Huelga feminista
#LasPeriodistasParamos: 2.000 tías (y subiendo) nos hemos venido arriba

Un manifiesto que el martes no existía, ni se esperaba, lleva ya cientos de firmas. Mujeres periodistas y comunicadoras se han (nos hemos) organizado para denunciar el machismo en el sector, y firmamos (y firmo): “El feminismo también es necesario para mejorar el periodismo”.

Asamblea de mujeres periodistas en Madrid
Asamblea de periodistas el martes. En el sofá: Marilín Gonzalo, Eva Belmonte, Marta Borraz y Ana Requena.

publicado
2018-03-02 07:26
El martes no existía, y hoy lo apoyan más de 2.000 firmas. La creación del manifiesto #LasPeriodistasParamos ha sido a ritmo de vértigo y ha desbordado las expectativas de las primeras 40 periodistas que el martes se juntaron en un bar, en una convocatoria informal promovida por algunas de ellas.

Marilín Gonzalo, Eva Belmonte y Ana Requena dinamizan un grupo difícil de gestionar: 2.000 personas en un grupo de Telegram dan para que una vaya desde el martes con el cargador y una batería externa en la mochila. Acaba de surgir un grupo de vídeo, y las de Barcelona hablan de crear uno propio. Ayer me quedé sin batería. Otra vez.

El ambiente es de huelga y de subidón. Como ejemplo de la diversidad del grupo, una compañera dice: “Aquí hay periodistas desde RTVE hasta El Salto”. Y, sí, ahí estamos algunas de El Salto: Sonia Martínez, Sara Plaza, Ana Álvarez, Izaskun Aroca, María R. Carreras, Gladys Martínez... Ahí están columnistas, periodistas de gabinetes, mujeres de la tele y de la radio. Ahí están muchas freelance, esas que mejor conocen la precariedad. Como mi amiga Eva Brunner, que estuvo en Bristol, que viene de Ecuador, que escribe de Colombia, que tiene un proyecto y no sabe cómo va a financiarlo.

Lo que compartimos, aparte del hecho de habernos venido arriba (y mucho) en menos de 24 horas, es un manifiesto que ya no sé cuántas firmas lleva recogidas. Ayer eran 2.000 cuando me fui a la cama. Pero cuando me he levantado tenía 442 mensajes nuevos. Y quizá me haya perdido algo. 

Leer: “Yo por ellas, ellas por mí”: el temazo con el que vas a bailar la huelga feminista

El manifiesto empieza así: “Mujeres periodistas de decenas de medios y agencias de comunicación, gabinetes de prensa, y, en general, trabajadoras de medios y empresas periodísticas apoyamos la huelga general feminista convocada para este 8 de marzo”.

Sí, apoyo explícito a la HUELGA FEMINISTA“De la misma manera, instamos a todas las compañeras a que se sumen a la movilización en la medida de sus posibilidades y circunstancias”, decimos, aunque entendemos y debatimos en el grupo sobre otras formas de apoyo, y muchas no saben si podrán hacer huelga.

En el texto, denunciamos el machismo que sufrimos como periodistas, que muchas veces es el mismo que sufren todas las personas leídas como mujeres (precariedad, inseguridad laboral, brecha salarial, techo de cristal, acoso sexual o ninguneos). Pero, además, hay en nuestras redacciones un machismo específico. Un ejemplo: en la cueva de la calle corredera de San Pablo donde nos juntamos el martes, todas asentimos cuando una compañera mencionó la violencia de los comentarios a nuestros artículos.

Joder. TO-DAS.

El manifiesto dice, además, esto: “El feminismo también es necesario para mejorar el periodismo”.

<3

Así que, señores de los medios, compañeros, troles, 2.000 periodistas (y subiendo) decimos esto:

  • La brecha salarial es una realidad. Exigimos a las empresas transparencia salarial y una revisión de categorías, complementos y criterios profesionales que permitan acabar con ella.
  • Las direcciones de los medios y empresas periodísticas están copadas por hombres. Reivindicamos nuestro derecho a ocupar puestos de poder y responsabilidad.
  • Precariedad. Sufrimos niveles de temporalidad superiores a los de nuestros compañeros. Denunciamos la inestabilidad laboral de las compañeras freelance y de las falsas autónomas.
  • Corresponsabilidad y cuidados. Denunciamos que las dinámicas de trabajo priorizan el presentismo y la libre disposición y son ajenas a las necesidades de cuidado que tienen todas las personas.
  • Acoso sexual y laboral. Son muchas las periodistas que han sufrido por parte de compañeros y superiores, pero también de fuentes, situaciones de acoso sexual. Por otro lado, el ninguneo, la condescendencia, el paternalismo y los mansplaining están a la orden del día en las redacciones y fuera de ellas, en nuestra actividad diaria. Como profesionales de la comunicación sufrimos acoso online, además de comentarios violentos y machistas en nuestras piezas
  • Los espacios de opinión y las tertulias están masculinizados. Hay más que suficientes mujeres periodistas y expertas que pueden equilibrar esos espacios.
  • Mirada parcial y preocupación por los enfoques. Todas estas brechas que sufrimos las periodistas tienen consecuencias, también en los contenidos y en los enfoques de los medios de comunicación.
  • Instamos a la audiencia y a lectores y lectoras a ser cómplices de nuestras demandas. Las mujeres firmantes de este manifiesto lo hacen a título individual y no queremos que ningún partido político, sindicato o medio de comunicación se apropie de nuestras reivindicaciones.

El día 8 de marzo, este manifiesto se leerá en las plazas (en Madrid, a las 12.30h en Callao; en Barcelona, alas 12h. en Jardins Montserrat Roig; en Sevilla, a las 11:30h en la Plaza Nueva).

¿Y luego? Luego empieza todo.

Relacionadas

Huelga feminista
Multa por computar una jornada de huelga como “absentismo laboral”

Iveco computó la jornada de ocho horas correspondiente el 8M como absentismo. El sindicato CGT recuerda que esta empresa ha sido condenada en varias ocasiones por vulnerar el derecho a la huelga de su plantilla.

Huelga feminista
Los servicios mínimos del 8M fueron “abusivos” en la Sanidad andaluza

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha reconocido que los servicios mínimos del 100% fijados por el Gobierno socialista de Susana Díaz “hacen ilusorio el derecho constitucional a la huelga”.

2 Comentarios
SusiQiu 17:02 2/3/2018

Con la huelga feminista se ha creado la mayor confluencia de periodistas feministas que nunca ante sotra causa ha provocado. Muca gente quisiera tener esa agenda tan poderosa. ¡Bravas, compañeras! #YoFirmo

Responder
11
1
ricardo 12:17 2/3/2018

Viban las compañeras!!!

Responder
8
0

Destacadas

Régimen del 78
Duelo al sol y navajazos en las cloacas: lo que se sabe del conflicto entre Iberdrola y Florentino Pérez

Los papeles de las empresas de Villarejo siguen poniendo bajo sospecha las prácticas de baluartes del Ibex 35. En esta ocasión las sospechas se vuelcan sobre Iberdrola. Sus ejecutivos estarían detrás de un intento por desacreditar a Florentino Pérez, presidente de la constructora ACS.

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Sistémico Madrid
Los Gallardo, raíces profundas

La tercera fortuna de Catalunya aloja en un piso de Madrid la sociedad que articula su imperio farmacéutico y sanitario, valorado en más de 3.000 millones de euros.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (y 2)

Los golpistas lanzan una carrera contrarreloj para aplastar brutalmente la resistencia popular, inhabilitar a Evo Morales y García Linera y desmontar los logros de la revolución antes de convocar nuevas elecciones.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80?

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.