Especulación urbanística
Una ‘fake news’ derriba el Polígono Sur para convertirlo en Paraíso

El alumnado del Campus Polígono Sur crea la noticia falsa del derribo del barrio con la intención de generar conciencia y debate sobre la realidad de las mal llamadas Tres Mil Viviendas, un territorio física y mentalmente aislado, representado en los medios por la violencia y la exclusión.

Fake Paraiso Sur
Intervención sobre una fachada de un edificio del Polígono Sur, en Sevilla Equipo Campus Polígono Sur

publicado
2019-04-13 11:33

Dirigido a artistas de diferentes disciplinas, el Campus tenía como propósito la puesta en marcha de prácticas artísticas colectivas en el espacio público con el Polígono Sur como ‘leitmotiv’. Este proyecto artístico comprendía dos semanas de formación. Una a través de una plataforma virtual y una presencial a través de jornadas con artistas de contexto, músicos, creadores digitales y expertos en escénica y audiovisual. Las siguientes semanas se dedicaron a la creación y la producción de la obra.

Además de formación y creación, el Campus se propuso como un espacio de reflexión sobre las desigualdades sociales y la distribución territorial de las ciudades. El Polígono Sur se presentaba como una entidad a interpelar, trabajando de forma colaborativa en el desarrollo de propuestas artísticas que debían de dialogar con la realidad del espacio público. Para ello, se invitaron a asociaciones, entidades, y vecinos que mostraron su visión particular del barrio. Hablaron de su historia, sus reclamos y resistencias. Presentaron al barrio como un territorio acotado por barreras, fronteras dibujadas con las vías de tren, la autovía y parques regulados de difícil acceso.

La creación y toma de decisión sobre el contenido y forma de la obra de contexto a realizar se hizo de manera colectiva. A través del diagnóstico propiciado por las voces del barrio y el trabajo de campo realizado, los alumnos decidieron generar una noticia falsa o fake: “Paraíso Sur”.

Paraiso Sur: Arte de contexto en la periferia

Desde un punto de vista artístico-comunicativo la noción de fake recoge un conjunto de prácticas creativas y críticas basadas en la invención de situaciones, falsos personajes y la propagación de historias. Su uso se entiende como un tipo de intervención sobre los mensajes que emiten los medio de comunicación y otras formas de cultura popular con el propósito específico de criticarla. A partir de la ficción, se pretende intervenir sobre la realidad, poniendo en marcha la circulación de relatos en redes sociales y opinión pública, teniendo muy en cuenta a las audiencias. Lo reconocemos ya en episodios de radio, como el de la Guerra de los Mundos de Orson Welles (1938). Es un género clásico y muy utilizado en su formato audiovisual por campañas de ONGs y proyectos de cooperación al desarrollo para atacar los estereotipos negativos de comunidades estigmatizadas.

Un fake tiene éxito si es capaz de crear una distopía posible

Los bulos tradicionalmente se crean y transmiten como potentes unidades de significación que recogen imaginarios posibles, referencias históricas y dan respuesta a situaciones que generan desazón. De la misma manera, un fake tiene éxito si es capaz de recoger estos elementos y crear una distopía posible. Es un mecanismo para quebrar la barrera saturada y caprichosa de las redes sociales, romper el desinterés y poner el foco de atención predisponiendo a la audiencia a tomar partido.

Este es el espíritu que ha motivado la obra Paraíso Sur. El alumnado optó por la creación de este escenario con el objetivo de abrir un debate público sobre la situación del Polígono Sur. El uso de contenidos “compartibles” desde las redes sociales se presentaba como una propuesta adecuada para provocar a la ciudadanía sevillana, que vive ajena a un barrio periférico que ha sido receptor tradicional de población desalojada de otros territorios sevillanos.

Cómo se cuenta un ‘fake’

El fake “Paraíso Sur”, parafraseando las siglas de Polígono Sur, es un proyecto urbanístico exagerado hasta lo grotesco y profundamente arbitrario. Una promotora inmobiliaria anuncia el derribo del barrio hasta convertir la zona en un solar de un millón y medio de metros cuadrados para construir una urbanización de lujo. En este proceso de derribo, se anuncia que los vecinos del barrio serán realojados en otras partes de la ciudad. La promotora anunció a través de una lona en un edificio abandonado cercano a la carretera Su Eminencia el próximo derribo del barrio, y el comienzo de las obras para el 2021.

Al mismo tiempo que se colgó la lona, se lanzaron a las redes (Whatsapp y Facebook) noticias falsas, asemejando a capturas de pantalla, desde diarios locales y nacionales dirigidos a audiencias específicas e indicando mensajes consonantes. Al día siguiente se realizó el spot publicitario de la promotora inmobiliaria que se colgó en una página web creada a propósito usando el nombre de Paraíso Sur. Se creó, a su vez, un correo asociado, un perfil de facebook y se usó el canal de youtube para difundir el spot. Estos materiales estaban apoyados por un supuesto video robado en el contexto de una reunión donde la promotora presentaba a sus futuros inversores la propuesta golosa de un territorio limpio de vecinos sobre el que poder especular.

Entre los logros del fake de Paraíso Sur, hay que destacar varios elementos. En primer lugar, sitúa en el recuerdo cómo esta ciudad tiene una deuda histórica con un barrio que, desde sus mismos comienzos, ha sido receptor de desalojos forzados fruto de procesos continuados de gentrificación - desde sus primeros desplazados de Triana, hasta sus vecinos más contemporáneos, los emigrantes subsaharianos. Es un barrio diverso donde caben todos los que no caben en otro sitio.

Sevilla
Sevilla, la ciudad desigual

A pesar de ser la capital de Andalucía y una de las ciudades más importantes de España, Sevilla tristemente obtiene los primeros puestos en número de barrios con exclusión social.

Otro de los elementos a destacar es cómo el spot inmobiliario pone en valor el territorio presentando características objetivas, como su distancia a 3 kilómetros del casco histórico. Se informa del inminente soterramiento de las vías del tren (reclamo permanente de los vecinos) y la apertura del barrio hacia la ciudad de Sevilla. Por primera vez, el Polígono Sur se muestra en las redes y en los medios como un territorio deseado y deseable. Frente a la imagen estereotipada de exclusión que ha sido sobre-alimentada por la televisión y los medios de comunicación a nivel local y nacional, se habla del barrio de forma distinta. Implícitamente se presenta como posible lo que hasta ahora no lo ha sido: romper las barreras, incluir el barrio en Sevilla, convertir a sus vecinos en ciudadanos legítimos de una ciudad que los rechaza.

El ‘fake’ se explica a sí mismo

Esta obra de contexto ha tenido, a diferencia de la mayoría de los fakes reales, la intención de explicarse frente a las vecinas y la ciudad. Como final del fake, el equipo de trabajo del Campus explicó la acción en la calle a las vecinas y les invitó al cierre de la obra en Factoría Cultural. Esta convocatoria iba también acompañada por un video en las redes, siguiendo los mismos canales por los que se había difundido. Las alumnas del Campus abrieron el debate, y el equipo respondió a las preguntas que las vecinas plantearon.

Como intervención artística, el proyecto quiere apelar a la fragilidad de las ciudades como territorios vivos, donde el interés urbanístico es el único generador de cambios y mejoras. La apropiación de lo público y las fuerzas de la especulación generan desequilibrios, que en el caso del Polígono Sur, ya es hora de restablecer. El cuestionamiento de las políticas urbanas, el papel de las administraciones, la responsabilidad de los medios de comunicación, la inactividad de los ciudadanos ante los abusos históricos hacia este barrio y sus vecinos se han puesto a la luz a través de una mentira que recoge muchas verdades.

Estas verdades, fruto de sus relatos, fueron acogidas por las vecinas presentes, que agradecieron la empatía y valentía del alumnado del Campus. Esa empatía les devuelve esperanza. Les refuerza en su lucha, que por fin no sienten sorda. El auditorio de Factoría Cultural recogió ayer el compromiso firme de vecinas por unirse, ciudadanas valedoras de un barrio que está cansado de ser castigado. El fake rompió fronteras. Se reconocieron en su diversidad personas, payas y gitanas, que, desde posiciones encontradas, entendieron que tenían que crear una voz que reclame un paraíso a su medida y una imagen a la altura de su dignidad.

Relacionadas

Especulación urbanística
El lobby inmobiliario lleva a juicio el derecho a protestar por la subida de los alquileres

Los grandes intereses del sector inmobiliario promueven una campaña mediática y judicial contra el derecho a la denuncia y el modelo de negociación colectiva que practica el Sindicato de Inquilinos de Catalunya y el movimiento por el derecho a la vivienda.

Especulación urbanística
Valdecañas: corrupción estructural
Valdecañas es nuestro Gürtel, nuestra Púnica, nuestro Bárcenas, nuestro ERE. La más reciente radiografía del estado de Extremadura, la demostración de cuánto abuso la somete todavía.
Tribuna
La lucha por la casa: nuevos mercados inmobiliarios y movimientos de vivienda

La práctica eliminación de las políticas públicas de vivienda han tenido un objetivo claro, dejar que el stock de viviendas salidas de la crisis y el incipiente nuevo mercado inmobiliario post-recesión sigan siendo un floreciente nicho de negocio.

4 Comentarios
#33525 9:16 27/4/2019

Modernos y artistillas haciendo chorradas en lugares que no conocen. No es posible que esa actividad haya salido de las cabezas de las personas que viven en el barrio. No tiene ni pies ni cabeza. No gasteis más dinero público en moderneces absurdas. Utilizad vuestra creatividad apoyar la lucha de las personas residentes. Si sois capaces, si no, dejad a las personas tranquilas.

Responder
2
1
#32977 12:27 14/4/2019

Vamos... un debatazo que ha generado en la ciudadanía... Venga ya... Ha sido una chorrada y no creo que haya servido para mucho más que para crear incertidumbre en algunas vecinas que dudo que les haya molado, y para intentar justificar un proyecto injustificable.

Responder
3
4
#32965 24:02 13/4/2019

No todo vale y esto es una venta de motos. Porqué los artistas no hablan de las reacciones de las vecinas que lo han pasado ciertamente mal. En mi opinión hay que meterles caña a las instituciones y este fake no lo ha hecho. To o lo demás ez retórica barata

Responder
2
2
#32954 16:49 13/4/2019

Payasada.

Responder
4
4

Destacadas

COP25
La sociedad civil se rebela contra la falta de ambición climática en la COP25

Colectivos y asociaciones se organizan para desplazarse a la Marcha por el Clima de Madrid que tendrá lugar este viernes, una protesta que se espera multitudinaria. La Cumbre Social por el Clima reunirá del 7 al 13 de diciembre a los movimientos que cuestionan la agenda oficial de los gobiernos y exigirá una mayor ambición climática a la COP.

Crisis climática
Los mercados de carbono en la COP25: de supuesta solución a parte del problema

La posibilidad de la creación de un mercado global de emisiones de carbono, que se negocia en la Cumbre del Clima de Madrid, amenaza, según las organizaciones campesinas y ecologistas, con “otra década más de inacción, distracción y acaparamiento del poder por las grandes empresas”.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

Cine
‘El cuarto reino’ y los apocalipsis de ahora mismo: de los plásticos y el reciclaje de cosas o personas
‘El cuarto reino’, un inusual documental sobre un centro de recuperación de envases ubicado en Nueva York y las personas que lo frecuentan, recuperadores de residuos que rondan la exclusión social, adquiere un cierto aire de distopía real en los márgenes del delirio productivista.
Decrecimiento
Menos horas de trabajo asalariado para evitar el colapso climático

La transformación de sectores y la modificación radical de la economía global será imprescindible para poder realizar un cambio de paradigma que evite el colapso del medio ambiente, según diversos expertos y expertas.


Últimas

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.

Menores migrantes
Desatendidos por la administración y señalados por las derechas

La irresponsabilidad no solo pasa por quienes van a hacer campaña política a un barrio señalando a los menores migrantes como causantes de inseguridad y falta de convivencia, sino que también pasa por quienes durante años han estado estigmatizando a estos menores.

Literatura
Realidades atópicas

Tras ganar una beca de creación literaria, un equipo de once personas ha escrito el primer libro de rol en euskera en el que intentan superar la realidad con disparatada ficción

Medio ambiente
De la "Transición ecológica" ecocida a una ética para este milenio
Las montañas son un refugio sin duda, escenarios que proteger, islas de diversidad. También se han de proteger porque las amenazan proyectos y planes con beneficios lejanos.
COP25
La Marcha por el Clima tomará Madrid y Santiago de Chile este viernes

La protesta, que se prevé masiva, dará inicio a una Cumbre Social por el Clima paralela a la COP25 en la que la sociedad civil se organizará con el fin de presionar a los mandatarios del mundo para que pongan en marcha una mayor ambición climática.

Crisis climática
Saber si estamos dispuestas a intentarlo


No sé si podemos cambiar las cosas. Le dijo.
No podemos. Contestó. No podemos cambiar todo lo que se debería cambiar.
¿Entonces qué?
Se trata solo de saber si estamos dispuestas a intentarlo.