Explotación laboral
“En HaciendasBio, te dan de baja el día 29 de cada mes y luego te vuelven a contratar”

El verano pasado, las noticias sobre HaciendasBio corrían como la pólvora de boca en boca por el campo extremeño. La pujante empresa agroecológica ubicada entre Mérida y Esparragalejo tenía a sus trabajadores y trabajadoras en pie de guerra. En la actualidad, acumula seis meses sin hacer efectiva la subida del Salario Mínimo Interprofesional decretada por el Gobierno. Recogemos dos testimonios de extrabajadoras. 

Haciendas Bio

publicado
2019-06-01 10:00:00

El verano pasado, las noticias sobre HaciendasBio corrían como la pólvora de boca en boca por cuestiones de las que poco se habla, y menos en la prensa. Varias decenas de jornaleros y jornaleras contratadas por la empresa agroalimentaria se negaban a se seguir trabajando hasta que no se les pagaran los salarios atrasados que acumulaban.

Este mes de marzo la plantilla volvía a concentrarse a las puertas de la fábrica para reclamar la subida del Salario Mínimo Interprofesional decretada por el Gobierno de Pedro Sánchez y de obligado cumplimiento a partir del 1 de enero de 2019. La respuesta de la empresa fue clara: “en cuanto se haga oficial la nueva tabla salarial, ya ratificada por la patronal o cualquier organismo oficial, se pagarán los salarios correspondientes y todos los atrasos debidos con carácter retroactivo”. A junio de 2019, a pesar del laudo arbitral que confirma la subida del salario mínimo en el campo, esta sigue sin aplicarse a los trabajadores y trabajadoras de HaciendasBIO. Son seis meses de atrasos.

Agroecología
Embudos verdes (I)

¿Por qué no está despegando el sector de agricultura ecológica en Extremadura?

Para quien no la conozca, HaciendasBio es un empresa productora de fruta y verdura ecológica —con fuerte participación del grupo Agostini, vinculado a Atresmedia— propietaria de 2.263 hectáreas de cultivo repartidas en 35 fincas ubicadas entre Cataluña, Canarias, Aragón, Andalucía y Extremadura, que se ha constituido en los últimos años como el conglomerado agroindustrial líder en España en producción ecológica. Su sede central se encuentra en la finca La Albuera, un paraje rústico situado entre Mérida y Esparragalejo en el que en plena campaña agrícola llegan a trabajar más de 1.500 personas.

Aunque la empresa ha crecido en los últimos años de manera exponencial, con una facturación de 32 millones de euros en 2018, más de un 60% superior a la del año anterior, y el halago unánime de la prensa de información económica, las dudas sobre las condiciones laborales de sus trabajadores y trabajadoras también se mantienen al alza.

Para tratar de despejarlas, hemos hablado con dos extrabajadoras de la empresa. El primer testimonio es de una joven jornalera de Montijo que trabajó durante siete meses en HaciendasBio en el entresaque y recogida de fruta. Aunque prefiere mantenerse en el anonimato, se lamenta de que, fuera de campaña, haya tan poco trabajo para la mujer en la agricultura. A ella le han vuelto a llamar para la campaña de este año, pero no ha aceptado la oferta porque, según nos dice, ha encontrado trabajo en mejores condiciones en la hostelería.

HaciendasBio trabajadores
La plantilla de HaciendasBio se concentra exigiendo el pago de los salarios con la actualización del SMI de este año.

En un radio de apenas de 10 kilómetros, la empresa tiene, por lo menos, tres fincas: Torremayor, Guadiana y Pueblonuevo. “Por esta zona, nos cuenta nuestra entrevistada, tiene muy mala fama, porque tienen muy malas maneras con los/as trabajadores/as”. Cuando preguntamos en qué se traduce esas “malas maneras”, la retahíla de prácticas, cuando menos de dudosa legalidad, es interminable: “En la central han estado registrando los coches de las trabajadoras por si te llevabas fruta para casa, dan de baja a la gente el día 29 de cada mes, para que no cojas antigüedad, y luego la vuelven a contratar, etc. El año pasado, en plena ola de calor nos hacían seguir currando a más de 40 grados. A once mujeres les dio un golpe. Era inhumano”.

¿Cuánto pagan?
Hasta el año pasado pagaban a 5,40€/hora, te salía el día por 35€ más o menos, pero este año lo han subido a poco más de 6€/hora, 6,5€ más o menos. Yo creo que es una estrategia para que la gente se crea que están pagando la subida del salario mínimo, pero la verdad es que no llega al salario mínimo (que está en 7,13€/hora para fijos y eventuales, por lo que en el campo se deben cobrar 46,34€ por seis horas y media de jornada). Además, pagan todas las horas al mismo precio, aunque sean horas extras, nocturnidad, etc., y, si se te acaba el corte antes de la jornada, no te dan la peonada.

Hace mucho tiempo que funcionan por rendimiento, para achucharte y que trabajes más. El rendimiento lo calcula un perito que va allí un rato y mira cuánto se tarda, por ejemplo, en podar un árbol y, a partir de ahí, echa cuentas y te dice cuántos árboles hay que podar al día. Pero, claro, así no se tiene en cuenta el descanso ni si un árbol es más grande que otro. Son solo matemáticas. Para el rendimiento, siguen un sistema diferente según el tipo de cultivo: por caja, por árbol, por surco, por kilos, etc. Cuando acaba la jornada, marcas la fila o el surco por donde lo has dejado, para saber por dónde seguir el día siguiente. Esto lo utilizan para vigilar si un día haces menos o si unas personas avanzan más lento que otras, para presionarnos. Hace cuestión de un mes han puesto por aquí “incentivos” en el entresaque. A partir de 30 árboles te pagan 3€/árbol.

¿Qué ocurrió el verano pasado con la huelga porque no pagaban a los/as trabajadores/as?
La subcontrata sí pagaba más o menos puntual, la que no pagaba en tiempo era la propia HaciendasBio. Después de todo el revuelo que se formó empezaron a pagar, pero a los dos meses ya estaban otra vez igual.

¿Qué opinas sobre la noticia de tener que fichar en el campo?
Eso se hace en HaciendasBio desde hace mucho tiempo. Se hace a través de una máquina donde pones la mano y metes un código. Se controla por tramos de media hora. Si fichas unos minutos tarde dentro de la primera hora, te quitan el sueldo de media hora completa de forma automática, y así en cada tramo. Lo puedes reclamar pero es un poco pesado.

Pagan todas las horas al mismo precio, aunque sean horas extras, nocturnidad, etc.

A la hora de fichar, durante la cosecha, se forman grandes colas y estamos al sol con mucho calor. Esperando pierdes un tiempo que no te pagan, un cuarto de hora como mínimo cada vez que fichas.

Dicen que no se puede fumar allí, porque es ecológico –cosa que dudamos mucho-, y sin embrago tienen a gente echando productos como cobre o azufre sin tener el curso de "fitosanitarios". 

¿Conoces cómo es el trabajo en las fábricas?
Tienen muy malas formas, las tienen vigiladas.

¿Y no tienen inspecciones?
Cuando hay inspecciones, están avisados y nos dan instrucciones de hasta cómo tenemos que hablar y cómo comportarnos.

¿Tiene representante sindical?
Me parece que hay uno para toda la empresa, que es muy grande, pero no estoy segura. Aunque, si es quien yo creo, es una buena "lámina".

¿Hay trabajos separados por cuestión de género?
Bueno, las mujeres hacen sobre todo entresaque y cogida; los hombres, también, pero ellos hacen además otros trabajos.

Con las herramientas nos pasa como a Raúl, el jornalero que se ha hecho famoso, las tijeras las tienes que traer de casa, la empresa solo pone los recambios.

Es increíble, con el montón de perras que mueven y que te paguen lo que te pagan. Hasta los más chicos te pagan más, 2-3€ más al día. Muchos de los chicos te pagan 38-39€/día. Así que la gente se va. Yo tengo muchos amigos que se han ido a Madrid. Si pagaran más, la gente se quedaría aquí. Lo que no puedes es estar pegando bandazos todo el día por ahí y llegar a casa con seis mil pesetas.

HaciendasBio trabajadores 2
Este mes de marzo la plantilla volvía a concentrarse a las puertas de la fábrica para reclamar la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Tras estas ilustrativas declaraciones, nos disponemos a contrastarlas con otra extrabajadora afincada en Guareña. “Estuve en Los Concejiles (término de La Zarza, junto al pantano de Alange) unas dos semanas más o menos, porque me salió otra cosa y salí pitando de la mafia esa”, son sus primeras palabras.

Dejamos que hable: "Entrábamos a eso de las 7 de la mañana. Teníamos que fichar, y a las que llevaban coche nos separaban en distintas cuadrillas. Ahí venía la primera del día. Como los coches los turnamos, si tú ese día no llevabas, te tenías que buscar la vida y, si los coches iban llenos, te tenías que ir al corte andando por una finca que no conocías, te perdías, llegabas tarde al corte y ahí venía la primera bronca de la mañana. Luego ya ibas de culo todo el día a destajo, porque la gente que había podido llegar en hora ya te llevaba unos árboles de ventaja al empezar antes, y eso te exigía ir a destajo todo el día porque te pedían hacer un número de árboles".

¿Cuántos árboles te piden como mínimo?
Pues depende de cómo estaban los árboles, aveces eran 25, otras 46, y te amenazaban con echarte a la calle. De hecho, a los que menos hacían los dejaban en casa, sin tener en cuenta que todos los "líneos" no son iguales, porque unos tienen más fruta que otros. En fin, todo el día con amenazas.

Llegabas a casa con 35€ después de ir todo el día a destajo

A la hora de irnos a casa la gente que llevaba coche tenía “la suerte” de perder quince minutos fuera del horario para fichar, porque quienes no tuvieran coche ese día perdían otros 15 minutos más andando hasta llegar al fichero para hacer cola. Llegabas a casa con 35€ después de ir todo el día a destajo.

Como dice la chica de Montijo, todos los meses te dan de baja antes de terminar el mes y de alta de nuevo al empezar el mes. Y es cierto que no te dejan fumar, es más, ni siquiera te dejan echarte repelente de mosquitos por ser ecológico. Imagínate en pleno verano.

Y ya te digo, broncas todos los días. El día que me fui, reñí con mi encargada porque una compañera me sujetó la escalera porque no apoyaba bien y tenía que entresacar unas ramas. Eso a ella no le gustó y yo, que tampoco me callo, los mandé a tomar por culo y le dije que no me volverían a ver el pelo.

Esa fue mi corta y mala experiencia en HaciendasBio.

Los autores de este artículo somos conscientes de que una parte del empresariado agrario extremeño cumple el convenio colectivo e incluso ya está aplicando la subida del salario mínimo, aunque la propia patronal se oponga a ello. También somos conscientes de la importancia de la agricultura ecológica para el futuro de nuestro pueblo, pero tenemos muy claro que hay que defender la tierra y los derechos de las personas que la trabajan. Ambas cosas son inseparables.

Estos testimonios son únicos y exclusivos de estas dos mujeres, pero el hecho de las dificultades que hemos encontrado para que la gente quiera hablar, y que las que hablen no quieran ser identificadas, nos da una idea de que en una parte del campo extremeño en general, y en HaciendasBio en particular, no es oro todo lo que reluce.

*Nota: seguiremos hablando de otras empresas en artículos posteriores.

Relacionadas

Extremadura
¡Menuda cruz nos ha caído!
Hay monumentos que no deberían ser considerados como tal. Ésta y las otras cruces que aún están plantadas en el resto del Estado, en memoria de los caídos por Dios y por España, son representativas del odio y la destrucción.
Ríos
Ecologistas en Acción de Extremadura denuncia los vertidos de aguas residuales a los ríos

Todas las localidades pertenecientes a la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir, excepto Azuaga, carecen de sistema de depuración de sus aguas residuales y sus ayuntamientos son sancionados anualmente por dicha Confederación Hidrográfica, de forma sistemática, por realizar estos vertidos.

12 Comentarios
#35715 10:12 11/6/2019

La peor empresa en la que he estado. Maltrato psicológico, miedo y esclavismo es lo que pude ver allí. El gerente es un impresentable sin modales. Mucho escaparate de valores y principios para hacer una sociedad mejor y más sana y luego tienen quemada y explotada a la gente. De risa.

Responder
0
0
Peybol 15:41 5/6/2019

Hay empresas malas, malísimas y despues está Haciendasbio... Y se de lo que hablo!!

Responder
0
0
#35493 15:37 5/6/2019

Muy mala empresa de las peores que he estado trabajando, por ejemplo te exigen guantes para poder coger la fruta pero ellos no te los dan... Y así mil cosas más!! !

Responder
1
0
#35359 8:36 3/6/2019

y ante esta infracciones manifiestas, no actúa la Inspección de Trabajo? y el Ministerio Fiscal?

Responder
4
0
#35326 15:45 2/6/2019

Es falso lo que dicen esos testimonios

Responder
1
10
#35256 19:00 1/6/2019

La solución es fácil. Dejar de ser competitivos, arrancar plantaciones y los trabajadores a su casa a cobrar el paro. Qué empresa al que le suban de un plumazo los costes salariales un 25% puede soportarlo? Lo dicho, a abandonar la fruta en Extremadura.

Responder
2
7
#35396 14:51 3/6/2019

No tienes ni puta idea
De lo que hay y no.para poder hablar seguro que as pidadi el campo nada mas que para fantocha que lo que sois unos fantochas los frutales se arrancan por que los intermediario


y fábricas no pagan lo que tiene que pagar

Responder
2
0
#35251 18:10 1/6/2019

Pues tocará hacer boicot de consumo a haciendabio

Responder
12
0
#35237 15:57 1/6/2019

Inquiba una buena investigación casos de cáncer

Responder
3
0
N 11:45 1/6/2019

Investigad a Bodegas López Morenas, vais a flipar

Responder
7
1
#35219 11:18 1/6/2019

Excelente artículo, es necesario destapar el éxito que esconden estas empresas, exprimir a los trabajadores

Responder
20
3
#35269 22:09 1/6/2019

No es cierto lo que dicen. Debieran preguntar a jornaleros que aún trabajan allí.

Responder
0
11

Destacadas

Educación
‘Fent escola, fent país’: medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Huelga feminista
Eulen despide a una limpiadora por secundar la huelga del 8M
En la carta de despido, la empresa alega que la trabajadora no acudió a su puesto de trabajo sin justificar la ausencia.
Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

Últimas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.