9M: empezamos a caminar

Medio kilo de guerra de cifras, cuarto de salida de tiesto y una tonelada de trabajo por delante. Tras un 8M histórico, empieza una nueva etapa en la que la pelota está en el tejado de una sociedad que ya no puede ignorar al movimiento feminista.


publicado
2018-03-09 15:33:00

El 8M ha sido “un éxito de todas las que dejamos de hacer camas y salimos a la calle”, asegura Ruth Caravantes, una de las integrantes de la comisión 8 de Marzo que ha convocado la primera huelga feminista, una huelga total que ha movilizado a miles de mujeres en todo el país. Un éxito que no es de ningún sindicato, aunque alguno se lo quiera apuntar, ni de ningún partido, aunque ahora Albert Rivera diga “feminismo transversal”.


Mientras proliferan los análisis al uso (las guerras de cifras, por ejemplo, o de seguimiento, como si los parámetros de siempre sirvieran para medir una movilización sin precedentes), la Comisión 8 de Marzo insiste en la idea de que este éxito no tiene un nombre propio, sino una marca colectiva: “Es el éxito de un movimiento feminista que lleva muchos años cociendo esto a fuego lento y echando cada vez más ingredientes”, dice Caravantes.

¿Qué ingredientes? Los “lunes negros” polacos contra el endurecimiento de la ley del aborto, el #NiUnaMenos argentino, la avalancha #MeToo y la rabia ante la #justiciapatriarcal, la fuerza imparable de un montón de mujeres jóvenes y la experiencia de las mujeres que llevan años en el movimiento feminista… todo ello ha provocado un desborde que ha sido compatible con mantener la gestión y la autonomía de un movimiento horizontal, explican desde la comisión. Al desborde ha contribuido también, en parte, la difusión que han dado las miles de comunicadoras del manifiesto #LasPeriodistasParamos.

El éxito, para la comisión, es el propio debate que empezó antes del 8M. Un debate sobre cómo provocar un cambio que se construya desde lo común. Para Caravantes, la pelota está ahora en el tejado de los actores a los que interpela el movimiento feminista, entre ellos, las fuerzas políticas, esas que tienen en sus mesas un Pacto de Estado contra la Violencia de Género sin dotación presupuestaria, o dos propuestas legislativas para acabar con la brecha salarial.

“Paramos para cambiarlo todo” era el lema. Todo.


Vayamos, pues a por todo. Pero, ¿qué es lo urgente? “Es difícil concretar esto en tres demandas”, explica Ruth Caravantes. Porque, pese a que reconoce que lo más urgente son las violencias, advierte de que “para cambiar eso no podemos hablar solo de violencias, sino que tenemos que hablar de qué tipo de economía queremos y de cómo queremos sustentar nuestras vidas, qué tipo de relaciones queremos… esto es un recorrido, y ahora empezamos a caminar”. 

Próximos pasos

Con el trabajo aún pendiente de descansar y “digerirlo todo”, Caravantes interpreta la afluencia masiva a las manifestaciones del 8M como “un respaldo grande a las propuestas que hemos hecho”.

Unas propuestas transformadoras que corren el peligro de diluirse al entrar en la corriente del mainstream que ya ha dado muestras de su capacidad de pasar todo por un pasapuré. “Esto es una revolución desde lo cotidiano y estaremos a pie de calle ante cualquier intento de vaciar de contenido nuestras demandas, porque nuestra vida depende de ello”, advierte la activista. 

El movimiento feminista analizará en una asamblea en las próximas semanas lo que ha ocurrido el 8M, y pensará en qué pasos dar después.

1 Comentario
#10325 17:22 9/3/2018

Que gran error fue dejar la calle. Y que cabrones los que nos desactivaron.

Responder
8
0

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cine
El cine ya mostró la América de Trump

El sorpasso de Trump en la elecciones presidenciales de 2016 provocó un cisma en la nación del dólar. Pese a la debacle emocional, el cine de esas tierras había anticipado el dibujo de un electorado afín a su ideología y proclive a las políticas del mandatario estadounidense.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.