Elecciones 10N
El síndrome de La Moncloa

Sánchez confirma su giro a la derecha en un debate que sirve para recolocar al PP en el centro. Los candidatos autodenominados constitucionalistas optan por aislar las propuestas de Unidas Podemos e integrar a Vox.

Debate electoral 04 de noviembre
Los candidatos instantes antes de comenzar el debate. Dani Gago
5 nov 2019 12:02

La campaña electoral es corta. Poca mecha para no desgastar más a un electorado que discurrirá en mayor medida hacia la abstención. La población que se autoubica en el centro es la que menos ganas muestra de votar. Ese era el voto que había que buscar ayer. Por eso Sánchez dejó que Iglesias ocupase la izquierda durante todo el debate —con la excepción de la memoria histórica— y por eso Rivera estaba nervioso otra vez. 

La alerta antifascista que lanzó el PSOE en diciembre se traduce en una bienvenida a las ideas de ultraderecha en el menú del día. Y por mucho tiempo. Santiago Abascal se reivindicó como un médium contra los “poderes”, las “élites” y la “dictadura progre”. No hubo réplicas. Si la consigna era aislarle, solo Iglesias la siguió durante la mayor parte del debate. Quizá porque Iglesias fue el único realmente aislado; especialmente en el bloque de Catalunya, pero también en cuanto a las medidas económicas contracíclicas.

Imprudencia del presidente en funciones. Lo más grave es que seguramente calculada. Sánchez habló en varias ocasiones de la “derecha cobarde” para referirse a Ciudadanos y el Partido Popular. Es poco frecuente que un candidato compre los lemas de otro —ningún otro partido habló de la “casta” en 2015—, es aún más infrecuente que lo haga no para criticarlos sino para presentar un escenario en el que Vox —un partido de élite— es una formación outsider.

Consternación en la jornada de después del debate ante el hecho de que Abascal campó a sus anchas entre los partidos del poder. El PSOE le regaló el marco —“Hemos limitado un 50% la entrada de inmigrantes ilegales pero a diferencia de Vox lo hemos hecho con un discurso progresista y humanista”— y Casado lo trató como lo que es… una escisión del PP, de momento, subalternizada. El PP disputaba el centro tras su corta etapa nacional-populista. El PSOE disputaba el nacionalismo español a los nacionalistas. Todo lo que podía salir mal, salió mal.

Incluso, tristemente, la reivindicación por parte de Sánchez del pasado republicano y la aplicación de la memoria histórica. La instrumentalización de la verdad, la justicia y la reparación ayuda poco a la consecución de la verdad, la justicia y la reparación. Sánchez fuerza la nota en un tema que se debe tratar con respeto y rigor: ya lo hizo en su visita a la tumba de las 13 Rosas el día de la exhumación, ya lo hizo el Gobierno con la autorización, llena de lagunas, de la publicación del nombre de las víctimas españolas de Mauthausen.

Iglesias procedió a desmontar el mito de la “guerra entre hermanos” que ejerce como salvoconducto de los fascistas. Cabe la duda de si el candidato de Unidas Podemos destinó demasiado tiempo en el lance con Abascal. Desde luego, evitó disputar a Sánchez el único movimiento que se permitió para sostener a su base izquierdista.

Zona Sánchez

El protagonismo de Abascal situó el debate en una zona propicia para Pedro Sánchez, que se fue recuperando tras un pésimo inicio, en parte gracias, de nuevo, a la sobreactuación del “inspector Gadget” Rivera. En el bloque de Catalunya, el presidente en funciones perdió su traje de hombre de Estado y planteó tres medidas punitivistas en términos de represalia contra el pueblo catalán. La lectura en clave demoscópica es clara. Mano dura contra Catalunya para obtener réditos en el campo que debe dejar vacante Ciudadanos. El problema para Sánchez es que sus hechuras de hombre de Estado son solo un poco más consistentes que las de Pablo Casado, que dejó sin palabras al candidato socialista en ese bloque y en cuanto a las prestaciones que el PP tiene de cara a la Unión Europea. En 2020 se cumplirán nueve años con presupuestos made in Montoro. Y, como dijeron los candidatos, “se prevé desaceleración”.

Los guantes de Iglesias —“no hay que achicarse ante la derecha agresiva e ignorante— fueron despreciados sistemáticamente por el candidato socialista. El candidato de Unidas Podemos cerró el primer bloque con tono grave, expresando su convencimiento de que un posible acuerdo con Sánchez está más lejos incluso que en julio. Da la impresión de que ni siquiera se plantea hoy un gobierno a la portuguesa.

La gran cooperación

Escribía hace poco Guillermo López que, en lugar de la gran coalición, Sánchez ofrecerá a Casado un gobierno de “gran cooperación”. Ayer, PP y PSOE —especialmente Sánchez— negaron rotundamente que haya posibilidad de gran coalición. Nada se dijo de los apoyos para la investidura. Ni del siguiente paso tras un hipotético “desbloqueo”, que deberían ser los primeros presupuestos D.M (después de Montoro). El debate a siete del pasado viernes fue más claro en ese sentido. La ontológica Cayetana Álvarez de Toledo explicó que la condición del PP será que el PSOE no pacte con los partidos separatistas. Una medida asequible.

Hoy, el PP asegura que Sánchez no rechazó ese posible pacto con ERC y PNV. Pero es que el candidato solo se mantuvo durante el debate en el ensueño de una noche de mayo de conseguir una investidura sin contrapartidas. El ensueño de transformar un sistema parlamentario en un sistema presidencialista.

En la época más convulsa del mandato de Adolfo Suárez se acuñó el concepto del “síndrome de La Moncloa” para atacar y cuestionar la presidencia del elegido del rey Juan Carlos I. Se habló de la soberbia de Suárez pero, sobre todo, de su alejamiento acelerado de la realidad. Se dijo que se había vuelto desconfiado y que, como el jugador de póquer que fue, era imposible hasta para sus personas de confianza advertir en qué estaba pensando. La figura metafórica se recuperó en torno al año 1988, cuando Felipe González sufrió la peor derrota de su larga etapa como presidente a manos de los sindicatos. El presidente socialista había caído en el “síndrome de La Moncloa”. Ya no atendía, ya no escuchaba. Veía la política nacional como un bonsái. 

En poco más de un año y medio, Sánchez parece haber pasado por todas las fases del síndrome. No tiene mayoría absoluta, no es un dique de contención contra el fascismo —de hecho, está siendo coadyuvante a la hora de abrir esa puerta— y nunca se ha planteado ceder nada para facilitar el famoso “desbloqueo”. Quiso ganar unas elecciones por agotamiento y ha terminado agotado, pidiendo la hora ante unos sondeos que le alejan más y más del horizonte del 30%. Todo lo que podía salir mal está saliendo peor.

Relacionadas

Partidos políticos
El evitable ascenso de Vox en 2019

El año ha estado decisivamente marcado por la emergencia del partido de Santiago Abascal. Hasta cinco elecciones han puesto a prueba la crisis de representación que vive España.

Elecciones 10N
Cuando la izquierda gira al centro
Cuando las supuestas (o reales) izquierdas giran al centro pierden la capacidad de mantener vivas las esperanzas y las aspiraciones y deseos de una transformación de la realidad.
10 Comentarios
#42617 19:05 6/11/2019

En el debate participaron cuatro partidos que apoyan claramente el régimen borbónico franquista reinstaurado por Franco (PP, PSOE, Cs y Vox) y otro que trata de sacarnos de ese sistema montado al servicio de los poderes económicos (Podemos). De ahí la persecución contra Podemos que todos los medios de comunicación del sistema.

Responder
2
0
#42552 22:04 5/11/2019

El debate un coñazo, todos los candidatos sosísimos, demasiado educados para mí gusto; esperaba más zascas, que se dijeran de todo.

Responder
0
3
#42551 21:59 5/11/2019

Abascal fue el único que curiosamente no llevaba corbata, el más moderno de todos en ese aspecto. Y la verdad es que está cañón el hombre, las cosas como son.

Responder
0
5
#42565 9:19 6/11/2019

Si hubiera sido Iglesias el que no llevara corbata ya le estarían llamando de todo

Responder
3
0
#42576 12:24 6/11/2019

Yo lo que sé es que no tuvo cojones de entrar a caballo. Poco viril para mi gusto.

Responder
2
0
#42546 21:13 5/11/2019

Efectivamente el stablisment al único partido que no admite y lo intenta combatir por todos los medios es a Podemos.
A Vox ya lo han blanqueado y ya lo han admitido con todos los parabienes. A todo ello ha contribuido mucho Pedro Sánchez y su afán de excluir a Podemos tratándolo de partido de extrema izquierda como tratan de hacer todos los medios de comunicacion al servicio del sistema.Que me digan una sola cosa en base a la cual se pueda decir que Podemos es un partido de extrema izquierda.

Responder
6
2
#42559 25:51 5/11/2019

no es cierto, si fuesen peligrosos para el r78, no los sacarían en televisión, si están en prime time es porque son más de lo mismo, son productos manufacturados para diferentes targets, podemos, vox, ciudadanos etc... yo por eso no voto ya

Responder
3
3
#42532 16:55 5/11/2019

A Sánchez habrá que pasarle la deuda histórica de legitimar y engordar a la extremaderecha. Pobre y grave herencia para un tipo que juega a Maquiavelo sin atender a las consecuencias nefastas de desenterrar lo peor de la historia española.

Responder
18
1
Hodei 16:53 5/11/2019

Muy buen análisis de lo que resultó ser un debate basado en el apoyo total al orden capitalista, centralista y monárquico.
Mientras los cuatro candidatos "constitucionalistas" (porque solo se acuerdan de la Constitución en lo referente a dos apartados), ivan a lo suyo, gritos, enfados y falta de politicas concretas, el unico candidato que estuvo a la altura, muy a la altura diría yo, fue Pablo Iglesias. En todo momento representando sus propuestas, medidas sociales y alternativas a este frente reaccionario y neoliberal, al tiempo que no caía en bragas discusiones, ni provocaciones como con el tema catalán.
El que más me defraudó fue Sánchez, un político que ha pasado de hablar de plurionacionalismo, hacia la defensa del patriotismo de bandera. Un derechista en toda regla.
Aparte de todo ello, el formato del debate, totalmente preparado y sin base a la improvisacion, es más cercano a la fábula yankee pseudo democrática, que a la exposición ideológica de los presentes

Responder
13
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.