Elecciones
Casi cien colectivos piden aislar a la extrema derecha para evitar un retroceso en derechos tras las elecciones

Organizaciones memorialistas impulsan un manifiesto en el que alertan de la situación política y piden un compromiso con los valores democráticos. Casi un centenar de organizaciones ha expresado su apoyo y llaman a una concentración el domingo en el Congreso.

Convocatoria contra la extrema derecha
Un momento de la rueda de prensa que convoca a una concentración contra la extrema derecha. Álvaro Minguito

publicado
2019-04-04 14:37

Organizaciones de memoria histórica han impulsado un manifiesto “contra las políticas de la extrema derecha” en el que piden el compromiso de las fuerzas democráticas para evitar un retroceso en derechos ante los discursos de la extrema derecha.

Con la consigna “ni un paso atrás”, que también utilizaron los colectivos feministas que advirtieron contra el pacto de derechas que posibilitó el Gobierno del PP en Andalucía, colectivos de mujeres, organizaciones LGTB y grupos de personas migrantes apoyan este texto, que pide preservar los derechos conseguidos “tras años de luchas y de compromiso de generaciones de hombres y mujeres”.

El manifiesto, que esta mañana habían firmado 85 entidades entre las que se encuentran sindicatos y agrupaciones vecinales, hace referencia al ataque que se está produciendo contra la Ley contra la Violencia de Género y las normativas que velan por la igualdad de las personas LGTBI. Además, advierte de cómo algunos partidos criminalizan a la población migrante y denuncian las políticas que quieren “abrir un nuevo periodo de ocultación de lo que significó el fascismo y la dictadura”.

Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, ha advertido de que “estamos en un momento peligroso con una derecha peculiar”, aunque en su opinión el discurso del odio no ha llegado con Vox. “La derecha española no existe, existe la extrema derecha con tres nombres distintos”, ha asegurado. Con respecto a los derechos de las mujeres, ha asegurado que “el ataque ha sido directo a los colectivos de mujeres y no vamos a callarnos”.

Carlos Castaño, secretario de la Federación estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGT), considera que “mujeres, personas LGTBI y migrantes están siendo las personas más atacadas y serían las más perjudicadas por las políticas de extrema derecha que se puede venir encima”, por lo que ha pedido “responsabilidad a los partidos para que no permitan que se produzca una involución en los derechos de las personas LGTB”.

Antifascismo
El juez que ha encarcelado a una antifascista de Hospitalet de Llobregat es un españolista con carrera jurídico-militar

Ruth tiene 20 años y es vecina del barrio de Bellvitge, fue detenida el sábado por los Mossos durante la protesta contra el mitin del partido de extrema derecha Vox en Barcelona y un juez ha decidido encerrarla en la cárcel de mujeres de Wad-Ras. En el auto donde ha decretado la medida excepcional, el magistrado Jaime Conejo Heredia considera que existe un “alto riesgo de fuga”.

Por su parte Joe Tenorio, de la asociación izquierda Latinoamericana, ha explicado cómo los partidos de derechas utilizan a los migrantes como herramienta para atraer votos y ha advertido de que han aumentado los discursos xenófobos en los últimos meses. También ha recordado que ningún partido se ha preocupado de la Ley de Extranjería, “que sigue matando a muchos compañeros”.

“Pretendemos hacer una tarea de sensibilización para que el voto en las próximas elecciones sea meditado y consciente”, ha explicado Carmen Luque Delgado, secretaria de la asociación Todos los niños robados son también mis niños, una tarea que comienza el día 7 de abril con una concentración en el Congreso a las 12h “contras las políticas de extrema derecha”, un día después del evento “Leganés para todas” que varias asambleas de municipios de la zona sur de Madrid convocan en esta localidad “contra la normalización de los discursos de odio”.

Sobre si este tipo de actos contribuyen a dar a conocer el discurso de Vox, Pérez del Campo ha advertido de que “no nos callamos en la dictadura y no lo vamos a hacer ahora”. “El que calla, otorga, me parece equivocado decir que actos como este le hacen propaganda a Vox”.

Relacionadas

Elecciones
La izquierda en tiempos de “bloqueo político”

El papel de la izquierda parlamentaria no debería ser otro que debilitar la estabilidad del Estado, abriendo oportunidades para “colar” demandas sociales y políticas democratizantes, debilitando a los partidos que sirven de conectores entre el orden político y social.

Elecciones
El ‘fuego cruzado’ entre PSOE y Unidas Podemos pasa de las declaraciones a la mesa de negociación

PSOE y Unidas Podemos se sientan a negociar las posibilidades de un acuerdo que evite la repetición electoral. Los socialistas ofrecen a los de Pablo Iglesias presencia en órganos como la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Centro de Investigaciones Sociológicas, el Consejo de Seguridad Nuclear o el Consejo de Estado, pero no están dispuestos a una coalición de gobierno.

Elecciones
El decisivo voto de clase en las elecciones del 28 de abril

Los resultados del último barómetro del CIS devuelven la pertinencia a una vieja pregunta: ¿ha vuelto el voto de clase a ser un factor en el sistema político español?

0 Comentarios

Destacadas

Tecnología
El rechazo a la tecnología de reconocimiento facial llega a la música

Una campaña pide la prohibición de los sistemas de reconocimiento facial en conciertos y festivales en Estados Unidos. Artistas como Tom Morello, Amanda Palmer y el grupo punk Downtown Boys se han sumado a la iniciativa.

Opinión
Río, cidade maravilhosa

Los quince años que habité esta ciudad me enseñaron que sí era “maravilhosa”. Lo era a condición de pertenecer a la casta del poder económico o a alguno de los estamentos de “clase media”. Hoy, siguen existiendo al menos dos Río: el de los elegidos y el de todos los demás.

Euskal Herria
50.000 personas se solidarizan con los imputados del 11/13

La fiscalía les solicita penas de prisión que oscilan entre 8 y 20 años por delitos de integración en banda armada cuando ETA llevaba ya disuelta al menos dos años tras las primeras detenciones.