranquismo, y a la tendencia a la división endémica de la izquierda que representaba. Pese a ello Anguita recuperó el pulso político de una formación condenada a la eterna lucha por la supervivencia. Quizás sus más abnegados seguidores valoran ahora que Anguita apareciese en el momento del agotamiento de la época moralmente buena como un político coherente, fiel a sus principios e ideas en tiempos neoliberales, enfrentado a un espacio y un tiempo repletos de adversidades para un comunista. Reflotó e impulsó a IU logrando unos resultados parecidos a los de finales de la década de los setenta. A pesar de esto, muchos lo escucharon pero no le votaron.

Su vuelta como ciudadano comprometido es lo que explica la democratización de las coplas a la muerte del califa rojo

Criticó el camino que se había recorrido para alcanzar una democracia que a esas alturas aparecía casi perfecta, así como la utilización de los medios de comunicación con fines políticos o la propensión de los cargos públicos de ponerse al servicio de los intereses económicos. También hizo gala de un profundo pensamiento republicano criticando duramente la Monarquía. Pero el aspecto político donde más enfatizó su crítica era precisamente el que más herida causaba en ese momento, el de la corrupción. Además de reclamar sin pudor que el verdadero adversario de la democracia eran los que por detrás ordenaban al gobierno. Los problemas de salud y la muerte de su hijo lo retiraron de primera línea política, momento en el que precisamente empieza a consolidarse su figura y la concepción poética y profética de su discurso. A partir de ese momento no dejó de estar presente en el debate público hasta su muerte.

Izquierda Unida (IU)
Julio Anguita: “Las siglas me importan un pimiento”

Rescatamos de nuestra hemeroteca esta entrevista, publicada en Diagonal en 2016, donde el ex líder de Izquierda Unida analiza los errores y aciertos de la coalición, los límites del asalto institucional y la propuesta de confluencia con Unidas Podemos

Su vuelta como ciudadano comprometido es lo que explica la democratización de las coplas a la muerte del califa rojo. El discurso de futuro que sostuvo para encaminar a la sociedad hacia un horizonte más esperanzador es lo que captó la atención de la opinión pública. Algunos que en su día no lo entendieron, vieron con el tiempo que Anguita se anticipó a algunas cuestiones que nos continúan atravesando. Ahí radica que numerosos jóvenes lo recuerdan ya como referente, y lo siguieron con devoción tras su retirada de primera línea incluso no viviendo su tiempo electoral o político en edad de decidir. Su compromiso como ciudadano nos hizo recordar sistemáticamente que siempre quedaban cosas pendientes por hacer. La crítica dirigida a los más poderosos lo convirtió en una suerte de notario de la realidad con un discurso a contracorriente que volvió a captar la atención ciudadana. Muchos lo escucharon de nuevo a pesar de que nunca le votaron.

Si bien desde su tribuna política había destacado por trasmitir que la esencia del socialismo era hacer una democracia más fuerte apoyada fielmente en la Constitución, utilizando una pedagogía política muy diferente a sus adversarios del momento; desde su tribuna ciudadana socializaba ese saber añadiendo cuestiones morales a sus discursos con implicaciones políticas, económicas y sociales. Recurrió a la historia para explicar el porqué de las cosas añadiendo a su dialéctica política buenas dosis de didáctica y pedagogía para rechazar la idea de que la competitividad y el mercado son los agentes rectores de la sociedad.

Señaló que las situaciones no las cambian las fuerzas políticas y dirigió su dialéctica hacia los supuestos apolíticos (...) Intentaba que las personas no fueran neutralizadas como ciudadanos

Su discurso no era una adenda radical al ecosistema neoliberal imperante como creyeron algunos. Lo que promulgaba era la necesidad de un reordenamiento de la política individual para poder replantearse la colectiva, vinculando vida cotidiana, actividad ética y dialéctica política, convirtiendo su militancia política y su ser ciudadano crítico en un estilo de vida. En ese sentido volvió a la lógica de recoger el espíritu de sacrificio y el empeño de conseguir un futuro mejor asociado a la moral con la trasmisión del ejemplo. Si su trayectoria personal era su credencial política como ciudadano comprometido, su faceta de hombre público le dotó del sistema de significados que articulaban su visión de la realidad y el de su proyección poliédrica en la vida pública, demostrando que su lenguaje y el de la izquierda que defendía estaba forjado en el estudio, ratificando todos sus argumentos.

Fue esta proyección de ciudadano a contracorriente la que más atracción provocó. Señaló que las situaciones no las cambian las fuerzas políticas y dirigió su dialéctica hacia los supuestos apolíticos, los que se callan con lo que se calla o los que pasan de política porque creen que todos los políticos son iguales. Intentaba que las personas no fueran neutralizadas como ciudadanos, llamando la atención sobre esa fiel infantería del sistema, según Anguita, colectivos sobre los que se montan las dictaduras y la corrupción. Su intención como ciudadano político fue persuadir antes que agradar.

Si una de las cualidades de un buen político es saber anticiparse al futuro, Anguita lo estaba haciendo desde la década de los noventa. Muchos lo escucharon pero no le votaron y después como ciudadano traspasó su dimensión social más allá de su fuerza política poniendo por delante al hombre y su ética. Sectores e individuos diversos han recordado con más o menos admiración la trayectoria política y personal de un comunista que siempre tuvo como objetivo “un mundo que ganar”. Muchos de los que no le votaron nunca y lo escucharon siempre lo han despedido y lo recordarán con respeto y admiración.

Relacionadas

Obituario
Julio Anguita, semilla de un mundo nuevo

La primera vez que vi a Julio Anguita fue en 1981, en el X Congreso del PCE, al que asistí como miembro de la delegación de Extremadura. Yo tenía entonces 19 años, recuerdo cómo me impactó su intervención, en la que hablaba con pasión sobre Gramsci. Años más tarde, en 1988, asistí al Congreso en el que fue elegido secretario general del PCE y desde entonces he tenido la inmensa fortuna de compartir camino y vendavales, afanes de lucha y también amistad.

Obituario
Julio, una senda hacia Utopía

En Extremadura, en esta tierra que tantas veces visitó, tanto en público como en privado, Julio deja a muchos huérfanos. Julio no puede morir mientras siga existiendo en el mundo una persona que se levante para decir ¡hasta aquí!

0 Comentarios

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
EH Bildu avanza frente a un PNV que sigue imponiéndose

Han sido las elecciones con la participación más baja de la historia del País Vasco: ha votado el 52,84% de los electores censados. Las coaliciones Elkarrekin Podemos-IU y PP-Ciudadanos se han desplomado, mientras que Vox ha conseguido un representante. EH Bildu ha conseguido ganar votantes (más de 23.000), el resto los ha perdido.

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
La izquierda se recompone radicalmente en Galicia: el BNG sube 13 escaños y En Común desaparece
El Partido Popular (42 escaños) gana con mayoría absoluta las elecciones de julio de 2020. La nueva política desaparece de un plumazo del Parlamento. El BNG obtiene un resultado histórico: 19 diputados. El PSdG completa el cuadro con 14 escaños.
Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Los principales datos de las elecciones en Galicia y País Vasco

Mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo en Galicia. El PP ha ganado en todas las provincias. En el País Vasco, el PNV revalida su mayoría con 31 escaños y cuenta con volver a gobernar con el apoyo socialista.

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Feijóo revalida la mayoría en Galicia. El PNV gana claramente en País Vasco

En pleno verano, y tras el pico de la pandemia del covid-19, las comunidades gallegas y vasca eligen sus próximos parlamentos autonómicos. Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo aspiran a repetir mandato. En ambos parlamentos la mayoría absoluta está en 38 diputados.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.