Elecciones 10N
Votar verde en la era de la crisis climática

El calentamiento global y las políticas medioambientales pasan de puntillas por una campaña electoral polarizada en el problema territorial y de gobernanza.

Fridays for climate 3
Sentada frente al Congreso de los Diputados en madrid el 29 de marzo de 2019 Álvaro Minguito

publicado
2019-11-09 05:40

En tiempos de banderas, nacionalismos y ultraderecha galopante, otros temas como poco no menos importantes, como la degeneración de la biosfera donde vive el homo sapiens —tú y todo tu universo social—parece que no despiertan tanto interés. En el gran debate de esta campaña electoral, celebrado el pasado lunes 4 de noviembre con los cinco principales candidatos a la presidencia del Gobierno, no fue una excepción: “cambio climático” se dijo un total de siete veces, nombrado solo por los líderes de Unidas Podemos y el PSOE.

La aceleración de la crisis climática no ha sido un tema clave de esta campaña, más bien ha sido usada por la mayoría de las formaciones como un mero adorno. Por regla general, se habla de ella pero no se profundiza en ella. Y casi siempre con una letra pequeña bien grande: “Hacer frente al cambio climático debería estar en la agenda de todos los partidos, pero hay que hacerle frente con rigor, sin perder la competitividad”, señalaba Pilar Liébana, senadora que representó a Ciudadanos en el debate electoral sobre medio ambiente organizado por la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) y la Agencia EFE, cita a la que Vox rehusó ir. “En la medida en que seamos capaces de hacer compatible ese desarrollo social y económico con la protección del medio ambiente, seremos capaces de vencer aquellas trabas que tiene un problema como este”, señalaba por su parte Juan José Sanz, senador del Partido Popular.

Ni siquiera la crisis climática ha pasado a primer plano tras anunciar el Gobierno en funciones que España se postulaba —y conseguía— ser la sede de el encuentro internacional más importante de los últimos tiempos, quizá de la historia, en lo que a supervivencia del ser humano en la Tierra se refiere: la XXV Cumbre del Clima de la ONU (COP25), donde se discutirán cuestiones tan cruciales para la humanidad como la concreción final del Acuerdo de París o el incremento —o no— de la ambición climática para frenar la crisis a la que el planeta se dirige a toda máquina: un calentamiento de más de 3,5ºC sobre los niveles preindustriales. Una cifra sita a años luz del límite señalado por la comunidad científica y el Panel intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC) para que el clima y la meteorología no se desestabilicen con consecuencias catastróficas: 1,5ºC.

Crisis climática
Con la COP25 en Madrid urge una marea por la justicia climática

La cumbre anual de Naciones Unidas sobre cambio climático será en Madrid. Tras el ofrecimiento electoralista del Gobierno de Pedro Sánchez a acoger el evento —oliendo votos para el 10N y blanqueando la represión violenta en Chile— estamos llamados a la movilización.


El ofrecimiento del PSOE para acoger en España la COP25, entre el 2 y el 13 de diciembre, no ha sido bien recibido por los colectivos ecologistas. La organización que agrupa a los jóvenes que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha alabado por su lucha contra la crisis climática, Fridays for Future - Juventud por el Clima, denunciaba nada más conocerse la noticia: “Volver a traer a Europa esta cumbre, conociendo la situación en Chile, es una falta de respeto y una medida electoralista por parte del candidato Sánchez”. Los jóvenes afeaban al presidente que el ofrecimiento coincidiese “convenientemente con el pistoletazo de salida de una campaña electoral de cuyo resultado depende el futuro de la acción climática en nuestro país, al menos en el plano institucional, y con ello nuestras futuras condiciones de vida”.

En la misma línea, la confederación Ecologistas en Acción señalaba que Sánchez “permite que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, se zafe del foco internacional celebrando el encuentro en Madrid”, recordando “la represión sufrida por la ciudadanía chilena que deja 20 personas muertas y más de dos centenares de heridas”.

Promesas verdes

Cumbre del clima aparte, la pregunta es qué formaciones políticas prometen incrementar la lucha contra la crisis climática, defender el medio ambiente y detener la pérdida de biodiversidad. SEO Birdlife, una organización ecologista poco sospechosa de radicalidad, pues colabora con Ecoembes, el ente empresarial formado por el lobby envasador y distribuidor que monopoliza la gestión y el reciclaje de envases en España —y es el principal detractor del Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), que aumentaría las tasas de reciclado— en un programa de recogida de basura en la naturaleza cuando por ley estas empresas deberían hacerse cargo de los envases que generan, ha hecho su propia clasificación.

En ella aparecen los siete partidos —de 13— que han respondido a un argumentario enviado por la ONG para que mostraran el nivel de aceptación de 20 propuestas defendidas por SEO Birdlife. Lo hiceron Unidas Podemos, PSOE, Ciudadanos, Partido Popular, EH Bildu, Más País y Vox.

Residuos
Ecoembes, el gran lavado de cara verde

Ecoembalajes España SA, ente formado por las grandes empresas del sector de los envases y principal actor del reciclaje de embalajes de usar y tirar en el país, vende una imagen medioambiental que para las organizaciones ecologistas está muy lejos de la realidad.

Nada nuevo bajo el sol, pero nunca está de más ponerle números: la izquierda tiene una mayor ambición ambiental. Unidas Podemos lidera la clasificación verde de la ONG, señalando que el partido liderado por Pablo Iglesias aceptaba y defendía la totalidad de los puntos propuestos. A la formación morada le seguía su escisión, Más País, con 19 puntos. EH Bildu, con 18 y PSOE, con 17, cerraban la sección a la izquierda del hemiciclo. Y en el ala derecha, cuanto más escorado está el partido, menos ambición ambiental: Ciudadanos contaba con 16 puntos en común con SEO Birdlife; el PP 15 y la ultraderecha de Vox, 12.

Por bloques, la izquierda aceptaría, al menos de boquilla, el 92% de las propuestas de SEO Birdlife, mientras la derecha se quedaría en un 72%.

Porcentaje clave

Un asunto clave es el porcentaje mínimo de reducción de emisiones propuesto por las diferentes formaciones para el año 2030 frente a los niveles de 1990, dato clave para conocer la ambición climática y la lucha real contra la crisis. Unidas Podemos y EH Bildu abogan por una disminución mínima de un 65% y Más País un 55%. Ciudadanos y Partido Popular proponen un 40%, mientras PSOE y Vox se quedan en un exiguo 20%, muy lejano de la ambición ambiental planteada por la ONU y la comunidad científica para frenar la crisis.

La organización ecologista señala que, con los compromisos adoptados por los partidos —promesas que los colectivos en defensa del medio ambiente anuncian que vigilarán de cerca— sería posible aprobar una Ley de Cambio Climático que incluya una reducción al menos del 40% de emisiones para el año 2030 respecto a 1990. Sin embargo, ese 40% estaría lejos del 65% que organizaciones ecologistas como Greenpeace piden para el conjunto de la Unión Europea y del 55% para España, alcanzando unas emisiones “cero neto” en 2040, o del 80% que exige Fridays for Future para el Estado español, con emisiones neutras en 2035.

Por otro lado, de cumplirse lo prometido por las formaciones, solo si gana el bloque de izquierda estará asegurado “un ministerio de medio ambiente que garantice la transición ecológica, además de una recuperación inmediata, en los próximos Presupuestos Generales del Estado, de los programas ambientales a niveles similares a 2009”, señala la ONG. De lo contrario, ni siquiera podrían llegarse a esos niveles, ya que, según destaca SEO Birdlife, ni el PP ni Ciudadanos se han comprometido a ello.

Llama la atención que los partidos afirmen que los nuevos planes de cuenca asegurarán que todas las masas acuáticas, y especialmente las que forman parte de la Red Natura 2000, tengan suficiente agua y con la suficiente calidad para cumplir con sus objetivos ambientales. Y lo hace porque “los planes vigentes confeccionados por el PP han sido muy poco ambientales”, señalan destacan desde SEO Birdlife. 

Otro punto determinante será la aprobación y concreción en España de la Estrategia Nacional de Economía Circular, según mandato de la UE, para rebajar el uso de recursos: Vox dirá no, lo que pondría en peligro esta medida clave para frenar la destrucción de biodiversidad.

Energía: promesas y hechos

Un punto de inflexión es el referente a energía. “Somos partidarios de un mix energético que no desprecie ninguna de las posibilidades”, señalaba el representante del PP en el debate de la APIA y EFE. “No nos podemos permitir ninguna de las posibilidades, más en un país con la dependencia energética que tenemos”. “Posibilidades” en estas frase significa quema de combustibles fósiles, precisamente el mayor problema a abordar en la crisis climática y que el PP propone afrontar “dentro de un campo estable a 40 años de certidumbre”, un plazo muy diferente a la década escasa que pide la ONU y la comunidad científica.

Por el contrario, Unidas Podemos, por boca de Víctor Lasa en el debate de la APIA y EFE, planteaba “la creación de una empresa pública de energía, que romperá el oligopolio que nos tiene a todos un poco secuestrados y estimulará el aumento de energías renovables”, con un abandono de las energías fósiles mucho más acelerado. El cierre de las centrales térmicas de carbón para 2023 y de las nucleares para 2024, con la creación de 600.00 puestos de trabajo y una energía 100% renovable en 2040 completan la propuesta morada en este tema.

El PSOE, por su parte, planteaba una neutralidad en el carbono para 2050, “eliminando para 2030 un tercio de las toneladas que emitimos hoy”, señalaba Salvador Sierra, con 300.000 puestos de trabajo que se crearían en una década mediante un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, según anunció el senador socialdemócrata.

En materia de movilidad, donde todo el mundo se suma a la electrificación y a la movilidad compartida, las políticas actuales de los Gobiernos dejan claras las intenciones. El caso paradigmático de Madrid Central es el ejemplo que ha salido a relucir en las escasas ocasiones que se ha hablado de movilidad en esta campaña. La imagen de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y del alcalde popular, José Luis Martínez-Almeida, sonriendo mientras se desmantelaba una vía parcialmente peatonalizada en Madrid era el recurso utilizado por el integrante de Unidas Podemos en el debate verde de la APIA para ejemplificar la actitud de PP, Ciudadanos y Vox ante el problema de la contaminación. Por si quedaba duda, el candidato del PP señalaba: “Rechazamos cualquier prohibición del vehículo de combustión tal cual se está planteando, con una absoluta frivolidad”.


Relacionadas

Elecciones 10N
Tiempo de lamentos

Franco salió ya del Valle de los Caídos, pero no podemos permitir que sus herederos vuelvan a decir que este país es como a ellos les da la gana.

1 Comentario
#42776 15:51 10/11/2019

Buena muestra del ruido que nos impide afrontar nuestro principal problema. Puesto que sin planeta habitable, el debate político, la aspiración religiosa al crecimiento infinito o ver series encadenadamente serán algo superfluo frente a los problemas vitales que estamos creando.

Responder
0
0

Destacadas

Ayuntamiento de Madrid
La policía desaloja el centro social La Ingobernable en Madrid

Pasadas las tres de la mañana, la Policía Municipal ha procedido al desalojo del edificio de La Ingobernable, en pleno centro de Madrid y sede de decenas de colectivos sociales. La asamblea del centro ha convocado una concentración de repulsa para este miércoles a las 19 horas frente al edificio.

Racismo
El antirracismo volverá a las calles una semana después de las elecciones
En una semana marcada por la escalada electoral de Vox, activistas migrantes y racializadas se preparar para salir a las calles en su tercera marcha antirracista
Marruecos
Las que se quedan

Precariedad, disidencia y fronteras: Amad huyó de Marruecos por enfrentarse al régimen, pero su familia todavía permanece allí

Elecciones 10N
Las patronales presionan para que haya gran coalición entre PSOE y PP

Las principales asociaciones de empresarios urgen a la formación de un Gobierno “estable y moderado” tras los resultados del 10 de noviembre. Ni PSOE ni PP parecen dispuestos a dar pasos hacia esa gran coalición, de momento.

Últimas

Migración
La artificialidad del límite: 52 razones más

Hoy tenemos 52 razones más para ponernos en movimiento que las que teníamos el pasado sábado. A la política de cierre de fronteras, de muertes en el Mediterráneo, a la lógica de los CIE y de la explotación, este domingo más de tres millones y medio de personas han dicho abiertamente que sí, que incluso están dispuestas a ir más allá.

Medios de comunicación
Segundo ataque a Pikara Magazine y a Irantzu Varela

Por segunda vez en dos semanas, el local que comparten el medio de comunicación y Faktoria Lila ha amanecido con mensajes firmados por las juventudes de un partido falangista. 

Bolivia
La quema de banderas indígenas radicaliza el conflicto en Bolivia

El discurso racista y la quema de whipalas, la bandera de los pueblos originarios bolivianos, eleva la tensión y los enfrentamientos tras la dimisión del Gobierno de Evo Morales. 

Bolivia
Bolivia y el golpe de estado neoliberal

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental.

Rojava
El pueblo kurdo se enfrenta a su destino en Siria

El apoyo al pueblo kurdo por parte de la sociedad civil internacional no ha impedido a Turquía seguir avanzando en su proyecto de destrucción en Rojava. Ante una amenaza que puede venir de todas partes y en cualquier momento, las autoridades kurdas insisten en que no están preparadas para renunciar tan fácilmente a una autonomía ganada con tanto sacrificio.