Movimientos sociales
Miles de personas secundan en Madrid la marcha para cambiarlo todo

Los movimientos sociales parecen recuperar protagonismo tras la sorprendente cantidad de colectivos que se dieron cita en Madrid en la manifestación para reivindicar derechos perdidos desde el inicio de la crisis.

Manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo” 2
Participantes en la manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo”, celebrada el sábado 27 de octubre en Madrid. David F. Sabadell

Una nutrida manifestación bajo el lema “Caminando. Si nos movemos, lo cambiamos todo” ha marchado en Madrid el sábado 27 de octubre desde Atocha a la Puerta del Sol, reivindicando el derecho a vivienda, salarios y pensiones dignas, contra las violencias machistas, contra la reforma laboral, paraísos fiscales, la brecha salarial, la ley mordaza “y por todos los derechos que nos han robado en estos 10 años de crisis, que es una estafa”, declaraba a El Salto una manifestante.

Aunque por la organización y disciplina era fácil concluir que estaba protagonizada por sectores activos y organizados, la nota distintiva —sin duda— ha sido la sorprendente cantidad y diversidad de colectivos y plataformas autoorganizadas que participaron en la marcha, situación que hacía tiempo no se expresaba con tal potencia y en número tan significativo de participantes, en torno a las 35.000 personas según algunas estimaciones.

Manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo” 4
Cabecera de la manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo”, celebrada el sábado 27 de octubre en Madrid. David F. Sabadell

Comparecieron las plataformas de vivienda (PAH, Stop Desahucios), La Marea Blanca (sanidad pública), CAS Madrid, la Marea Verde (educación), Ecologistas en Acción, entre varias más. Esas proverbiales presencias se combinaron con la singularidad de otras como la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Aparadoras en Lucha (del gremio del calzado), Plataforma contra el Trasvase del Tajo, Plataforma contra los Fondos Buitre, No a la Mina de Uranio de Salamanca, Colectivo de damnificados por la estafa de IDENTAL y una profusión de colectivos de la más granada procedencia y cada una con su singularidad reivindicativa.

Tampoco faltaron colectivos de trabajadores —como los de Coca Cola, Plataforma de Correo contra la Precariedad y del ayuntamiento de Lyma, que exige la readmisión de 27 despedidos, entre otras expresiones del mundo laboral. También hicieron acto de presencia los colectivos contra la monarquía y a favor de la república, de la Memoria Histórica y la Plataforma de Víctimas del Franquismo.

Y al lado de los movimientos sociales, también se destacó la presencia de la CGT, significativa, tanto por la cantidad de banderas como de participantes.

Esta diversidad de convocatoria y presencias, sin duda es alentadora para quienes apuestan en favor del protagonismo ciudadano como vector de transformación social. En obediencia a un orden que dejaba clara esa inspiración, los partidos políticos —PCE, IU, Podemos, Izquierda Anticapitalista— marcharon disciplinadamente detrás de los colectivos en una segunda línea de desfile.

Escoltada por un grupo de taxistas en lucha, encabezaba la marcha la Coordinadora Estatal por la Defensa de las Pensiones, que exhibió una nutrida participación, integrada por representaciones de diferentes lugares del Estado, Asturias, Valencia, Málaga, León, Cartagena, Salamanca —por citar solo algunas— así como varias de la Comunidad de Madrid. A continuación, se sucedía el conglomerado diverso y sectorial de movimientos sociales, plataformas, antes descrito.

Manifestación "Si nos movemos, lo cambiamos todo"

Las consignas obedecían a las demandas sectoriales levantadas por cada organización. Así, pudo escucharse el inspirado “Algo huele mal en la Catedral”, procedente del colectivo de Víctimas del Franquismo, pasando por “Pensionistas unidos jamás serán vencidos”, hasta las tradicionales de los partidos políticos: “Que viva la lucha de la clase obrera”, “de Norte a Sur, de Este a Oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste”; llamando la atención una que conminaba a salirse de la OTAN y otra cuestionando a la UE (“la Unión Europea es la que nos saquea”), quién sabe en implícito metamensaje de que no están dispuestos a dejar en manos de la ultraderecha el cuestionamiento a la organización supranacional europea. Sin dejar, al mismo tiempo, cualquier ambigüedad respecto de su perspectiva ideológica, al rematarlas con “todo el poder a la clase obrera”.

Sobre las 20:00 acababa la manifestación con música en el escenario. El comunicado fue leído por Yayo Herrero, de Ecologistas en Acción y la periodista Cristina Fallarás. Casi al terminar se lectura se disolvía la multitud y se abrían los paraguas, comenzaba a llover y empezaba a cantar Nacho Vegas.

Música
Nacho Vegas: “Spotify y YouTube son parte de un capitalismo especulativo más peligroso que el de amiguetes”

Convertida la escritura de canciones en su oficio hace tiempo, Nacho Vegas entrega ahora 18 nuevos títulos en un doble disco con el que sigue persiguiendo un objetivo igualmente dual: ser un eslabón más en la música popular y ayudarse a sí mismo a comprender de qué va todo esto.

Relacionadas

Filosofía
El rumor de las multitudes cumple dos años

Hemos querido levantar una barricada con el fuego siempre encendido; abrir un espacio compartido desde el que ensayar otras formas de ver y de enunciar nuestra(s) realidad(es).

Gobierno de coalición
Adelante presidente: impresiones sobre el nuevo gobierno

La presencia de Unidas Podemos en el Gobierno no era lo deseable para los poderes políticos y económicos, pero tampoco el papel legitimador que está asumiendo la formación morada es una buena noticia para las posiciones de movimiento.

Movimientos sociales
Resistencia en Atenas: movimientos de base contra las políticas de austeridad

En este artículo Arnau Balot nos explica cómo el movimiento autogestionario ateniense dio lugar a nuevas conciencias e imaginarios políticos al ocupar la Plaza Syntagma, y cómo siguieron presentes en distintos barrios después de su desalojo.

22 Comentarios
José Martínez Carmona 9:51 29/10/2018

Si sólo moviéndose cambiase todo ¡Qué fácil sería! Los cientos de miles de trabajadores que nos movimos con el 15M y que invadimos Madrid con la primera Marcha de la Dignidad habríamos conseguido ganar verdaderas batallas a los que tienen el poder. Mientras Mareas, ONGs, movimientos específicos de barrio, de empresas se de diquen a intentar resolver sus problemas específicos sin que intervenga la necesaria coordinación para recuperar las luchas solidarias, el poder disfrutará viendo como todo transcurre por el redil sin que peligren sus beneficios, soltando unas migajas para que dure el juego.

Responder
4
1
#25258 19:28 29/10/2018

A esos movimientos de obreros que queríamos un trabajo digno y un salario decente nos engañaron. Nos prometieron que lucharian para mejorar nuestra vida, que nos devolverían los derechos que ganaron nuestros padres y madres, nuestros abuelos y abuelas, y no han hecho ni el haba. Se han dedicado a vendernos humo y debates e iniciativas estériles y artificiales que no nos van a dar de comer, ni a reducir las listas de espera hospitalaria. Esta "marcha para cambiarlo todo" no es más que otra bomba de humo para no cambiar nada de lo que de verdad importa.

Responder
3
1
#25227 8:34 29/10/2018

Como siempre se ha hecho,
Las luchas y la unión se demuestran
en la calle. Viva la lucha obrera!!!

Responder
2
1
#25201 20:29 28/10/2018

Cada uno escribe sus crónicas como quiere, pero a esta le sobran floripondios. Me refiero al exceso de adjetivos que no vienen a cuento. Por ejemplo, "presencias proverbiales". Y sí, que le vamos a hacer, pero cada colectivo tiene su "singularidad reivindicativa"; obvio cuando son muchos y diversos.

Estas frases son gloriosas para el periodismo de fábula: “[…] otra cuestionando a la UE (“la Unión Europea es la que nos saquea”), quién sabe en implícito metamensaje de que no están dispuestos a dejar en manos de la ultraderecha el cuestionamiento a la organización supranacional europea […]”En fin, esto ya es inventar demasiado y no tener mucho bagaje relatando protestas. Ese “quién sabe en implícito metamensaje” introduce una suposición y es totalmente innecesario en la redacción de una crónica. Si quiere saber qué significa, se lo podía haber preguntado a los que lo cantaban, y así salíamos de dudas. Por cierto, eran grupos de jóvenes comunistas, cosa que no nos dicen los redactores. El cántico, que es más largo –extrayendo una frase nos quedamos sin contexto-, ya se cantaba en 2012, cuando de la ultraderecha apenas se hablaba o, mejor dicho, cuando la troika era comparada con los nazis por algunos manifestantes. La crónica podría haber estado bien sin aludir a esto. Pero eso de fantasear con el “quién sabe” y el “metamensaje” chirrían muchísimo.

Ya sé que a nadie le importa estos aspectos periodísticos y de redacción, pero un poco de calidad no estaría mal para atraer más lectores. He leído la crónica porque fui una de las manifestantes y allí hubo mucho más y mejor de lo que nos cuentan aquí, incluido un interesante manifiesto cuyas reivindicaciones detalladas ni se mencionan en este relato.

Responder
18
13
Una que te leyó 11:01 29/10/2018

Como lectora, también me ha llamado la atención tu comentario.
1.Subjetividad de tu parte: si no te gusta "presencias proverbiales" podrías sustituirla por “habituales”, o “acostumbradas”, algo que indique que asisten siempre. Entiendo que es lo que ellos quisieron decir, no?
2. Afirmación falsa: ” …cada colectivo tiene su "singularidad reivindicativa"; obvio cuando son muchos y diversos.” Por darte sólo un ejemplo: en las manifas contra la invasión a Iraq éramos muchas y diversas, pero las consignas eran únicas, no sectoriales. Lo mismo ha sucedido en otras marchas “sociales” también.
3.Objeción atendible: “Ese “quién sabe en implícito metamensaje” introduce una suposición y es totalmente innecesario en la redacción de una crónica.
4. Dices: “…fui una de las manifestantes y allí hubo mucho más y mejor de lo que nos cuentan aquí…” ¿Te has preguntado si no habría sido más útil que, en vez de enseñarles periodismo a estos dos periodistas, nos hubieras contado qué de “más y mejor” hubo, que ellos no nos contaron?

Responder
13
7
anestesia local 14:23 30/10/2018

Se echa en falta un defensor de los lectores. No se puede decir al que comenta 'si no te gusta escríbelo tú'.

Responder
4
0
#25278 24:33 29/10/2018

Es mejor tu comentario que la noticia xD

Responder
4
2
Antonio Perez de la Rica 19:19 28/10/2018

Cabe destacar( en honor a la verfad) el activo y nutrido colectivo de la CGT.

Responder
10
0
alrededorazul 20:36 28/10/2018

Junto a ellos un grupo de músicos que con sus instrumentos a cuestas animaron la protesta y recibieron aplausos en varias ocasiones.

Responder
7
1
#25191 18:51 28/10/2018

http://www.rojoynegro.info/galeria/agitaci%C3%B3n/fotos-27-o-madrid-si-nos-movemos-lo-cambiamos-todo

Responder
1
0
alrededorazul 20:34 28/10/2018

Gracias por las fotos.

Responder
0
0
#25187 17:26 28/10/2018

Ni citar a CGT, claro.

Responder
6
0
#25255 18:57 29/10/2018

Omisión corregida.

Responder
0
0
#25260 20:03 29/10/2018

Gracias

Responder
0
0
Perico 14:43 28/10/2018

Da igual quien esté detrás, aqui los protagonidtas somos los despreciados y humillados por el sistema. Hacemos presión y lo hacemos muy bien

Responder
11
3
Superprogre 13:52 28/10/2018

Está claro que aquí algún listillo están intentando sacarle otro chalet de 600.000 euros invalidante para la política a la gilipollez de la plebe. El coletas ha creado escuela de negocios. ¿Quieres sacar un chalet de 600.000 euretes y subir a las altas, castosas y casposas esferas del capital fraudulento sacado a los currelas? No tienes que hacer otro esfuerzo que inventarte alguna reivindicación político-económica que parezca que te vaya a hacer quedar en los libros de historia, y arrastrar detrás de tí a todos los gilipollas de la plebe portando pancartitas, gilipollas que después, ya incapaces de desconectarse de la dependencia mental de tí que habrás creado en sus limitados cerebros, te firmarán cualquier hipoteca.

Responder
6
27
#25214 22:25 28/10/2018

No hay más ciego que quién no quiere ver. Nada que ver con el coletas como tú dices. Se te te ve el plumero. Simple y llanamente la gente está harta (muchísima más de la que estaban allí protestando) de esta estafa de la crisis, que no ha sido más que el mecanismo perfecto para retroceder socialmente y arrebatarnos a la clase media y trabajadora derechos y reducción del Estado de Bienestar en favor de las oligarquías. ESTAMOS HARTOS y nada tiene que ver con el coletas como tú dices. Tiene mucho más que ver con el 15-M, a ver si te enteras. Ah!, y aquí el único gilipollas (además de otras lindezas que se me vienen a la cabeza) eres tú.

Responder
6
1
#25200 20:17 28/10/2018

Como te duele, es un placer leer
Estos comentarios que reflejan como se revuelve un pepero-casadero.

Responder
2
1
#25172 14:20 28/10/2018

La duda es si este comentario es de un trol bot o de un trol nazi al q le pagaron la dosis por escribirlo o un nazi bineuronal standard

Responder
14
4
doctoranimacion 15:36 28/10/2018

El comentario es de un Trol retrasado intelectual, esclavo asumido, cobarde y miedoso es un fiel oyente de la cope y la 13tv, alterna su voto entre el pp-soe, ciudadanos o vox (pues el muy necio, aunque se sabe fascista de pies a cabeza, cree que en el estado español hay democracia). Fascistas nunca mas.

Responder
6
0
doctoranimacion 13:21 28/10/2018

Una manifestación que demuestra que aún queda dignidad en la gente de la clase trabajadora, siempre pisoteada y menospreciada por los miserables poderes que sustenta este estado fascista-neoliberal, desde la franquista corona, pasando por los usureros banqueros y los explotadores empresarios hasta los militares terroristas y los curas pedrastras.

Responder
27
4
#25161 11:34 28/10/2018

A las calles otra vez!

Responder
30
2

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Asturias
Mieres: oasis cultural para un desierto industrial

¿Puede funcionar la cultura como una herramienta para combatir el desaliento provocado por la crisis económica y demográfica? Bajo el lema Make Mieres Great Again, la localidad minera, que en los años 60 llegó a tener 70.000 habitantes y hoy no alcanza los 40.000, ha recuperado autoestima y visibilidad perdida, convirtiéndose en un referencia de la cultura alternativa de la Asturies actual.

Brasil
Brumadinho: del luto a la lucha

Durante cinco días, 350 personas afectadas por represas marcharon por Minas Gerais exigiendo justicia para las víctimas del mayor crimen ambiental de Brasil. El derrame de lodo tóxico ocurrido hace un año amenaza con extender la contaminación por metales pesados a toda la región.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Últimas

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros.