Movimientos sociales
Miles de personas secundan en Madrid la marcha para cambiarlo todo

Los movimientos sociales parecen recuperar protagonismo tras la sorprendente cantidad de colectivos que se dieron cita en Madrid en la manifestación para reivindicar derechos perdidos desde el inicio de la crisis.

Manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo” 2
Participantes en la manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo”, celebrada el sábado 27 de octubre en Madrid. David F. Sabadell

Una nutrida manifestación bajo el lema “Caminando. Si nos movemos, lo cambiamos todo” ha marchado en Madrid el sábado 27 de octubre desde Atocha a la Puerta del Sol, reivindicando el derecho a vivienda, salarios y pensiones dignas, contra las violencias machistas, contra la reforma laboral, paraísos fiscales, la brecha salarial, la ley mordaza “y por todos los derechos que nos han robado en estos 10 años de crisis, que es una estafa”, declaraba a El Salto una manifestante.

Aunque por la organización y disciplina era fácil concluir que estaba protagonizada por sectores activos y organizados, la nota distintiva —sin duda— ha sido la sorprendente cantidad y diversidad de colectivos y plataformas autoorganizadas que participaron en la marcha, situación que hacía tiempo no se expresaba con tal potencia y en número tan significativo de participantes, en torno a las 35.000 personas según algunas estimaciones.

Manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo” 4
Cabecera de la manifestación “Si nos movemos, lo cambiamos todo”, celebrada el sábado 27 de octubre en Madrid. David F. Sabadell

Comparecieron las plataformas de vivienda (PAH, Stop Desahucios), La Marea Blanca (sanidad pública), CAS Madrid, la Marea Verde (educación), Ecologistas en Acción, entre varias más. Esas proverbiales presencias se combinaron con la singularidad de otras como la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Aparadoras en Lucha (del gremio del calzado), Plataforma contra el Trasvase del Tajo, Plataforma contra los Fondos Buitre, No a la Mina de Uranio de Salamanca, Colectivo de damnificados por la estafa de IDENTAL y una profusión de colectivos de la más granada procedencia y cada una con su singularidad reivindicativa.

Tampoco faltaron colectivos de trabajadores —como los de Coca Cola, Plataforma de Correo contra la Precariedad y del ayuntamiento de Lyma, que exige la readmisión de 27 despedidos, entre otras expresiones del mundo laboral. También hicieron acto de presencia los colectivos contra la monarquía y a favor de la república, de la Memoria Histórica y la Plataforma de Víctimas del Franquismo.

Y al lado de los movimientos sociales, también se destacó la presencia de la CGT, significativa, tanto por la cantidad de banderas como de participantes.

Esta diversidad de convocatoria y presencias, sin duda es alentadora para quienes apuestan en favor del protagonismo ciudadano como vector de transformación social. En obediencia a un orden que dejaba clara esa inspiración, los partidos políticos —PCE, IU, Podemos, Izquierda Anticapitalista— marcharon disciplinadamente detrás de los colectivos en una segunda línea de desfile.

Escoltada por un grupo de taxistas en lucha, encabezaba la marcha la Coordinadora Estatal por la Defensa de las Pensiones, que exhibió una nutrida participación, integrada por representaciones de diferentes lugares del Estado, Asturias, Valencia, Málaga, León, Cartagena, Salamanca —por citar solo algunas— así como varias de la Comunidad de Madrid. A continuación, se sucedía el conglomerado diverso y sectorial de movimientos sociales, plataformas, antes descrito.

Manifestación "Si nos movemos, lo cambiamos todo"

Las consignas obedecían a las demandas sectoriales levantadas por cada organización. Así, pudo escucharse el inspirado “Algo huele mal en la Catedral”, procedente del colectivo de Víctimas del Franquismo, pasando por “Pensionistas unidos jamás serán vencidos”, hasta las tradicionales de los partidos políticos: “Que viva la lucha de la clase obrera”, “de Norte a Sur, de Este a Oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste”; llamando la atención una que conminaba a salirse de la OTAN y otra cuestionando a la UE (“la Unión Europea es la que nos saquea”), quién sabe en implícito metamensaje de que no están dispuestos a dejar en manos de la ultraderecha el cuestionamiento a la organización supranacional europea. Sin dejar, al mismo tiempo, cualquier ambigüedad respecto de su perspectiva ideológica, al rematarlas con “todo el poder a la clase obrera”.

Sobre las 20:00 acababa la manifestación con música en el escenario. El comunicado fue leído por Yayo Herrero, de Ecologistas en Acción y la periodista Cristina Fallarás. Casi al terminar se lectura se disolvía la multitud y se abrían los paraguas, comenzaba a llover y empezaba a cantar Nacho Vegas.

Música
Nacho Vegas: “Spotify y YouTube son parte de un capitalismo especulativo más peligroso que el de amiguetes”

Convertida la escritura de canciones en su oficio hace tiempo, Nacho Vegas entrega ahora 18 nuevos títulos en un doble disco con el que sigue persiguiendo un objetivo igualmente dual: ser un eslabón más en la música popular y ayudarse a sí mismo a comprender de qué va todo esto.

Relacionadas

Coronavirus
Las cuatro crisis del Coronavirus y la que está por venir
Aunque el impacto del Covid-19 haya generado varias crisis, todavía nos falta asistir a la más importante de todas ellas: la crisis de confianza
Coronavirus
Los movimientos sociales que anulan a la ultraderecha en la crisis del coronavirus
La ultraderecha ha escondido la cabeza ante la emergencia social que ha traído el covid19, incapaz de dar respuestas a las necesidades de esa comunidad a la que suele apelar. El tejido asociativo creado durante años en los barrios populares ha dejado en evidencia, una vez más, las miserias del neoliberalismo y las mentiras de la extrema derecha.
Coronavirus
Nos volveremos a abrazar

Llenaremos de nuevo las calles de nuestros barrios, las alamedas, nos volveremos a abrazar porque estamos hechos, a la vez, para lo mejor y para lo peor, para el dolor, la resistencia y el goce.

22 Comentarios
José Martínez Carmona 9:51 29/10/2018

Si sólo moviéndose cambiase todo ¡Qué fácil sería! Los cientos de miles de trabajadores que nos movimos con el 15M y que invadimos Madrid con la primera Marcha de la Dignidad habríamos conseguido ganar verdaderas batallas a los que tienen el poder. Mientras Mareas, ONGs, movimientos específicos de barrio, de empresas se de diquen a intentar resolver sus problemas específicos sin que intervenga la necesaria coordinación para recuperar las luchas solidarias, el poder disfrutará viendo como todo transcurre por el redil sin que peligren sus beneficios, soltando unas migajas para que dure el juego.

Responder
4
1
#25258 19:28 29/10/2018

A esos movimientos de obreros que queríamos un trabajo digno y un salario decente nos engañaron. Nos prometieron que lucharian para mejorar nuestra vida, que nos devolverían los derechos que ganaron nuestros padres y madres, nuestros abuelos y abuelas, y no han hecho ni el haba. Se han dedicado a vendernos humo y debates e iniciativas estériles y artificiales que no nos van a dar de comer, ni a reducir las listas de espera hospitalaria. Esta "marcha para cambiarlo todo" no es más que otra bomba de humo para no cambiar nada de lo que de verdad importa.

Responder
3
1
#25227 8:34 29/10/2018

Como siempre se ha hecho,
Las luchas y la unión se demuestran
en la calle. Viva la lucha obrera!!!

Responder
2
1
#25201 20:29 28/10/2018

Cada uno escribe sus crónicas como quiere, pero a esta le sobran floripondios. Me refiero al exceso de adjetivos que no vienen a cuento. Por ejemplo, "presencias proverbiales". Y sí, que le vamos a hacer, pero cada colectivo tiene su "singularidad reivindicativa"; obvio cuando son muchos y diversos.

Estas frases son gloriosas para el periodismo de fábula: “[…] otra cuestionando a la UE (“la Unión Europea es la que nos saquea”), quién sabe en implícito metamensaje de que no están dispuestos a dejar en manos de la ultraderecha el cuestionamiento a la organización supranacional europea […]”En fin, esto ya es inventar demasiado y no tener mucho bagaje relatando protestas. Ese “quién sabe en implícito metamensaje” introduce una suposición y es totalmente innecesario en la redacción de una crónica. Si quiere saber qué significa, se lo podía haber preguntado a los que lo cantaban, y así salíamos de dudas. Por cierto, eran grupos de jóvenes comunistas, cosa que no nos dicen los redactores. El cántico, que es más largo –extrayendo una frase nos quedamos sin contexto-, ya se cantaba en 2012, cuando de la ultraderecha apenas se hablaba o, mejor dicho, cuando la troika era comparada con los nazis por algunos manifestantes. La crónica podría haber estado bien sin aludir a esto. Pero eso de fantasear con el “quién sabe” y el “metamensaje” chirrían muchísimo.

Ya sé que a nadie le importa estos aspectos periodísticos y de redacción, pero un poco de calidad no estaría mal para atraer más lectores. He leído la crónica porque fui una de las manifestantes y allí hubo mucho más y mejor de lo que nos cuentan aquí, incluido un interesante manifiesto cuyas reivindicaciones detalladas ni se mencionan en este relato.

Responder
18
13
Una que te leyó 11:01 29/10/2018

Como lectora, también me ha llamado la atención tu comentario.
1.Subjetividad de tu parte: si no te gusta "presencias proverbiales" podrías sustituirla por “habituales”, o “acostumbradas”, algo que indique que asisten siempre. Entiendo que es lo que ellos quisieron decir, no?
2. Afirmación falsa: ” …cada colectivo tiene su "singularidad reivindicativa"; obvio cuando son muchos y diversos.” Por darte sólo un ejemplo: en las manifas contra la invasión a Iraq éramos muchas y diversas, pero las consignas eran únicas, no sectoriales. Lo mismo ha sucedido en otras marchas “sociales” también.
3.Objeción atendible: “Ese “quién sabe en implícito metamensaje” introduce una suposición y es totalmente innecesario en la redacción de una crónica.
4. Dices: “…fui una de las manifestantes y allí hubo mucho más y mejor de lo que nos cuentan aquí…” ¿Te has preguntado si no habría sido más útil que, en vez de enseñarles periodismo a estos dos periodistas, nos hubieras contado qué de “más y mejor” hubo, que ellos no nos contaron?

Responder
13
7
anestesia local 14:23 30/10/2018

Se echa en falta un defensor de los lectores. No se puede decir al que comenta 'si no te gusta escríbelo tú'.

Responder
4
0
#25278 24:33 29/10/2018

Es mejor tu comentario que la noticia xD

Responder
4
2
Antonio Perez de la Rica 19:19 28/10/2018

Cabe destacar( en honor a la verfad) el activo y nutrido colectivo de la CGT.

Responder
10
0
alrededorazul 20:36 28/10/2018

Junto a ellos un grupo de músicos que con sus instrumentos a cuestas animaron la protesta y recibieron aplausos en varias ocasiones.

Responder
7
1
#25191 18:51 28/10/2018

http://www.rojoynegro.info/galeria/agitaci%C3%B3n/fotos-27-o-madrid-si-nos-movemos-lo-cambiamos-todo

Responder
1
0
alrededorazul 20:34 28/10/2018

Gracias por las fotos.

Responder
0
0
#25187 17:26 28/10/2018

Ni citar a CGT, claro.

Responder
6
0
#25255 18:57 29/10/2018

Omisión corregida.

Responder
0
0
#25260 20:03 29/10/2018

Gracias

Responder
0
0
Perico 14:43 28/10/2018

Da igual quien esté detrás, aqui los protagonidtas somos los despreciados y humillados por el sistema. Hacemos presión y lo hacemos muy bien

Responder
11
3
Superprogre 13:52 28/10/2018

Está claro que aquí algún listillo están intentando sacarle otro chalet de 600.000 euros invalidante para la política a la gilipollez de la plebe. El coletas ha creado escuela de negocios. ¿Quieres sacar un chalet de 600.000 euretes y subir a las altas, castosas y casposas esferas del capital fraudulento sacado a los currelas? No tienes que hacer otro esfuerzo que inventarte alguna reivindicación político-económica que parezca que te vaya a hacer quedar en los libros de historia, y arrastrar detrás de tí a todos los gilipollas de la plebe portando pancartitas, gilipollas que después, ya incapaces de desconectarse de la dependencia mental de tí que habrás creado en sus limitados cerebros, te firmarán cualquier hipoteca.

Responder
6
27
#25214 22:25 28/10/2018

No hay más ciego que quién no quiere ver. Nada que ver con el coletas como tú dices. Se te te ve el plumero. Simple y llanamente la gente está harta (muchísima más de la que estaban allí protestando) de esta estafa de la crisis, que no ha sido más que el mecanismo perfecto para retroceder socialmente y arrebatarnos a la clase media y trabajadora derechos y reducción del Estado de Bienestar en favor de las oligarquías. ESTAMOS HARTOS y nada tiene que ver con el coletas como tú dices. Tiene mucho más que ver con el 15-M, a ver si te enteras. Ah!, y aquí el único gilipollas (además de otras lindezas que se me vienen a la cabeza) eres tú.

Responder
6
1
#25200 20:17 28/10/2018

Como te duele, es un placer leer
Estos comentarios que reflejan como se revuelve un pepero-casadero.

Responder
2
1
#25172 14:20 28/10/2018

La duda es si este comentario es de un trol bot o de un trol nazi al q le pagaron la dosis por escribirlo o un nazi bineuronal standard

Responder
14
4
doctoranimacion 15:36 28/10/2018

El comentario es de un Trol retrasado intelectual, esclavo asumido, cobarde y miedoso es un fiel oyente de la cope y la 13tv, alterna su voto entre el pp-soe, ciudadanos o vox (pues el muy necio, aunque se sabe fascista de pies a cabeza, cree que en el estado español hay democracia). Fascistas nunca mas.

Responder
6
0
doctoranimacion 13:21 28/10/2018

Una manifestación que demuestra que aún queda dignidad en la gente de la clase trabajadora, siempre pisoteada y menospreciada por los miserables poderes que sustenta este estado fascista-neoliberal, desde la franquista corona, pasando por los usureros banqueros y los explotadores empresarios hasta los militares terroristas y los curas pedrastras.

Responder
27
4
#25161 11:34 28/10/2018

A las calles otra vez!

Responder
30
2

Destacadas

Coronavirus
Cuáles son los servicios considerados esenciales que se quedan fuera del “retribuido recuperable”

Los repartidores de Amazon y los trabajadores de Correos seguirán trabajando. El real decreto publicado en el BOE recoge la regulación de los llamados “permisos retribuibles recuperables” y la lista de servicios esenciales que no pueden acogerse a él.

Coronavirus
Las grandes superficies especulan con bienes de primera necesidad y disparan los precios

Un día antes de que se declarara el estado de alarma, las grandes superficies hicieron acopio de toneladas de verduras para almacenarlas en cámara, disparando los precios en las subastas de las plazas de abasto. Es el pequeño comerciante, sin capacidad de almacenamiento, quien tiene que comprar y vender más caro.

Coronavirus
“Los profesores hemos modificado en 24 horas el sistema educativo del país”

Docentes de institutos madrileños aseguran que se enteraron del cierre de los centros por los medios de comunicación y tuvieron apenas un día para convertir un sistema de enseñanza presencial en uno a distancia. La administración pide evaluar al alumnado y aplaza la EBAU sin contemplar la situación personal de los estudiantes o su acceso a los medios para que su derecho a la enseñanza sea efectivo.

Coronavirus
Comercio de proximidad frente al “oportunismo” de Mercadona o Amazon

Por exposición mediática podría pensarse que el de Juan Roig es el único canal de distribución alimentaria del país, pero fuera de ese polo bregan cientos de negocios pequeños. 

Coronavirus
Familiares denuncian que 43 ancianos han fallecido en la residencia Vitalia de Leganés

Los familiares de residentes del centro madrileño han contabilizado hasta 43 muertes desde principios de marzo: aunque la residencia habla de 13, el Comité de familias asegura tener constancia de más del triple.

Últimas

Coronavirus
Se busca vacuna contra el (neo)colonialvirus

Los agresiones y discursos xenófobos atraviesan las fronteras aún más rápido que el coronavirus. Es el momento de activar una emergencia antirracista como primera vacuna contra una de las plagas más nocivas que afecta a nuestra sociedad.

Memoria histórica
La izquierda se despide de Chato Galante, un emblema de la memoria antifranquista

Activista de la lucha antifranquista, torturado en cuatro ocasiones por la policía del régimen, Galante se volcó en la última década de su vida en la búsqueda de una memoria histórica basada en la verdad, la justicia y la reparación. El reconocimiento a su trabajo y su experiencia ha sido unánime cuando se ha conocido su fallecimiento.

Rojava
“Una sociedad que no es capaz de defender su salud y cuidar de ella nunca podrá ser libre”

En tiempos de una crisis mundial debido a la pandemia del coronavirus, el proyecto de la clínica de Jinwar no solo aborda la necesidad de centros médicos para salvaguardar la salud de las personas, sino que saca a relucir necesidades mucho más profundas.

Coronavirus
Denuncian abuso policial en la calle San Francisco de Bilbao
La Coordinadora de grupos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala ha recogido el testimonio vecinal de un abuso policial de la Ertzantza.
Insólita Península
Una fuente pública bajo una seta de madera

La plaza de la Encarnación seguirá mutando quién sabe con qué destino y, en ese futuro hipotético, los surtidores de la fuente seguirán mandando.

Pensamiento
Abecedario de Walter Benjamin

De la a de Asocial a la z de Zaratrusta. Una introducción al pensamiento de Benjamin Walter a través de sus artículos, entrevistas en prensa y textos fundamentales.

Coronavirus
El personal de limpieza de hospitales: infectado, aislado o saturado

Casi la mitad de empleadas de la limpieza en los principales hospitales madrileños están infectadas o aisladas. La falta de protección de este colectivo y su acceso a los test también es insuficiente, pero a ello se añade la insuficiente cobertura de las bajas en las plantillas, lo que deriva en profesionales sobrecargadas.