Extremadura
25 de marzo: Historia, memoria y esperanza

Este 2020, el aniversario del 25 de Marzo, el pueblo extremeño lo pasará en cuarentena, pero este año también es necesario recordar a los miles de hombres y mujeres que un día se alzaron en Extremadura para exigir el derecho a vivir con dignidad en su tierra. Un libro sobre dicho acontecimiento, elaborado de forma colaborativa, verá la luz próximamente.


teatro 25 de marzo
Adaptación teatral de la obra de Víctor Chamorro "25 de marzo de 1936".
25 mar 2020 20:40

A las cinco de la madrugada del día 25 de marzo de 1936 comenzó uno de los acontecimientos fundamentales de la Historia de Extremadura. A esa hora, convocados por la Federación de Trabajadores de la Tierra, más de 60.000 campesinos iniciaban una gesta sin precedentes. El periódico Claridad daba cuenta así de aquel hecho asombroso:

“Cuando los eruditos de la Historia anden buscando el hecho que señaló el gran hito de la historia de España, algún dedo caerá, ciertamente, sobre nuestra Extremadura, la región en la cual se ha verificado la primera ocupación de tierras de forma multitudinaria”.

La Reforma Agraria, el gran sueño de generaciones enteras de campesinos, germinaba en Extremadura. De ese modo, se abría camino la veterana utopía, resumida en dos palabras, Tierra y Libertad, y en un lema acuciante, “La tierra para el que la trabaja”.

¿Cómo es posible que la inmensa mayoría de los extremeños desconozca al día de hoy la simple existencia de este hecho histórico? ¿Cómo se explica que ese terremoto colectivo, cuya trascendencia saltó a las páginas de la prensa internacional –La Nación, de Buenos Aires, o Regards, en Francia, por mencionar solo dos ejemplos- y del que levantaron acta los historiadores más prestigiosos como Tuñón de Lara o Malefakis, sea ignorado por los ámbitos institucionales, académicos o escolares de Extremadura?

¿Cómo es posible que la inmensa mayoría de los extremeños desconozca al día de hoy la simple existencia de este hecho histórico?

El libro sobre dicho acontecimiento histórico verá la luz próximamente. Se trata de un trabajo colaborativo realizado por varios autores y autoras y coordinado por la Asociación 25 de marzo, una obra que pretende ser una modesta aportación contra el olvido, una reivindicación del coraje de nuestros padres y abuelos, y al tiempo, una herramienta que agite las conciencias. El 25 de marzo es un faro que ilumina otra Extremadura posible, liberada de la maldición histórica del paro, la emigración y el caciquismo. Un aldabonazo que llama a enfrentar la resignación y el miedo.

La reforma agraria fue el enunciado primordial de aquel seísmo. Con él afloraban dos verdades elementales, escondidas tras el retablo ideológico de las clases dominantes. La tierra no es una mercancía, una variable más del capitalismo, sino sustrato y sustancia misma de la vida. El origen del capitalismo se asienta, como explicó el antropólogo austriaco Karl Polanyi, en la transformación de la tierra y el trabajo humano en mercancías. La reivindicación de la reforma agraria desmontaba esa quimera, el propósito de presentar como natural la usurpación privada de un bien común cual es la tierra.

La tierra no es una mercancía, una variable más del capitalismo, sino sustrato y sustancia misma de la vida

Pero, además, la idea de reforma agraria atacaba –y ataca- a la raíz de un mal estructural: el latifundismo. El latifundio es el resultado de un largo proceso de desposesión y explotación del campesinado y de las clases trabajadoras. Una rémora que se adentra en las profundidades mismas de la historia extremeña, cimentada durante el siglo XIII en la adjudicación de grandes extensiones de tierra a las órdenes militares y maestrazgos, y agrandada incluso tras las desamortizaciones del siglo XIX en la llamada “reforma agraria liberal”, que supuso la privatización de más de un millón de hectáreas provenientes de la inmensa riqueza colectiva que atesoraban los pueblos extremeños en forma de bienes comunales en general.

Ocupación de tierras en Extremadura el 25 de marzo de 1936, en la revista francesa Regards
El 25 de marzo de 1936, en la revista francesa Regards
La llamada “reforma agraria liberal”, que supuso la privatización de más de un millón de hectáreas provenientes de la inmensa riqueza colectiva que atesoraban los pueblos extremeños en forma de bienes comunales en general

El 25 de marzo constituirá el punto más álgido en la lucha por la Reforma Agraria, la tentativa más resuelta por liberarse del latifundio. Es el fruto de una tenaz siembra. Víctor Chamorro lo relata con bellísimas palabras: “El día de hoy ha tenido siglos de rumia. El pan no ha muerto”. Las luchas del sexenio revolucionario, los motines de consumo, la Germinal, el Congreso Obrero de Torre de Miguel Sesmero, la reclamación constante de baldíos, ejidos y tierras comunales, el rebusco colectivo, las ocupaciones, la extensión de las sociedades obreras locales, la pugna finca a finca, los mártires jornaleros asesinados en Barcarrota, Fuente del Maestre, Alconchel o tantos otros pueblos, Pío Sopena proclamando el comunismo libertario en Villanueva de la Serena, la huelga general del 34, los maestros de la Institución Libre de Enseñanza, el asesinato de Pedro Rubio, el coraje de Margarita Nelken, el ejemplo de Pedro Vallina, la inteligencia colectiva de la FTT, el sentido común unitario de socialistas, comunistas y anarquistas, toda esa levadura histórica, la extraordinaria creatividad y capacidad organizativa de este movimiento obrero y campesino, va a condensarse en la memorable jornada del 25 de marzo. Y lo hará en Extremadura, “donde los yunteros se han convertido, a causa de los duros altibajos de su suerte, en el grupo campesino más politizado de España” (Malefakis).

La extraordinaria creatividad y capacidad organizativa de este movimiento obrero y campesino, va a condensarse en la memorable jornada del 25 de marzo. Y lo hará en Extremadura

Francisco Espinosa, el autor de La primavera del Frente Popular, un libro imprescindible para entender la pacífica revolución campesina, analiza el alcance histórico del acontecimiento: “La realidad se anticipó a la legalidad que no acababa de llegar. En este sentido, lo ocurrido el 25 de marzo en Badajoz marca un hito que desborda ampliamente la historia de la propia República y culmina una lucha que había comenzado mucho antes. Sólo entonces la derecha, agraria por esencia, captó que lo de la reforma agraria iba en serio y sólo entonces, tras la experiencia del bienio negro, decidió que había que poner fin a un sistema político que no solo no servía ya a sus intereses sino que los ponía en entredicho”.

El libro está construido como un mosaico de teselas que repasan, a modo de cuadro impresionista, el rico proceso de las luchas campesinas en la Extremadura contemporánea. La huelga general de 1934, el 25 de marzo y la matanza de Badajoz en agosto de 1936, las “tres fechas consanguíneas” –la derrota, el triunfo y la venganza-, como le gusta decir a Víctor Chamorro, sintetizan la historia del siglo XX en Extremadura. Sus consecuencias y desafíos resuenan todavía.

El libro está construido como un mosaico de teselas que repasan, a modo de cuadro impresionista, el rico proceso de las luchas campesinas en la Extremadura contemporánea

25 de Marzo, el verdadero Día de Extremadura

Una luz cegadora, un disparo de nieve, una fecha que apunta a la dignidad y a la transformación de Extremadura. Eso es para nosotros, también, el 25 de marzo. Necesitamos la historia, sí, pero la necesitamos –como escribiera Nietzsche- “de otra manera que el ocioso paseante en el jardín del saber, la necesitamos para vivir y para actuar”.

El 25 de marzo es una fecha viva, una promesa de emancipación, un manantial para las imprescindibles luchas del presente. Nos negaron su recuerdo porque su sencilla memoria evocaba y evoca otra Extremadura, otro mundo posible. Sin amos, sin reyes, sin caciques, sin caínes. “El franquismo fue siempre consciente de lo que había representado Extremadura en aquel trance histórico, igual que fue siempre consciente de los métodos empleados en Badajoz para acabar de cuajo con el problema y con la resistencia popular que encontró (…) Posiblemente por eso el régimen franquista mostró siempre un profundo desprecio por la región, desprecio que llevó incluso a eliminar su nombre de los mapas y a convertirla en una especie de colonia interior proveedora de materias primas y de mano de obra”. Como señala con precisión Francisco Espinosa, después del 25 de marzo, de la primavera del Frente Popular, vino la represión más brutal, el genocidio de la plaza de toros de Badajoz, las matanzas y fosas comunes en decenas de pueblos, la pedagogía del terror.

Extremadura en 1936, por David Seymour
Extremadura en 1936 David Seymour
El profundo desprecio que el franquismo siempre mostró por Extremadura, le llevó incluso a eliminar su nombre de los mapas y a convertirla en una especie de colonia interior proveedora de materias primas y de mano de obra, omo señala con precisión Francisco Espinosa

Pero, ¿cómo es posible que, tras más de 40 años de la muerte de Franco, tengamos que seguir pugnando por sacar el 25 de marzo de la clandestinidad? Quizás las respuestas tengamos que buscarlas también en cómo se hizo la transición y en cómo se ha conformado el bloque de poder político y económico en Extremadura y en España. Felipe Alcaraz, que fuera secretario general del Partido Comunista de Andalucía, recordaba recientemente las llamadas de Martín Villa a la dirección del PCE, presionando para que no se incluyera la Reforma Agraria en el estatuto de autonomía andaluz. La reforma agraria era y sigue siendo una bandera de dignidad en Andalucía y en Extremadura. Quienes mejor lo supieron siempre fueron ellos, los poderosos de ayer y de hoy, a los que su simple mención les solivianta. La última muestra fue lo ocurrido con la reforma del estatuto de autonomía de Extremadura, pactada por los dos grandes partidos en 2011; en ella se eliminó la referencia a la reforma agraria que figuraba en esa norma fundamental desde el año 1983.

Felipe Alcaraz recordaba recientemente las llamadas de Martín Villa a la dirección del PCE, presionando para que no se incluyera la Reforma Agraria en el estatuto de autonomía andaluz. La reforma agraria era y sigue siendo una bandera de dignidad en Andalucía y en Extremadura

En marzo de 2017, durante un encuentro organizado por la Fundación Academia Europea de Yuste, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presidente de la Junta de Extremadura durante 24 años, a preguntas de un joven asistente se refería así al 25 de marzo y a las razones por las que la Junta, en lugar de esa fecha, decidió el 8 de septiembre, festividad de la Virgen de Guadalupe, como día oficial de Extremadura:

“Usted quiere que celebremos el día de Extremadura el día de un gran fracaso colectivo. El día del fracaso, donde los pobres jornaleros que ocuparon las fincas tuvieron como consecuencia una guerra civil que los devastó (…) A nosotros nos faltan raíces, nosotros no tenemos la historia brillante que tienen otros pueblos como para intentar recular (…) Entonces pensé: algo tiene que haber que nos una. Y ese algo, como además los asturianos, que eran mucho más revolucionarios que nosotros pusieron el día de su virgen como día de la región, pensé ¿por qué no lo vamos a hacer nosotros?”

Las declaraciones de Ibarra muestran hasta qué extremo se ha renegado de aquel gran movimiento popular y hasta qué punto se ha sido desleal con el anhelo de justicia social que encarna. Toca ahora, a los extremeños y extremeñas que sufren el paro, la precariedad, la exclusión, el saqueo energético o agrario, el clientelismo o la nueva emigración, y al conjunto del pueblo de Extremadura, levantar de nuevo esa enseña.

El 25 de marzo constituye el hecho diferencial extremeño. Por primera vez en siglos Extremadura se convertía en la vanguardia de la emancipación social. Y era el pueblo, la gente menuda, los campesinos, la clase obrera y los artesanos, el mundo del trabajo y de la cultura, quienes levantaban el nosotros decisivo. El pueblo tomaba las riendas de su destino. Y en aquel sereno impulso revolucionario se alzaba la identidad de Extremadura.

Toca ahora, a los extremeños y extremeñas que sufren el paro, la precariedad, la exclusión, el saqueo energético o agrario, el clientelismo o la nueva emigración, y al conjunto del pueblo de Extremadura, levantar de nuevo esa enseña

Han pasado cuatro años desde que un grupo de personas vinculadas a los movimientos sociales, al 15M, a los campamentos y marchas de la dignidad o al ecologismo social, comenzáramos a reivindicar la trascendencia para Extremadura del 25 de marzo. Desde entonces el movimiento ha corrido de boca en boca, por los pueblos y ciudades de la región e incluso ha llegado a Cataluña o Madrid, a los extremeños y extremeñas de la diáspora. Y lo ha hecho poniendo cauce a la memoria negada, pero también alimentando las luchas del presente, contra la precariedad laboral, por la cultura popular o frente a la nueva emigración, en definitiva, abordando los problemas que nos aquejan hoy.

Encendamos en la memoria del 25 de marzo la chispa de la esperanza, la lucha por otra Extremadura, por una tierra donde todos puedan trabajar y vivir con dignidad.

Este texto es parte del prólogo del libro sobre la historia del 25 de Marzo cuya elaboración ha coordinado Asociación 25 de Mazo y que se publicará próximamente. De momento, se puede adquirir mediante el crowdfunding para financiar el Congreso Extremeño de Reforma Agraria, que ha sido aplazado por el coronavirus.

Relacionadas

II República
Aquel 14 de abril en Extremadura

¿Qué sucedió en las ciudades más pobladas de Extremadura aquel histórico 14 de abril de 1931?



Memoria histórica
La doble muerte de Pedro Rubio

Tenía 26 años cuando lo mataron. Era diputado socialista por Badajoz. ¿Cómo es posible que un hecho de esta trascendencia sea desconocido por la inmensa mayoría de los extremeños e, incluso, por el gremio de los historiadores de la región? ¿Cómo es posible que no figure en ningún libro de texto sobre la historia de Extremadura y que ni siquiera los dirigentes del partido en el que militó lo reivindiquen?

Extremadura
¿Quién se acuerda de Enrique Díez-Canedo? A los 75 años de su muerte

Coincidiendo con la efemérides del Desembarco de Normandía, este 7 de junio se cumplen 75 años de la muerte del poeta e intelectual de Alburquerque (Badajoz) Enrique Díez-Canedo. Su importante obra literaria y su influyente figura en la España anterior a la guerra civil y en el exilio republicano resultan ahora desconocidas para el gran público. Una muestra más del ingente trabajo de recuperación de nuestra memoria más digna que aún queda por hacer. 

0 Comentarios

Destacadas

Temporeros
Los jornaleros no son bienvenidos en los hoteles de Lleida

Aunque el futbolista Keita Baldé se ofreció a pagar por adelantado el alojamiento de 200 trabajadores que duermen en la calle, los establecimientos están presentando excusas para no facilitar sus habitaciones.

Precariedad laboral
Los riders se reúnen con la ministra de Trabajo para exigir que se aplique la ley laboral

Riders X Derechos acudirán a la cita acompañados de representantes de la Unión de Autónomos UATAE y de Taxi Project. “Con la presencia de estos compañeros queremos mostrar la fuerza y unidad de la clase trabajadora”, resume Felipe Corredor.

Migración
Las personas solicitantes de asilo no podrán optar al ingreso mínimo vital

Al contrario de lo que se había anunciado previamente, los solicitantes de asilo quedan excluidos del ingreso mínimo vital. Se suman a las 600.000 personas migrantes en situación administrativa irregular que han quedado fuera de esta medida.


Coronavirus
Torrejón testea a su población en contra de las recomendaciones sanitarias

La localidad madrileña analiza la seroprevalencia de su población pese a que la OMS sigue sin recomendar los análisis masivos. Podemos Torrejón denuncia opacidad en la toma de la decisión y alerta de que puede ser contraproducente.


Estados Unidos
Trump, en un búnker, señala al movimiento Antifa como el enemigo a cazar

Las protestas por el asesinato policial de George Floyd se han extendido a todo el país, en un movimiento que ya se compara con los disturbios que, a finales de los 60, impulsaron el movimiento de los derechos civiles. Al menos cinco personas han muerto en el contexto de las manifestaciones. Trump pide considerar terroristas a los antifascistas.

Sanidad
El Gobierno de la Comunidad de Madrid dificulta la conciliación familiar al personal sanitario

El sindicato de enfermería SATSE denuncia que el Gobierno de Ayuso ha iniciado recortes en los derechos del personal sanitario al limitar la conciliación familiar de profesionales con menores de 12 años. 

Coronavirus
Sanitarios hoy, pacientes mañana

Según las estimaciones del Consejo General de la Psicología, cerca de 150.000 sanitarios necesitarán atención psicológica tras la pandemia.

Pobreza
Mínimo sí, vital ni por asomo

El Gobierno demuestra una enorme soberbia al despreciar la nueva oleada de pobreza que está generando la crisis del coronavirus. La mejor demostración de ello es que para optar al ingreso mínimo vital se tendrán en cuenta los ingresos percibidos en 2019.

Últimas

Comunidad de Madrid
Los municipios más pobres son los más afectados por el recorte de 14.000 plazas escolares aprobado por Ayuso

Los recortes en educación de la Comunidad de Madrid afectarán especialmente a las ciudades de renta más baja y los distritos con más carencias de la capital. En total se perderán más de 14.000 plazas en todo el ciclo desde infantil a bachillerato.

Menores tutelados
Ni familia ni apoyo social, el futuro de los menores migrantes en Andalucía

Con el verano a las puertas y el mar aún en calma, Andalucía prevé un incremento en la llegada de personas migrantes. Pese a ello, la Junta recorta 142 plazas destinadas a la acogida de menores migrantes sin referentes familiares desde el 1 de junio.


Crisis económica
Estados Unidos: coronacapitalismo y su inminente colapso

La riqueza privada siempre ha prevalecido sobre la salud pública en el manual de instrucciones capitalista. Aun así la enormidad de la crisis y el potencial explosivo de transformación que ésta encierra están cambiando las reglas y puntos de vista sobre el bien común.

Argentina
Mendoza lucha por su agua aún en medio de la pandemia

En esta provincia del oeste argentino la sequía ha reavivado la conciencia social sobre la importancia de proteger el agua. El covid-19 ha reabierto el debate de los últimos meses.


Opinión
Cuidados sí, guerra no

El uso de terminología militar por parte de diferentes mandatarios ha sido ampliamente debatido. Lo que no ha sido tan debatido es cómo este lenguaje refuerza el imaginario patriarcal.