La otra feria: la Feria Anarquista del Libro de Sevilla

Cada año, editoriales, librerías, autores y lectores se dan cita en la Feria Anarquista de Sevilla, un lugar de encuentro para la creación literaria con visión libertaria.

Feria del Libro Anarquista Sevilla marzo 2018
La Feria del Libro Anarquista de Sevilla, en su edición de marzo de 2018.

publicado
2018-04-17 08:25:00

No solo se trata de letras. La oralidad, la música y el audiovisual juegan un papel fundamental en la cita que cada mes de marzo implica a algunos espacios autogestionados del centro más subversivo de Sevilla: la Feria Anarquista del Libro de Sevilla.

Literatura e Historia con óptica libertaria están representadas en las obras que 15 librerías y editoriales independientes presentan. Son títulos difíciles de encontrar en otros ámbitos y son imprescindibles para comprender, de forma crítica y necesaria, el barrio y el mundo que habitamos. Así, durante el fin de semana del 16 al 18 de marzo, los espacios de Tramallol, Lanónima y La Revo han acogido una serie de propuestas e intervenciones artísticas y culturales que complementan el papel irremplazable que tienen los libros como “desaborregadores” de mentalidades.

El hecho de que esta feria del libro también incluya el apelativo de ‘anarquista’ no es fruto solo de las temáticas y las perspectivas que se abordan en los centenares de libros y fanzines o en las mesas de charla y debate, como la que narró el activista kurdo Ercan Ayboga sobre la nueva sociedad que se está construyendo en Rojava (norte de Siria), en base a la democracia directa, la lucha contra el patriarcado, el ecologismo y el respeto intercultural y religioso.

Acorde con el espíritu autogestionario, la feria funciona con “independencia económica y logística frente a cualquier institución”, indica una de las diez personas que forman la asamblea que cada octubre comienza a organizar la edición del año siguiente. En este punto se comienzan a plantear ejes temáticos para para las charlas, talleres, debates y demostraciones artísticas. También a concebir la identidad de la nueva edición de la feria o las posibles necesidades logísticas.

Más adelante, según se va acercando la fecha, se van sumando personas y colectivos para colaborar, con un carácter cooperativo y activo que es fundamental en el ideario anarquista. Desde proponer y aportar contenidos intelectuales, culturales y artísticos que desarrollen a algunos de los ejes temáticos, hasta los turnos de comedor, barra o ludoteca.

Además del anteriormente mencionado sobre la revolución de Rojava, los ejes temáticos de esta novena edición han sido Fronteras, Anarquismos Periféricos (una perspectiva libertaria del procés independentista de Catalunya, abordada por dos colectivos catalanes), Memoria Histórica y Feminismos. Este último eje fue el protagonista del viernes inaugural, con la violencia como elemento común en ambas. Abría la feria el taller Las violencias como filtro y contexto de nuestros sentidos, que se presentaba con la misión de provocar la reflexión sobre cómo se estructura el sentir a partir de las violencias. Tras este —y la apertura de puertas del espacio expositivo—, las Violencias sexuales en los espacios comunes fue el tema que abordó la mesa redonda que contó con la participación de representantes del Movimiento Feminista de Iruñea, el Colectivo de Prostitutas de Sevilla y el Grupo de Apoyo y Respuesta del COAF La Revo.

La mesa de Fronteras puso el foco sobre la represión a activistas pro Derechos Humanos en la llamada Frontera Sur, con la participación de personas a las que les ha tocado muy de cerca, como es el caso de Ernesto G. Maleno, de Caminando Fronteras, Dorothea Lipper-Ringler, de la asociación ceutí Elín, y José Palazón, de la melillense Prodein.

Ya el domingo, la Memoria tuvo un alto componente emocional con una visita por el cementerio de San Fernando a las fosas comunes del franquismo, guiada por Cecilio Gordillo. Integrante del Grupo de Trabajo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía de CGT, es una de las personas que ha dedicado más empeño en poner de manifiesto el alcance de la represión durante la Guerra Civil y la posguerra en Andalucía.

Más componentes: la música puso fin los dos primeros días de la Feria Anarquista. El viernes, a modo de fiesta de inauguración, la guitarra de Raúl Cantizano (colaborador habitual de artistas iconoclastas como Pony Bravo o Niño de Elche) encontró la armonía con las visuales de Miranda VJ. El sábado, un concierto de punk y hardcore coorganizado con el colectivo Andalucía Über Alles, con un cartel en el que encontramos a los toledanos Sudor y las almerienses Partenogénesis.

Y la clausura. El ciclo se cerró, en cuanto a eje temático, ya que el feminismo libertario relucía entre las palabras declamadas en el recital del jovencísimo colectivo poético Herederas de Salem. Fue el “¡hasta la próxima!”, que será ya la décima edición, de la Feria Anarquista del Libro de Sevilla. 


nueve años de vida
La historia de la Feria Anarquista del Libro de Sevilla ha estado marcada por la itinerancia. Diferentes espacios pero con un nexo: que han sido siempre centros sociales okupados de la ciudad o espacios autónomos. Sus nueve ediciones han dejado momentos para el recuerdo, como fue, en 2015, la presentación del libro Mi utopía vivida, a cargo del autor, Lucio Urtubia, albañil, atracador de bancos y falsificador.

Otras líneas temáticas que han estado presentes en la Feria son la lucha contra las prisiones y la solidaridad con las personas presas, la autogestión de la salud, el veganismo, la lucha por la liberación animal, la pedagogía libertaria o el anarcofeminismo, entre otras. Además, se han generado espacios de encuentro, tanto de proyectos editoriales libertarios como una reunión de ferias, encuentros y muestras del libro anarquista de todo el Estado.

Por otra parte, una de las características de este encuentro son los paseos o derivas. Este año Cecilio Gordillo, de CGT, nos mostró las fosas comunes del cementerio municipal de Sevilla, hablándonos sobre la brutal represión de “aquel verano del 36, que no paró hasta 1954”. Otros años, este paseo ha estado dedicado a la “Sevilla negra” o a la Sevilla “de la violencia iconoclasta y antirreligiosa”, un paseo guiado por el artista Pedro G. Romero. El año pasado, gracias al Grupo de Trabajo de Memoria Histórica de CNT Sevilla, conocimos distintos lugares de memoria de la resistencia de las clases trabajadoras al golpe de estado del 36. Y hace dos años, se hizo una ruta por la historia de los centros sociales okupados de Sevilla, de los 90 hasta hoy. 

2 Comentarios
#14045 8:27 18/4/2018

Y sin alcohol, que no se diga que el control sobre el individuo y su moral no son temas anarquistas...

Responder
9
0
Matute 11:53 17/4/2018

Es una pena que no lo hayáis anunciado antes. Ahora, ya ha pasado...

Responder
11
0

Destacadas

Laboral
El conflicto en Boyacá pone patas arriba la distribución de prensa diaria en Madrid
La plantilla de falsos autónomos protesta por el despido del 50% de los trabajadores y la bajada de sueldos propuesta por la compañía. Los kioscos madrileños llevan tres días sin recibir la prensa diaria con normalidad.
Democracia participativa
E-democracia: la innovación democrática que no termina de arrancar

Varios países han avanzado mucho en la participación ciudadana a través de mecanismos de e-información, consulta y toma de decisiones. Sin embargo, sus expertos alertan de la dificultad de implicar a la ciudadanía en herramientas que pueden hacer de dique ante la progresiva reducción a lo representativo de la política institucional.

Culturas
Los últimos templos de la Barcelona canalla

La transformación urbanística y comercial de Barcelona en los últimos años, agravada por la masificación turística y la gentrificación, pone en peligro la idiosincrasia de la ciudad. Los bares tampoco han sido inmunes a la capitulación del dinero y a los cambios en los gustos y hábitos de los ciudadanos.

Global
Pierre Rousset: “La globalización neoliberal no es una herencia de Mayo del 68, sino de nuestra derrota”

Pierre Rousset, uno de los protagonistas de Mayo del 68, activista hasta el día de hoy, miembro de la Cuarta Internacional y especialista en los movimientos de lucha asiáticos, habla sobre los éxitos, derrotas y herencias de 1968.

Últimas

España no es (solo) blanca
Lucía Asué Mbomío: “Que al feminismo se le tenga que apellidar ‘interseccional’ significa que no cuentan con nosotras per se”

Camino de convertirse en una de las caras más conocidas de la comunidad afroespañola, aunque rehúya esa condición, la periodista Lucía Asué Mbomío indaga en la comunicación.

Deportes
Ahora Madrid y la remunicipalización simulada de los polideportivos público-privados
1

Alegando el mantenimiento de los puestos de trabajo —que continúan precarios— y la ficción de colocar un administrador público al frente de cada entidad, el ayuntamiento simula una inexistente remunicipalización de servicios en cinco polideportivos municipales.