El chantaje del trabajo, el Carnaval de Cádiz y la banalidad del mal

La ciudadanía de Cádiz, donde el paro llega casi al 30%, ha recibido la noticia de la construcción de los barcos de guerra celebrándola, asintiendo o callando, sin apenas voces disonantes.

Astilleros de Navantia en Cádiz.
Astilleros de Navantia en Cádiz. Imagen de Emilio J. Rodríguez Posada.
Antropólogos

publicado
2018-05-31 06:23:00

En las últimas semanas la prensa ha informado del comienzo inminente de la construcción de cinco corbetas de guerra en los astilleros de Navantia en Cádiz, por encargo del reino de Arabia Saudí. Se ha dicho que se trata del mayor contrato en la historia; se ha hablado de los motivos de esa “victoria” y se ha calificado el hecho de esperanzador, porque supone “gran carga de trabajo”. Mucho menos énfasis se ha puesto en recordarnos que en el reino saudí, cuyo Código Penal es comparable al del ISIS, diariamente se violan los derechos humanos más elementales y que, con alta probabilidad, las corbetas serán utilizadas contra civiles y para mantener el bloqueo naval en Yemen. Al rechazo del contrato por parte de Amnistía Internacional, Greenpeace, Intermon Oxfam y FundiPau ha pasado desapercibido.

En el terreno parlamentario, salvo alguna excepción, se aplaude la construcción o se mira para otro lado. El alcalde de Cádiz, de Podemos, expresó hace más de un año el apoyo a dicha construcción (El País Andalucía , 26/2/2017). En el programa televisivo Salvados (“Marca Arabia Saudí”) consideró necesaria la construcción de las corbetas, porque traerán trabajo y “nosotros somos constructores de barcos, lo que hemos hecho desde los fenicios y lo queremos seguir haciendo... Cuando alguien se levanta por la mañana y busca un plato de comida para su familia no puede hacerse esas preguntas [preguntas éticas que le formuló el entrevistador], primero tiene que buscarse el plato de comida para sus hijos”, explicó.

Por Cádiz Sí Se Puede
“Para gobernar hace falta afrontar las contradicciones”
El alcalde de Cádiz recibe a El Salto en el despacho de alcaldía para hablar de municipalismo, de deuda, de Montoro, de barcos de guerra y medallas a vírgenes.
La ciudadanía de Cádiz, donde el paro llega casi al 30%, ha recibido la noticia de la construcción de los barcos de guerra celebrándola, asintiendo o callando, sin apenas voces disonantes. Salvados preguntó también a parados que demandan empleo a las puertas de Navantia cada día si era lícito de que las corbetas fuesen para un país que mata a cíviles, a lo que respondieron: “Yo tengo tres hijos, no estamos aquí para ponernos tontos y decir que no vamos a trabajar”, “esa crítica la puede decir alguien que trabaja todos los meses, tiene su espaldita cubierta…”. Una pintada de tantas por el estilo en un muro de Cádiz reza: “Si no hay trabajo que haya lucha”. No hemos visto ninguna de rechazo a los barcos de guerra. Hay que suponer que los grafiteros que hayan querido pintarla, se lo han pensado dos veces. Tal es la atmósfera plomiza de anuencia con el trabajo que traerán las corbetas: ahoga la democrática polifonía de voces en las plazas de la ciudad.

Y el Carnaval de Cádiz ha guardado silencio sobre la construcción de los barcos. Es llamativo que eso pase en una de las fiestas urbanas más pujantes del sur de Europa, especialmente irreverente, que ni siquiera el franquismo logró suprimir. Si incluso el Carnaval calla respecto a un tema tan relevante, hay que darle razón al alcalde cuando dice: “No somos un pueblo libre. Somos rehenes” (su artículo citado arriba).

“Una sociedad rehén”

La normalización de la industria de guerra y la incapacidad de pensar que se podría asegurar la vida de las personas paradas de otra forma que haciéndoles trabajar en esos barcos no es casualidad. Solo es posible si se aceptan los supuestos del bienestar y del crecimiento. Una ideología que dura más de siglo y medio, que sigue gozando de un consenso casi unánime y que atraviesa de la misma forma paradigmas supuestamente tan diferentes como el liberalismo económico, la socialdemocracia y el marxismo. Proyecta una sociedad de trabajadores ocupados, abundancia material y confort tras la que vendrá la “libertad”. Para estas mayorías despolitizadas —sean comunistas, socialistas o liberal-económicas— el bienestar, que consiguen a través del trabajo y consumo, ha terminado siendo el sentido y fin de su existencia.

Es la premisa ideológica de que el trabajo es el camino hacia la libertad que la mayoría de analistas creen que es el paro lo que hace de Cádiz una sociedad rehén; que si hubiera pleno empleo, sería libre, hasta poder decir “no” a la construcción de esos barcos, y poder cantarlo en el Carnaval. Ello, a pesar de las evidencias palmarias de que la libertad no florece en la sociedad de trabajo, ni cuando abunda el empleo ni cuando abunda el desempleo.

Pan aquí por aniquilación allí: el chantaje del trabajo y la banalidad del mal

La construcción de las corbetas no solo no traerá más libertad a Cádiz, sino que supone una convivencia criminal. Pues, aunque los empleados de astilleros y quienes asienten y callan no sean los que aprieten el gatillo aniquilador, su concurso habrá sido necesario en la “cadena de producción” de la guerra industrial; son corresponsables, aunque sea en esa forma difusa de responsabilidad característica de la megamáquina a que se refirió Lewis Munford, que a la par que expulsa artefactos, extiende por la Bahía la arendtiana banalidad del mal.

El caso de Cádiz es un ejemplo especialmente repulsivo del chantaje de los “puestos de trabajo” con que los gestores del capital someten a la ciudadanía, porque los empleados de los astilleros comprarán el pan de sus hijos con el salario de un Estado fundamentalista. Pero es otro capítulo de la coerción a que es llevada buena parte de la ciudadanía en el mundo globalizado. Para eso viene siendo desposeída en los dos últimos siglos de medios de vida autónomos y arrojada a la condición de obreros o de “profesionales libres”. El discurso del chantaje adquiere formas burdas en boca de las autoridades, porque es propaganda vulgarizada para unas mayorías que, como ha afirmado Habermas, son educadas en la despolitización: esa orweliana retahíla diaria de las exigencias de la Economía: estadísticas de paro, IPC, inflación, pronósticos de crecimiento, etc, etc, que escuchamos abrumados.

El chantaje ha alcanzado una contundencia totalitaria, es decir, es percibido por la gran mayoría como algo que es necesariamente así, y que así debe ser, con la consistencia de los hechos naturales. Es a lo que llamamos reificación en antropología, que hace que se vea un mundo que es social como El Mundo. Dos siglos de discursos y políticas orientadas contra los bienes comunes y la pequeña producción autónoma, y a extender la institución del trabajo asalariado y de la mercantilización y gestión centralizada de los bienes y servicios esenciales, han logrado que la gente vea el Trabajo y la Gran Corporación, no como un arreglo institucional, sino como un hecho inamovible.

Pero al mirarlo desde una perspectiva libertaria y decrecentista, resulta asombroso lo mucho que se ha logrado en dos siglos en hacer de nosotros una “sociedad de trabajo”: 1) se ha construido el propio concepto de trabajo, que agrupa la enorme diversidad de actividades humanas en solo dos categorías: las que son tenidas por trabajo, que, según se cree, suman al crecimiento y progreso, y el resto de actividades, tenidas por inferiores, porque no suman; 2) se han articulado políticamente las relaciones sociales para que las personas solo puedan hallarse lícitamente en estas situaciones: preparándose para trabajar, trabajando efectivamente, buscando trabajo, demostrando que son discapacitados o viejos para trabajar o intentando demostrar que cualquier cosa que hagan —cuidar, por ejemplo— es respetable solo si también es trabajo; 3) se ha llegado a normalizar que la gran mayoría de las personas se vea a sí misma, ante todo, como trabajadora, y que así quiera aparecer ante los demás, como (casi) único modo de obtener la respetabilidad pública; 4) y, por último, que debe ser el trabajo así entendido la llave de acceso a los derechos colectivos fundamentales.

Pero la fuerza moral que ha llegado a alcanzar el Trabajo no deriva solo de su necesidad, sino de la creencia inculcada de que es (necesariamente) bueno. Para que un entramado institucional pase por bueno, debe obtener la consagración o legitimación, que es la que le imprime aura, honorabilidad, y la eleva a la categoría de lo trascendental y otorgador de sentido. Trabajo y Crecimiento resplandecen con aura imponente ante las masas trabajadoras y profesionales, y si se les pregunta que han venido a hacer a este mundo solo pueden responder: a Trabajar para Crecer, a Crecer para Trabajar. Para llegar a esta circularidad de sentido (casi) perfecta ha sido necesaria la elaboración de una antropología y una cosmología nuevas. Al respecto, ha sido fundamental la contribución teórica de Adam Smith, pero, con mayor consecuencia histórica, de Marx. Según ella, la humanidad se ha hecho en el trabajo: transformando el medio acuciada por la necesidad de subsistir. Es la antropología del homo faber (el hombre que fabrica), una concepción que no deja sitio a la idea republicana del zoon politikon (animal político), de una humanidad que hace y se hace en comunidades, sea sostenidas en la palabra o en la espada.

Estos supuestos de la antropología trabajocéntrica explican la altanería, el orgullo, la seguridad y la fuerza con que esgrimen su causa los que justifican la producción del armamento en la Bahía de Cádiz; su prestancia, incluso virulenta, en no admitir que pueda existir ninguna razón igual a su “razón productivista”, hasta lograr que el Carnaval calle. Es también ella la que hace que los parados de Cádiz no salgan a la calle a exigir derechos con independencia de estar trabajando.

Es de lamentar que muchas personas sinceramente comprometidas con la paz y la libertad no vean la necesidad de arrojar a la basura estos relatos decimonónicos, para reagrupar las actividades humanas conforme a otros parámetros. Mantenerlos está limitando gravemente el potencial impugnador que necesitamos para poner freno a los desmanes del industrialismo y abrir paso de la mano de los nuevos movimientos sociales, en verdad nada obreristas. ¿Hasta cuando no vamos a denunciar la falsedad de que la miseria en el mundo es la consecuencia de que no se crece lo suficiente, de que no se trabaja lo suficiente?

Porque hay otros sueños, otros mundos posibles. Abrirse a pensarlos, sin embargo, requiere primero comprender que toda sociedad basada en la industria a gran escala y la producción en masa (pública, privada o mixta) produce, antes que cualquier cosa, dependencia y servidumbre. Y que es mentira que fabricar esos ingenios de muerte sea un mal necesario para sostener una vida digna, ni en Cádiz ni en parte alguna. El compromiso con la justicia y la equidad exige abrir paso a propuestas que rescaten a esas personas de la fabricada necesidad de emplearse construyendo armas o haciendo otro tipo de trabajos, muchos de ellos en verdad nada provechosos para la sociedad.

Necesitamos medidas que nos protejan de las garras de los jefes de la industria criminal y garanticen la libertad mutua. Rescatar de la condición de mercancías las esferas de la vida imprescindibles para hacer posible una democracia real: una educación libre y crítica y no centrada en la “formación profesional”; una sanidad y pensiones a las que puedan acceder todas y todos, independientemente del empleo; una primera vivienda que sea un derecho y no una mercancía; una información de y para todas y todos; una Renta Básica Universal e Incondicional para una participación política inclusiva. Pero, hoy por hoy, es el dogma del “trabajo”, y la creencia en el Crecimiento lo que está frenando el necesario debate.

Y que alguien coloque esta pintada en Cádiz: ¡Que no se hagan las corbetas, que nadie quede desprotegido por no hacerlas!

Relacionadas

Industria armamentística
BBVA destina cerca de 2.700 millones de euros a la industria armamentística

Un informe del Centre Delàs cifra en cerca de 2.700 millones de euros el importe destinado por esta entidad entre 2013 y 2018 a financiar a empresas fabricantes de armas.

Industria armamentística
España se consolida como séptimo país exportador de armas a nivel mundial

En los últimos cuatro años, el complejo industrial militar español ha incrementado sus exportaciones de armas en un 20% con respecto al ciclo 2009-2013.

Antimilitarismo
La guerra empieza aquí

Consentir que miles de toneladas de armamento estén siendo fabricadas y enviadas desde nuestros puertos para alimentar conflictos dice mucho de nuestra sociedad.

15 Comentarios
#22926 16:53 13/9/2018

¿Por qué escribes "todas y todos"? Ser inclusivo no parte de ahí...

Responder
1
0
Perrako 8:46 10/9/2018

Nada que decir, una gran verdad, menos mal que aún queda inteligencia en el mundo. Artículo de 10.

Responder
3
0
Mundo de sentidos 22:50 6/6/2018

Buenísima reflexión. Que vivan las antropologías y los antropólogos, miradas holisticas para abarcar conflictos reales

Responder
3
0
Agustín Coca 17:16 3/6/2018

Reflexión necesaria e imprescindible.

Responder
10
0
#17944 12:26 3/6/2018

Gran artículo. Gracias!

Responder
5
0
#17923 20:55 2/6/2018

De lo mejor que he leído, buena reflexión sobre la putrefaccion del sistema y la necesidad de trabajo

Responder
9
0
#17899 12:20 2/6/2018

La insoportable levedad de Podemos.

Responder
12
2
#17936 9:42 3/6/2018

"Transformar la ilusión en movilización

La diferencia es que una buena parte de la población está tan harta de la situación que acogerá con esperanza este cambio y es natural, lo raro sería que no fuese así. Pero una organización de izquierdas, cuya meta es la transformación socialista de la sociedad, no puede caer en esta trampa del corto plazo y debemos establecer una táctica acorde con esa estrategia.

La disposición a formar parte del Gobierno desde UP sería un grave error, pues por un lado estimula la confianza en el PSOE y por otro desarma a la militancia generando esperanzas vanas, en lugar de estimular la desconfianza, de ponerse en guardia y prepararse para la lucha.

Claro que hay que sacar todas las reformas posibles de este Gobierno. Es evidente que debemos exigir la derogación de la regla de gasto de Montoro, de la Ley Mordaza y de la Reforma Laboral. Dotar de medios a la lucha contra la violencia machista y al plan de dependencia y luchar por recuperar la sanidad y la educación públicas… y tantas otras cosas que quizá podamos arrancar al Gobierno.

Pero debemos establecer un programa de reivindicaciones y movilizaciones desde el primer día. Hay que exigir que se ponga fin a la represión de las libertades democráticas en Catalunya y la libertad de todos los presos políticos. Es necesario explicar que, si no levantamos una fuerte movilización unitaria en todo el Estado por nuestros derechos sociales y democráticos, la falta de alternativa y la presión de la burguesía harán naufragar cualquier intento de cambio. No es nada nuevo: recordemos los gobiernos de Felipe González o Rodríguez Zapatero."
https://www.lahaine.org/mm_ss_est_esp.php/la-caida-de-rajoy-una

Responder
6
1
José Luis rodriguez 8:19 2/6/2018

Magníficas reflexiones.
¿Quién puede afirmar que este país no tiene solución?

Responder
2
7
Marcelino 17:03 1/6/2018

Magnifico. Muy por encima de la politica actual. Saludos

Responder
9
1
#17739 21:01 31/5/2018

Magnífico trabajo antropológico sobre lo que hoy significa el trabajo para la humanidad y la centralidad que supone en el ideario social.

Responder
8
4
paco cuevas 20:23 31/5/2018

algunas sí nos hemos quejado: https://www.ecologistasenaccion.org/?p=35240

Responder
13
1
#17725 15:48 31/5/2018

Usted ya esta comiendo de la guerra y las armas al poder publicar este articulo

Responder
2
19
#17900 12:20 2/6/2018

Que bobada, caballerete.

Responder
14
1
Antonio Acosta 14:36 31/5/2018

Importante y lúcido artículo. Aunque sea desde la "academia", lo suscribo.

Responder
6
3

Destacadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Últimas

Tribuna
Por una política de la vida cotidiana
Que la entrada en esto de la política institucional tiene un punto de no retorno creo que es algo que no se le escapa a nadie a estas alturas. Ahora bien, caer en que las personas que han ocupado determinados cargos públicos son insustituibles es un error que no deberíamos cometer.
Ilustración
Ana Belén Rivero: “Somos una generación preparada, sumergida en la precariedad”

Esta humorista gráfica granadina con centro de operaciones en Barcelona es licenciada en Bellas Artes y agitadora de masas en Twitter, dibuja actualmente en El Jueves y tiene tres libros publicados: Somos pobres en euros pero ricos en pelos de coño, Mens Sana in corpore…¡Ni tan mal! y su más reciente, Señora.

Opinión
Participar como trabajadora sexual en el 8M
1
“Había miradas, algunas de desprecio”. “No sentí que fuera un espacio seguro”. Tres trabajadoras sexuales cuentan sus experiencias en la manifestación de Madrid.