Movimientos sociales
Nueva cita en Madrid para cambiarlo todo

El espacio Caminando, donde confluyen más de 200 colectivos, saldrá a las calles de Madrid este sábado “por la igualdad, los derechos y las libertades”.

Manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo” 4
Cabecera de la manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo”, celebrada el sábado 27 de octubre en Madrid. David F. Sabadell

publicado
2019-04-05 06:47:00

“Solo tenemos que ver la televisión, leer la prensa, observar las redes sociales, para comprobar cómo han crecido opciones antidemocráticas, racistas, machistas, y negacionistas de políticas de género o del cambio climático”, apuntaba el Secretariado Permanente del Comité Confederal de la Confederación General del Trabajo (CGT) este 29 de marzo, remarcando la “ola reaccionaria que cuestiona y ataca directamente nuestros derechos y libertades” que se vive actualmente en España.

CGT es uno de los más de 200 colectivos —desde partidos políticos y sindicatos a organizaciones ecologistas, estudiantiles o de defensa de los servicios públicos y foros de abogados— que integran el espacio Caminando, una iniciativa que nació en julio del pasado año con el fin de “caminar juntas y empujar para que las cosas cambien a favor de la mayoría”.

La iniciativa, que consiguió organizar acciones territoriales el 24 de octubre y llevó a la calle a miles de personas en una manifestación en Madrid que tuvo lugar tres días después, el día 27, pretende repetir éxito este sábado 6 de abril, día para el que ha convocado una protesta bajo el lema ‘Caminando por la Igualdad, Derechos y Libertades’. El objetivo: unir las diferentes luchas sociales para exigir una redistribución de la riqueza, recuperar el planeta, conquistar derechos sociales, defender lo público y, en definitiva, poder tener “una vida digna”.

Involución democrática

El manifiesto consensuado por Caminando para llamar a la movilización recuerda que “con la excusa de la crisis se han aplicado medidas antisociales; recortes de derechos sociales, laborales y políticos, como la Ley Mordaza; ataques a los servicios públicos o daños al medio ambiente; que nos han arrastrado a la precariedad y a la desigualdad”.

Es un proceso de “involución democrática” —como lo califican—, que “responde a la estrategia de las élites económicas y políticas de implantar un modelo de vida para los sectores populares de precariedad e inseguridad, mientras profundizan en el saqueo de los servicios públicos, atentan contra los derechos y libertades, destruyen el planeta y concentran la riqueza y el poder en unas pocas manos”.

Por ello, exponen: “No queremos rendirnos frente a un futuro incierto. Vuelve a llegar el momento de organizarnos, unirnos y caminar juntas para defender la igualdad, los derechos y libertades, y empujar para que las cosas cambien a favor de las mayorías sociales”.

La protesta partirá a las 18 horas de la Glorieta de Ruiz Jiménez de Madrid y tiene previsto finalizar en la plaza de Callao.

Movimientos sociales
Miles de personas secundan en Madrid la marcha para cambiarlo todo

Los movimientos sociales parecen recuperar protagonismo tras la sorprendente cantidad de colectivos que se dieron cita en Madrid en la manifestación para reivindicar derechos perdidos desde el inicio de la crisis.

Relacionadas

Movimientos sociales
La Asociación 25 de Marzo y la continuidad de un hilo rojo en Extremadura

En esta suerte de crisis de las clases subalternas en la que, con matices, parece que estamos instalados, la construcción de una especie de historia en lucha puede jugar un papel muy interesante en pos de su superación. A ello pueden contribuir historiadores profesionales, pero también jornaleros, pensionistas, camareros, estudiantes… y colectivos organizados como es, en este caso, la Asociación 25 de marzo.

LGTBIQ
La guerra por la paz
Recordar la muerte de Marsha P. Johnson no empaña la mirada de las que hoy nos sabemos en un mundo en el que se logran derechos para el colectivo LGTBIQ+.
1 Comentario
#32688 17:54 5/4/2019

Qué alejada vive esta gente de las preocupaciones reales de la clase media. Luego vendrán las caras de sorpresa la noche electoral....

Responder
0
0

Destacadas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

La Rioja
Desacuerdo entre el PSOE y Podemos en La Rioja
El gobierno de La Rioja sigue bloqueado tras una reunión in extremis entre Podemos y PSOE la víspera de la nueva votación ¿Qué ha pasado en La Rioja?
Biodiversidad
Apicultura intoxicada: agricultura, biodiversidad y plaguicidas

Es indispensable escuchar el reclamo de las organizaciones ecologistas que piden el compromiso político de todas las formaciones para reducir al 50% el uso de plaguicidas en 2023.

Últimas

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.