Lucha obrera, sindicalismo 2.0 y feminismo: una mañana en la estiba de Barcelona

1.100 personas trabajan como estibadores en el Puerto de Barcelona. Nueve meses después de la aprobación de la reforma del sector de la estiba, pasamos una mañana con algunos de estos trabajadores para ver sus condiciones de trabajo.

Estibadores en Barcelona
Estibadores trabajan en un carguero turco en el Puerto de Barcelona. Claudio Moreno

publicado
2018-02-08 06:54:00

“Desde hace un año el acceso está más restringido”. El estibador Josep Maria Beot avanza en el trasiego de camiones mientras explica que el control no ha sido lo único que ha crecido en el Puerto de Barcelona; también lo ha hecho la conciencia de clase. Durante buena parte de 2017, los estibadores estuvieron en el ojo del huracán político a consecuencia de un conflicto laboral con el Gobierno, que quiso sacar adelante un decreto ley de la estiba encaminado a liberalizar el sector y aligerar la masa salarial. Cerraron un acuerdo que modifica algunas cosas del sistema de estiba, como la conversión de las actuales sociedades de gestión de estibadores (Sagep) en Centros Portuarios de Empleo en un máximo de 3 años, pero que conserva el 100% los empleos. “Los obreros vencimos al capitalismo salvaje de JP Morgan”, resume Beot.

Leer: La UE apunta, el gobierno dispara

Son las 7h. Aún es noche cerrada. Entramos en la sala principal de Estibarna, la sociedad que provee de trabajadores a las empresas del puerto. Varios estibadores beben café y miran concentrados una pantalla en la que aparecen números ordenados de manera aleatoria, como en un bingo. Cada cifra corresponde a un trabajador: en ese momento descubren si les ha tocado el curro de las 8h o el de las 14h. Todas las mañanas se sortean los turnos y los puestos del día en curso, de modo que ningún estibador sabe en qué va a consistir su faena hasta que no lo ve en la pantalla del salón. “La gente fuera de la estiba no entiende esa inestabilidad”, comenta Beot dirigiéndose hacia una estancia más íntima.

Es la sala de juntas, donde se reúne el comité de empresa conformado por 22 hombres y una sola mujer. Estibadores elegidos cada cuatro años en listas abiertas y encuadrados en el sindicato de la Organización de Estibadores Portuarios de Barcelona (OEPB). Dentro nos recibe el delegado sindical Sebastián Huguet, un barcelonés de 42 años con 18 de trayectoria profesional. Él nos guiará durante toda la mañana en el puerto. Huguet fue de las personas más activas en la gestión de un conflicto sectorial que, afirma, se puede condensar en una sola idea: “La crisis surge porque JP Morgan compró el holding Noatum y se lo quería vender a una empresa china llamada Cosco. El precio con estibadores era más caro que sin ellos, de modo que Cosco, asesorados por PWC, presionaron a JP Morgan y estos hicieron lo propio con el Gobierno para liberar el sector. El mandato europeo fue una buena excusa”.

Comité empresa estibadores.
Reunión del comité empresa, formado por la Organización de Estibadores Portuarios de Barcelona. Claudio Moreno

Soy un privilegiado porque tengo un sindicato que me defiende y eso, hoy en día, lo tiene muy poca gente 
Durante las negociaciones tomó cuerpo un concepto que persigue a los colectivos de sectores estratégicos y que siempre emerge en debates urdidos a la vista de la opinión pública: los famosos privilegios. Patronal y Gobierno deslizaron la idea de que los estibadores son una sociedad endogámica, desigual y sobrerremunerada. ¿Sois en verdad privilegiados? “Mi caso es un tópico porque yo sí vengo de familia estibadora: mi abuelo era estibador, mi padre y sus amigos eran estibas; toda mi vida ha sido esto. Cuando era pequeño despidieron a mi padre y sus compañeros le estuvieron dando dinero durante meses para mantener a la familia. Igual pasaría ahora [en la última huelga crearon una caja de resistencia], de modo que sí, soy un privilegiado porque tengo un sindicato que me defiende y eso, hoy en día, lo tiene muy poca gente”.

Beot lanza desde el fondo una mirada ampliatoria, “la fuerza del sindicato reside en la unidad”, y pone de ejemplo a su compañero Patas, simpatizante de la extrema derecha (Plataforma per Catalunya); un tipo cuya “chaladura mental” no tiene mercado dentro de la estiba pero que siempre cierra filas cuando hay ataques al colectivo. Beot y Huguet creen que el sindicato contiene las embestidas del neoliberalismo gracias a una calculada postura de neutralidad en debates potencialmente fragmentadores, caso del Procés, y cuentan por qué se negaron a darles servicio al barco de Piolín antes del 1-O: “Grimaldi nos avisó de que les habían contratado dos barcos y que iban a meter una grúa móvil para atenderles; sin embargo, en el comité decidimos servirles nosotros. No hubo manera: cuando lo comentamos en asamblea, la gente se rebeló y dijo que no trabajaría para tipos que venía a dar palos. Se votó a mano alzada y salió que no”.

Aquello ocurrió en octubre, con la crisis sectorial fresca. Volvemos a ella, ¿cómo revirtieron su posición de desventaja en la negociación del acuerdo marco? En primer lugar, partieron la patronal Anesco en dos: “Sacamos de la ecuación a los partidarios de la economía especulativa y quedaron como interlocutores los empresarios de toda la vida”, relata Huguet. A continuación, y esto es novedad, se actualizaron en la lucha. Tapiaron la trinchera: “Tuvimos que abrirnos a otros colectivos y hacer partícipes de nuestro conflicto a la sociedad, a sindicatos y colectivos, a los grupos políticos. Empezamos a utilizar las redes sociales e incluso grabamos vídeos para hacer ruido en internet”, describe Huguet.

De sus acciones destaca la creación de una plataforma integrada por colectivos obreros llamada Ciclo. Cuando se enfrentaron al decreto ley pensaron que esa lucha quizás la ganarían, pero las siguientes, ¿podrían? Sobre la clase trabajadora se vienen los tratados comerciales de nueva generación, la cuarta revolución industrial. ¿Podrían contra todo eso los estibadores en solitario? “Montamos la plataforma para exportar nuestro modelo de lucha porque necesitamos socios fuertes, necesitamos una clase obrera potente con taxistas que se alzan, con las kellys, la gente de Titanlux y los riders, con los chavales de ‘Lote 22’; todos y todas apretando en el mismo barco”.

Son las 9.30h. Hace rato que amaneció en esta ciudad de asfalto y acero. 825 hectáreas sin un solo árbol. Huguet conduce en dirección a la terminal de Sammer, una empresa que, dice, se ganó el cariño del colectivo por apoyarles durante la gran huelga de los 80. Aquel parón se recuerda con nostalgia; la gloria de batallas mejores. El estibador cuenta que entonces vinieron sicarios de la mafia marsellesa contratados por empresarios para deshacerse de los líderes sindicales. Que fue una batalla campal con las mujeres de los estibadores lanzando bombonas de butano a las lecheras de Policía y sus maridos plantando maquinaria del puerto en las calles de la Barceloneta. Dice que ya no se lucha como antes, pero que tampoco les dejan relajarse.

Aquí se cobra por rendimiento, yo en 2017 he trabajado 48 fines de semana y 354 jornales
Huguet aparca el coche en la terminal de Sammer. Frente a nosotros, varios compañeros lanzan listones de madera sobre un cargamento de vigas. Nos sale al paso Paco Guerrero, un estibador de 45 años crecido en el barrio marinero. Paco entró en la estiba animado por un amigo que vio el anuncio de oposiciones en La Vanguardia. Ni tenía familiares dentro ni había pensado jamás en meterse en la estiba. 20 años después considera que el privilegio, de existir, es muy relativo: “Si coges mi sueldo y lo comparas con un tipo que gana 800 euros quizás sí soy un privilegiado, pero tienes que mirar lo que producimos; aquí se cobra por rendimiento, yo en 2017 he trabajado 48 fines de semana y 354 jornales”, detalla. “Decían que teníamos una huelga encubierta. Mentira, yo he trabajado más que en toda mi vida”.

Paco Guerrero, estibador de Barcelona.
Paco Guerrero, estibador del Puerto de Barcelona. Claudio Moreno
El debate del salario —dice— se rebate fácil: “Basta con pensar que se trata de un negocio privado”. Pero volvamos a los 354 jornales. Semejante dedicación se lleva mal con la conciliación familiar. Guerrero tiene tres hijos y cero posibilidades de estar encima de ellos: “Para mi mujer es una locura, todavía no se ha adaptado, y los amigos creen que soy un colgado que siempre está pringando. Muchos creen que me escaqueo de sus movidas”.

Paseamos hacia un barco turco amarrado en el muelle. Dentro hay cinco estibadores trajinando entre vigas, haciendo trabajo de a bordo. Por encima de nuestras cabezas vuelan vigas constantemente. Guerrero dice que hace un rato les cayó una junto a los pies, y habla de siniestralidad: “Casi todos hemos tenido accidentes. El año pasado un compañero, Íñigo, se despistó con el coche y acabó en el agua, completamente a oscuras. No pudo salir de ahí”. Traga, mira al frente y continúa: “Es un trabajo peligroso pero bonito. Estás junto al mar, cada día haces una faena distinta y el ambiente es muy bueno. Sí, nos estamos pudriendo por el salitre y la humedad, pero yo no lo cambio”.

Dejamos a Guerrero en su puesto y volvemos a la carretera. 11.15h. Atravesamos las nubes de polvo que levantan los camiones a su paso. Huguet conduce en dirección a una vista panorámica de la terminal de Hutchison Port Best. “Los chinos”. Empieza a chispear. Retomamos la conversación de la lucha sindical y de cómo los controladores aéreos encuentran menos empatía en sus reivindicaciones, quizás porque los vuelos perdidos trastocan nuestras vacaciones. Los parones de la estiba también afectan, solo que —en apariencia— de manera más indirecta: “Muchas veces dejamos de hacer acciones precisamente por eso. Una huelga nuestra hunde a muchos colectivos: transportistas, consignatarios, amarradores; mucha gente cuelga de nosotros en el ecosistema del puerto”.

Vista la terminal de Cosco, damos media vuelta y paramos en el punto de Grimaldi. Nos saluda Laia Marimon mientras hace funciones de sobordista (controladora de mercancías). Marimon dejó sus estudios de Traducción e Interpretación en Lleida para opositar en la estiba barcelonesa; de aquello han pasado 15 años. Aprovechamos para preguntarle por un tema polémico: “Me sorprende cuando hablan del machismo en la estiba, yo estoy dentro y debo ser la única que no lo ve. Aquí cobramos exactamente lo mismo hombres y mujeres, tenemos los mismos derechos; claro que hay pocas mujeres dentro [42 en una plantilla de 1100 personas], pero tiene sentido porque antes era un trabajo de mucha fuerza bruta”.

Mujeres en la estiba
Laia Marimon, una de las 42 mujeres que trabajan en la estiba en el Puerto de Barcelona. Claudio Moreno
Las últimas oposiciones en la estiba de Barcelona salieron hace 11 años, entonces apenas estaba mecanizada. Miramon cree que en la próxima convocatoria entrarán más mujeres. “Es una cuestión de tiempo; el proceso será natural”, apunta la estibadora, que dice sentirse escuchada cuando habla de feminismo con sus compañeros. “Creo que dentro de la estiba hay conciencia de que se tienen que incorporar más mujeres y considero que existe vocación de incluir en su ideario la lucha feminista. Estamos en ello”, concluye.

12 del mediodía. Despedimos a Laia y bajamos hacia la salida. Camino del control asoma en la conversación un histórico de la OEPB, Julián García, expulsado de la asamblea por sus intereses en una empresa del puerto. Enfilando la puerta, Huguet explica cómo decir adiós: “Julián impulsó el sindicalismo a nivel local, estatal e incluso internacional. Lo fue todo para nosotros, pero no se supo jubilar. Cuando detectamos que la patronal tenía un exceso ilógico de información decidimos nombrarle persona non grata; nos estaba vendiendo. Su caso es triste porque después de una trayectoria sindical increíble ha quedado como un traidor. Al final tienes que hacerte la pregunta de cómo quieres acabar: ¿prefieres seguir vinculado al colectivo o pudrirte en un consejo de administración? La mayoría aquí lo tenemos muy claro”.

20 Comentarios
Anónima x 16:54 9/2/2018

Me ha extrañado que se incluya la palabra feminismo en el titular cuando ese tema solo aparece cuando la única mujer con la que se habla dice que el número de mujeres aumentará de forma "natural". Me parece que no funciona así.
También creo que el comentario final acerca del exsindicalista está fuera de lugar y es simple cotilleo.
Por último me da miedo lo del Patas, de extrema derecha. Así que ponemos de ejemplo de lucha obrera a un grupo de personas que solo son obreros y sindicalistas para defender lo suyo no?
El día que se sienten con las kellys y luchen juntos, pues ya veremos.

Creo que el artículones muy mejorable pero aun así, gracias por hablar de esto.

Responder
1
3
#8461 14:06 14/2/2018

La próxima vez que comentes un artículo intenta leerlo -bien- antes. Gracias.

Responder
0
1
Guillermo 16:32 12/2/2018

Artículo muy interesante, y recomendable. Que importante es el papel de los sindicatos, y que mal funcionan en muchos sectores hoy en día.

Responder
1
0
LuisIV 14:13 12/2/2018

Muy buen artículo de un tema muy interesante por desconocido. Hablamos de las viejos gremios opacos que aguantan como pueden la economía globalizada y la deslocalización de la producción.
Vuestra lucha contra las grandes corporaciones es la nuestra. Pero jueguen limpio, ya no hay trabajos dados por sucesión. Enhorabuena por ser un sector que mantiene los sindicatos, el resto hemos perdido la esperanza y enhorabuena al periodista por recuperar esta temática.

Responder
3
0
Fernando Pérez 9:38 10/2/2018

He leído de nuevo ésta entrevista y me me encuentro con una paradoja. La caja de Resistencia que se menciona en ésta e treentrevista, fue iniciativa, entre otros de Julián García. Conozco muy bien lo que pasó en 1980. De las personas de aquella época que aún vivimos, me creo con la autoridad moral para opinar sin temor a equivocarme para reiterar que en este artículo hay muchas informaciones falsas con respecto a a Julián García. El cometió algunos errores que ciertamente son propios de un liderazgo tan potente y prolongado en el tiempo. Pero de ahí a llamarlo traidor y no se cuantas tonterías más, me parece que quien lo hizo se pasó 10 pueblos de la sierra morena. Sebas ya te dije una vez que estoy cojo pero no tonto. Has sido muy injusto contigo Julian a sabiendas de que mentias. En todo os he defendido siempre y tu lo sabes. Conozco muy bien esta organización y si muere será por pleitos como éste.

Responder
2
1
Fernando Pérez 20:32 8/2/2018

Yo fui uno de los fundadores de Coordinadora. Redacté y llevé los estatutos al registro en Madrid. Conocí muy bien a Julián García y estoy en condiciones de asegurar que fue un elemento determinante en lo que es hoy la organización. Era un Sindicalista de de una inteligencia poco común. En su última etapa se jubiló en silencio y desconozco si se merece el trato que algunos le dieron. En mi opinión no se ha hecho justicia a su persona y a una trayectoria que en general fue clave. No de aquellos que practican el quítate tú para ponerme yo. Me parece penoso este artículo, falto de argumentos y mal encarado

Responder
3
1
Julian 15:05 8/2/2018

Soy hijo del nombrado "Julian Garcia" y me gustaria saber si aqui se publica información no contrastada. Cualquiera puede hacer un comentario sobre otra persona y se publica sin contrastar??
Esto ya me da que pensar en la veracidad de este reportage, seguramente habrán mas irregularidades viendo quien explica la historia....
Por supuesto quiero añadir que la informacion del señor Huguet es totalmente falsa, debe tener graves problemas de memoria o seguramente es lo que le habran ordenado que diga.
Mi padre se jubiló cuando le tocaba igual que todo el mundo a pesar de que tenia muchas presiones para que se quedara, presiones locales, estatales y mundiales a traves de IDC.
El problema es que cuando llevas muchos años con tanta responsabilidad, tu opinion pesa demasiado aunque estes jubilado y a nadie le gusta llegar al poder y sentirque la opinion de un jubilado pese mas que la tuya.
No me gusta sacar trapos sucios de nadie y menos publicamente, eso puede devilitar al colectivo y no es momento para eso. Creo que la ropa se lava en casa, pero no voy a consentir que cualquiera hable mal de mi padre gratuitamente y sin prueba alguna de nada.

Responder
9
0
Carlos S.C. 21:57 9/2/2018

No hay que ser profesor de Lengua Castellana para darse cuenta que no es una afirmación sino una comparación. "Ha quedado como" ¿Saben Uds. leer? El articulo es bueno pero no entiendo como encaja el último párrafo mas allá del sensacionalismo. El articulo ha acabado como el Sr. Julián que empezó muy bien y se torció al final. Pura ironía.

Responder
0
0
Redacción 16:27 8/2/2018

Hola Julián, sentimos mucho que te haya molestado la referencia a tu padre. La parte del artículo sobre este tema que no está entrecomillada también aparece en varios medios, como El País (https://elpais.com/ccaa/2017/04/16/catalunya/1492361272_516638.html). En cuanto a la declaración de Huguet, es una opinión personal suya que, como tal, aparece entrecomillada.

Responder
1
1
Julian 19:47 8/2/2018

Entiendo perfectamente que es una opinion personal bastante infundada y provocativa del señor Huguet, pero vosotros habeis decidido publicarla sin contrastar su veracidad. Sin venir al caso y sin nada que ver con el resto del articulo. Os ha sido indiferente el daño moral que pueda hacer a una persona. Os ha podido el morbo ante la coherencia y la finalidad con la que estaba previsto el reportage.
En el link de "El pais" que mencionais no he leido nada acerca de ninguna traicion ni nada parecido, en cambio aqui si que leo la frase de "No se admiten comentarios insultantes, amenazantes....etc
A caso no es un insulto llamar traidor a una persona?? Por que no habeis omitido dicho comentario??
Os han obligado a ponerlo?? no habia ningun otro comentario ni opinion personal que valiera mas la pena durante todo el tiempo que duro la visita??
Por todo esto y mucho mas creo que no es justo que lo hayais publicado. Dareis la oportunidad de defenderse a la persona afectada por ese insulto?
Acaso vosotros no defenderiais a vuestro padre y pediriais explicaciones a quien lo publica si sabeis a ciencia cierta que todo es una gran mentira??

Responder
2
0
Juanjo Gracia B 8:56 9/2/2018

Sin conocer la realidad de los sucesos, entendiendo se pueda Ud. sentir ofendido, es relevante el hecho noticiado en EL PAIS donde dice que en 2011 la asamblea de Barcelona expulsa literalmente a su papá. Para mi las asambleas son sagradas y una gran herramienta democrática. A mi no me gusta tampoco utilizar la palabra "traición" tan a la ligera pero ¿Puede decirme segun Ud. Porque una asamblea toma esa decisión? Tubo que ser algo grave porque muchos jubilados asisten sin problemas hipotéticamente en este tipo de asambleas abiertas que hacen Uds. Gracias

Responder
0
1
Julian 11:11 9/2/2018

Creo que ya he contestado antes a la pregunta que me haces. Si realmente quieres saber lo que pasó deberias preguntar directamente a la persona en cuestion y él te dará, si lo cree conveniente, su versión de los hechos igual que lo hacen los demas

Responder
1
0
Estibador Barcelona 14:34 9/2/2018

No vale la pena contestar a un periodico digital que leen 4 gatos y necesitan morbo para que lo lean..... Si quereis saber que paso pasearos por estibarna fuera del cuarto y preguntar a la gente que sin dar nombres seguro os cuentan que paso en este tema y lo que se hizo para para tapar otros temas muy delicados

Responder
0
0
Juanjo Gracia B 13:50 9/2/2018

Ergo, para Ud. ¿La noticia del pais tampoco es cierta?

Responder
0
0
#8131 14:17 9/2/2018

Según argumenta, parece que lo expuesto por Huguet sea erróneo, sin embargo el propio Julián lamentó en su día lo que él mismo calificó una "expulsión del sindicato". Ésta es su versión: https://estibadoreseventualesgijon.blogia.com/2011/031604-juli-n-garc-a.php

Responder
0
0
#8139 15:01 9/2/2018

K si k es cierto k lo expulsaron pero no x lo k cuentan diles k te enseñen pruebas de lo que dicen lo hacen para tapar sus chanchullos

Responder
0
0
#8070 15:43 8/2/2018

Que terminal tiene cosco en el puerto de barcelona??

Responder
1
0
Redacción 16:45 8/2/2018

Ha sido un error, la terminal a la que se hace referencia es Hutchison Port Best. Ya ha sido corregido.

Responder
1
0
Joan 11:41 8/2/2018

Sin sincatos que nos defiendan del especulador nos vamos a la mierda.
Muy buen artículo.

Responder
12
1
#8032 6:36 8/2/2018

en valencia hace un año y medio se abrió la bolsa para estibadores portuarios , la empresa de los estibadores se llama sevasa y para acceder , la antesala es una empresa de trabajo temporal que que se llama randstad pues bien,yo como candidato lleve mis papeles a randstad , por que como e dicho antes , primero entras como eventual a través de randstad y cuando hay una vacante sevasa contrata de la bolsa de randstad . requisitos para ser estibador: orden fom 2297/2012 o sea una fp que hay dentro de ese listado (no valen todas) y carnet de camión en mi caso lo cumplo pues fíjate tu que me entero que randstad parece ser que quiere hacer las cosas bien y contratar a la gente que cumpla con la normativa pero a sevasa ( o a sus sindicatos cgt ,ugt sei ,coordinadora ) no les gusta la idea de que entren intrusos a trabajar al puerto de valencia por intrusos quiero decir gente que no sea de la familia (como es mi caso) entonces antes de que randstad publique una lista de admitidos , deciden hacer ellos otro proceso de selección paralelo al de randstad e imponer sus candidatos (lógicamente no lo van a reconocer) por que ellos para quitarse las pulgas , dicen que ellos no hacen el proceso de selección , que lo hace una empresa ajena en este caso randstad. citaron a la gente durante una semana en el edificio de sevasa y allí estuvieron recogiendo documentación (curriculums títulos y demás) cual fue mi sorpresa cuando llega mi turno y al entrar están allí todos los representantes de los sindicatos antes nombrados y al aportar mi documentación , me dice muy amable ¿el libro de familia o el numero de chapa de tu familiar? a ver , por todos es sabido que aquí en valencia o tu padre es estibador o no entras , por mucho que ahora digan que eso no es así , ellos mismos si llamabas por teléfono y preguntabas te lo hacían saber (ahora no creo que lo hagan) . yo savia que desde que salio la orden fom (lo de las fp) año 2012 no habían habido ingresos y por lo tanto esperaba poder adelantar a muchos hijos de estibador que por desconocimiento no tuviesen ese requisito y decidí presentarme pensando (lo dice la ley tienen que cogerme si o si) y luego que entren lo hijos que quieran ..... cual es mi sorpresa cuando me entero que no e sido seleccionado y que hay mas gente como yo , pero eso si , hijos de estibadores si que han entrado sin carnet de camión ni fp ni nada. llamo a ransdtad para pedir explicaciones y me dicen que es legal por que van a separar operativas y la gente que no tiene la orden fom va a realizar tareas complementarias y ese requisito no es necesario (cosa que es verdad) pero mi pregunta es la siguiente: si es cierto que no se entra por ser hijo ¿pueden enseñar entonces la lista de admitidos y ver si están emparentados con otros empleados? ¿que hace a esas personas sin formación mas interesantes para que una empresa de trabajo temporal prefiera contratarles antes a ellos que a gente con la formación ? sabiendo que una persona con la formación fom2297/2012 tiene el plus de polivalencia al poder hacer todos los trabajos y que una persona sin ella , solo puede hacer tareas complementarias , ¿pueden explicar que criterio a seguido la empresa para contratar esa gente? pueden explicar por que estaban los sindicatos recogiendo curriculums si eso según ellos es trabajo de randstad ¿ por que se hizo en las instalaciones de sevasa? ¿para que me pidieron el libro de familia?

Responder
5
17

Destacadas

Salarios
Dos millones de asalariadas cobran menos de 864 euros al mes

El empleo a tiempo parcial y la brecha salarial sitúan a más de un 40% de las mujeres trabajadoras en las tres décimas partes de asalariadas con peores sueldos. Desde el sábado 10 de noviembre las mujeres españolas trabajan “gratis” por la diferencia de retribución entre trabajadores y trabajadoras.

Racismo
Colectivos racializados encabezan la marcha del 11N contra el racismo institucional
Por segundo año, colectivos racializados encabezan una manifestación en denuncia del racismo institucional
15M
Cuenta atrás para el juicio a los detenidos la noche que comenzó el 15M

La Fiscalía pide penas de cárcel que suman 74 años de prisión para las 14 personas detenidas en la noche el 15 de mayo de 2011 en Madrid.

Feminismos
Gracias Chochete
3
Gracias a una Chochocharla sé que en mi vulva hay más de dos o tres agujeros o conozco cómo funciona el clítoris

Últimas

Fútbol
Goles por encima de la valla

Fundado en 2015 en Jerez, el club Alma de África está formado mayormente por inmigrantes que buscan su identidad a través del fútbol. Han conseguido dos ascensos y numerosos reconocimientos por fomentar la integración.

Educación pública
La comunidad educativa extremeña reclama medidas para climatizar las aulas

Tras la propuesta de Ley presentada por Podemos para acondicionar los centros educativos extremeños mediante técnicas bioclimáticas, las comparecencias de los colectivos y expertos del sector revelan deficiencias en los colegios e introducen medidas para combatir las temperaturas extremas.

Contaminación
Fosfoyesos, los lodos que contaminan Huelva
Huelva vive pendiente de la decisión que se tome acerca de las balsas de la discordia. La cuestión es si Fertiberia los va a retirar o los cubrirá con una capa de tierra.
Sindicatos
300 feministas piden la retirada de la demanda para ilegalizar el sindicato OTRAS
Amaia Pérez Orozco, Justa Montero, Elena Poniatowska o Isabel Coixet apoyan el manifiesto para pedir que se retire la demanda para ilegalizar OTRAS.