Elecciones del 26 de mayo
Izquierdas de Cáseda denuncia la manipulación del voto de una vecina

El partido Izquierdas de Cáseda-Kasedako Langileak ha denunciado la posible manipulación del voto de una vecina a la que el Ayuntamiento da empleo municipal. El alcalde, Jesús Antonio Esparza, pertenece a la Agrupación San Zoilo de Cáseda y lleva gobernando el pueblo veinte años.

Papeletas elecciones
Las mesas del super domingo electoral David F. Sabadell

publicado
2019-05-26 20:10

El partido Izquierdas de Cáseda-Kasedako Langileak ha denunciado la posible manipulación del voto de una vecina a la que el Ayuntamiento da empleo municipal (realizando labores esporádicas de limpieza; su marido también trabaja en labores de mantenimiento del consistorio). Presuponen que el voto era para el regidor. El alcalde, Jesús Antonio Esparza, pertenece a la Agrupación San Zoilo de Cáseda y lleva gobernando el pueblo cinco legislaturas, un total de veinte años. También ha sido parlamentario por UPN.

El apoderado de Izquierdas de Cáseda, Josu Alustiza, se ha puesto en contacto con Hordago para explicar que la vecina ha acudido hoy sobre las 14.30h a votar “con dos sobres en la mano”. “La presidenta de la mesa le ha dicho que también podía votar a las europeas, a lo que la señora ha contestado: A mí Jesús me ha dado esto”, en referencia a los sobres de elecciones municipales y autonómicas que llevaba en la mano. “La presidenta ha insistido tres veces y la vecina, también: Me lo ha traído el alcalde”, ha dicho, por si hubiera dudas con el nombre”, indica Alustiza. A la tercera vez, la vecina ha cogido una papeleta y un sobre para las europeas.

En este municipio de 975 habitantes, al que solo se presentan estas dos formaciones políticas, apurar el número de votos resulta crucial, ya que en las pasadas municipales de 2015 la disputa del séptimo concejal marcó el resultado de los comicios. Izquierdas de Cáseda transmitirá su denuncia a la Junta Electoral cuando concluya con el escrutinio.

Mientras, esta mañana después de misa, en la residencia de la Misericordia de Bilbao, donde el pasado 28 de abril una monja robó el voto de dos ancianas para el PP –una quería votar al PSOE, otra al PNV–, las religiosas no han aparecido por el aula electoral que habilitan en la planta baja para que voten los usuarios de la residencia y los nuevos vecinos de las torres de pisos de Termibus. Según ha explicado la coordinadora de la mesa, las encargadas de personal sanitario de la residencia le han pedido ayuda para bajar a los ancianos que deseaban votar, y así evitar el acompañamiento inapropiado de la monja.

Esta misma semana, la fiscalía ha dado a conocer que ha archivado el caso del robo de votos de la monja.

Relacionadas

Ecología
Salazar, las tres muertes de un río

El río Salazar se enfrenta a su tercera amenaza de muerte. Esta vez es un trasvase lo que pone en peligro este curso fluvial.

Desempleo
De la indignidad del paro y del reparto del trabajo

Decir que el capitalismo se beneficia del paro es insuficiente. No solo se beneficia, lo necesita. Detrás del paro está la precariedad como mal menor, y el retroceso imparable de todas las condiciones laborales y salariales.

0 Comentarios

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Islamofobia
Manifiestos de odio

Un problema de salud mental o terrorismo. Son las diferentes categorizaciones que utiliza Donald Trump para hablar de atentados cometidos por personas de etnia blanca o con ascendencia árabe o religión musulmana. Sin embargo, la violencia supremacista blanca está apoyada en un ideario.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Últimas

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.

Música
Califato¾: la cinta que une pasado y futuro

Música andaluza sin complejos, dándole la vuelta a los estereotipos en un viaje analógico-digital en el que les acompañamos durante un ratillo.